23 de Septiembre, 2017, 12:02: ALFRE306Familia y Sociedad
Video: Una explicación contundente de la cultura millennial


Por: Silvana Ramos | Fuente: catholic-link



 

Simon Sinek es un escritor y motivador que encontró la fama luego de dar una charla en TED llamada: «How great leaders inspire action» (cómo los grandes líderes inspiran la acción). En las últimas horas, nuevamente una plática de Sinek está dando qué hablar: «Los millennials en el lugar de trabajo». Lejos de ser una charla diseñada solo para empresarios o para los jóvenes millennials que quieren algún consejillo para mejorar su performance laboral, Simon Sinek nos sorprende con una claridad impresionante sobre una realidad que no solo les puede costar la felicidad a este grupo de personas, sino que, finalmente puede tener un impacto (y muy grande) en el resto de generaciones por venir.

El viral trae los extractos más resaltantes de la plática. Yo los invitaría a que vean la charla completa aquí. Las razones que da Sinek sobre por qué los millennials son como son, son las siguientes:

    La crianza, es decir, el estilo de crianza que sus padres tuvieron con ellos
    La tecnología con la que crecieron
    La impaciencia, el querer todo inmediatamente
    El ambiente, un ambiente que no se preocupa por ellos sino por los resultados

Nuevamente se trata de la familia, nuevamente son los padres los primeros responsables por la educación de sus hijos. En los millennials (y en todas las generaciones) la labor de los padres tiene sus consecuencias. Ellos no son narcisistas, centrados en sí mismos, que necesitan sobresalir, le rehuyen al esfuerzo, buscan el placer inmediato, porque simplemente decidieron ser así; ellos fueron formados de tal manera que terminaron adquiriendo estos hábitos y creencias.

Luego de ver el video, que por un momento puede sonar muy pesimista, yo como padre y que no estoy lejos de los millennials, me quedo con dos tareas por cumplir y ayudar a descubrir:


1. La gratificación instantánea solo dura un instante

(¡Ja! por eso se llama instantánea). El placer inmediato no es un buen negocio en ningún caso. Desde comerme un litro de helado cuando estoy triste hasta embarcarme en una relación de una noche sin compromiso alguno, el placer inmediato no soluciona nada y más bien puede complicarlo todo.


2. La satisfacción con tu carrera y las relaciones personales, ¡requieren tiempo!

Mucho tiempo y trabajo duro. Siempre, no importa el momento histórico que estés viviendo o la tecnología maravillosa con la que cuentes. Hay cosas que nunca cambian y esto es la naturaleza de las relaciones humanas, para conocer el misterio de otro no hay App. que valga, la comunicación directa, el tiempo, la paciencia, la decisión y la constancia son imprescindibles, de lo contrario vamos muertos…o peor aún conformándonos con nada.

Los millennials son nuestros jóvenes. Nosotros los adultos necesitamos salir al paso, darnos verdadero tiempo para entender quiénes son y por qué se comportan como se comportan. Dejar la crítica y poner nuestra “adultez” al servicio. Ir enseñando (y de paso aprender), con paciencia y compromiso, donde sea que nos toque (una corporación, una empresa pequeña, un colegio, una catequesis para jóvenes, el periódico en donde escribo, etc.), a que estos jóvenes se re encuentren con el mundo real y consigo mismos.

Y una reflexión final para los millennials, los jóvenes de hoy: está bien pedir ayuda. Si bien son una generación caracterizada por la autosuficiencia, no hay persona en el mundo que lo sepa todo y menos en cuanto a lo esencial, sobre el amor, sobre las relaciones duraderas y sobre la felicidad misma. En este sentido buscar ayuda y consejo es sumamente importante.

    «En este sentido a vosotros, jóvenes, os pertenece el futuro, como una vez perteneció a las generaciones de los adultos y precisamente también con ellos se ha convertido en actualidad. De esa actualidad, de su forma múltiple y de su perfil son responsables ante todo los adultos. A vosotros os corresponde la responsabilidad de lo que un día se convertirá en actualidad junto con vosotros y que ahora es todavía futuro» (San Juan Pablo II – Carta Apostólica a los jóvenes y a las jóvenes del mundo 1985).


VER VIDEO: https://youtu.be/YwM-U5z2N3c

 

22 de Septiembre, 2017, 10:45: ALFRE306Bioética
La belleza es un llamado a la razón, a la contemplación, al poner la propia vida en orden


Por: Redacción | Fuente: es.gaudiumpress.org



"Los católicos no deben temer defender lo bueno y bello, ese es nuestro derecho de nacimiento como nos lo recuerda San Agustín", afirmó el redactor estadounidense Paul Krause en un artículo para la revista Crisis Magazine. Inspirado en uno de los recuerdos compartidos por el Santo en su célebre libro La Confesiones, Krause recordó que el apetito por la belleza es innato en el ser humano por ser creado a imagen de Dios y que una parte importante de los males de la actualidad están relacionados con el rechazo de lo bello y elevado en la cultura.


"La belleza es algo que nos llama a alturas más elevadas", afirmó Krause, quien citó los comentarios de San Agustín sobre su remordimiento por haber robado una pera de un árbol de un vecino junto a un grupo de amigos en su juventud. El hecho, una travesura sin mucho sentido ni gravedad (la pera fue arrojada a unos cerdos), no produjo felicidad en San Agustín, debido a que "no había belleza (en ello) porque fue un robo". Su conciencia le indicó de una manera estética, la negación de lo bello, la inmoralidad del acto que en lugar de elevarlo lo distanciaba de Dios.

