16 de Enero, 2018, 19:09: ALFRE306General
7 consejos importantes


Por: Angélica Michelle Salgado | Fuente: PadreSam.com



Ser católico hoy en día es un tanto difícil, y más siendo un joven católico, pasamos por distintos retos en nuestros trabajos, escuelas, universidades, hogares, pero no olvidemos que Jesús, nos propone y nos da siempre las herramientas para que con su ayuda podamos superar estos retos. Entonces, ¿se puede ser católico y joven a la vez? A continuación estos 7 consejos.

 

1. Sé como Timoteo, que en su corta edad fue nombrado Obispo, y debido a lo joven que era no lo tomaban en serio, es por ello que San Pablo en 1 Timoteo 4,12 le dice “Que nadie menosprecie tu juventud”, y hoy también te lo dice a ti, así como también en 1 Tim 4,16 nos llamar a cuidar nuestra conducta, “Cuida tu conducta y tu enseñanza, persevera sin desanimarte, pues actuando así, te salvarás a ti mismo y a los que te escuchan”.

2. ¡Fórmate! Es muy importante que no olvides dedicarle tiempo a tu formación cristiana, asiste a Eucaristía, retiros espirituales, grupo juvenil, no olvides leer, estudiar, meditar la Palabra de Dios y por supuesto, no olvidemos la importancia de la oración.

3. Sé luz, en medio de toda oscuridad, demostremos aún en nuestras dificultades que nuestra alegría no viene de las cosas materiales o mundanas, si no que viene de haber encontrado a Jesús y que Él está siempre con nosotros.



4. Sé alegre, pero no confundamos la felicidad con el placer, el Papa Francisco nos lo explica: “Y es bueno que ustedes los jóvenes vean que felicidad y placer no son sinónimos. Una cosa es la felicidad y el gozo, y otra cosa es un placer pasajero. La felicidad construye, es sólida, edifica, la felicidad exige compromiso y entrega”.

5. Católico, Apostólico, Romano, y ¿Moderno? “Se puede ser joven y moderno y, a la vez, profundamente cristiano” (San Juan Pablo II). Actualmente vivimos en la era moderna en la que la mayor parte de las cosas giran en torno a un estado en Facebook, una foto en Instagram, ver quien tiene más “likes” en sus publicaciones, pero, ¿Por qué no utilizar estos medios de una mejor manera para poder evangelizar? Todos estamos llamados a la evangelización, así que utilicemos estos medios para poder llevar la alegría de tener a Dios en nuestras vidas. Siempre recuerda ser prudente y cuidadoso con las cosas que compartes en tus redes sociales.

6. ¿Es malo que frecuente algún bar? No es malo en sí, pero sí debemos cuidar ciertos aspectos antes de decidir visitar uno de estos lugares, investiguemos que no sea un lugar que tenga “fama” de ser rings de boxeo, que sea libre de peleas, de drogas, si sientes que un lugar te puede exponer a algunas de estas cosas, mejor no vayas y busca otro lugar. Recuerda también ser prudente, conocer tus límites y evitar emborracharse. “Disfruta cuanto quieras, siempre que no peques” (Don Bosco).

7. ¿Debo utilizar siempre faldas largas? (para chicas)

¡No siempre! Vístete lindo, utiliza vestidos, faldas, jeans, lo que te haga sentir más cómoda y te identifique más con tu personalidad; claro, sin perder el rumbo de quien eres, cuida tu cuerpo, recuerda que tu cuerpo es sagrado así que respétate y respeta también a los demás, evita utilizar ropas demasiado ajustadas que parezcan pintadas a tu cuerpo y las faldas o vestidos demasiado cortas.


|

Así que, no te avergüences de tu fe, no tengas miedo de ser un joven católico, recuerda que no vivimos aislados, estamos inmersos en el mundo, pero siempre aspirando llegar al cielo. El Papa Francisco nos recuerda: “Muchas veces, tenemos la tentación de pensar que la santidad se reserva solo a los que tienen la posibilidad de separarse de los asuntos cotidianos, para dedicarse exclusivamente a la oración ¡Pero no es así!”.

Artículo originalmente publicado en PadreSam.com

 

15 de Enero, 2018, 18:01: ALFRE306General
Si el aborto provoca la pérdida de la noción del bien y del mal, cualquier delito podrá ser excusable


Por: Redacción | Fuente: accionfamilia.org



Aceptado el aborto, ¿qué argumentos lógicos pueden alegarse para detener el infanticidio, la eutanasia y otras formas de asesinato?

La lógica a menudo no asiste a nuestros contemporáneos. Sin embargo, la lógica dice que además del asesinato llevado a cabo por la ley del aborto existen otras consecuencias. No sólo la madre es afectada para toda la vida, también lo es su familia.

Imaginemos una cena de Navidad…

El aborto crea las condiciones para relativizar los crímenes que le siguen. Hoy vemos que el crimen de infanticidio está aumentando. Incluso hay niños que matan a sus padres. Es claro que si el aborto provoca la pérdida de la noción del bien y del mal, cualquier delito podrá ser excusable para esa mentalidad. Quien acepta el aborto, ¿no pierde la noción de bien y de mal?

Consideremos la eutanasia. Es un crimen infame. Analizándolo bien, resulta de la misma mentalidad que produjo el aborto.



Santo Tomás de Aquino, el Doctor Angélico, dice que el principio de contradicción es el axioma de que la verdad y la falsedad nunca existen en una cosa simultáneamente y en el mismo sentido. Quien pierde la noción de la contradicción entre el bien y el mal es susceptible de aceptar cualquier mal. Esta es la consecuencia más devastadora del aborto, que es en sí un crimen que clama al Cielo y a Dios por venganza. Cuando los abortistas cometen este crimen, son responsables por el desarrollo de una mentalidad que lleva a muchos otros crímenes.

Si se acepta el aborto, que mata a un ser humano antes de nacer, ¿por qué no aceptar darle muerte al final de la vida? A menudo, una mala situación económica es la justificación que se alega para realizar un aborto. Si los padres ancianos son una carga económica para sus hijos, ¿por qué no eliminarlos también? Sería lógico hacerlo.

Cuando el factor económico adquiere prioridad sobre el bien y el mal (tan frecuente en nuestros tiempos, donde el dinero es la regla suprema en las acciones de muchos), puede conducir a la delincuencia, directa o indirectamente.

