13 de Febrero, 2018, 18:05: ALFRE306General
Bien claramente podemos ver un simbolismo en el hecho de que después de los días de carnaval, aparece el miércoles de ceniza.

Debemos ser alegres, optimistas, cantar, bailar pero sin olvidar lo trascendental que es nuestra existencia


Por: María Esther de Ariño | Fuente: Catholic.net



El carnaval, como todos sabemos, es una fiesta popular que consiste en mascaradas, comparsas, bailes y regocijos bulliciosos.

Son tres días que preceden al miércoles de ceniza y que en muchos lugares ya son de ocho días, toda una semana y hasta diez y doce días. Es una expansión que nos atrae y nos envuelve en su loca alegría, un tanto disparatada y desbordante, quizá por el hecho de vivirla en la incógnita de un disfraz y un antifaz enigmático... Esta especie de desbordamiento festivalero  nos trae a la mente  el deseo de todo ser humano de desembarazarnos de las preocupaciones, de aligerar nuestros hombros de la carga de obligaciones cotidianas y de dar "rienda suelta" al placer y a la alegría. Pero … ¡cuidado ! pues pudiéramos caer en la inmadurez de llegar a creer que la vida es semejante a un  carnaval... Y así vamos por el mundo tratando de mostrar un rostro y un ropaje que no son los verdaderos. Parece que somos una cosa y somos otra en realidad.

¡ Cómo nos cuesta llevar el rostro descubierto y mirar a los ojos a nuestros semejantes!. Nos vamos dejando arrastrar por el torbellino de las comparsas, por la inconsciencia, un poco infantil del que baila, ríe y canta y no sabe ni por qué, pero ahí vamos... y de repente al doblar una esquina nos encontramos cara a cara con la enfermedad, con el dolor, quizá con la muerte.

 

Debemos ser alegres, optimistas, cantar, bailar y reír  pero sin olvidar lo trascendental que es nuestra existencia aquí en la Tierra. Bien claramente podemos ver un simbolismo en el hecho de que después de los días de carnaval, aparece el miércoles de ceniza.

 

Para los católicos es el Día, es la puerta que se nos abre para que durante cuarenta días hagamos penitencia y oración. Esta penitencia y oración no es para que aparezcamos ante los ojos de los demás con caras largas y tristes.   " Cuando ayunes, úngete la cabeza y lava tu cara para que no vean los hombres que ayunas, sino tu Padre que ve en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará " ( Mt.6 16-18 ).

 

La Cuaresma tiene que ser un tiempo de sacrificio y de entrega como preparación para la gran fiesta de la Pascua. El cristiano puede poseer la alegría más profunda y verdadera, la que jamás termina, porque cree en Dios, ama a Dios y espera en Dios.


|

 

Empecemos pues, con el mejor de los ánimos, alegres y comprometidos, una cuaresma de más intimidad con Dios, por el cauce de la oración y el sacrificio que desembocará en la Pascua o Resurrección de Jesucristo y que nos llenará de una gloriosa alegría.

12 de Febrero, 2018, 17:13: ALFRE306General
El noviazgo ha de considerarse como un tiempo de discernimiento para que los novios se conozcan y decidan dar el siguiente paso, entregarse el uno al otro para siempre


Por: Aníbal Cuevas | Fuente: OPUS DEI



De la misma manera que el matrimonio es una llamada a la entrega incondicional, el noviazgo ha de considerarse como un tiempo de discernimiento para que los novios se conozcan y decidan dar el siguiente paso, entregarse el uno al otro para siempre.

Es doctrina de la Iglesia la llamada universal a la santidad, en ella se engloba toda la vida del hombre[1]. Esta llamada no se limita al simple cumplimiento de unos preceptos, se trata de seguir a Cristo y parecerse cada vez más a Él. Esto, que humanamente es imposible, puede llevarse a cabo dejándose conducir por la gracia de Dios.

Llamada universal a la santidad, también en el noviazgo

En esta tarea, no hay “tiempos muertos”; también el noviazgo es un momento propicio para el crecimiento de la vida cristiana. Vivir cristianamente el noviazgo supone dejar que Dios tome posición entre los novios, y no a modo de incordio sino precisamente para dar sentido al noviazgo y a la vida de cada uno. “Haced, por tanto, de este tiempo vuestro de preparación al matrimonio un itinerario de fe: redescubrid para vuestra vida de pareja la centralidad de Jesucristo y del caminar en la Iglesia”[2].

¿Cuál es la señal cierta que indica que se está viviendo un noviazgo cristiano? Cuando ese amor ayuda a cada uno a estar más cerca de Dios, a amarle más. “No lo dudes: el corazón ha sido creado para amar. Metamos, pues, a Nuestro Señor Jesucristo en todos los amores nuestros. Si no, el corazón vacío se venga, y se llena de las bajezas más despreciables”[3].



Cuanto más y mejor se quieran los novios, más y mejor querrán a Dios, y al revés. De esa manera cumplen los dos primeros preceptos del decálogo: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente. Éste es el mayor y el primer mandamiento. El segundo es como éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo”[4].

Aprender a amar

Conviene que los novios alimenten su amor con buena doctrina, que lean algún libro sobre aspectos cruciales de su relación: el amor humano, el papel de los sentimientos, el matrimonio, etc. La Sagrada Escritura, los documentos del Magisterio de la Iglesia y otros libros de divulgación son buenos compañeros de camino. Es muy recomendable pedir consejo a personas de confianza que puedan orientar esas lecturas, que vayan formando su conciencia y generen temas de conversación que les ayuden a conocerse.

Además de la formación intelectual, es importante que los novios se apasionen de la belleza y desarrollen la sensibilidad. Sin un adecuado enriquecimiento de ésta, resulta muy difícil ser personas delicadas en el trato. Es una buena idea compartir el gusto por la buena literatura, la música, la pintura, por el arte que eleva al hombre, y no caer en el consumismo.


Virtudes humanas y noviazgo

Amar supone darse al otro, y se aprende a amar con pequeñas luchas.

El noviazgo “como toda escuela de amor, ha de estar inspirado no por el afán de posesión, sino por el espíritu de entrega, de comprensión, de respeto, de delicadeza”[5].

Desarrollar las virtudes humanas nos hace mejores personas, son el fundamento de las virtudes sobrenaturales que nos ayudan a ser buenos hijos de Dios y nos acercan a la santidad, a la plenitud del hombre. En un tiempo en el que tanto se habla de “motivación” conviene considerar que no hay mejor motivación para crecer como persona que el Amor a Dios y al novio o novia.

La generosidad se demuestra en la renuncia, en pequeños actos, a aquello que nosotros preferimos, por dar gusto al otro. Es una gran muestra de amor, aunque él o ella no se dé cuenta. Los novios deben estar abiertos a los demás, desarrollar las amistades. “Quisiera ante todo deciros que evitéis encerraros en relaciones intimistas, falsamente tranquilizadoras; haced más bien que vuestra relación se convierta en levadura de una presencia activa y responsable en la comunidad”[6].

La dedicación a los amigos, a los necesitados, la participación en la vida pública, en definitiva, luchar por unos ideales, permiten abrir esa relación y hacerla madurar. Los novios están llamados a hacer apostolado y dar testimonio de su amor.

La modestia y la delicadeza en el trato van unidas a un Amor (con mayúscula) que trasciende lo humano y se fundamenta en lo sobrenatural, teniendo como modelo el amor de Cristo por su Esposa, que es la Iglesia [7]. Para alcanzar ese amor se deben cuidar los sentidos y las manifestaciones afectivas impropias del noviazgo, evitando situaciones que molesten al otro o puedan ser ocasión de tentaciones o pecado. Si realmente se ama a alguien, se hace lo todo lo posible por respetarla, evitando hacerle pasar un mal rato o haciendo algo que vaya en contra de su dignidad. El noviazgo supone un compromiso que incluye la ayuda al otro para ser mejor y una exclusividad en la relación que hay que cuidar y respetar.

No hay que olvidar el buen humor y la confianza en la otra persona y en su capacidad de mejora. Es bueno crecer juntos en el noviazgo, pero igual de importante es que cada uno crezca como persona; eso ayudará y ennoblecerá la relación.

La sobriedad permite disfrutar de las cosas pequeñas, de los detalles. Demuestra más amor un regalo fruto de conocer pequeños deseos del otro que un gran gasto en algo que es obvio. Une más un paseo que ir juntos al cine por costumbre, buscar una exposición gratuita que ir de compras.

Y dentro de la sobriedad se podría encuadrar el buen uso del tiempo libre. El ocio y el exceso de tiempo libre es mala base para crecer en virtudes, conduce al aburrimiento y a dejarse llevar. Por eso, conviene planificar el tiempo que se pasa juntos, dónde, con quién, qué se va a hacer.

Los hábitos (virtudes) y costumbres que se vivan y desarrollen durante el noviazgo son la base sobre la que se sustentará y crecerá el futuro matrimonio.

Las armas de los novios

En esa lucha por alcanzar la santidad, los novios disponen de estupendas ayudas.