La experiencia de la admiración de la belleza, que conduce a lo sublime es descrita por Krause como "una participación con el Logos, la participatio Trinitatis que Agustín y otros Padres latinos describen en sus escritos". A través de la participación de lo divino "nuestros corazones son puestos en un viaje ascendente" en palabras de San Agustín. La contemplación prepara la participación "con el Logos, con la Palabra que es Cristo". "La belleza es un llamado a la razón, a la contemplación, al poner la propia vida en orden, juega un papel integral en la restauración de la imago Dei (la imagen de Dios)".

La vivencia actual de muchas personas contradice estos principios, explicó el redactor, justo en tiempo calificados como "la edad de la razón". Los deseos desordenados y el relativismo frente al bien y el mal, la belleza y la fealdad, acalla la voz de la razón moral en el interior de los hombres y sustituye la auténtica racionalidad. "Los nuevos profetas de la 'razón' no son más que profetas de la concupiscencia separada de la razón que nos alientan mientras nos sumergimos en las profundidades oscuras de la alienación mientras afirmamos que esto o aquello es 'razonable' y 'bello' de forma muy similar a como los romanos celebraban el suicidio de Lucrecia y afirmaban que ese acto era un bello reflejo de la virtud", declaró.

Por estos motivos, los creyentes deben defender la auténtica búsqueda de la belleza que apunta hacia Dios. "Este es el llamado del Espíritu, la invitación a cultivar la virtud y participar con la creatividad de la vida misma que crea una belleza aún mayor", concluyó. "Es pertinente para la salvación de nuestras almas y la lucha por el futuro de nuestra cultura que seamos despertados de nuestro malestar moral por el resplandor de la belleza".


21 de Septiembre, 2017, 11:54: ALFRE306General
La intención de Dios es siempre un misterio y deberíamos abstenernos de hablar en nombre de Dios.


Por: . | Fuente: Aleteia



Millones de personas inocentes sufren los efectos de los desastres naturales, como muestran el reciente terremoto en Guatemala y el huracán «Sandy». No sabemos la razón por la que Dios permite los desastres naturales, pero sabemos que Dios no es indiferente al sufrimiento. Sabemos que al principio Dios creó la naturaleza y la bendijo. Cuando Adán y Eva pecaron, el mal entró en el mundo y este desorden también afectó a la naturaleza (creando la posibilidad de que haya desastres naturales). Los desastres naturales no son «obra de Dios» sino el resultado de la corrupción de la naturaleza. Incluso en estas situaciones de desastre, el sufrimiento de Cristo está unido al de su gente, de manera que intenta llevar a todos los hombres y mujeres hacia Él.

Cuando Dios creó la naturaleza, todo era bueno. Pero cuando el pecado entró en el mundo también la naturaleza se vio afectada. La corrupción de la creación perfecta por medio del pecado dio lugar a los desastres naturales.

El beato Juan Pablo II, en su carta apostólica Salvifici Doloris, usa la historia bíblica de Job para enseñar que el sufrimiento no siempre es un castigo. Explica que Job fue afligido por «innumerables sufrimientos» y que sus amigos decían que «él debía haber hecho algo realmente malo. El sufrimiento -decían estos- siempre es el castigo por un crimen realizado; es enviado por un Dios absolutamente justo, que lo envía por razón de la justicia».

«A sus ojos», continúa el beato Juan Pablo II, «el sufrimiento tendría sólo el significado de castigo por un pecado realizado; por tanto colocan la justicia de Dios al nivel de alguien que devuelve bien por bien y mal por mal». Sucede lo mismo cuando la gente dice que los desastres naturales «son obra de Dios».

El beato Juan Pablo II afirma que la historia de Job demuestra que esta afirmación es falsa. Escribe: «Es verdad que el sufrimiento tiene un significado de castigo cuando está conectado con un pecado, pero no es cierto que todos los sufrimientos sean consecuencia de un pecado, y que siempre sean un castigo. La figura del justo Job es una prueba real de esto en la revelación del Antiguo Testamento, que es la misma Palabra de Dios. Se nos presenta el problema de un hombre inocente que sufre sin tener culpa de ello».

A veces Dios nos manda el sufrimiento como castigo por nuestros pecados, pero no siempre. Con respecto a que Dios permite todo tipo de desastres naturales, la intención de Dios es siempre un misterio y deberíamos abstenernos de hablar en nombre de Dios.
contacto
 

20 de Septiembre, 2017, 12:47: ALFRE306Familia y Sociedad
Cada una con su rol. La madre es la madre. La niñera es la niñera. Desde su posición ambas son importantes en el corazón del niño.

Video: 3 consejos geniales para la crianza de los hijos


Por: La mamá Oca | Fuente: catholic-link



Actualmente existe una realidad: muchas madres trabajan y deben delegar el cuidado de sus hijos a terceros, ya sean parientes, niñeras o instituciones como guarderías o colegios. Las razones son tan diversas como las situaciones familiares y no es motivo de este post analizar o juzgar qué tipo de dinámica familiar es mejor que otra. El hecho es que existen y que hay que asumirlas y manejarlas de la mejor manera para bien de todos los protagonistas.