Imaginemos una cena de Navidad, con los padres, hijos y abuelos disfrutando de una cena deliciosa. En un momento determinado la niña pregunta a su madre,

“Mamá, ¿por qué no vamos a pasar la Navidad en las montañas este año? Los Jones fueron, ¿por qué no vamos nosotros?”.

Su padre responde: “Es muy simple. La abuela de los Jones murió el año pasado y sus gastos bajaron, por lo que tuvieron dinero para ir”.

¿La niña no podrá ser tentada a desear que muera su abuela? Cuando las consideraciones materiales son los factores determinantes del comportamiento, generan un proceso de endurecimiento del corazón que termina en la eutanasia y el aborto.

Los abortistas quieren hacernos creer que legalmente no podemos hacer nada. Ellos recurren a la guerra psicológica revolucionaria: destruya la voluntad de resistir de su enemigo y él será suyo. Ellos subestiman nuestra voluntad de resistir.

***

Dos hombres que no cedieron al desánimo, salvaron a Europa y al mundo de un enemigo que parecía invencible

En la Segunda Guerra Mundial, dos hombres que no cedieron al desánimo, salvaron a Europa y al mundo de un enemigo que parecía invencible .

La Guerra Psicológica es un factor en cada batalla. El fuego de alma que resiste, espolea a otros innumerables. Sólo sabremos su número en el día del Juicio Final. Imaginemos que los británicos desprevenidos, tomados por sorpresa, se hubieran entregado al inicio de la guerra, cuando fueron blanco de bombardeos devastadores y siniestros. Cada ciudadano se convirtió en un factor en la lucha, alentando a los más próximos con su ejemplo y buenas acciones. Unidos, cambiaron el curso de la historia y ganaron la guerra.

Los anti abortistas debemos hacer lo mismo. Evitaremos las asechanzas del derrotismo que otros anti abortistas nos sugieren… y más. Ampliaremos nuestra lucha contra la mentalidad que ellos crean. Les mostraremos que hay mucho que hacer y que el número de chilenos con almas nobles es inmenso.

Agruparemos a nuestra gente recordándoles que tienen razón. Proporcionándoles buenos argumentos, los vamos estimular, afirmando su esperanza y restaurando su fe en la victoria.

En los días de la caballería, antes del adobamiento, el futuro caballero pasaba su vigilia de armas orando y reflexionando, preparándose para consagrar toda su vida a la defensa del bien. Fue en la oración y la reflexión que se preparó para luchar.

Estas reflexiones tienen el mismo propósito noble: prepararnos para luchar legítimamente. Esperamos puedan ayudar a enfrentar el gran desafío que se avecina.

14 de Enero, 2018, 15:57: ALFRE306General
Muchos opinan, erroneamente, que la sedación paliativa es una forma solapada de eutanasia


Por: Roberto Germán Zurriaráin | Fuente: observatoriobioetica.org // robertogerman.blogspot.com.es



Hay gente que piensa que la sedación paliativa es una forma encubierta de eutanasia. Pero no es así, la sedación paliativa no es la causa del fallecimiento, sino que gracias a ella se impide una muerte con sufrimiento y/o dolor. El paciente muere como consecuencia de su enfermedad grave. La sedación paliativa tiene, como efecto accidental, y no querido, la posible aceleración de la muerte del enfermo. En efecto, cuando se aplica una sedación paliativa no se busca, ni como fin ni como medio, la muerte del enfermo, sino la administración de un fármaco sedante, no letal, que tiene por finalidad paliar el dolor y/o el sufrimiento del enfermo. Provocar la muerte no es lo mismo que permitir la muerte.

Profundicemos un poco más en el tema para entendero adecuadamene.

Es necesario ver la diferencia entre eutanasia y sedación paliativa. Este tema es importante porque, aunque hoy día la eutanasia no está permitida en algunos países, mucha gente opina que la sedación paliativa es una forma solapada de eutanasia. No es de extrañar que un mal uso y abuso de la sedación paliativa aboque a ésta a comprenderla como una eutanasia encubierta o “razonable”.

Habitualmente, no siempre, suele suceder que cuando se inicia una sedación paliativa, a las pocas horas se produzca la muerte del enfermo. Entonces se piensa que, como se ha sedado al enfermo, se le ha practicado una eutanasia.

Es verdad que la sedación paliativa deteriora el nivel de conciencia, pero esto no quiere decir que provoque intencionadamente la muerte, sino el curso natural de la enfermedad grave. La sedación paliativa, bien entendida y bien aplicada, no es eutanasia. No va en contra de la dignidad humana. Todo lo contrario.



Cuando se inicia una sedación paliativa prescrita por el médico lo más frecuente es que el paciente fallezca, y la familia tiene derecho a saber que el médico la ha prescrito, pero no es la sedación paliativa la causa del fallecimiento, sino que gracias a este tratamiento se impide una muerte con sufrimiento y/o dolor. El paciente muere fruto del trascurso de su enfermedad grave. La sedación paliativa tiene, como efecto accidental, y no querido, la posible aceleración de la muerte del enfermo.

En efecto, cuando se aplica una sedación paliativa no se busca, ni como fin ni como medio, la muerte del enfermo, sino la administración de un fármaco sedante, no letal, que tiene por finalidad paliar el dolor o/y el sufrimiento del enfermo. Provocar la muerte no es lo mismo que permitir la muerte.

A mi parecer, para evitar, de algún modo, estos equívocos se tienen que explicar, en primer lugar, qué se entiende por sedación paliativa y después exponer los distintos tipos de la misma.

13 de Enero, 2018, 17:55: ALFRE306General
El deportista es católico practicante y ahora verá qué pasos judiciales se pueden tomar por esta difamación


Por: n/a | Fuente: Religión en Libertad



Romelu Lukaku es una de las grandes estrellas de la Premier League, el campeonato de fútbol inglés. El delantero belga dejó el pasado verano el Everton, donde era el gran referente del equipo, para fichar por el Manchester United de José Mourinho por 85 millones de euros.

Durante estos días, el futbolista no está siendo protagonista por su juego o sus goles sino por sus creencias. El dueño de su antiguo club ha hablado sobre su fe diciendo cosas muy diferentes a las que Lukaku cree como católico practicante.


El dueño del Everton le acusa de hacer "vudú"
Según informa la BBC, Farhad Moshiri, dueño del Everton, dijo a los accionistas que Lukaku había dejado el club porque había recibido “un mensaje de vudú” durante un viaje a África. El mensaje consistiría en dejar su equipo hasta ese momento.