En primer lugar, hay que situar los Sacramentos, medios a través de los cuales Dios concede su gracia. Son, por tanto, imprescindibles para vivir cristianamente el noviazgo. Asistir juntos a la Santa Misa o hacer una breve visita al Santísimo Sacramento supone compartir el momento cumbre de la vida del cristiano. La experiencia de numerosas parejas de novios confirma que es algo que une profundamente. Si uno de los dos tiene menos práctica religiosa, el noviazgo es una oportunidad de descubrir juntos la belleza de la fe, y esto será sin duda un punto de unión. Esta tarea exigirá, por lo general, paciencia y buen ejemplo, acudiendo desde el primer momento a la ayuda de la gracia de Dios.

A través de la confesión se recibe el perdón de los pecados, la gracia para continuar la lucha por alcanzar la santidad. Siempre que sea posible, es conveniente acudir al mismo confesor, alguien que nos conozca y nos ayude en nuestras circunstancias concretas.

Si afirmamos que Dios es Padre y que la meta del cristiano es parecerse a Jesús, es natural tener un trato personal con quien sabemos que nos ama. Por medio de la oración los novios alimentan su alma, hacen crecer sus deseos de avanzar en su vida cristiana, dan gracias, piden el uno por el otro y por los demás. Es bonito que juntos pronuncien el nombre de Dios, de Jesús o de María, por ejemplo rezando el Rosario o haciendo una Romería a la Virgen.

“Hace falta una purificación y maduración, que incluye también la renuncia. Esto no es rechazar el eros ni ‘envenenarlo’, sino sanearlo para que alcance su verdadera grandeza”[8]. No podemos olvidar que la mortificación supone renunciar a algo por un motivo generoso, y que forma parte principal en la lucha ascética por ser santos. A veces será ceder en la opinión, o cambiar un plan que apetece menos al otro; o no acudir a lugares o ver series o películas juntos que pueden hacer tropezar en ese camino por ser santos. En el amor se encuentra el sentido de la renuncia.

Vivir el noviazgo con sobriedad y preparar de la misma manera la boda es una base formidable para vivir un matrimonio cristiano. “Al mismo tiempo, es bueno que vuestro matrimonio sea sobrio y destaque lo que es realmente importante. Algunos están muy preocupados por los signos externos: el banquete, los trajes... Estas cosas son importantes en una fiesta, pero sólo si indican el verdadero motivo de vuestra alegría: la bendición de Dios sobre vuestro amor”[9].

El noviazgo no es un paréntesis en la vida cristiana de los novios, sino un tiempo para crecer y compartir los propios deseos de santidad con aquella persona que, en el matrimonio, pondrá su nombre a nuestro camino hacia el cielo.

Aníbal Cuevas

Notas

[1] Cfr. Concilio Vaticano II, Lumen gentium (LG), 11,c. Desde 1928, San Josemaría predicó la llamada universal a la santidad en la Iglesia para todos los fieles; vid., p. ej., Es Cristo que pasa, Rialp, Madrid 1973, 21.

[2] Benedicto XVI, Discurso, Ancona, 11-9-2011.

[3] San Josemaría, Surco, n. 800.

[4] Mt 22,37-39.

[5] San Josemaría, Conversaciones, n. 105.

[6] Benedicto XVI, Discurso, Ancona, 11-9-2011.

[7] Cfr. Ef 5, 21-33.

[8] Benedicto XVI, Deus Caritas Est, n. 5.

[9] Papa Francisco, Audiencia, La alegría del sí para siempre, 14-2-2014.

11 de Febrero, 2018, 17:20: ALFRE306General
El abusador tiende a ser una persona aislada, no se relaciona mucho con otros, es celoso hasta de su propia sombra


Por: Redacción | Fuente: vidahumana.org



"La separación o la amenaza que sienten los maltratadores sobre su estructura familiar aumenta su peligrosidad en un 75%, hasta el punto de llevar a cabo la amenaza de muerte, afirma el psiquiatra español José María Sémelas. Los maltratadores —continúa— suelen provenir de hogares violentos, en los que han visto maltratar, y en los que les han maltratado, generalmente. Estas personas suelen padecer trastornos psicológicos y, muchos de ellos, utilizar sustancias, como el alcohol, que ayudan a potenciar su agresividad.

Tienen un perfil determinado de inmadurez, dependencia afectiva, inseguridad…; son emocionalmente inestables, impacientes e impulsivos. Los maltratadores trasladan habitualmente la agresividad que han acumulado en otros ámbitos hacia sus mujeres. Además, consideran a la mujer como algo de su propiedad. Dentro de su patología, está el arrepentimiento frecuente, y la mujer malinterpreta este arrepentimiento, que sólo es temporal, hasta el próximo golpe."

(Tomado de "Si hay amor y respeto", publicado en "Alfa y Omega", No. 247/15-11-2001, Madrid, España.)

El abusador tiende a ser una persona aislada, no se relaciona mucho con otros, es celoso hasta de su propia sombra, tiene baja autoestima. Esta es una característica que siempre tiene, una autoestima a raíz del suelo, que le ocasiona frustración y la frustración trae violencia. Además, tiene una expectativas rígidas de su rol sexual como hombre. Este es el típico macho. Y el machismo lo que está tapando, es un complejo de inferioridad, la baja autoestima. Por eso trata de aparentar lo que no es.

Generalmente los abusadores que golpean, que hieren, presentan un lado suave. Hay muchos muy educados, hasta religiosos.

Después de una década de investigaciones, dos profesores de psicología (el Dr. John Gottman y el Dr. Neil Jacobson), han llegado a la conclusión de que los hombres abusivos caen en una de dos categorías: el "pit bull" o perro y el "cobra" o serpiente. A continuación, las características individuales de cada uno.

"Pit bull ":
Solamente es violento con las personas que ama.
Es celoso y tiene miedo de que lo abandonen.
Priva a su esposa o novia de su independencia.
Pronto a la ira, a vigilar y a atacar públicamente a su compañera.
Su cuerpo reacciona violentamente durante una discusión.
Tiene algún potencial para la rehabilitación.
Probablemente no ha sido acusado de ningún crimen.
Posiblemente tuvo un padre abusivo.

 

"Cobra":
Es muy probable que sea agresivo con todo el mundo.
No depende emocionalmente de otra persona, pero insiste en que su compañera debe hacer lo que él quiere siempre.
Es más propenso a amenazar con cuchillos o revólveres.
Se calma internamente, según se vuelve agresivo.
Es difícil tratarlo con terapia psicológica.
Posiblemente haya sido acusado de algún crimen.
Abusa de las drogas o del alcohol.
Los dos psicólogos ya mencionados explican en su libro "When Men Batter Women" (Simon and Shuster), que "O.J. Simpson es un `pit bull´ típico... que muestra su comportamiento más monstruoso solamente con la mujer que ama." El "pit bull" espía a la mujer continuamente creyendo que ésta le engaña. Es un esposo o novio muy celoso. A todas las personas que lo tratan le cae muy bien, excepto a sus novias o esposas.

Por otro lado, el "cobra" a menudo es un sociópata. Es frío y calculador, engaña fácilmente a su víctima y puede ser un sádico. Su violencia surge de su necesidad patológica de salirse con la suya, ser el jefe siempre, y asegurarse de que todo el mundo (incluyendo su esposa), sabe que él es el jefe.

Después de que su mujer ha sido físicamente maltratada y tiene miedo, a veces cesa este tipo de abuso y lo reemplaza con un constante maltrato psicológico, a través del cual le deja saber a su víctima, que el abuso físico podría continuar en cualquier momento.

Los psicólogos investigadores, autores del libro sobre este tema ya citado, concluyeron que el maltrato raras veces cesa por sí solo.

Nota:

Esta información fue tomada del artículo "Battered Women Face Pit Bulls and Cobras", publicado en el periódico "New York Times", marzo l7 de l998. La autora es Jane E. Brody.

John Broadshaw afirma en su libro "Homecoming", que "el niño interno" herido de una persona le puede llevar a comportarse violenta y cruelmente. La persona no asume la responsabilidad por sus actos porque piensa que los culpables son los demás. En el caso de la esposa maltratada por ejemplo, el hombre violento la responsabiliza a ella por sus propias acciones.

A veces la violencia del abusador oculta el miedo o la inseguridad, el terror que sintió de niño ante un padre abusivo que lo golpeaba con frecuencia. Al llegar a ser un adulto prefiere adoptar la personalidad del padre abusador a sentirse débil y asustado. En otros casos, los comportamientos ofensivos son la consecuencia de una niñez demasiado permisiva durante la cual los padres complacieron al niño en todo. Esto lleva al niño a creerse superior al llegar a ser un adulto y a pensar que él está por encima de la ley. O sea, que puede hacer lo que quiera y abusar de quien quiera. Piensa que se merece un trato especial, mejor que el que se les da a los demás

 

 

10 de Febrero, 2018, 17:04: ALFRE306General
Los contratos de maternidad subrogada no protegen a las madres sustitutas y sus hijos


Por: Jennifer Lahl | Fuente: www.centrodebioetica.org



Actualmente, los Estados Unidos tienen una gran cantidad de legislación estatal que regula la maternidad subrogada. Las disputas de alto perfil sobre los embarazos subrogados demuestran que esta no es una solución factible. La regulación de la maternidad de alquiler no protege a las mujeres y los niños. Solo los mercantiliza más.