En este video se ven casos particulares en los que la niñera conoce aspectos específicos del niño que cuida que la madre ignora. No sabemos si es que la filmación recogió también los casos en los que la madre sí acierta y la nana no, o en las que ambas coinciden. No es relevante para el fin de esta producción centrada en el llamado a ser caritativos y justos con las personas que se emplean en las casas. Pero para el caso de esta reflexión, vamos a centrarnos en la dinámica afectiva entre madre-niñera–niño.

 ¿Mamá vs. Niñera? El error en el que normalmente se cae cuando se habla sobre estos casos es enfrentar negativamente el rol de la madre con el de la niñera. ¿Está bien o mal que el niño quiera a su niñera? ¿Si la quiere significa que no ama a su mamá o que ella está haciendo un mal trabajo? ¿Debe tener, una criatura de corta edad, la capacidad racional para categorizar sentimientos diciendo algo así como “a mi nana no la voy a querer tanto porque es una empleada doméstica y no debo sentir nada por ella —a pesar de que me cuida, me quiere mucho, juega conmigo, y me prepara la comida—porque sino mi mamá se va a sentir culpable y se ve muy mal socialmente”?

La maravilla de la inocencia infantil es que nos enseña algo más profundo: un niño ama espontáneamente, porque lo aman, porque la persona existe. Para los niños el amor no es un pedazo de pizza que se reparte y se acaba. Ellos saben, sin haber leído nada al respecto, que el amor “no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad” (1 Cor 13, 5-6). El amor de un niño respeta la dignidad de cada una de las personas como hijos de Dios. No discrimina por posición social, trabajo, ingreso económico o color de piel. Si discrimina, de alguna manera, es por lo que recibe de la otra persona.

Por eso las madres deben ser sabias para manejar la relación con la niñera, y no sentirse culpables o celosas si sus hijos la quieren. Sentimientos de ese tipo sólo cabrían en el corazón materno si es que la madre siente que está haciendo algo incorrecto al dejar a sus hijos a cargo de otra persona teniendo otras opciones. Si es así, hay que revisar las prioridades, las decisiones tomadas y reacomodarlas. Pero ese no es un problema ni de la niñera, ni del niño, ni de la relación de cariño que se genera entre ambos.

Si la realidad es que las madres tienen que trabajar porque así lo demanda la situación económica o es una decisión tomada a conciencia por otros motivos, ¿de qué sirve la culpa? ¿Qué más da que la niñera sepa algunas cosas que ellas no? Seguramente sucede lo mismo con algún profesor del colegio o con alguno de los abuelos en los que los niños confían. En todo caso, no sería ésta la única medida que un experto usaría para diagnosticar un problema en la relación madre-hijo.

Cada una con su rol. La madre es la madre. La niñera es la niñera. Desde su posición ambas son importantes en el corazón del niño. Cada una, desde su lugar, sabrá dar lo mejor.

Lo que no puede hacer una madre es estar siempre ausente o delegar absolutamente todas las tareas de crianza y educación. La madre es irremplazable, y debe estar presente para ir cultivando la relación con los pequeños. Y mientras más crecen, más la necesitarán sobre todo para el diálogo y la guía. Una madre debe buscar compartir con sus hijos los momentos importantes como el baño, la hora de dormir, del cuento, de alguna de las comidas, los fines de semana, los eventos sociales importantes, etc. Lo más que se pueda. Dar pautas. Poner límites. También debe repetirle a los niños que los ama y enseñarles con el ejemplo a ser personas virtuosas, responsables, caritativas y generosas.

¿Qué rol juega la niñera en este proceso de crianza? Debe ser una aliada en la educación cotidiana y en la afectiva. ¡Qué mejor regalo que la persona que cuide a un hijo lo quiera y lo cuide como una madre! ¿O se prefiere la indiferencia, la falta de cariño o de humanidad por simple competencia entre los amores?

Pero ese regalo se debe retribuir. ¿Cómo? Mediante el trato justo, el diálogo constante y abierto no sólo sobre el niño sino sobre la vida y necesidades de la niñera, el pago generoso, el respeto a su dignidad como ser humano que tiene las mismas preocupaciones y los mismos anhelos de felicidad que cualquiera. Inclusive,  esta relación puede enriquecerse mediante la ayuda para el cultivo y crecimiento personal de la niñera, considerando que, en la mayoría de los casos, es la madre la que tiene mayor preparación. También hay que convencerse de que no se le está haciendo un favor dándole este trabajo. No es sólo un intercambio mercantil o laboral como el que se recibe en la oficina. Es algo más poderoso. Es una relación de ida y vuelta que tiene como eje central lo que más se ama y, por lo mismo, debe estar nutrida de caridad y respeto.

En definitiva, es una relación interpersonal. Son personas las involucradas. Cada una con su rol. La madre es la madre. La niñera es la niñera. Desde su posición ambas son importantes en el corazón del niño. Cada una, desde su lugar, sabrá dar lo mejor. Para ayudar al niño, para crecer como ser humano y para aprender a acoger al otro como un hijo de Dios, que es lo que, finalmente, define nuestra verdadera naturaleza y nos hace ser un real ejemplo de virtud para los más pequeños.


VER VIDEO:   https://youtu.be/2qzbX_hDpow
19 de Septiembre, 2017, 11:33: ALFRE306Bioética
Elementos generales sobre sexualidad humana


Por: Miguel Ángel Fuentes | Fuente: Catholic.net



¿Cuál es la moralidad sobre la cirugía de cambio de sexo?