Estas declaraciones han provocado gran indignación a Lukaku y su entorno, sobre todo por su declarada fe católica. “La decisión de Romelu no tuvo nada que ver con el vudú”, dijo su representante a la BBC.


"Muy católico", así definen al delantero
“Romelu es muy católico y el vudú no es parte de su vida o sus creencias”, añadía.

Su viaje a Lourdes
De hecho, en su cuenta de Instagram hay fotos de Lukaku en el santuario de Lourdes, al que peregrinó en 2014 y donde decía: “La fe siempre ha sido importante para mí. Ahora mismo desde Lourdes, Dios es grandioso”.

Sus representantes, a instancia del propio futbolista, han declarado que él “se distancia de estas creencias y estas declaraciones y ahora verá qué pasos judiciales se pueden tomar en relación con ellas”.


Lee la Biblia todas las noches
A Lukaku se le ve a menudo persignándose antes de los partidos, y después de anotar un gol.

El verano pasado, el jugador estuvo involucrado en otra controversia sobre su religión, cuando varios tabloides británicos informaron que no podía ser fotografiado con alcohol, debido a su "fe musulmana". Sus representantes expresaron desconcierto por las historias y dijeron: "Él lee su Biblia todas las noches".

Este artículo fue publicado originalmente por nuestros aliados y amigos: ReligionEnLibertad.com

 

12 de Enero, 2018, 17:57: ALFRE306Bioética
Video: ¿Qué habría sido mi vida sin ti? Mala decisión - Mi decisión


Fuente: Religión en Libertad



 

El domingo 21 de enero se celebrará la Marcha por la Vida en París, apoyada por numerosos obispos.
 
El anuncio que la convoca se titula A una decisión de perderte. Tras la pregunta final («¿Qué habría sido mi vida sin ti?») hace un juego de palabras en francés: Malchance - Ma chance {Mala decisión - Mi decisión}. Juega así con la idea de «decisión» (choice en inglés, chance en francés), utilizada por los impulsores de la cultura de la muerte para disimular el hecho central del aborto: la muerte de un ser humano inocente a manos de su madre, que se convierte en la segunda víctima de su error.
 
El vídeo retrata con gran delicadeza la agresión brutal que el aborto supone para el niño.

VER VIDEO: https://youtu.be/X6x4r5RH7fs

11 de Enero, 2018, 18:21: ALFRE306General
Quién no se ha planteado alguna vez una pregunta acuciante: si sabía que me iba a condenar ¿por qué Dios me creó?¿Tiene sentido esta pregunta? ¿Cómo se responde?


Por: P. Eduardo Volpacchio | Fuente: www.algunasrespuestas.com



Esta pregunta, planteada con aparente inocencia, desconcierta a algunos cristianos.  Se trata de una pregunta tramposa ya que encierra una grave acusación a Dios y hace muy difícil a quien se bloquea con ella, hacer lo necesario para alcanzar la salvación.  Hay quienes la repite ingenuamente: la escucharon, los impactó y no supieron qué responder. Pero también hay quienes la susurran en los oídos de cristianos con la intención de sembrar dudas, abrir grietas en su fe, confundirlos, etc.

I. El cuestionamiento

En primer lugar hay que decir que lo que aparenta ser una pregunta, en realidad es un cuestionamiento a Dios: se lo acusa de injusticia y perversidad.  Si me creó sabiendo que me condenaría, es evidente que no tengo chance de escapar al infierno. El lo sabe y lo sabía antes de crearme. De manera que Dios sería injusto al no dame la posibilidad de salvarme.  Dios sería cruel: si sabía que me voy a condenar, creándome me condenó a condenarme. Si fuera bueno, cuando sabe que alguien se condenará no lo crearía… de manera que nadie se condenaría.

Como se ve, la frase que analizamos en el fondo sugiere la maldad divina, y -yendo un poco más allá- el ateísmo. El planteo se parece bastante a la tentación del pecado original, en cuanto pretende poner en duda la bondad de Dios.

En efecto, pertenece a una línea de argumentos que intenta demostrar la no existencia de Dios: bastaría con demostrar que Dios carece de atributos divinos para demostrar que ese Dios no existe. Veamos de qué manera.

Por definición Dios tiene que ser bueno. Si se demostrara que ese que llamás Dios es malo, entonces estaría demostrando que sencillamente no es Dios... y al mismo tiempo que no existiría... ya que es contradictorio que un ser por esencia bueno sea malo: y lo contradictorio no puede existir.

II. Es una falacia.

La pregunta parte de algo falso y tiene varios presupuestos igualmente falsos. Además, veremos que carece de lógica, acabando por ser absurda. Y para peor de males, desvía de la verdadera ocupación por la salvación, llevando a preocupaciones estériles.

1. Es falso que Dios nos cree “sabiendo” cuál será nuestra respuesta libre.

El problema no es de «ignorancia», sino de falta temporalidad.  La eternidad es un presente absoluto. Por definición supone la no temporalidad: no hay ni pasado ni futuro. De manera que en la eternidad carece absolutamente de sentido pensar en un «antes» y un «después».

Por tanto, no cabe plantearse un conocimiento anterior a la creación, una creación posterior a ese conocimiento y una condenación sucesiva en el tiempo, por el sencillo motivo que de Dios está fuera del tiempo: para El no existe un antes y un después: todo es un continuo presente. De esta manera, el instante en que Dios crea y el momento de mi muerte son el mismo momento eterno. El «sabe» sin más, no hay un antes en el cual calcule mi respuesta, ni una previsión de la misma.

Dios no puede saber mi destino eterno antes de crearme sencillamente porque no existe ese antes.  De manera que el problema que la pregunta plantea no existe.

Esto no es fácil de entender. El misterio reside en la conjugación de nuestra temporalidad con la eternidad de Dios. No podemos imaginarnos la eternidad porque carecemos de experiencia de la misma. Pero para nuestro asunto basta entender que en la eternidad, no existe ni el pasado ni el futuro: todo es presente.

2. La sola posibilidad de que Dios pueda crear a alguien para que se condene no sólo es falsa sino también impensable.

Si Dios creara en previsión a la condenación aunque sea de una sola persona, sería perverso.  Dios es amor y toda su obra creadora y redentora es de amor. Quiere que todos se salven: no crea a nadie para que se condene, sino a todos para que tengan una vida eternamente feliz en la gloria. Que algunos no acepten el amor de Dios y lo rechacen, no hace malo a Dios... sino a quien lo rechaza... La Teología enseña que no hay predestinación al mal.