 

El debate actual sobre la maternidad subrogada en los Estados Unidos tiene dos posiciones principales. Un lado argumenta que deberíamos permitir la práctica con regulaciones. La otra parte argumenta que debería prohibirse por completo. En general, todas las partes en el debate reconocen que puede haber abusos y explotación, y que deben considerarse los mejores intereses de los niños producidos

Un contrato que implica el intercambio de dinero para la gestación y la entrega de un niño, ¿contradice la política pública? El debate sobre esta cuestión se enciende y es encendido por ideas contrapuestas sobre la crianza de los hijos, la configuración familiar, los derechos de las mujeres y el deseo humano por los niños. En las últimas décadas, ha surgido una nueva industria comercial con fines de lucro que hace que el debate entre regulación y prohibición sea cada vez más apremiante.

El quid del desacuerdo es sobre lo que se debe hacer para minimizar los daños a las mujeres que sirven como sustitutas y a los niños que se producen a partir de estos acuerdos contractuales. ¿Cómo podemos proteger a todas las partes interesadas, incluidos los futuros padres? Muchos confían en que las regulaciones, leyes y contratos proporcionarán suficiente protección. Mi posición, sin embargo, es que las regulaciones, leyes y contratos no lo hacen -de hecho, no pueden- proteger a las mujeres y los niños. La única manera de avanzar es aprobar leyes para detener la subrogación ahora.



Casos paradigmáticos de subrogación “tradicional”

Los primeros contratos de subrogación fueron lo que ahora se llaman subrogaciones "tradicionales", en las cuales el niño que la subrogante lleva está genéticamente relacionado con ella, es decir, creado usando su propio óvulo. Estas primeras subrogaciones se lograron por inseminación artificial, generalmente con la esperma del padre deseado. Más comunes hoy en día son las sustituciones "gestacionales", los arreglos en los que la subrogante no está genéticamente relacionado con el niño que lleva. En tales casos, se usan o bien los óvulos de donante, o se usa el óvulo de la madre prevista. El esperma puede provenir del padre (o padres, en el caso de parejas homosexuales), o de un donante de esperma.

Elizabeth Kane (un seudónimo) dio a luz a un bebé el 9 de noviembre de 1980, en lo que es el primer embarazo de contrato sustitutivo tradicional en los Estados Unidos. Kane fue inseminada artificialmente con el esperma del padre pretendido, produciendo un hijo biológicamente relacionado con Kane y el padre previsto, que estaba casado con una mujer que no podía tener hijos. El libro de Kane, La madre biológica: La historia de la primera madre sustituta legal de Estados Unidos, documenta su historia. Es una saga desgarradora de depresión, desesperación y daño a su familia. Kane finalmente se vio obligada a entregar a su hijo a cambio de u$ 11,500.

Solo seis años después, otra subrogación capturó la atención de la nación. El 27 de marzo de 1986, en Nueva Jersey, Mary Beth Whitehead, una madre casada que sirvió como subrogante tradicional de William y Elizabeth Stern, dio a luz a una niña pequeña, hija biológica de William Stern y Whitehead. A esta niña se la recuerda como "Bebé M."

Whitehead aceptó ser inseminada artificialmente con el esperma del padre al que se destinaba, y los Sterns acordaron pagar $ 10,000 a Whitehead a cambio de que ella entregara al niño al nacer y terminara con sus derechos parentales. Pero antes de que eso pudiera suceder, Whitehead llegó a la conclusión de que no podía renunciar a su hijo. Lo que siguió fue una batalla de custodia extremadamente pública que se desarrolló en las noticias nacionales y en los tribunales.


|

Eventualmente, la Corte Suprema de Nueva Jersey llegó a una decisión unánime en el asunto de Baby M, que alimentó un breve debate de política nacional. La decisión del tribunal prohibió los arreglos de maternidad subrogada en ese estado a menos que "la madre sustituta se ofrezca voluntariamente, sin ningún pago, a actuar como subrogante y se le otorgue el derecho de cambiar de opinión y afirmar sus derechos parentales". La ley en Nueva Jersey continúa sosteniendo que la maternidad subrogada tradicional es ilegal, y solo se prohíbe la subrogación gestacional paga.

El surgimiento de la subrogación gestacional

El siguiente caso notable en los Estados Unidos fue único ya que involucró la primera subrogación gestacional comercial en disputa. El cambio de la subrogación tradicional a la subrogación gestacional estaba en marcha. En septiembre de 1990, Anna Johnson, una mujer afroamericana de veintinueve años de edad y ex marine, firmó un contrato gestacional de subrogación con Crispina y Mark Calvert. Como resultado de una histerectomía, la Sra. Calvert no pudo llevar un embarazo, pero debido a que no le extirparon los ovarios, ella pudo darle sus óvulos. Los Calverts le pagaron a Johnson $ 10,000, por contrato.

Johnson se unió con el niño en su útero y buscó reconocimiento legal como madre, con acceso al niño. El juez Parslow de California dio mucha importancia al hecho de que los Calverts eran los padres genéticos, declarando que Johnson era una "extraña genética" para el niño. El juez Parslow reconoció que Johnson "nutrió, alimentó y protegió al niño", pero sostuvo que el papel del "entorno gestacional" del útero no estaba claro. Además, vio que "no hay problema con que a alguien le paguen", y destacó que la subrogación no era una venta de bebés, sino que compensaba a la madre sustituta por el dolor y el sufrimiento. Al dictar sentencia en contra de Johnson, el juez Parslow consideró que lo mejor para el niño era reconocer como "madre" a la persona que intenta criar al niño de acuerdo con el acuerdo previo por escrito.

Eventualmente, el caso llegó a la Corte Suprema de California, que rechazó el argumento de que los contratos de subrogación están en contra de las políticas públicas, convirtiendo a California en un estado "reglamentario". En una poderosa opinión disidente, el juez Kennard declaró, "la mayoría no reconoce ninguna contribución significativa de una mujer que acepta llevar un feto a término para la madre genética más allá del mero empleo para realizar una función biológica específica". Además, Kennard reconoció que la "madre gestacional ha hecho una contribución biológica indispensable y única, y también ha ido más allá de la biología en un respeto intangible que, aunque difícil de etiquetar, no se puede negar”.

Estos tres casos llevaron a varios estados a promulgar legislación de subrogación. Como el primer estado en hacer de la subrogación un delito grave, punible con hasta cinco años de cárcel y una multa de hasta $ 50,000, Michigan se convirtió en un estado de "prohibición". En 1988, el Grupo de Trabajo sobre la Vida y la Ley del Estado de Nueva York publicó un informe, después de un año de estudio luego del caso Baby M, con el siguiente análisis:

El Grupo de Trabajo unánimemente recomendó que las políticas públicas deberían prohibir la paternidad subrogada comercial. Los miembros concluyeron que la práctica no podía distinguirse de la venta de niños y que ponía a los niños en un riesgo significativo de daño. También acordaron que la maternidad subrogada socava la dignidad de las mujeres, los niños y la reproducción humana. El Grupo de Trabajo rechazó la noción de que derechos tan fundamentales como el derecho de un padre a una relación con su hijo deberían comprarse, venderse o renunciarse irrevocablemente antes del nacimiento del niño.

Finalmente, Nueva York consideró que los contratos de subrogación son contrarios a las políticas públicas y, por lo tanto, nulos e inaplicables. Sigue siendo un estado de "prohibición", aunque los esfuerzos recientes han tratado de cambiarlo a un estado de "regulación".

Treinta y siete años después de la disputa legal por el primer contrato de embarazo, nos encontramos aun debatiendo si permitir contratos que impliquen el intercambio de dinero para la gestación y la entrega de un niño están en contra de la política pública. Sin una política federal que regule o prohíba el embarazo sustituto por contrato, este debate continúa estado por estado. Hoy en día, algunos estados guardan total silencio al respecto, algunos estados regulan la maternidad subrogada a través de leyes y contratos, y algunos estados prohíben la práctica por completo al negarse a reconocer los contratos de maternidad subrogada como legales o exigibles.

Contratos reales de subrogación

Quizás el argumento más efectivo contra los acuerdos de subrogación es el lenguaje de los contratos mismos. ¿Alguna vez leíste un contrato de subrogación?

Yo sí. Unos pocos, de hecho, que en su mayoría se elaboraron en mi estado de California. California es uno de los estados más favorables a la subrogación de nuestro país. Un estado amistoso con la subrogación es aquel que permite contratos comerciales, no limita el pago a una madre sustituta y garantiza que los padres previstos serán los padres legales del niño, protegiendo a los padres previstos de que la madre sustituta cambie de opinión y no renuncie al niño una vez nacido.