El problema planteado gira en torno al llamado “transexualismo”. Al respecto no hay pronunciamientos explícitos del Magisterio; sólo pueden hacerse referencias a las enseñanzas generales sobre la sexualidad humana[1].

Elementos generales sobre sexualidad humana

Desde el punto de vista médico hay que tener en cuenta lo que se denomina:

-Sexo cromosómico: es el resultado objetivo de la fecundación; todo individuo nace con un sexo determinado que sólo puede ser masculino (por la presencia de un cromosoma “Y”) o femenino (por la ausencia de un cromosoma “Y”). Está además objetivamente probado que es el sexo genético el que determina las demás componentes biológicas del sexo. Uno es hombre o mujer desde el momento de la concepción.

-Sexo gonádico: se basa sobre las características de las glandulas sexuales; el varón posee tejido testicular, la mujer tejido ovárico.

-Sexo de los conductos genitales: el conducto de Müller es propio de la mujer; el de Wolff es propio del hombre.

-Sexo fenotípico o genital: son las características aparentes que se dan a nivel de los genitales externos. Es en este nivel que se hace la atribución social del sexo de una persona: según las características que muestre al nacer

En la sexualidad física normal hay armonía y concordancia entre los predichos componentes. Existen anomalías que determina un cierto estado de “intersexualidad” cuando hay discordancia entre los caracteres genéticos, gonádicos, ductales y fenotipicos del sexo. Las principales anomalías son:

-Pseudohermafroditismo: es la discordancia entre las caraterísticas genitales y las glandulares. Puede ser pseudohermafroditismo femenino (genitales masculinos y glandulas femeninas, es decir, ovarios) o masculino (genitales femeninos y glandulas masculinas, es decir, testiculares).

-Verdadero hermafroditismo: es muy raro y se caracteriza por la presencia contemporánea de tejidos ovaricos y testiculares. Se dan también varias hipótesis: que presente un fenotipo prevalentemente masculino, o bien femenino.

El “transexualismo” es algo diverso: designa el conflicto entre el sexo físico en sus componentes arriba mencionados y la “tendencia psicológica” que es “experimentada” en sentido opuesto. En la casi totalidad se trata de sujetos de sexo físico masculino que psicológicamente se siente mujeres o tienden a identificarse con el sexo femenino. Más raros son los casos opuestos.

El transexualismo se presenta como un síndrome en el cual existe una pulsión psicológica, aparentemente primaria (o al menos surgida en tiempos remotos), de pertenecer al sexo opuesto al genético, endócrino, fenotípico; pulsión que es acompañada por un comportamiento psico-sexual de tipo netamente opuesto al previsto por el sexo anatómico y que se asocia al deseo obsesivo de “liberarse” de los atributos genitales poseídos y adquirir los del sexo opuesto. Se distingue, por tanto, de la homosexualidad y del travestismo. En la homosexualidad no hay deseo de cambiar de sexo sino de tener relaciones sexuales con sujetos del mismo sexo; en el travestismo tampoco hay deseo de cambiar de sexo sino de vestirse con ropas propias del sexo opuesto como condición para alcanzar la exitación sexual (pero la relación sexual se busca con sujetos del sexo opuesto).

Volviendo al transexualismo, hay que decir que, desde el punto de vista científico la intervención medico-quirúrgica (hecha para adecuar las apariencias físicas externas a las tendencias psicológicas) no supera el conflicto ni recompone la armonía con el nuevo sexo, sino que parece agravar el sentido de frustración; la operación más perfecta no realiza jamás una verdadera y propia mutación de sexo.

Moralidad de la cirugía sobre el sexo

Los casos de ambigüedad sexual.

En el caso de los sujetos que presentan alguna de las formas de anomalías en el plano físico, por la copresencia de elementos anatómicos de ambos sexos (hermafroditismo, pseudohermafroditismo), la intervención quirúrgica no ha suscitado nunca dudas morales. El problema, en este orden de cosas, se plantea sobre qué dirección debe tomar la cirugía (es decir: qué sexo hay que hacer prevalecer y cuál hay que hacer desaparecer). Hay que decir:

-Cuando la conformación externa es suficientemente definida y el paciente ignora la discordancia de su sexo genital con su sexo glandular y cromosómico (es el caso de que se da cuenta sólo el médico o el especialista, por ejemplo, al hacer una intervención quirúrgica de hernia): es moralmente obligatorio mantener oculta esta discordancia al paciente, porque es difícilmente corregible y no puede llevar a otra cosa que turbación en el sujeto.

-Cuando la ambigüedad es relevante también en los genitales externos y los padres (o el mismo interesado) piden una cirugía correctiva, habrá que tener en cuenta (para ver si se privilegian los caracteres femeninos o masculinos):

a) qué intervención tiene, desde el punto de vista técnico, más posibilidades de éxito;

b) cuál sexo alcanza la mayor armonía con los demás elementos del sexo físico (gonádico, cromosómico);

c) las posibilidades futuras de realizar el acto conyugal;

d) la posibilidad de obtener también la fertilidad.

La adecuación del sexo genital con la tendencia sexual psíquica (transexualismo propiamente dicho).