3. Supone un error en la consideración de la salvación o condenación como si fuese algo externo a nosotros: que viene de afuera, ajeno a mí.

Esto no es cierto: quien se condena, quiere condenarse. Nadie está en el infierno contra su voluntad. Esto es quizá lo más traumático del infierno. Basta leer el Catecismo de la Iglesia Católica (n. 1033):

«Salvo que elijamos libremente amarle no podemos estar unidos con Dios. (…) Morir en pecado mortal sin estar arrepentido ni acoger el amor misericordioso de Dios, significa permanecer separados de El para siempre por nuestra propia y libre elección. Este estado de autoexclusión definitiva de la comunión con Dios y con los bienaventurados es lo que se designa con la palabra "infierno".»

4. Es absurdo acusar a Dios de mi posible condenación cuando Dios ofrece la salvación a todos y da todo lo necesario para salvarnos.

Frente a El sólo cabe el agradecimiento: me creó, se hizo hombre para redimirme, murió en la cruz por mí, se me da El mismo como alimento en la Eucaristía, está dispuesto a perdonarme todo lo que haga falta... Es decir, para salvarme ha hecho mucho más de lo que jamás podría haber esperado... Acusarlo de condenarme... es bastante caradura, desagradecido, hipócrita... Es como si el hijo pródigo, a su vuelta, en vez de acoger el perdón y gozar de la fiesta que le ofrece su padre, se volviera a ir, esta vez enojado con su padre porque lo dejó ir la vez anterior, lo culpara de sus pecados y rechazara la amorosa acogida. Como si hubiera vuelto sólo a insultar a su padre…

5. Es absurdo hablar de un futuro libre como si estuviera determinado.

Es ridículo hablar de mi posible condenación como un hecho por la sencilla razón de que ahora no estoy condenado y tengo todos los medios para salvarme. Si quiero me salvo, si no quiero no me salvo: depende de mí.

El cuestionamiento falla al presentar mi condenación como una fatalidad a la que estoy determinado haga lo que haga. Y esto no es cierto.

No es lógico hablar de un futuro que está en mis manos como de algo ya realizado y decidido por otro.

6. Es absurdo pretender poner en Dios la responsabilidad de algo que yo decido libremente.

El cuestionamiento pretende culpar a Dios de mi condenación, cuando en realidad yo soy el artífice de mi salvación o condenación. Supone desconocer la responsabilidad de mis propios actos y decisiones libre. Poner la responsabilidad de mi condenación en Dios es al menos irresponsable.

¿Qué sentido tiene culpar a Dios de algo que yo decido ahora libremente?

7. Supone el rechazo de nuestra libertad.

Hay quienes reniegan de su libertad. Dicen: ¿por qué Dios me creó libre? Preferirían no serlo... Hay un razonamiento implícito: "Dios me crea libre", "yo libremente me condeno", por tanto "Dios -al haberme hecho libre - es culpable de mi condenación".

Por el contrario la libertad es el mayor don que Dios nos ha dado en el plano natural, después de la vida (condición de todo don): ¡ser libre es muy bueno! La libertad es condición del amor: sin libertad no se puede amar. Dios nos hizo libres para que fuésemos capaces de amar. Quiso correr el riesgo de nuestra libertad: que al mismo tiempo fuésemos capaces de odiar… Pero la decisión es nuestra.

8. Supone la contradicción de querer salvarse y -al mismo tiempo- querer hacer lo necesario para condenarse.

Está implícito el deseo de salvación y el rechazo de los medios que conducen a ella. Como única solución se ve el "hubiera sido mejor no haber sido creado".

En el fondo se rechaza el proyecto de Dios para el hombre.

9. Supone rechazar la misericordia divina:

No podemos olvidar que Dios perdona siempre... de manera que sólo se puede condenar quien no acepte la misericordia divina.

Evidentemente el perdón divino exige que nos arrepintamos. Porque respeta nuestra libertad. No puede perdonarnos si nosotros rechazamos el perdón: no nos perdona en contra de nuestra voluntad. Para recibir el perdón hay que querer ser perdonado. Si yo no rechazo mi pecado, Dios «no me lo quita». Sin arrepentimiento (=rechazar mi pecado) no hay perdón posible, porque sería absurdo: yo querría conservar mi pecado y Dios me lo sacaría contra mi voluntad... Dios me obligaría a salvarme, cosa que yo no quiero.

10. Supone un error en la concepción de la conjugación de la libertad y la ciencia divina.

Que Dios «vea» como actúo no me quita libertad.

III. Paraliza y amarga

Un segundo problema con la pregunta que nos ocupa es que no conduce a nada, paraliza y amarga. Produce unos sentimientos que conducen a la condenación, al pretender dar por supuesta mi posible condenación, destruyendo la esperanza que es la que la hace posible.

Lleva a encarar mal la vida. Distrae del objetivo. Su principal gravedad es que desvía del camino de salvación.

Lo absurdo del planteo es que lleva a no poner los medios para la salvación. La hace parecer imposible.

La pregunta es ¿es tan difícil salvarse? La verdad que no. Conocemos el camino: está bien determinado. Cristo nos dejó los sacramentos, su palabra y hasta su cuerpo.

Es muy práctico. ¿Qué hacer para salvarse? Ir a Misa el domingo, confesarse de vez en cuando, rezar un poco todos los días, tratar de cumplir los mandamientos. Está al alcance de la mano. No es tan difícil. Además el premio es grandioso.

Hay que tener en cuenta que plantea las cosas fuera de su contexto real: conseguir la salvación no es fácil ni difícil: depende de la gracia de Dios y de nosotros.
El cauce está claro. Es accesible. Requiere esfuerzo.

Nos viene bien es este momento recordar una idea de C.S. Lewis: el demonio tiene interés en que nuestra atención se centre en lo que puede pasarnos, mientras que Dios quiere que la tengamos en lo que tenemos que hacer. Dejémos pues de pensar si nos condenaremos y comencemos a poner por obra lo que sabemos que nos conduce a la salvación.

Conclusión: el cuestionamiento falla por todos lados y por tanto no es sostenible racionalmente. No dejes que te robe el tiempo y la serenidad.



Lo verdaderamente importante no son las especulaciones rebuscadas. Por ese camino no alcanzaremos la salvación y nos llenaremos de angustias.