Creo que toda subrogación debería estar prohibida, no simplemente regulada. Las leyes, los reglamentos y los contratos nunca pueden proteger a las mujeres y los niños de todos sus muchos daños. Los contratos típicos de subrogación que analizaré a continuación demuestran claramente que las reglamentaciones y los contratos no protegen a las mujeres y los niños. En cambio, facilitan su uso como meros commodities, simplemente otra colección de productos, bienes y servicios para intercambiar.

¿Qué contiene un contrato típico de subrogación?

Los contratos de subrogación contienen una gran cantidad de jerga legal estándar. El típico Acuerdo de Subrogación Gestacional se abre con los nombres de los padres (o padre) previstos y el nombre de la sustituta que participa en el acuerdo. En particular, la palabra "madre" nunca se usa con respecto a la sustituta. Se usa solo si hay una madre intencionada involucrada. De hecho, la palabra "madre" está completamente ausente cuando el acuerdo es entre un hombre soltero o una pareja gay y una sustituta.

También se incluye una sección que describe a los futuros padres y a la madre sustituta (y a su esposo si está casado), y declara que la madre sustituta está completamente informada y no pretende hacer valer los derechos de los padres o las reclamaciones del menor. Generalmente hay un lenguaje que declara que el acuerdo no es para la compra de un niño ni para el consentimiento de la sustituta para entregar al niño para adopción. Un contrato declara audazmente que no viola nada "prohibido por las Secciones 181 y 273 del Código Penal de California", que sería venta de bebés o coerción forzada para entregar a un niño.

En estos acuerdos se requieren muchas pruebas y exámenes médicos y psicológicos. A veces solo se requiere de la madre sustituta, para asegurar que esté físicamente sana y mentalmente sana, pero en otras ocasiones también se requiere que los padres comitentes sean examinados y evaluados. Se detalla la estructura de pago, junto con los gastos reembolsables (asignación de ropa, reembolso de gasolina y kilometraje desde y hacia las citas médicas, pérdida de salarios en caso de que la sustituta falte al trabajo o deje de trabajar debido a complicaciones relacionadas con el embarazo, etc.). Y siempre hay un lenguaje que establece la maternidad y la paternidad una vez que el niño o los niños nacen.

El aspecto más problemático de tales contratos no suele ser los aspectos prácticos, sino la suma de todos los caprichos y deseos de los futuros padres. Los futuros padres pueden dirigir casi todos los detalles de la vida de la sustituta hasta el momento del nacimiento y entrega del niño. Esto hace que el uso comercial de todo el cuerpo de la mujer durante la duración del embarazo sea muy claro.

La mayoría de los contratos controlan explícitamente la dieta, el ejercicio, los arreglos de vivienda, los viajes y las actividades de la madre sustituta. He visto una redacción que requiere que la madre sustituta consuma una dieta vegana o solo coma alimentos orgánicos. Algunos padres subrogados no permiten que la madre sustituta tiña su cabello. Un contrato estipulaba que "La Sustituta y su Esposo acuerdan que no formarán, ni intentarán formar, una relación padre-hijo con ningún Niño que la madre sustituta pueda tener". Contratación de vínculo entre madre e hijo, ¡como si tal cosa fuera posible!

La confidencialidad de la información sanitaria de una persona es tan seria que el gobierno federal ha establecido pautas estrictas (HIPAA) para mantenerla. Sin embargo, esta confidencialidad simplemente se elimina en muchos contratos de subrogación. Toda la información médica de la madre sustituta está disponible para los padres comitentes, que a menudo son totalmente desconocidos. Aquí está el lenguaje de un contrato:

La sustituta renuncia expresamente al privilegio de la confidencialidad y por este medio dispone la liberación a favor de los Padres Futuros, a su solicitud, del reporte y otros datos obtenidos como resultado de cualquiera y todas las evaluaciones psicológicas, de psicoterapia o médicas o pruebas obtenidas o realizadas según lo previsto por este Acuerdo. La subrogante acepta que los Padres Futuros tengan información psicológica relacionada con su salud mental y cualquier otra información pertinente relacionada específicamente con este acuerdo de subrogación.

Otro contrato declara:

La madre sustituta renuncia a su privilegio de médico-paciente, según lo requerido para cumplir con este Acuerdo, y por la presente acepta cualquier formulario de liberación para permitir que los futuros padres, la Agencia y los futuros padres pretensores alternativos se comuniquen con el personal médico tratante o asistente, y para revisar los registros médicos relevantes relacionados con el embarazo o la salud de la madre sustituta.

Los contratos también regulan cuándo la sustituta puede mantener actividad sexual y con quién. Permítanme citar una sección extensa para demostrar cuán complicado es esto:

La madre sustituta acepta que no participará en ninguna relación sexual o íntima con ninguna persona, excepto su pareja (pero solo si se somete a las pruebas médicas requeridas en la sección X) mientras este Acuerdo esté en vigencia y, en particular, desde su evaluación médica inicial según lo estipulado en la Sección X hasta y a lo largo del procedimiento de transferencia de embriones y durante su embarazo con el hijo del padre subrogante a menos que una pareja futura sea evaluada médicamente y aprobada de conformidad con la subsección X. No obstante el acuerdo de la sustituta de abstenerse de relaciones sexuales o íntimas con otros, acepta además que durante el plazo de tres semanas previas al intento de transferencia del embrión del Padre subrogado al útero subrogante y durante el embarazo subrogado con los embriones del Padre subrogado, en la medida en que la sustituta o su Pareja anticipen cualquier relación íntima con un individuo distinto a ellos dos, y en tanto la pareja de la sustituta continúe manteniendo una relación íntima con ella, entonces la sustituta o su pareja deberán hacer los arreglos para que cualquier persona con la que puedan convertirse o sean sexualmente activos se someta a pruebas de enfermedades venéreas y de transmisión sexual (incluido el SIDA y el virus VIH) y hepatitis antes de tener relaciones sexuales .

Los contratos también contienen una Cláusula de Terminación/Aborto:

La sustituta específicamente acepta terminar antes de dieciocho semanas en la elección y discreción de los futuros padres. Con la excepción de la terminación basada en la selección de género, que no será permitida, el derecho de los Padres Futuros de solicitar la terminación / aborto es absoluto y no requiere ninguna explicación o justificación para la madre sustituta, incluyendo, entre otros, cualquier anormalidad genética o se ha determinado un defecto, como parálisis cerebral o síndrome de Down.

La reducción fetal también está prevista:

Los Padres Futuros se reservan el derecho último de reducir selectivamente antes de la finalización de la semana veinte (20) de gestación. . . Los Padres Futuros tienen el derecho exclusivo de determinar el número de fetos para reducir selectivamente teniendo en cuenta la recomendación del médico de la subrogante. . . El derecho de los Padres Futuros de solicitar una reducción selectiva es absoluto y no requiere ninguna explicación o justificación a la subrogante.

Como enfermera, tengo que confesar que cuando leí esta cláusula sobre la toma de decisiones al final de la vida, se me heló la sangre:

Si la madre sustituta está en su segundo o tercer trimestre de embarazo y en el caso de que se requiera equipo de soporte de vida médico para preservar y mantener la vida de la madre sustituta y si así lo solicitan los Padres Futuros, la Sustituta y su esposo acuerdan que la vida de la Sustituta se mantendrá con un equipo de soporte vital durante un período para lograr la viabilidad del feto teniendo en cuenta los mejores intereses y el bienestar del feto... Los futuros padres tomarán la decisión con respecto a cuánto tiempo debe continuar el soporte vital antes del nacimiento del niño, teniendo en cuenta la recomendación del obstetra o perinatólogo y los deseos de la familia de la subrogante. El esposo de la subrogante, o su pariente más cercano, es el único responsable de determinar la hora en que se suspenderá el tratamiento de soporte vital después del nacimiento del Niño.

Estos contratos siempre incluyen un lenguaje sobre cómo tratar con una subrogante que no cumple. Si la madre sustituta decide que no interrumpirá el embarazo a petición de los futuros padres, a menudo los contratos establecen, en este tipo de formato en negrita y en mayúsculas:

EN LA MEDIDA EN QUE LA SUBROGANTE ESCOGIERA EJERCER SU DERECHO A ABORTAR O NO ABORTAR, DE UNA MANERA INCOMPATIBLE CON LAS INSTRUCCIONES DE LOS PADRES SUBROGADOS, SE ENTIENDE QUE DICHA ACCIÓN PUEDE TOMARSE COMO UN INCUMPLIMIENTO DE ESTE ACUERDO.

¿Qué pasa cuando la subrogante incumple su acuerdo?

La subrogante entiende y acepta que ella entregará las tarifas recibidas, las tarifas futuras y puede ser responsable de los daños y perjuicios derivados del incumplimiento de este Acuerdo. La subrogante entiende y acepta que los costos reembolsables pueden incluir, pero no se limitan a, la siguiente lista de conceptos: tarifas de FIV, tarifas de la agencia, honorarios del abogado, medicamentos y gastos de viaje. La subrogante también entiende que ella puede ser responsable por la atención y los costos de un niño nacido, hasta que ese niño cumpla 18 años, si nació debido a una infracción de la sección X (ABORTO / REDUCCIÓN SELECTIVA / TERMINACIÓN) de este acuerdo.