No es lícito nunca, ni siquiera cuando sea verdadero (como algunos defienden) la irreversibilidad del problema psíquico (cuando sea imposible tratar el problema psicológico de la persona que se “siente” del otro sexo). No se trata de ningún tipo de “rectificación” del sexo sino simplemente de una castración, esterilización, mutilización o privación de una verdadera función sexual que, de suyo, es totalmente sana; el problema es de orden psicológico.

Además, no hay un “cambio de sexo” propiamente dicho, pues no se cambia el sexo gonádico ni cromosómico; simplemente se introduce una nueva asintonía entre el sexo gonádico y cromosómico, por un lado, y, por otro, el psíquico y -ahora- el genital externo. No se puede considerar esta intervención como un acto terapéutico, pues se interviene sobre una parte físicamente no enferma.



1] Sgreccia, E., Manuale di Bioetica, Vita e Pensiero, Milano 1988, 373-398.

 

18 de Septiembre, 2017, 10:28: ALFRE306Bioética
Los científicos identificaron y desarrollaron por primera vez una población renovable de células madre del hígado de ratón


Por: www.centrodebioetica.org | Fuente: www.centrodebioetica.org



18 de marzo de 2013

Un estudio científico publicado en la revista Nature del 14 de febrero de 2013 y conducido por un equipo del "Papé Family Pediatric Research Institute" en la Oregon Health & Science University Doernbecher Children´s Hospital" junto con el "Instituto Hubrecht" (Países Bajos), habría logrado importantes avances en el desarrollo de tejidos hepáticos a partir de células madre adultas de ratón, lo que tendría importantes perspectivas terapéuticas.

Los científicos identificaron y desarrollaron por primera vez una población renovable de células madre del hígado de ratón. A partir de estas células madre se derivaron tejidos que fueron implantados en ratones con un trastorno hepático y que impulsaron ligeramente la función hepática.

"Este estudio plantea la esperanza de que el equivalente humano de estas células madre de hígado en el ratón se pueda cultivar en forma similar y convertirse eficazmente en las células hepáticas funcionales", dice el coautor Dr. Markus Grompe de la Oregon Health and Science University School of Medicine. En el futuro, los investigadores planean probar otros factores de crecimiento y las condiciones para mejorar la eficacia del procedimiento.

Dado que el hígado tiene una capacidad única para regenerarse rápidamente y recuperar su tamaño original si es parcialmente removido mediante cirugía, los científicos desde hace tiempo han buscado células madre con el potencial de crear más células del hígado para fines terapéuticos. Pero hasta ahora nadie había encontrado una manera de detectar y cultivar células madre de hígado.

En un estudio anterior publicado en Nature, los investigadores del Instituto Hubrecht liderados por Hans Clever fueron los primeros en identificar células madre en el intestino y el colon, a través de la observación de un marcador de células madre adultas conocido como Lgr5 que crecen como respuesta a un factor de crecimiento llamado Wnt. Entonces formularon la hipótesis de que el marcador Lgr5 podía indicar células madre en otros tejidos adultos como el hígado. Se sabe que la señalización de Wnt juega un papel en la regeneración de tejido, en el desarrollo del embrión y en el cáncer.

En el estudio ahora publicado en Nature, Grompe y sus colegas usaron una versión modificada del método de Clever y encontraron que la expresión del marcador Lgr5 inducido por acción del factor Wnt no sólo indica la producción de células madre en el hígado, sino que define una clase de células madre que se activan cuando el hígado es dañado.

Para hacer este descubrimiento los científicos estudiaron a ratones modificados genéticamente. A partir de células madre, el equipo fue capaz de hacer crecer y propagar tejidos hepáticos durante varios meses. En el cultivo, los tejidos podían ser inducidos a la generación de hígado funcional y células de los conductos biliares. Cuando los tejidos fueron inyectados en ratones mutantes con una deficiencia mortal de enzima hepática, aparecieron parches de células hepáticas productoras de enzimas en los hígados de 5 de los 15 ratones tratados. Los ratones con trasplantes exitosos de organoides sobrevivieron significativamente más tiempo que los no tratados que tenían deficiencias enzimáticas.

Vicki Contie publica en el sitio oficial de los Institutos Nacionales de Salud un resumen de los resultados del estudio, que fue financiado en parte por la Unión Europea y los Institutos Nacionales de Salud (NIH): Instituto de la Diabetes y de las Enfermedades Digestivas y Renales(NIDDK).

Fuente: http://www.nih.gov/researchmatters/march2013/03042013liver.htm

17 de Septiembre, 2017, 12:44: ALFRE306General
Ante nuestros errores el Padre nos vuelve a ofrecer a su Hijo como señal de una paciencia infinita, de una ayuda que salva.


Por: P.Fernando Pascual, L.C. | Fuente: Catholic.net



Parece algo casi inevitable: cometer errores. Errores pequeños, casi imperceptibles. Errores grandes, que causan dolor en uno mismo y en otros.

Cuando el error se hace público, hay quienes atacan, como hienas, al culpable. El error cometido se convierte en una especie de trofeo: las condenas son implacables, incluso crueles.

Gracias a Dios, también hay manos y corazones que acuden en ayuda de quienes se han equivocado. Comprenden su vergüenza, reconocen su necesidad de comprensión.

Ante tantos condenadores, que señalan con el dedo a otros y que insultan sin piedad a quienes han cometido graves errores, consuela encontrar manos amigas y miradas de misericordia.