La salvación es posible para todos. Dios quiere que nos ocupemos de buscarla por los caminos que El nos ha mostrado y haciendo uso de los medios que El mismo nos ha dado.

Sería ridículo dejar de poner lo que está a nuestro alcance para ser santos y al mismo tiempo lamentarse de supuestas fatalidades condenatorias.


Nota final

Hay otros cuestionamientos semejantes que pretenden negar la omnipotencia divina. Es interesante analizarlos brevemente ya que hacen uso de la negación del principio de no contradicción:

¿Puede Dios hacer una piedra tan grande que no pueda levantar?
¿Puede Dios hacer un círculo cuadrado?
Evidentemente Dios no puede hacer lo contradictorio. Pero esto no es una imperfección ni una limitación. Sencillamente la contradicción no puede existir.
El principio de no contradicción es una ley del ser: "el ser es y el no se no es". "Es imposible que algo sea y no sea al mismo tiempo y bajo el mismo aspecto".
Si vas al núcleo de la pregunta, lo que se plantea es ¿puede Dios no poder? Y esto es absurdo.
Es como si se preguntara: ¿puede Dios crear algo que no exista? ¿puede crear la nada? No, Dios no puede hacer existir el no ser. Y esto es pura lógica. No existe ningún problema en que Dios no pueda ir contra la lógica.
De la misma manera Dios no puede pecar ni equivocarse, y esto no es una limitación sino perfección suprema.


P. Eduardo Volpacchio
capellania@colegioelbuenayre.edu.ar
Completo la cuestión con un artículo de Louis de Wohl

El antidoto
Sobre saber divino, el tiempo humano, la predestinación y la Redención del hombre.
Louis de Wohl
ConoZe.com

Dios es omnisciente», aprendemos. Por tanto tuvo que saber que nosotros los hombres abusaríamos del don que nos hizo de la libre voluntad. O sea, que en definitiva es culpa suya el que haya sucedido así. En definitiva, es Dios quien tiene la culpa de todo.

Con esta lógica falsa intentamos cargar a Dios con nuestras propias culpas. Siempre hemos sido cobardes morales. Ya el propio Adán intentó echar la culpa de su pecado a Eva. El error básico consiste en que aplicamos de modo totalmente erróneo el concepto de omnisciencia. Y esto lo hacemos porque nos imaginamos a Dios como a un hombre omnisciente.

Nosotros los hombres vivimos en el tiempo, es decir en un continuo discurrir de las cosas. Dios, sin embargo, vive fuera del tiempo. Para nosotros existe el pasado, el presente y el futuro. Para Dios todo es un eterno ahora. Por tanto no tiene ningún sentido hablar de que Dios sabía (pasado) lo que pasaría (futuro). Dios sabe. Para nosotros el presente es un instante mínimo, ya se ha convertido en pasado. Para Dios todo es presente. Y precisamente por eso es omnisciente. El no prevé –como el profeta–. El ve. Para Él no existe ni antes ni después. El concepto de tiempo es, como todo lo demás, parte de su Creación. Pero Él está por encima de su Creación y por ello por encima de todo lo temporal. Él crea al hombre (nosotros decimos: creó). El sabe (nosotros decimos: sabía) que el hombre peca (ha pecado). El posee el antídoto ¿Cuál es el antídoto contra la debilidad y la maldad? Todas las madres lo saben. Precisamente para la oveja negra, para el hijo malo y perverso, ellas sienten el doble y el triple de amor. Dios responde a nuestra caída con un Amor inmenso. Su antídoto es hacerse hombre Él mismo soportando en la cruz nuestras culpas, todas las culpas de todos los hombres de todas las épocas.

Y este hecho es el que eleva al cristianismo por encima de todas las demás religiones. El inocente ha cargado con nuestras culpas. Al hacerse hombre Cristo se ha convertido en hermano nuestro. Por eso nos enseñó a llamar «Padre» al Creador del universo. De criaturas de Dios nos convertimos en hijos de Dios. Esta es la respuesta del Amor. Este es el antídoto.


Preguntas y comentarios a P. Eduardo Volpacchio
Da click aquí

10 de Enero, 2018, 17:26: ALFRE306General
El mindfulness o atención plena se ha convertido en una de las técnicas de meditación de moda


Por: Javier Lozano | Fuente: Religión en Libertad



El "mindfulness" o "atención plena" es la última gran moda de la “meditación oriental” y de la New Age que hace furor en Occidente. Esta técnica de origen budista, aunque se intente esconder su connotación religiosa, lleva años despertando un gran interés. Altos ejecutivos, estrellas de Hollywood, profesores, psicólogos y hasta médicos lo recomiendan o utilizan habitualmente dándoles gran visibilidad.

Cientos de manuales y libros sobre el tema se han publicado durante estos últimos años a la vez que se han multiplicado los congresos, retiros y charlas sobre el mindfulness, ya sea como complemento a la oración o como forma de sobrellevar la ansiedad o el estrés.. Incluso en el seno de la Iglesia se ha extendido y estas técnicas se pueden encontrar en casas de retiros y como asignatura en colegios católicos.


Un libro para poner en guardia a los católicos

Pero, ¿qué es en realidad la “atención plena”? ¿Es compatible con el catolicismo o sin embargo puede ser dañino para los católicos? Para responder a estas preguntas y arrojar luz ante la confusión que se pueda generar entre los fieles, Susan Brinkmann ha publicado un libro al respecto, A Catholic Guide to Mindfulness, en el que advierte de los peligros de esta última moda de meditación oriental mientras ofrece a los católicos la oración y la adoración como una alternativa profunda y enraizada en la tradición de la Iglesia.

La autora, que durante mucho tiempo fue feminista y seguidora de la Nueva Era, es ahora miembro de la orden terciaria carmelita, escritora y apologeta. Tras haber buscado la verdad en muchos sitios equivocados, ahora pretende ayudar a muchos que como ella antes buscaban la felicidad pero sin saber dónde.

En sendas entrevistas en
Catholic World Report y National Catholic Register, Susan explica en qué consiste, las razones del éxito rotundo que está teniendo, los riesgos que entraña para los católicos pero también para el resto de asiduos a ella y además ofrece a los miembros de la Iglesia una alternativa cristiana a esta técnica oriental.