A menudo me preguntan si estos contratos son legales. Si se escriben y se ejecutan en un estado amistoso de subrogación, son absolutamente legales. Pero, ¿los contratos de subrogación violan aspectos del bien común? ¡Cómo que no lo hacen! ¡Elija lo que quiera! Privacidad, confidencialidad entre el médico y el paciente, integridad corporal, el poder de toma de decisiones médicas y más. Los contratos de subrogación se escriben para proteger a los futuros padres, no a la madre sustituta ni al niño.

La gente a menudo me pregunta ¿por qué una mujer firma un contrato que entrega gran parte de su vida personal (su propia integridad corporal) a extraños? La respuesta corta es "dinero". Los motivos financieros a menudo obligan a las mujeres a involucrarse en un mercado que es, francamente, predatorio. La subrogación se presenta a las potenciales subrogantes como una oportunidad para "dar el regalo de la vida" y se minimizan los riesgos. Esto es exactamente por qué es ilegal comprar y vender órganos. Sabemos que si la donación de órganos se convirtiera en un mercado, la necesidad de dinero combinada con la oportunidad de ayudar a una persona necesitada llevaría a las personas a tomar riesgos graves con su salud. El dinero socava el proceso de consentimiento informado. Siempre serán las personas que necesitan dinero las que están vendiendo; los ricos serán los consumidores / compradores.

Leer los contratos de subrogación puede hacerte llorar, hacerte enojar y voltearte el estómago. Espero que te inspire a exigir que se prohíba la maternidad subrogada en tu estado, en el conjunto de los Estados Unidos y, en última instancia, en todo el mundo. La verdad es que la subrogación es un problema internacional que necesita una solución internacional. Esa solución solo puede ser para prohibir por completo los embarazos contratados.

9 de Febrero, 2018, 17:49: ALFRE306General
La humildad es la base de la vida espiritual completa. Sin esta virtud, nunca avanzaremos en la santidad


Por: Sam Guzman | Fuente: The Catholic Gentleman // PildorasDeFe.net



Si ustedes leen CatholicGentleman.net de vez en cuando, sabrán que frecuentemente el autor habla allí acerca de la importancia de la humildad. Los santos aclaran muy bien que la humildad es el fundamento de todo crecimiento espiritual. Si no somos humildes, no somos santos. Es así de sencillo.

Pero por muy sencillo que se diga que debemos ser humildes, no siempre resulta fácil ponerlo en práctica. De manera que, quiero hablar acerca de seis métodos para cultivar la virtud de la humildad.

1.- Ora por la gracia de la Humildad

Se puede decir con seguridad que ninguna virtud se formará en nuestras almas si no es por medio de la oración frecuente. Si realmente deseas ser humilde, ora cada día por esta gracia, pidiéndole a Dios ayuda para sobreponerte a tu amor propio.

“Debemos pedirle humildad diariamente a Dios y con todo nuestro corazón, pedir también la gracia de saber que somos nada, y que nuestro bienestar corporal y espiritual proceden de Él únicamente”. (San Juan María Vianney)

2.- Acepta humillaciones

Tal vez la manera más dolorosa pero más efectiva de aprender a ser humildes sea el aceptar humillaciones y situaciones vergonzosas. El padre Gabriel de Santa María Magdalena explica:



"A muchas almas les gustaría ser humildes, pero muy pocas desean la humillación; muchas le piden a Dios que las haga humildes y oran fervientemente por esto, pero pocas quieren ser humilladas.

Sin embargo es imposible ganar humildad sin humillación; de la misma manera en la que estudiando se adquiere conocimiento, así por medio de la humillación obtenemos humildad.

Mientras solamente deseemos esta virtud de la humildad, pero no estemos dispuestos aceptar los medios para llegar a ella, ni siquiera estaremos en el camino adecuado para adquirirla. Aún si en algunas ocasiones logramos actuar humildemente, esto podría ser el resultado de una humildad superficial y aparente en lugar de una humildad real y profunda.

Humildad es verdad; por lo tanto, digámonos que dado que no poseemos nada de nosotros mismos sino solamente el pecado, es precisamente por eso que recibimos solamente humillación y desprecio.

3.- Obedece a superiores legítimos

Una de las manifestaciones más claras del orgullo es la desobediencia (irónicamente, la desobediencia y la rebelión son reconocidas como virtudes en la sociedad moderna occidental). Satanás cayó por su orgullo, Non serviam: “No serviré”.

Por otro lado, la humildad siempre es manifestada por medio de la obediencia a la autoridad legítima, ya sea tu jefe o el gobierno. San Benedicto dice “el primer grado de humildad es la pronta obediencia”.

4.- Desconfía de ti mismo

Los santos nos dicen que cada pecado que cometemos se debe a nuestro orgullo y autosuficiencia. Si desconfiamos de nosotros mismos y depositamos toda nuestra confianza en Dios no pecaremos jamás.

Dom Lorenzo Scpuoli fue más lejos y dice:

“La desconfianza de sí es un requisito en el combate espiritual y sin esta virtud no podemos esperar vencer nuestras pasiones más débiles, ni mucho menos ganar la victoria completa”.

5.- Reconoce tu insignificancia

Otra manera muy efectiva de cultivar la humildad es meditar en la grandeza de Dios, mientras simultáneamente reconocemos nuestra propia insignificancia en relación a Él. San Juan María Vianney lo pone de esta manera:

¿Quién puede contemplar la inmensidad de Dios sin humillarse a sí mismo hasta hacerse polvo ante el pensamiento de que Dios creó el cielo de la nada, y que con una palabra puede convertir el cielo y la tierra en nada nuevamente?

Un Dios tan grande, y cuyo poder es inagotable; un Dios lleno de perfección; un Dios con una eternidad interminable; su inmensa justicia, su providencia, que reina sobre todo de manera sabia, y que cuida todo con tal esmero, ¡y nosotros somos nada!

6.- Piensa mejor de otros que de ti mismo

Cuando somos orgullosos, inevitablemente pensamos que somos mejores que los demás. Oramos como el Fariseo, “Señor, te agradezco porque no soy como otros hombres”. Este farisaísmo es increíblemente dañino para nuestras almas, y es detestable para Dios.

Tanto las Escrituras como los santos afirman que el único camino seguro es considerar a todos como mejores que nosotros mismos. San Pablo dice:

“No hagan nada por rivalidad o vanagloria. Que cada uno tenga la humildad de creer que los otros son mejores que él mismo.” (Filipenses 2:3)

Thomas de Kempis resume esta enseñanza en el Capítulo 7 de su clásico La Imitación de Cristo:

"No te estimes por mejor que los demás, porque no seas quizás tenido por peor delante de Dios, que sabe lo que hay en el hombre.

No te ensoberbezcas de tus obras buenas, porque son muy distintos de los juicios de Dios los de los hombres, al cual muchas veces desagrada lo que a ellos contenta.

Si algo bueno hay en ti piensa que son mejores los otros, pues así conservarás la humildad.

No te daña si te pospones a los demás, pero es muy dañino si te antepones a solo uno. Continua paz tiene el humilde; más en el corazón del soberbio hay emulación y saña muchas veces".

Conclusión

No hay duda:

la humildad es la base de la vida espiritual completa. Sin esta virtud, nunca avanzaremos en la santidad.

Sin embargo, la humildad no es simplemente una idea abstracta que debe ser admirada, es una virtud que debe ser aprendida y practicada en las circunstancias dolorosas de la vida diaria.

Esforcémonos en ser humildes a imagen de Cristo que “se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres”.

Artículo publicado originalmente en CatholicGentleman.net
Adaptado y traduccdo al español por María Vanegas, para PildorasdeFe.net

 

8 de Febrero, 2018, 18:28: ALFRE306General
Considerar el amor meramente espontáneo fuera de toda obligación, conduce al fracaso


Por: Valentín Abelanda Carrillo | Fuente: ForumLibertas



30 NOVIEMBRE, 2015

Una de las causas del por qué muchas parejas de jóvenes no se casan es porque muchos jóvenes se dejan llevar únicamente por el amor romántico, amor obviamente necesario pero no el único. Considerar el amor meramente espontáneo fuera de toda obligación, conduce al fracaso. “Los jóvenes piensan que la verdad del amor se mide sólo por su intensidad. Cuando esto ocurre, el tiempo se convierte en enemigo del amor, parece que lo desgasta internamente”.

El matrimonio como institución y realidad social se ve, entonces, como contrario al amor, pues lo encierra en obligaciones formuladas en normas jurídicas positivas.

El cristianismo cree, en cambio, que el amor es un acto de libertad que implica toda la persona y que su verdad está en el bien que promete, no en la intensidad con la que lo siente. Por eso mismo, la fórmula del consentimiento del matrimonio es una promesa.