Las sociedades están llenas de heridas. Odios y rabias dominan en muchos seres humanos. Basta con leer algunos comentarios en Internet. Frente a tanta ira malsana, necesitamos una ola de perdón, de escucha, de ayuda.

Esa ola empezó con la llegada de Cristo al mundo. Lo percibieron en seguida cientos de pecadores que acudían para escuchar y ver al Maestro. Lo constataron sus mismos discípulos, que también estaban heridos por el pecado.

Por eso, cuando Pedro, después de sus tres negaciones, cruzó su mirada con la de Cristo, sintió nuevamente lo que tantas veces había visto: comprensión, cercanía, misericordia.

Ante nuestros errores y pecados, el Padre nos vuelve a ofrecer a su Hijo como señal de una paciencia infinita, de un perdón inagotable, de una ayuda que salva.

Por eso, también nosotros, ante los errores que vemos en los demás, podemos aplicar la gran enseñanza del Evangelio: "No juzguéis y no seréis juzgados, no condenéis y no seréis condenados; perdonad y seréis perdonados. Dad y se os dará..." (Lc 6,37 38).

16 de Septiembre, 2017, 13:06: ALFRE306Bioética
Argentina posee una larga tradición de defensa de la vida. Ya desde su Código Civil se reconocía que la vida comienza desde la concepción.


Por: Jorge Nicolás | Fuente: centrodebioetica.org



Argentina posee una larga tradición de defensa de la vida por nacer. Ya desde su Código Civil en 1870 se reconocía que la persona humana comienza desde la concepción. Con la irrupción de las técnicas de fecundación artificial y la manipulación extracorpórea de embriones surgen nuevos problemas jurídicos porque las técnicas se realizan casi sin restricciones y conllevan problemas jurídicos en los siguientes planos:

a) por vulnerar el derecho a la vida a través del descarte de embriones en forma deliberada o bien por la alta tasa de pérdida de embriones

b) por afectar el derecho a la identidad en los casos de fecundación con dación de gametos de terceros

c) por introducir una lógica de producción en la transmisión de la vida. Uno de los problemas más serios de estas técnicas es el de los embriones congelados.

Según la legislación, la mayoría de la doctrina y la jurisprudencia en Argentina, esos embriones son personas. Algunos jueces procuraron inicialmente poner algunos límites, a cuyo fin se dictó una sentencia en 1999 en la Ciudad de Buenos Aires ordenando realizar un censo de embriones congelados.

Sin embargo, tal censo nunca se concretó plenamente (hubo informes parciales que daban cuenta de 12.000 embriones congelados en la Ciudad). También hubo un caso en que un tribunal ordenó la transferencia de embriones congelados a su madre a pesar de la oposición del padre divorciado, porque son sus hijos y tienen derecho a la vida. Así, si bien existieron decenas de proyectos en el Congreso de la Nación para regular estas técnicas, aún no se aprobó ninguno.

Solamente en 2013, luego de un intenso lobby, se aprobó la ley 26862 que está orientada a cubrir las técnicas por el sistema de salud, prácticamente sin ningún límite más que el hecho de que aquéllas se realicen para lograr un embarazo.

En tal marco, en 2013 en las Jornadas Nacionales de Derecho Civil, la Comisión nro. 1 se pronunció claramente en el siguiente sentido:"Comienza la existencia de la persona humana desde la concepción, entendida como fecundación sea dentro o fuera del seno materno".

"En el marco del derecho vigente en nuestro país, debe considerarse excluida la posibilidad de eliminar embriones humanos o su utilización con fines comerciales, industriales o de experimentación". Hoy la "industria biotecnológica" se expande, sobre todo a partir de un aprovechamiento de las buenas intenciones de las personas.

Además, en nuestro tiempo las técnicas ya no sólo apuntan a los casos de "infertilidad" sino que directamente se dirigen a satisfacer el "deseo reproductivo", lo que engendra nuevos problemas éticos y jurídicos.

Los embriones congelados son víctimas de la cultura del descarte, que engendra vidas para luego terminar desechándolas por una discriminatoria selección o por intereses que los codician para investigación. Hace falta una moratoria en la concepción de seres humanos por fecundación artificial, en especial extracorpórea, para que no se siga vulnerando la dignidad humana.

15 de Septiembre, 2017, 11:39: ALFRE306General
¿Sabes que es lo peor que puede sucederle a una mujer que no se gusta, acepta y ama ella misma?


Por: Sheila Morataya-Fleishman | Fuente: Catholic.net



“¿Para qué coges la lámpara para mirarte? ¿No ves que el viento la apaga? ¿Quién sabrá que no te has pintado los ojos, si son más negros que la tempestad? ¿Para qué coges la lámpara para mirarte?”.
Rabindranath Tagore

 


¿Has tenido alguna vez la oportunidad, amiga, de maltratarte tu sola frente al espejo…?
 


¿Cuántas veces antes de salir a una fiesta te has mirado y repetido: “ Si tan sólo tuviera las piernas más finas… si mi cabello fuera más lacio, si no fuera tan crespo… si mis manos no fueran tan huesudas… si mi pecho más grande… si mi derriere más firme, si mi nariz no tan grande…? ¡Qué fea me veo! Y así, sintiéndote disgustada has salido a la calle envuelta en una seguridad que es falsa, que por dentro más bien esta frustrada porque desea ser mejor de lo que es y se pelea constantemente con ella misma. “Hay tantas mujeres mucho más bonitas que yo allá fuera y con una personalidad mucho más interesante…”
 
He conocido muchas jóvenes así, mujeres que llegan a los 50 y siguen peleándose con el color de su cabello, con las formas de sus cuerpos, con sus piernas, con su pecho, con su nariz, con sus ojos, con su propio temperamento, “si tan sólo luciera y fuera diferente” – suspiran-. ¿Sabes que es lo peor que puede sucederle a una mujer que no se gusta, acepta y ama ella misma? Que vive cada día de su vida queriendo ser otra aunque ella misma no sea consciente de ello.
 