Una confusión que puede acabar en "desastre espiritual"
Brinkmann afirma que decidió escribir este libro por su preocupación por la cantidad de católicos que intentan “integrar prácticas de meditación de atención plena en sus vidas espirituales o de oración”. En su opinión, muchos llegan a esta situación “al creer que no es una ‘práctica budista’ sino una forma de enfocarse en el ‘aquí y ahora’”.

Sin embargo, cuando se hace la “meditación espacial”, el “escaneo del cuerpo” u otras técnicas de mindfulness, “nos estamos aventurando en el ámbito de las prácticas budistas”. A tenor de su experiencia, “muchos católicos pueden comenzar tratando de mantener estas prácticas separadas pero existe una confusión con respecto a la meditación oriental y cómo difiere de la meditación occidental (uno es un es un ejercicio mental, el otro es un diálogo con Dios), y es por eso que muchos están combinando inadvertidamente los dos, y esto a menudo puede resultar un desastre espiritual, incluso hasta el punto de requerir exorcismos en algunos casos”.


Una técnica que proviene del budismo
El mindfulness es en definitiva un movimiento psicoespiritual dirigido principalmente por psicólogos, aunque el abanico es ahora mucho más amplio, “que han adaptado una antigua práctica budista de meditación como un medio para ayudar a las personas que sufren una variedad de problemas de salud mental” como el estrés o la ansiedad, aunque ya se utiliza para conseguir paz y relajación.

Pero concretamente, esta técnica de origen budista representa el séptimo paso en el Noble Camino Óctuple, que los budistas consideran como parte del proceso para alcanzar el Nirvana. Fue introducido en la medicina y terapias occidentales por el biomédico Jon Kabat-Zinn.


Tres explicaciones de su auge
Según la autora, son varios los motivos que explican el éxito de esta técnica. En un mundo secularizado que ha abandonado y relegado los valores judeo-cristianos, “muchas personas están abandonando la religión convencional y están alimentando el hambre espiritual con otras prácticas, que van desde una variedad de filosofías no cristianas y de la Nueva Era hasta el ocultismo”.

En segundo lugar, Brinkmann señala la “necesidad de escapar de las presiones de la vida moderna como otra razón por la cual las personas se sienten atraídas por las prácticas de meditación orientales. Inducen estados alterados de conciencia a través del uso de técnicas diseñadas para vacías o administrar la mente. Esto les da a las personas un falso respiro de sus preocupaciones. Y en una época en la que estamos sufriendo niveles récord de depresión y ansiedad, ¿quién no querría escapar de sus problemas por lo menos durante un tiempo? ¡Por supuesto, que esto es atractivo!”.

Pero además, apunta un aspecto más sobre el auge del mindfulness. Se puede ganar mucho dinero a través de las “modas psicoespirituales” como esta. “Hemos visto el mismo patrón en el pasado con el reiki. Una vez que estas modas se vuelven de interés común, muchos buscan explotarlas para obtener ganancias”.


Ejemplos de cómo puede dividir una familia católica
En el libro cuenta ejemplos de esta confusión que puede generar en matrimonios católicos. En un caso concreto y real, el esposo practicaba dos veces al día una de estas técnicas de mindfulness para poder sobrellevar el estrés laboral. Hasta ese momento, la familia rezaba todas las noches junta el Rosario pero decidió que no seguiría rezándolo y que seguiría con su meditación porque le parecía más relajante.

“Aunque ninguno de nosotros debería rezar sólo por relajación, sino para conversar con Dios, esto muestra lo fácilmente que la gente, en diferentes etapas de su vida espiritual, puede confundirse, sin siquiera darse cuenta, y así ser alejada de Dios en lugar de acercarse a Él”, afirma la autora de este libro.


"Direcciones opuestas"
Y es que insiste en que aunque disfrazado, esta nueva moda proviene del budismo y no es compatible con el catolicismo porque sus fines son diferentes. “Cuando uno entiende bien las intenciones de la oración cristiana y la atención plena está claro que, en su raíz, apuntan en direcciones opuestas”, afirma en el prólogo Anthony E. Clark, profesor de Historia Oriental.

Por ello, cree que la razón por la cual tantos católicos utilizan técnicas de meditación oriental en su vida es “porque sinceramente no entienden de qué se trata la oración cristiana”.

“Los cristianos creen que el sufrimiento nos acerca a Dios y nos une con nuestro Señor sufriente. Los budistas creen que el sufrimiento es algo de lo que se puede escapar”, asegura.


Los católicos "no" deberían involucrarse en estas técnicas
Pero además, insiste en que el mayor problema es que técnicas como el mindfulness “son diametralmente opuestas a la concepción cristiana de la oración, que es ‘elevar el corazón y la mente a Dios’. La meditación budista se centra en el yo, mientras que la meditación cristiana se centra en Dios”.

Por todo ello, la autora considera que “los católicos no deberían involucrarse en esto, incluso cuando lo recomiende un médico, porque demasiados estudios han demostrado que es dañino”.


Los efectos secundarios de los que no se habla

Durante mucho estas técnicas han tenido buena prensa y estudios favorables. Pero en 2014, investigadores de la Universidad Johns Hopkins revisaron 19.000 estudios sobre mindfulness con los que se popularizó y avaló esta práctica. Del total, sólo 47 cumplían los criterios básicos de un estudio científico serio.

De este pequeño número que pasó el corte, sólo encontraron un pequeño efecto de este técnica en la reducción de los síntomas emocionales y ninguna evidencia de que fueran mejores que otros tratamientos.

Sin embargo, no se ha hablado de los
efectos secundarios que pueden producir tanto psicológicos como físicos y de los que también alerta en España la publicación Redacción Médica como desde hipersensibilidad a la luz y al sonido a insomnio, movimientos involuntarios del cuerpo. También hubo reacciones de pánico, miedo y ansiedad. Estas reacciones inesperadas se podían mantener durante días, semanas y hasta décadas.

Este artículo fue publicado originalmente por nuestros aliados y amigos: ReligionEnLibertad.com
9 de Enero, 2018, 17:13: ALFRE306General
Estamos viendo una reedición de ‘espiritualidad sí, religión no, advirtió


Por: n/a | Fuente: ACI Prensa



El Obispo de San Sebastián, en España, Mons. José Ignacio Munilla criticó el “guiño” al pensamiento de la Nueva Era presente en la última entrega de la saga de la Guerra de las Galaxias, Star Wars: Los últimos Jedi.

