31 de Mayo, 2017, 13:36: ALFRE306Familia y Sociedad
Para superar el modo negativo de ver las cosas hemos de comprender lo que hemos sufrido y hecho sufrir inútilmente, lo ingratos e injustos que hemos sido con nuestros pensamientos


Por: Alfonso Aguiló | Fuente: www.interrogantes.net



Uno de los cuentos de Andersen comienza con la historia de un espejo mágico construido por unos duendes perversos. El espejo tenía una curiosa particularidad. Al mirar en él, sólo se veían las cosas malas y desagradables, nunca las buenas. Si se ponía ante el espejo una buena persona, se veía siempre con aspecto antipático. Y si un pensamiento bueno pasaba por la mente de alguien, el espejo reflejaba una risa sarcástica. Pero lo peor es que la gente creía que gracias a aquel maldito espejo podía ver las cosas como en realidad eran.

Un día el espejo se rompió en infinidad de pedazos, pequeños como partículas de polvo invisible, que se extendieron por el mundo entero. Si uno de aquellos minúsculos cristalillos se metía en el ojo de una persona, empezaba a ver todo bajo su aspecto malo. Y eso es lo que sucedió a un chico llamado Kay. Estaba una noche mirando por la ventana y de repente se frotó un párpado. Notó que se le había metido algo. Su amiga Gerda, que estaba con él, intentó limpiarle el ojo, pero no vio nada.

Sin embargo, a partir de entonces Kay ya no era el mismo de siempre. Cambió su carácter. Sus juegos ahora eran distintos. Aparentaban ser muy juiciosos, pero su actitud era siempre crítica, ácida, distante. Veía ridículo todo lo positivo y bueno. Le gustaba resaltar lo malo, poner de relieve los defectos de todo. Y aquel odioso cristal, que tanto había cambiado su modo de ver las cosas, se fue deslizando desde el ojo hasta llegar al corazón, que se enfrió tanto como su mirada y se convirtió en un témpano de hielo. Y entonces ya no le dolía.

El chico acabó recluido en un frío castillo, y allí vivía, persuadido de que era el mejor lugar del mundo. Su amiga lo buscó de un lugar a otro durante un año. Tuvo que superar muchas dificultades hasta que al fin lo encontró. Vio entonces cómo el chico se entretenía coleccionando trocitos de hielo y componiéndolos con diseños muy ingeniosos. Era el gran rompecabezas helado de la inteligencia.

Quizá en la vida ordinaria a bastantes personas les ha pasado algo parecido. En determinado momento, su mirada cambió. Empezaron a ver todo con peores ojos, a fijarse siempre en lo negativo. Fueron seducidos por una dialéctica turbia y peligrosa que les llevaba a asomarse a todos los abismos. Pensaban que con eso superaban una ingenuidad anterior, y les sucedió como a los que miraban en aquel maldito espejo: estaban seguros de que ahora tenían una visión más madura, de que veían las cosas tal como en realidad eran.

Y al cambiar su mirada, cambió también su corazón. Empezaron a ver a las personas por sus defectos en vez de por sus cualidades. Empezaron a ser envidiosos, a pensar mal, a sufrir con los éxitos ajenos, a ser victimistas. Muchos de ellos volcaron esa visión negativa también sobre sí mismos, y eso les llevó a agigantar sus defectos, a infravalorarse y autoempequeñecerse.

Con el tiempo, quizá han advertido que ese proceso les atormenta y les consume, pero les cuesta controlar sus pensamientos. Saben que deberían reconducir esas ideas que se han adueñado de su cabeza, pero hay algo que congela sus recuerdos y emociones, como sucedía a Kay durante su cautiverio en el castillo.

Para superar ese modo negativo de ver las cosas -que en alguna medida nos afecta a todos-, hemos de comprender lo equivocado de ese dolor, lo que hemos sufrido y hecho sufrir inútilmente, lo ingratos e injustos que hemos sido con nuestros pensamientos. Cuando lamentemos de verdad todo eso, cuando dejemos reponerse al corazón y empecemos a ver las cosas con los ojos de antes, volveremos a ver la realidad tal como es.