Por supuesto que no todas las mujeres tenemos problemas de auto-estima y en lo personal admiro muchísimo a aquellas que siempre han estado contentas con su apariencia y sus talentos. Sobre todo, admiro la auto-estima de aquellas que se sienten muy hijas de Dios y caminan con una seguridad que no tiene nada de artificial y postizo pues nace de la conciencia absoluta de saberse amada y creada por amor, para vivirse a sí misma como una mujer única, inteligente e irrepetible.
 
Sin embargo, hay muchas que necesitamos un re-encuentro con el amor y los sentimientos de ternura hacia la propia y personal belleza–temperamento, por eso quiero compartir contigo estos 35 actos de auto-estima para que te ejercites en su conquista y vivas contenta de ser como eres diciéndole adiós a los miedos y complejos.
 
1- Mírate todos los días como un verdadero milagro.
2- Recuerda que eres hermosa, aunque muchas veces tengas que ahogar una voz interior que te dice: no, no lo eres. Recuerda que eres hija del Amor de Dios
3- Ama profundamente tu identidad única y conoce que lo que haces nunca podrá reproducirse.
4- Tú verdadera belleza saldrá a la luz cuando ames con sinceridad a la mujer en ti y contribuyas con tu vida a la sanación del mundo.
5- Debes confiar en que sí puedes tomar decisiones por ti misma.
6- No le tengas miedo a fracasar o fallar. Recuerda que si nunca fracasas no tendrás la oportunidad de descubrir la fortaleza y el valor que residen en ti.
7- Cuando las cosas no vayan como tu las tenías planeadas, permítete sentirte defraudada pero nunca inferior o ridiculizada.
8- Procura no ponerte a la defensiva cuando seas criticada o se te llame la atención por algo que esta mal.
9- No pierdas tu tiempo pensando si eres lo suficientemente buena para esta o aquella tarea. Haz lo mejor que puedas hacer y siéntete satisfecha.
10- Ese pensamiento que te hace pensar que no puedes pasar una materia, aprender un instrumento o conquistar un paso de baile. ¡Elimínalo!
11- Nunca pienses que tu valor radica en tu belleza o títulos. Si has perdido tu trabajo no permitas que te haga sentir que eres una fracasada. Trabaja en recuperarte emocionalmente cuanto antes y sigue adelante.
12- Si en tu lugar de trabajo te hacen la vida de cuadritos por algún motivo, no dejes que nazca la maleza de la inseguridad.
13- Si aspiras a un puesto mejor dentro de tu organización y no aplicas porque no sientes que puedes ser elegida, date cuenta que tu misma te bloqueas. Actúa sin temor.
14- Si fuiste a una entrevista de empleo y no lo conseguiste no pienses que es el fin del mundo. Recrea en tu mente el proceso y descubre en dónde pudiste haber fallado.
15- Si las modelos que ves en la revistas te inquietan, no las mires más.
16- Si tuviste alguna experiencia traumática de niña que te dejo con la seguridad de ser fea, gorda, o poco inteligente, identifica eso que te molesta y trabaja diligentemente para sanar tu trauma.
17- Si has identificado que te inhibes o retraes en situaciones sociales diversas, rétate a ti misma a comportarte de la manera opuesta.
18- No temas a los cambios, confía que estos siempre serán para beneficio del desarrollo de tu personalidad.
19- Si te comparas constantemente con alguien, empieza a observar un poco más tus propios logros.
20- Si piensas que la suerte no está de tu lado porque tuviste una niñez dolorosa, es hora de que lo superes. La fuerza del espíritu humano puede todo.
21- Pensar bien sobre ti misma quiere decir aceptar el regalo de la vida que Dios Padre te dio al crearte. Agradécelo.
22- Cuando hagas algo mal no te insultes a ti misma con expresiones como tonta o inútil. El inconsciente tiene una capacidad enorme para creérselo. Corrígete.
23- Si el chico que te gusta no se fija en ti no pienses que es porque no eres suficientemente atractiva. Algo mejor te espera. Sé paciente.
24- ¿No te ríes de tus propios errores? Aprende a hacerlo y verás que libertad sientes.
25- Es bueno estar rodeada de gente que te aprecie y respete, pero si alguna vez no lo hacen no pienses que eso disminuye tu valor.
26- Tu cuerpo es el instrumento para la acción. Respétalo y cuídalo.
27- Maya Angelo la escritora afroamericana, tuvo la más cruel de las infancias. Lo superó escribiendo. Sus libros son muy populares.
28- Hay un tipo de hambre más fuerte que la de pan. Es el hambre por amor, solía decir la Madre Teresa. Ama quien eres para poder darlo a cantaradas y sin complejos.
29- La primera responsabilidad del ser humano, expresaba Henry Winkler, es darse la mano el mismo. Hazlo.
30- Si eres madre, tu hija aprenderá a relacionarse de acuerdo a lo que vea en tu propio desarrollo.
31- La auto-estima es una de las fundaciones humanas más importantes. Es amor incondicional. Que tus hijos sean testigos de ello
32- Disciplina a tus hijos, pero así mismo elógialos cuando hagan las cosas bien.
33- Los primeros 3 años para un niño sirven para asegurar la seguridad de ser amado, acogido y respetado. Descansa bien por la noche para que estés viva el siguiente día para ellos.
34- Si tu hijo no va bien en el colegio, antes de sentirte defraudada, indaga las causas de su rendimiento y entonces actúa.
35- Enseña a tus hijos que está bien que fracasen, porque sin el fracaso no podrías saber qué es el triunfo.