En la edición del 5 de enero de este año de su programa Sexto Continente, que se transmite en Radio María, Mons. Munilla lamentó que “por desgracia, en esta última entrega ha habido un cambio sustancial, un cambio notable”, con respecto a las películas anteriores, en especial a la trilogía original desarrollada por George Lucas.

Lucas, creador de Star Wars, dejó del lado el proyecto tras vender su compañía, Lucasfilm, a Disney en 2012.

Si bien el Prelado precisó que “no soy un especialista en esa saga”, señaló que “desde el punto de vista un poco de valores y filosófico”, Star Wars tenía “una sana inspiración en lo que podríamos llamar la filosofía perenne, en la que se destacaba que el alma humana tenia una serie de valores, que proponían sobre el alma, sobre el crecimiento humano, sobre Dios, en el que se daba una imagen del héroe humano, la misión del héroe”.

Este héroe, indicó, era “un hombre típicamente joven llamado a salir de la comodidad de su vida domestica, impulsado a dirigirse a una aventura peligrosa pero por el bien de la humanidad”.



Tenía una serie de valores muy importantes”, destacó.

Incluso la popular expresión “que la Fuerza te acompañe”, dijo, “parecía que era sugerente de que la Gracia de Dios te acompañe”.

“Obviamente no se pretendía transmitir en esta saga de la Guerra de las Galaxias ninguna especie de valores religiosos explicitados, pero sí estaba inspirado en esa filosofía perenne”, dijo.

Sin embargo, para el Prelado resultó crítico que la película destaque cosas como que “los libros sagrados no son necesarios, se puede quemar el templo”.

Lo que propone esta nueva película, señaló, es que “en el fondo, la sabiduría esta dentro de ti, no está en los libros, no está en esa tradición de nuestros padres, sino quememos los libros sagrados porque la sabiduría eres tú”.


“Aquí estamos viendo una reedición de espiritualidad sí, religión no’”, advirtió.

Además, indicó, “también era notorio en la forma confusa de la distinción del bien y del mal, como si el propio el bien y el mal se necesitasen mutuamente el uno al otro para desarrollarse”.

Se trata, dijo, de “una especie de guiño a la ‘nueva era’ de espiritualidad sí, y tú eres la espiritualidad, tú sabiduría la es. Pero no religiosidad, no una tradición que ha sido entregada a los libros sagrados, que ha sido guardada en el templo”.

Para el obispo español resulta claro con esta película que “la ideología dominante no tiene campo, no tiene terreno donde no entre para arrasar”.

Este artículo fue publicado originalmente por nuestros aliados y amigos: ACIprensa.com

 

8 de Enero, 2018, 18:06: ALFRE306Bioética
¿Gran Hermano Biomédico? La primera pastilla digital


Por: Carolina Chmielak | Fuente: www.centrodebioetica.org



El 17 de noviembre de 2017 se publicó en el diario “The New York Times” - sección Health-  un artículo titulado “First Digital Pill Approved to Worries about Biomedical ‘Big Brother’” en el que se da cuenta del creciente avance experimentado en el campo de la medicina digital, con especial referencia a la creación de dispositivos tendientes a permitir el monitoreo de la ingesta de medicamentos por parte de los pacientes.

Por primera vez, la U.S Food and Drug Administration o  FDA -  Agencia del Gobierno Norteamericano que tiene como misión principal la protección de la salud pública mediante la regulación de los medicamentos, diversos productos biológicos, dispositivos médicos, etc.- ,  aprobó una “píldora digital” , en este caso, una versión del antipsicótico Abilify.

Hablamos de una medicación con sensores que habilita a los profesionales de la salud a controlar si sus pacientes toman o no su medicina y cuando lo hacen.

Aquel que acuerde tomar el medicamento digital deberá firmar un consentimiento informado  o “consent form” que le permitirá a su médico y hasta cuatro personas más recibir los datos electrónicos que muestren la fecha y hora en que se ingirieron las píldoras. Todo esto se podrá manejar por medio de una “App” o aplicación de Smartphone, que incluso habilitará al paciente a bloquear destinatario alguno si es lo que desea.

La idea es que la pastilla genere una señal eléctrica -una vez que entre en contacto con el fluido estomacal- que será detectada por un parche que el paciente deberá pegar en su caja torácica y que renovará cada siete días.  Este parche enviará fecha y hora de ingesta a una base de datos que podrá ser consultada tanto por el médico de cabecera como por los autorizados.


Varios expertos consideran de gran utilidad a esta “píldora digital”. Según ellos la misma puede generar un avance en la salud pública, especialmente para aquellos “pacientes olvidadizos” que no suelen tomar su medicina a tiempo y conforme lo recetado, o que simplemente no lo hacen por miedo a los efectos adversos que la ingesta pueda llegar a generar en sus cuerpos.

Asimismo, señalan que se evitarían las grandes pérdidas económicas que dicha “falta de cumplimiento o adherencia” genera, a saber: si los pacientes no se medican se enferman aun más, consecuentemente requieren tratamientos alternativos o directamente la hospitalización para curarse, gastándose de tal forma más dinero –se estima que las pérdidas son de alrededor de 100 millones de dólares por año-.

Lo cierto es que se afirma que con la “píldora digital” no solo se beneficiarían aquellas personas que están enfermas sino que también toda la sociedad por el ahorro sanitario que tendría lugar.

En las antípodas del pensamiento explicado precedentemente se encuentran los testimonios de pacientes cuyas declaraciones reproducimos a continuación: "No volvería a hacerlo";  “… “obstaculiza a alguien y detiene el progreso en la terapia… "; "No me gustaría que una señal eléctrica salga de mi cuerpo lo suficientemente fuerte para que mi médico pueda leerlo"; "Francamente, hay un factor escalofriante en toda esta idea del seguimiento de medicamentos.”[1]

Básicamente, se cuestiona la capacidad de esta tecnología para fomentar o incentivar el “cumplimiento” en las personas. Muchos consideran que el fármaco digital genera más desconfianza que confianza en la relación medico- paciente y llega hasta ser coercitivo.

Además, Abilify resulta ser una opción inusual para ser la primera medicina integrada con un sensor, pues la misma es suministrada a gente con trastornos psiquiátricos diversos (por ejemplo: esquizofrenia).

Por último, si bien nada dice el artículo comentado precedentemente sobre el derecho de privacidad, podríamos agregar que dicha prerrogativa no deja de actuar como barrera a la recolección, uso y manejo de los datos médicos –personales y sensibles– del paciente.