El vínculo matrimonial, por consiguiente, se genera en el intercambio de promesas en la medida que remiten a una autoridad mayor, al mismo Dios. “Por eso, el tiempo ayuda a ver que la fuente del amor de los esposos reside en un Amor más grande que los precede; es este el que les da la roca firme donde construir una relación firme sostenida por el don divino”, afirma Juan de Dios Larrú.

7 de Febrero, 2018, 18:15: ALFRE306General
Un noviazgo santo en clave católica


Por: Redacción | Fuente: ACI Prensa



El noviazgo es una etapa muy rica e intensa donde la pareja se prepara para el matrimonio, en el que existen una serie de desafíos a los que se debe hacer frente, especialmente en un mundo erotizado, materialista y alejado de Dios.

Ante esta situación que se presenta como un reto para los católicos, ACI Prensa entrevistó a Emma Rodríguez y a Didier Masis, un matrimonio originario de Costa Rica que es autor del Blog de Emma y Didier donde escriben sobre temas como el amor verdadero y el noviazgo. Esta psicóloga de 27 años y este filósofo de 35 llevan dos años de matrimonio y también dan charlas en escuelas, universidades, iglesias y congresos.

Ellos dieron estas 10 claves para vivir un noviazgo santo en clave católica.

1.- Vivir en castidad

Emma indicó que en el noviazgo es importante vivir en castidad absteniéndose de tener relaciones sexuales, porque esta virtud “te enseña a ordenar y a reflexionar si tus acciones están orientadas a amar verdaderamente o a usar a la otra persona”.



“La castidad no es cerrarse al amor humano sino abrirse al amor divino para que me ayude a orientar mis deseos”, comentó.

Por su parte, Didier indicó que ser casto y esperar al matrimonio para tener relaciones sexuales“es darle un sentido al mandamiento del amor: aprender a amar a Dios sobre todas las cosas. También implica saber cuánto me conozco, me amo y me valoro”.    

Para fortalecer esta virtud, ambos aconsejaron ir con frecuencia a los sacramentos y vivirlos plenamente.

2.- Crecer juntos en la fe

Didier destacó que el noviazgo es una oportunidad para que la pareja crezca en la fe. Para lograrlo, ambos pueden hacer una lista de prácticas espirituales que pueden realizar juntos.


|

Algunas son orar en pareja, y si ambos viven lejos pueden llamarse por WhatsApp o Skype para realizar la Lectio Divina o rezar alguna otra oración.

“No se debe olvidar que la relación más importante es la que tienes con Dios. Hay que hablar con Él y escucharlo”, agregó Emma.

Emma comentó también que sería ideal que la pareja haga un retiro espiritual juntos por lo menos una vez al año.

Esto ayudará a “discernir sobre su camino porque el noviazgo no significa que ya te casaste. Es un discernimiento para saber si esa persona es aquella con la que se formará una familia”.

3.- Ponerse metas para crecer personalmente

Didier señaló que el noviazgo “tiene que ir creciendo, las personas tenemos que ir creciendo, un noviazgo que se estanca no madurará. El noviazgo debe tener metas y propósitos”.

Ambos recomendaron que la pareja se puede trazar objetivos para cumplir en una semana o al mes.

Algunos son leer libros espirituales, visitar un asilo de ancianos, ayudar a una causa de la parroquia, rezar juntos todos los días o ir a la Hora Santa y ofrecerla por todos los noviazgos y matrimonios, entre otros.

4.-  Construir la confianza y una sólida amistad

En el noviazgo es muy importante construir la confianza y esta se basa en una buena amistad.

“Hemos notado que hoy en día las parejas se saltan etapas y no saben ser amigos. La amistad es la base de una buena relación. De ella se desprende la confianza y la transparencia. Las parejas se saltan todo eso y entran inmediatamente en una relación en la que emocionalmente están prácticamente casados uno con el otro”, señaló Emma.

Didier añadió que en una relación los celos “son el síntoma de las carencias que tengo y de experiencias que no he sanado”.

5.- No idealizar a la otra persona

Didier indicó que en el noviazgo se suele mostrar a la otra persona lo mejor de uno como si fuera “una imagen retocada con Photoshop”.

“Tenemos que dejar pasar la ilusión para mostrarnos como somos en realidad, para dar a conocer nuestros valores, para conversar seriamente con la otra persona sobre lo que es importante para su vida”, expresó.

“No hay que olvidar lo que Jesús nos dijo: ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo’. Si uno se ama y se acepta no hay necesidad de vender falsas ilusiones”, dijo.

6.- No encerrarse

Emma y Didier indicaron que el noviazgo “no se trata de encerrar al otro y vivir pegado como un parásito. Se trata de compartir con otros y eso enriquece la relación”.

“Recomiendo que invites a la otra persona a tu mundo. Que conozca a tu familia, a tus amigos. Incluso habrá espacios donde saldrá solo uno de los dos. Por ejemplo, Didier y yo tenemos amigos en común. Él conoce a todas mis amigas y yo conozco a todos sus amigos”, comentó Emma.

Añadió que si cada uno decide salir con sus amigos “eso no quiere decir que me ame menos sino que él tiene necesidad de relacionarse con sus amigos o familia y yo también”.  

7.- La mejor forma de afrontar las peleas

En el noviazgo no todo es color de rosa. La pareja también pelea: lo importante es aprender a manejar las emociones y comprender al otro.

“Después de una pelea fuerte recomiendo hacer silencio y esperar a que las aguas se calmen. Cuando nos enojamos lo primero que aparece es la lengua. Hay que tener control sobre las palabras que decimos porque pueden herir a la otra persona”, aconsejó Emma.

También recomendó “ponerse en los zapatos del otro porque a veces uno cree que tiene la razón. Añadió que “hay que pedir al Espíritu Santo que te ayuda a traer la paz en ese momento”.

8.- Cuestionar la relación (no es malo)

Tal vez habrá un momento en el que te preguntes si tu pareja realmente es la persona con la que quieres pasar el resto de tu vida.

Emma comentó que es bueno dudar y cuestionar porque “el noviazgo es el tiempo donde tienes que hacerte preguntas”.

Ambos recomendaron hacerse estas preguntas como las siguientes: ¿Compartimos los mismos valores?, ¿Estoy dispuesto a casarme con esa persona que tiene estas cualidades y defectos?, ¿Por qué estamos llevando este noviazgo?, ¿Me he amado a mí mismo y te he amado a ti? y ¿He sido un puente para que esa persona se encuentre con Dios?

9.- Aprender a perdonar

Si uno aprende a perdonar en el noviazgo podrá hacerlo en el matrimonio. Emma recordó que todos los seres humanos son frágiles y cometen errores. “Tarde o temprano la otra persona me va a fallar así como yo le fallaré”.

Aclaró que “perdonar no significa aceptar. Puede suceder que la persona te trató mal, te fue infiel, te agredió. Tú puedes perdonarla como un gesto de caridad hacia el otro y para mostrar que no quieres seguir lastimándote”, recomendó.  

10.- ¿Y qué pasa si mi pareja está alejada de la fe?

Emma indicó que es importante “plantearse si mi proyecto de vida involucra que mi pareja no sea ‘tan’ católica como yo lo soy”.

Si el otro, por distintas razones, está alejado de Dios, entonces “no descuides tu fe. La relación con Dios es lo más importante que uno tiene en la vida. Además, el testimonio arrastra”.

“Si la otra persona te ve enamorado o enamorada de Dios llegará un punto en el que empezará a preguntarse qué es lo que te da esa felicidad y esa paz”.

“Si Dios quiere que ustedes se unan en matrimonio genial, pero si tu testimonio hace que la otra persona se acerque a Dios también es una bendición”, afirmó.

Bonus: Para aquellos que aún no encuentran al amor de su vida

No tengas miedo de esperar y reza por tu futuro esposo (a)

Si sientes que tu llamado es el matrimonio, pero aún no aparece esa persona especial debes tener paciencia.

Emma indicó que es importante tener confianza en que Dios vela por todos tus anhelos. “Hay que aprender a comprender que nuestros tiempos no son los tiempos de Dios. Nosotros solemos apresurarnos. Dios no se olvida de ti”.

“Ninguna persona, por más que la ames, va a llenar los vacíos como Dios. Si estando soltero tu corazón no se siente lleno con el infinito amor de Dios, menos lo estará con una criatura igual a ti”, destacó la bloguera.

Didier añadió que “la soltería es un tiempo que se debe disfrutar para crecer y sanar. Tienes que abrirte para escuchar la voz de Dios y saber cuál es el camino que debo seguir en mi vida”.

6 de Febrero, 2018, 18:25: ALFRE306General
Hace poco planteé esta pregunta en Facebook y Twitter, aquí los resultados:


Por: Steven Neira | Fuente: El Patio de Gentiles



Para abordar el tema, vale la pena aclarar términos, que, si no, no sabemos de qué hablamos.