Amiga, cada alma viviente ha tenido o tendrá que tener alguna experiencia dolorosa en su pasado o futuro, pero es a través de ellas como vas desarrollando tu personalidad y conquistando un corazón grande para amar.


Recuerda siempre que tu dignidad y valor no proceden de todo lo material que te rodea, la belleza que tengas, lo popular que seas o lo alto que hayas llegado en tu carrera.. Su fuente es divina, eterna, hinchada de amor, eres una Hija de Dios y por eso como ninguna otra obra de la creación.

 

14 de Septiembre, 2017, 11:21: ALFRE306General
Aspectos claves en una buena planificación del tiempo.


Por: Redacción | Fuente: ACI Prensa



Aspectos claves en una buena planificación del tiempo.

En toda planificación del tiempo dedicado al estudio se consideran generalmente cinco aspectos básicos. Debe ser:

a) Realista en dos sentidos: primero, en cuanto a tus aptitudes, tus deficiencias, tu edad, tus necesidades de jugar y de divertirte, y segundo, en cuanto a que el plan de trabajo lo vas a cumplir cada día con tesón y esfuerzo. Es decir, que no va a ser algo que queda muy bien en teoría, pero no cumples en la práctica. Un ejemplo claro de planificación realista y al mismo tiempo personal sería el de un estudiante hiperactivo de diez años de edad que necesita estudiar sólo durante períodos muy cortos de tiempo porque su sistema nervioso no le permita mantener la concentración durante más de quince o veinte minutos, y después hacer otra cosa o descansar un poco.

b) Personal, es decir, elaborado por ti mismo, aunque te sirvan de ayuda los consejos de tus padres y profesores. La planificación personal significa también, como es natural, que debes adaptarla a las dificultades que entrañe para ti cada asignatura, a tus aptitudes intelectuales, a tu nivel de rendimiento, etc. Por ejemplo, si la asignatura de lengua es para ti pan comido, mientras que las matemáticas son un hueso duro de roer, la planificación personal bien hecha debe asignar más tiempo al trabajo personal sobre matemáticas, al trabajo en grupo y a las preguntas continuas al profesor y a las personas que puedan aclarar tus dudas en esta materia.

c) Flexible, lo cual no significa que cuando te venga en gana encuentres una excuse para dejar el estudio para el día siguiente. Un plan flexible es el que incluye tiempos de reserva que puedes emplear, en el caso de que hayan surgido imprevistos. Por ejemplo, has tenido que marchar con tus padres un fin de semana y no te ha sido posible repasar una lección y hacer unos ejercicios. Entonces te diviertes durante el fin de semana y el domingo, por la tarde-noche que normalmente no estudias, lo dedicas ahora excepcionalmente a terminar tus trabajos para tenerlos a punto el lunes por la mañana.

d) Revisable. Debes ser sincero contigo mismo y corregir, cuando sea necesario, aquello que no funcione bien en el plan de trabajo personal que te has trazado.

e) Por escrito y entre tus ojos, cerca de la mesa de estudio. El plan de estudio debe ser algo muy concreto y puntual que te obligue a ser exigente contigo mismo. Por eso debes escribirlo y atenerte fielmente a él.


Variables a tener en cuenta para asignar racionalmente, el tiempo a cada asignatura.

a) Grado de dificultad que entraña cada asignatura para ti en concreto: para averiguarlo pueden servirte los resultados obtenidos en el curso anterior, tu propia experiencia y la opinión de tus profesores y de tus padres. La dificultad puede ser: mucha, bastante, normal, poca y mínima.

b) Aptitud o capacidad real que tienes para cada asignatura: los resultados obtenidos en cursos anteriores pueden servirte de referencia si has sido un estudiante trabajador y esforzado. De no ser así, debes guiarte por el juicio del profesor y por tu propia experiencia de las pocas veces que hayas puesto interés y atención en clases para ver si tu capacidad intelectual es muy alta, media, media baja, limitada.

c) La actitud es lo mismo que el interés y el esfuerzo que demuestras en cada asignatura. Puede ser muy positiva, positiva, poco esforzada. Indiferente, pasiva, negativa.

d) Nivel de exigencia del profesor: Puede ser excesivo, muy grande, grande, normal, escaso. Puedes averiguarlo por otros estudiantes y por ti mismo.

e) Metas o expectativas que pretendes. Aspiras a obtener unos resultados de sobresaliente, notable, bien, suficiente.

f) Tiempo asignado. Para calibrar bien el tiempo que debes asignar a cada asignatura, teniendo como meta unos resultados concretos, debes conjugar perfectamente todas las variables que terminamos de exponer, sin olvidar que el tiempo trabajo personal en casa no debe exceder de tres horas.