Tampoco se hace mención acerca del derecho de propiedad. ¿Cómo se protegerán estos datos cuya propiedad le pertenece pura y exclusivamente al paciente? ¿Cómo serán tratados los mismos?¿Cómo evitamos que sean utilizados para finalidades distintas a las que motivaron su obtención?

Sin duda alguna, todavía falta determinar el marco jurídico–legal que regulará este avance médico–tecnológico y no solo para la medicación de tipo antipsicótica sino para todas aquellas que actualmente se intentan desarrollar –cardiovasculares, contra la diabetes, etc..

 

7 de Enero, 2018, 15:38: ALFRE306General
Válidos para los jóvenes y para los más veteranos

Para el obispo Thomas, estos puntos coinciden en todos los «matrimonios fuertes» que ha conocido


Por: J. Lozano | Fuente: Religión en Libertad



¿Por qué hay matrimonios permanecen siempre como si fueran recién casados y otros, sin embargo, se oxidan? Esta es la pregunta que con frecuencia se ha hecho George Leo Thomas, durante sus cuarenta años como sacerdote y obispo.

Obispo de Helena, una pequeña diócesis en el estado de Montana donde los católicos superan por poco los 50.000, conoce muy bien a su rebaño y ha encontrado una respuesta a esta pregunta.

En este tiempo, asegura, ha tenido el privilegio de presidir cientos de bodas y de acompañar a numerosos matrimonios. Y desde hace mucho tiempo ha tenido la inquietud de saber “qué cualidades están presentes en estos matrimonios que prosperan tanto ‘en los buenos como en los malos’”.

“He observado con actitud orante a las parejas casadas de mi familia, de mis feligreses y de mi círculo de amigos. He llegado a la conclusión de que los matrimonios fuertes tienen una serie de cualidades que ayudan a reflejar nuestra visión sacramental del matrimonio católico”, asegura el obispo.

A través de su experiencia, este obispo estadounidense presente en el semanario
Our Sunday Visitor siete cualidades que ha extraído de matrimonios mayores y jóvenes que permanecen llenos de vida y que son signo de “una unión irrompible” y de una “comunidad íntima de vida y amor”:


1. Imperfección
En este primer punto, el obispo George cita el libro de David Mills The seven laws of love, que decía que “un matrimonio perfecto es sólo dos personas imperfectas que se niegan a renunciar el uno al otro”. De este modo, estas personas casadas dirán que el matrimonio es un trabajo constante, una relación defectuosa, imperfecta e incompleta pero que “se sienten consolados por saber que el poder del amor llena las imperfecciones, complementa las deficiencias y saca lo mejor de cada uno”.

Citando igualmente a Ann Landers, el obispo escribe que “si tienes amor en tu vida puedes compensar muchas de las cosas que te hacen falta. Si no lo tienes, no importa lo que tengas, nunca será suficiente”.


2. Tiempo y recursos
Uno de los riesgos a los que se enfrentan en la vida matrimonial, afirma monseñor George, es el hábito, la rutina, el ajetreo y la mediocridad. Pero “las parejas casadas felices saben que el matrimonio necesita renovación, frescura y rejuvenecimiento todos los días del año, especialmente con la llegada de los niños”.

“Las parejas felices nunca dejan de conquistarse. Mantienen la llama de la pasión con vida en el matrimonio”, afirma. Y para ello propone pasar tiempo juntos y solos alejado de los niños como algo necesario. Una cena tranquila en un restaurante, una película, un paseo…En definitiva, un rato para los dos.


3. Pequeñas cosas
Los pequeños detalles hacen la diferencia y estos matrimonios que se mantienen siempre jóvenes cuidan estas pequeñas cosas. Una mirada amorosa, un ramo de flores sin ninguna razón, una nota, una llamada o un simple “te quiero más que a nadie”, son regalos preciosos que cuestan muy poco.

4. Perdón
El obispo de Helena afirma que “los matrimonios felizmente casados han aprendido que cuando cometen un error, pueden pedir y recibir el perdón de su cónyuge. Aprenden el arte de avanzar en lugar de clavar sus ojos en el espejo retrovisor. Evitan deliberadamente albergar resentimiento y rencor”.

Estas parejas saben, añade monseñor George, que “el perdón llena la vida matrimonial con paz”. Además, han descubierto “la gracia sanadora que está presente en el Sacramento de la Reconciliación” e incluso son conscientes de que algunos problemas que pueda vivir el matrimonio necesitan orientación siendo “lo suficientemente humildes como para pedir ayuda cuando lo necesiten”.


5. Flexibilidad
Los matrimonios fuertes han aprendido a ser flexibles, a no decir siempre o nunca. Según el obispo, practicar el arte de la negociación ha resuelto situaciones muy difíciles, mientras que la falta de flexibilidad puede llevar a la rigidez, al resentimiento y por tanto a situaciones muy amargas.

6. Comunicación
Dominar las habilidades de la comunicación es un esfuerzo para toda la vida. Estos matrimonios a los que se refiere George Leo Thomas, “comparten sus pensamientos más íntimos y evitan el veneno del secreto. Han aprendido a luchar justamente y, cuando surgen desacuerdos, evitan caracterizaciones mezquinas e insultos”.

El silencio, agrega, no es el arma favorita de estos matrimonios ni se acuestan sin haber hablado esa situación.

Para favorecer la comunicación en la familia aboga por apagar los teléfonos durante la comida o limitar el tiempo de televisión y de las nuevas tecnologías tanto para los adultos como para los niños.


7. Espiritualidad
“Cada pareja felizmente que conozco ha construido su matrimonio sobre una sólida base espiritual. Han encontrado a Jesucristo profundamente, a diario y personalmente, y lo han acogido como el centro de su corazón y de su hogar. Ellos nutren su matrimonio con los sacramentos y viven su fe con obras de caridad”, explica el obispo.

Estos matrimonios están consideran que la fidelidad es “un reflejo vivo del amor de Dios por nosotros” y son personas para las que la oración y la participación en la parroquia son una prioridad.


Una conclusión
Como conclusión, monseñor George recuerda que “los matrimonios fuertes han sido reconocidos durante mucho tiempo como la piedra angular de la sociedad, un regalo precioso para la Iglesia, una fuente de gracia para los niños y una profunda bendición para los propios esposos. El matrimonio es tan importante que el Señor mismo elevó la vida matrimonial a la dignidad de sacramento”.

Este artículo fue publicado originalmente por nuestros aliados y amigos: ReligionEnLibertad.com