Derecho

Literalmente, es lo recto, lo no torcido, en cuanto conforme a la realidad, en el sentido de “adecuado” a ella, proporcionado, o como lo definía Celso, “el arte de lo bueno y de lo equitativo”[1]. En este sentido, – y en cualquier otro sentido que se le quiera atribuir al término –[2], está íntimamente relacionado con los actos humanos, es decir, que son propios de quien posee voluntad, libertad e inteligencia. El derecho de alguien substantivo, designa aquello que – lo que – es adecuado o justo en relación con esa persona, lo que le corresponde.

Animal

Referido a los animalia, al Reino Animal, y esto para evitar la argumentación animalista de que “también somos animales”, pues que ciertamente compartimos con los animales la capacidad de reproducción, nutrición y crecimiento, sin embargo, en nosotros se da la facultad del intelecto que introduce un salto cualitativo insalvable entre seres humanos y animales.



Hasta aquí de definiciones, vamos al tema en cuestión.

La obsesión sentimental por los animales

Del primer prejuicio que hay que deshacerse, es de aquél falso extremo, en el que, si no trato a los animales como personas, es porque los odio o me gusta que los maltraten, esto sencillamente es absurdo e irracional. Tanto es así, que lo que se considera en verdad un maltrato animal, es justamente que sean tratados como personas. César Millán, el famoso encantador de perros (que algo ha de saber más que nosotros sobre el tema), indica que, el humanizar a los animales ocasiona que pierdan su identidad, que se sientan frustrados, ansiosos e inseguros. Paso a transcribir textualmente lo dicho por César en una entrevista al respecto:

“No se están teniendo en cuenta las necesidades del animal. El ser humano se ha enfocado en ser profesional y no en tener familia. Por eso quieren llenar ese vacío con los animales. Pero los animales se sienten incompletos porque no son seres humanos y tienen otras necesidades físicas y psicológicas”[3]

Y esto, porque con un poco de sentido común, podemos darnos cuenta de que celebrarle el cumpleaños, pintarle las uñas, ponerle camisetitas o nombre de persona a los animales, es – y así lo afirma este experto mundialmente reconocido, y al que sería el colmo acusarlo de que odia a los animales – completamente inadecuado, más aún, es un maltrato animal. ¿Qué sucede? Que debido a la sociedad sentimentalista en la que nos encontramos, la capacidad de razonar argumentos es muchas veces nula, nos pueden los sentimientos y empezamos a actuar de formas inadecuadas bajo criterios irracionales, como es este caso. Las consecuencias son evidentes, pues tenemos personas por ahí afirmando que “mi perro es como mi hijo” o incluso en situaciones de solidaridad, prefieren mil veces ayudar a un animal de la calle, que a una persona, dándoles así una falsa seguridad de que con este acto han mejorado el mundo, han devuelto esperanza a la humanidad, y no, lo que devuelve la esperanza a la humanidad es la santidad y el amor, el amor a la Creación por supuesto, pero sobretodo el amor al prójimo, que es por quien Cristo ha derramado Su Sangre. Pero el tema religioso lo dejaré para otro momento, que después no lograré que mis lectores no creyentes me sigan hasta el final del artículo.


|

Con respecto a los derechos

Llegado a este punto cabe decir que, ser sujeto de derecho suele definirse como tener derechos y obligaciones jurídicas. Sujeto (sub-jectum) indica: sometido, vinculado. De aquí deriva, probablemente, el hecho de considerar, universalmente, que sujeto de derecho, en sentido propio, es solo la persona. Pues sólo la persona, en virtud de su inteligencia y voluntad, es libre o susceptible de mérito y responsabilidad. Esto, aunque no pueda ejercerlos en acto; se trata, en efecto de algo que le es propio a su naturaleza capaz de responsabilidad (por eso, lo son el niño, el demente, el enfermo, el hombre en coma, el que depende de otro, el dormido, etc.)[4]

Lo que propiamente corresponde a los animales – y a la naturaleza en general, que en ciertos países como el mío han decidido referirla en la Constitución como la Pachamama, porque para paganismos hay espacio, pero no para Dios – es ser “objetos” de Derecho si se quiere y en cierto sentido, es decir, receptores de responsabilidades jurídicas, por parte del hombre. Porque como sujetos de derecho, nosotros tenemos la obligación de preservarlos, respetarlos, cuidarlos, etc.

De modo que no es posible considerar ni a los animales ni a la naturaleza como sujetos de derecho, sencillamente porque existe en el hombre una realidad espiritual que corresponde a su intelectualidad, a su capacidad racional, aunque no todos la usen y algunos hayan renunciado a usarla para abrazar ideologías modernas. De modo que, se quiere mucho a los animales, se cuida la naturaleza y se la respeta, pero cada cosa en su lugar, que en la medida en que más damos cabida a igualitarismos absurdos, quien termina pagándola bien caro, somos nosotros mismos. Ahí tienen a Europa, que tiene una tasa de natalidad por los suelos, porque prefieren mantener mascotas – más cómodo, menos sacrificio, que se traduce en menos amor – que tener hijos.

[1] Celso, Digesto, I, 1.

[2] Para una profundización de la etimología del término “derecho”, me remito a la obra de A. Fernández-Galiano, Derecho Natural: introducción filosfófica al Derecho, Artes Gráficas Benzal, 4ª ed., Madrid 1983, pp. 60-67.

[3] Puedes ver el video de la entrevista en la revista mexicana “Contenido” aquí: http://www.elsalvador.com/vida/187570/video-tratar-a-los-perros-como-humanos-es-frustrarlos-dice-el-encantador-de-perros-cesar-millan/

[4] Cf. Javier Barraca, Pensar el Derecho, Palabra, Madrid, pp. 24-29.

Artículo publicado originalmente en El Patio de los Gentiles

 

5 de Febrero, 2018, 16:42: ALFRE306General
Es importante conocer qué realidad perciben los niños, qué entienden por muerte y la forma que tienen de hacerle frente.


Por: Patricia Núñez de Arenas | Fuente: hacerfamilia.com



La muerte de alguien cercano es siempre un momento difícil por todo lo que significa. Si para los adultos en ocasiones resulta incomprensible y no se logra asimilar en toda su magnitud, ¿de qué manera podemos hablar de la muerte con un niño?

Muerte de un ser querido, cómo superar el duelo

El duelo es la reacción psicológica y el dolor emocional que se siente ante el fallecimiento de un ser querido. Es un proceso por el que pasan todos aquellos que han sufrido una pérdida, preparándolos para vivir sin la presencia de esa persona. La intensidad y la duración del duelo dependen de factores como las circunstancias de la muerte o la edad de cada uno. 

El duelo según la edad: los niños

La pérdida de un ser querido genera dolor a cualquier edad. Sin embargo, muchas veces los adultos desconocen la manera en la que un niño se enfrenta al duelo por la muerte de un ser querido. En este momento, es importante conocer qué realidad perciben los niños, qué entienden por muerte y la forma que tienen de hacerle frente. En función de la edad, los niños vivirán este momento de diferentes maneras:

-  A los dos años. A esta edad, los niños ya sufren y perciben la pérdida, sin embargo, aún no pueden comprender el significado de la muerte. A los dos años, los niños entienden la muerte como una separación, es decir, entienden que falta alguien pero no entienden el concepto de muerte como tal.



-  Entre los cuatro y los seis años. El pensamiento mágico es el gran protagonista en esta etapa. Entre los cuatro y los seis años, los niños pueden pensar que quien muere, después, puede volver a la vida. Esto significa que aún tienen una comprensión limitada de la muerte: pueden hablar de la muerte pero no pueden expresar lo que sienten realmente.

-  Entre los seis y los nueve años. En este momento, los niños ya distinguen entre la fantasía y la realidad y están preparados para conceptualizar la muerte. Entre los seis y los nueve años los niños ya pueden comprender la muerte y entender sus consecuencias, sin embargo, también pueden desarrollar, por primera vez, un sentimiento de culpa, viéndose, de alguna manera, como los responsables de ese fallecimiento.

Las 4 etapas del duelo

Existen cuatro etapas diferentes a nivel psicológico que las personas deben vivir antes de superar la muerte de un ser querido:

1.  Etapa de shock. En esta etapa aún no se admite la perdida de la otra persona. El desconcierto es el gran protagonista y aceptar la pérdida se convierte en el nuevo reto.

2.  Etapa de rabia. Es normal sentirse enfadado y culpabilizar a otros o a nosotros mismos de la pérdida. En esta segunda etapa, las personas suelen tener un sentimiento de dolor y desamparo acompañado de problemas para dormir y para valorarse.

3.  Etapa de desesperanza. Cuando se toma conciencia de que la persona fallecida no va a volver, se entra en una etapa de desesperanza en la que se empieza a ser consciente de lo que ha pasado.

4.  Fase de reorganización. Existe una última fase, la de reorganización, en la que la persona, tras la fase de shock, rabia y desesperanza, afronta la situación. Por primera vez puede ver los hechos con perspectiva e incluso puede ver algunos aspectos positivos: lo que compartió con esa persona, lo que aprendió en el tiempo que compartió con ella, etc.

Consejos para afrontar la muerte de un ser querido

El duelo no es un proceso que, una vez que se, no se vuelve a repetir nunca.  En muchas ocasiones, cuando se acerca el aniversario de la muerte de una persona o en fechas señaladas que recuerden esos dolorosos momentos, se volverá a vivir el duelo de nuevo, pasando por las cuatro fases.


Ahora, con motivo del Día de los Difuntos la Universidad Miguel Hernández, ha elaborado una serie de consejos para afrontar el recuerdo de la muerte en fechas señaladas:

1.  Normaliza la situación. Es normal que sean fechas en las que sientas tristeza por su ausencia. En estos momentos, lo más recomendable es hablar sobre lo que ha pasado y expresar tus sentimientos intentando normalizar así la situación.

2.  Apóyate en los demás. Aislarse nunca es la solución. Hablar, compartir recuerdos y expresar el dolor con personas cercanas a veces es la mejor ayuda para afrontar la pérdida. Es una forma de compartir el dolor y recobrar el ánimo progresivamente.

3.  Expresa tus sentimientos. Por lo general, las personas se muestran reticentes a mostrar sus sentimientos. Sin embargo, expresar el dolor y poner palabras a lo que se siente en esos difíciles momentos no es un símbolo de debilidad sino el primer paso para recuperarse.

4.  Recuerda a la persona fallecida. Evitar nombrar a la persona fallecida, no hablar de nada relacionado con ella o no recordar momentos que se han vivido en su compañía, no es un hábito recomendable para nadie que esté atravesando el proceso de un duelo. Por el contrario, hablar de ella es una manera de evitar el aislamiento y de afrontar la situación.

5.  Recupera la ilusión.  La apatía es una sensación muy normal cuando alguien se enfrenta a una pérdida. Sin embargo, con el paso del tiempo, es necesario recuperar progresivamente la ilusión sin sentirse culpable y volver a realizar actividades en las que poder implicarse emocionalmente.

4 de Febrero, 2018, 18:10: ALFRE306General
Eminem estrenó su nueva canción, “Walk on Water” en los MTV EMA 2017.


Por: H. Jose Andazola LC | Fuente: Catholic.net




Eminem, un emblema del hip-hop acaba de sacar una canción bastante humilde, profunda e incluso se podría decir… cristiana. El video de música salió el diciembre pasado. Como siempre Eminem le gusta dejar mensajes escondidos en sus canciones y videos. Parece que abre su corazón a sus fans y a todo el mundo que quiera escuchar. Deja mucho que se podría reflexionar pero aquí les dejó 3 cosas que podemos aprender de este rapero que en un momento se autonombró: “Rap-God”:

1.    La fama no dura para siempre
El video de música empieza con Eminem sólo en frente de un micrófono. Beyoncé, que canta el refrán, nunca aparece en el video. Eminem ha llegado a un punto en el que ya es difícil superar lo que ha hecho y él mismo lo dice,
The crowds are gone
And it's time to wash out the blonde
Sales decline, the curtain's drawn
They're closin' the set, I'm still pokin' my head from out behind
And everyone who has doubt, remind
Now take your best rhyme, outdo it, now do it a thousand times
Now let 'em tell ya the world no longer cares
Or gives a fuck about your rhymes
And as I grow outta site, outta mind, I might go outta mine.

Que se quite el tinte rubio para él es decir que ya no tiene la fama que tenía antes. Y, eso cualquiera lo puede aceptar. Es una situación por la que pasan las personas que han adquirido una fama excesiva. Después de varios años son olvidados e incluso rechazados porque ya pasaron de moda y ya no generan ni el dinero ni la aceptación de antes. Se desesperan, no encuentran sentido a sus vidas. En el video de música se ve que la salvación, la única fuente de luz para Eminem es el escenario, su micrófono, vivir su música.
Aunque casi siempre parece enojado en sus canciones, en esta se nota una desesperación y un descontento que se perciben con las últimas líneas de la canción,
'Cause I'm just a man
But as long as I got a mic, I'm godlike
So me and you are not alike
Bitch, I wrote "Stan"
Quiso terminar la canción con un tono desafiante a sus fans. Que recuerden qué ha hecho. El escribió Stan, él con un micrófono es como un dios. El no es como tu… lo cual contradice casi toda la canción. Yo entiendo esta última parte, ya que por un lado acepta que ya no tiene la fama, ni hace las mismas canciones que antes, pero por otro lado no quiere dejar su pedestal y entra la soberbia que le hace recordar con melancolía lo que ha hecho.
Y, al final del video de música destapa una estatua muy alta que está sobre un lago congelado pero nunca se vé quien es. Queda perfecto que sea él por la dicotomía que está viviendo de estar solo pero de tener un gran pasado. Solo porque está en medio de un lago congelado y nadie lo puede ver, y a la vez con un gran pasado porque esa estatua se podría decir que se la dedicaron los millones de fans que lo amaron.
Esto me hace pensar que esta gente famosa debe de ser valorada, tomada en cuenta, amada por quién es y no por lo que hace.


2.    La presión que sienten los famosos
Lo primero que canta Eminem es,
Why are expectations so high? Is it the bar I set?
My arms, I stretch, but I can’t reach
A far cry from it, or it's in my grasp, but as
Soon as I grab, squeeze
I lose my grip like the flying trapeze
Into the dark I plummet, now the sky's blackening

Es verdad que un artista no podría ser famoso ni rico sin sus fans. Pero, muchos artistas llegan a poner su valor como personas basándose en la aprobación general de sus fans, lo cual los pone en mucha tensión y presión por mostrar que sí pueden seguir inspirando y dando a los fans lo que quieren.
La escena de los varios “Eminems” escribiendo desesperadamente versos testimonia esto. Uno se puede imaginar a los artistas trabajando noche y día para seguir siendo famosos, para seguir dando gusto a sus fans. Incluso se puede pensar en cuantos amigos verdaderos pueden tener estas personas. Con tanta gente tratando de beneficiarse de las “estrellas” muchas veces desconfían y brillan por su soledad.
Buscan ser perfectos para dar gusto a todos pero se descubren igual de frágiles que cualquier ser humano:
It’s true, I’m a Rubik’s- a beautiful mess
At times juvenile, yes, I goof and I jest
A flawed human, I guess
But I’m doin’ my best to not ruin your expectations…



Por eso, desgraciadamente, no sorprende que muchos artistas recurran a drogas para escapar el estrés, la falsedad de sus vidas o el trauma de que ya no son valorados.


3.    Son humanos como nosotros… no semi-dioses
El papa Francisco dijo en una entrevista que de las cosas que más extraña antes de ser papá es el poder ir a comer una pizza a un local callejero. No puede salir a la calle sin causar caos, multitud de gentes… y periodistas.  La gente famosa parece que viven películas en vez de una vida ordinaria. Películas porque todo es perfecto, bonito, y sobre todo irreal. Sus viajes, sus coches, sus casas pero también sus relaciones, sus familias, en resumen sus vidas. Obviamente no todos, pero es la tendencia general con el status que les da la sociedad.


Basta ver la gente que se forma 5 horas para recibir un autógrafo o tomarse una foto, o las caras de las fans cuando ven a Justin Bieber, o incluso el influjo que tienen los famosos en los nombres de un hijo, en el corte de pelo o en la misma forma de ser. No tiene nada de malo admirar a alguien o tener un modelo a seguir pero cuando la admiración se convierte en idolatría o incluso adoración llega a ser muy peligroso para uno mismo y también para la “estrella”.
Como dice el “post-chorus”:
‘Cause  I’m only human, just like you
Making my mistakes, oh if you only knew
I don't think you should believe in me the way that you do
‘Cause I’m terrified to let you down.

La orientación fundamental de tu vida nunca debe de ser una persona mortal, frágil y que te puede decepcionar (porque somos buenos para esto último), sino que únicamente Dios. Es bueno y necesario tener modelos humanos para el futbol (Messi), para la familia ( tu papá), para la santidad (los santos son exactamente esto!), para toda la vida.
Lo dice Eminem:
Kids look to me as a god, this is retarded
If only they knew, it’s a façade and it´s exhaustive.

Pero la clave de toda la canción la canta Beyonce al final de la última estrofa del refrán.
‘Cause Im only human, just like you
I’ve been making my mistakes, oh if you only knew
I don’t think you should believe in me the way that you do
‘Cause I’m terrified to let you down,
If I walked on water I would drown.


O sea se pone como un ser humano, como cualquier otro que si camina sobre el agua se ahogaría. Parece ser que nos quieren decir que son tal cual como nosotros, que comen, lloran, ríen, aman, pecan…  se cortan las uñas igual que cualquier ser humano! No son dioses… no son Jesús! Y por tanto qué tan diferente debemos de tratar a Jesús, que sí camina sobre las aguas!
Por tanto no tratemos a las celebridades como semi-dioses y a Dios como un cualquiera. Parece que Eminem y Beyonce con esta cancion, “Walk on Water” nos invitan a tratar los “semi-dioses” como gente normal y a un aparente pedacito de pan (Jesús) como el verdadero Dios!


VER VIDEO:   https://youtu.be/ryr75N0nki0