Quizá el problema es que el corazón está ya un poco frío y apenas nos duele, como le pasaba a Kay. Pero no por eso deja de tener y necesitar arreglo. Es un cambio difícil, pero posible. En el cuento, fueron las lágrimas de Gerda las que se abrieron camino hasta el corazón de su amigo, que también comenzó a llorar, y lo hizo de tal modo que el maldito cristal salió flotando entre sus lágrimas. También a nosotros nos puede ayudar mucho una mano amiga, una persona que supere los obstáculos que sean necesarios hasta hacernos comprender lo triste de nuestra actitud. Porque la vida a veces es dura y difícil, pero lo es sobre todo por ese cúmulo de prejuicios que nos ha entrado por la mirada y ha ido descendiendo hasta el corazón. Y sólo ese llanto del alma nos hará valorar el error y superarlo.

Visita nuestra comunidad Familias Católicas  de Catholic.net
Te invito a suscribirte a nuestros servicios y novedades directamente a tu correo electrónico aquí
Si tienes alguna duda puedes escribir a nuestros servicio de consultores aquí
30 de Mayo, 2017, 12:15: ALFRE306Bioética
El aborto no soluciona este drama de nuestra sociedad, sino que facilita a los violadores seguir perpetuando su crimen.


Por: Cristina Valverde | Fuente: Capsulas de Verdad



Personalmente creo que todas las personas somos iguales, y todas tenemos el mismo derecho a vivir, incluso aquellas concebidas en una violación. Racionalmente me resulta fácil decirlo, pero emocionalmente me ha sido más complicado, ya que me repugna que una persona abuse sexualmente de otra, ¡es una injusticia!

Hasta que un día escuché el testimonio de Verónica Cardona, quien fue violada a los 16 años por su padre y al salir embarazada todos a su alrededor la presionaron para que aborte. Ella cuenta que el amor por su hija hizo que saliera adelante en su vida, este amor incondicional le dio fuerzas para vivir una vida feliz e incluso llegó a perdonar a su padre.

Este testimonio es compartido por miles de mujeres que han pasado por situaciones similares. Son muchas las razones para dar a luz a un niño sin importar como fue concebido:

 

1. Ojo x Ojo ¿Qué tienen en común una violación y un aborto? En ambos se hace daño a una persona inocente.



2. Latidos: A los 20 días de concebido ya puedes escuchar los latidos del bebé.

3. 2%: De acuerdo a estudios sólo el 2% de las mujeres que abortan lo hacen en caso de violación. El 65% abortan por miedo o presión de sus padres o pareja. (Fuente: Melisa Institute)

4. Sin prejuicios: ¿Por qué los hijos tienen que pagar por los errores de sus padres? La sociedad debe acoger con amor a todos los niños sin importar como fueron concebidos.

5. Justicia: La mayoría de los embarazos por violación ocurren dentro del entorno familiar de la víctima, y es el propio violador quien lleva a la chica a abortar para encubrir su crimen y seguir abusando. Incluso se ha descubierto que las mismas clínicas abortistas encubren violaciones a menores de edad que acuden a abortar, ¿esto es justicia?

6. Secuelas: El aborto supone un trauma para la mujer que vive la muerte de su hijo dentro de su propio cuerpo. Entre las secuelas que suelen aparecer están: ansiedad, depresión, trastornos alimenticios, frigidez, abuso de alcohol y drogas..

7. Cáncer de mama: Estudios científicos comprueban que un aborto aumenta hasta un 50% la posibilidad de tener cáncer de mama. (Fuente: Huang Y, Zhang X, Li W, Song F, Dai H, Wang J) (Carroll, Patrick.)

8. Amor: Las mujeres que han pasado por esta situación cuentan que el amor por su hijo les ayudó a superar el trauma de la violación. Ese amor gigante de madre les dio fuerza para salir adelante por ella y por su hijo.

9. Por los 2: Al proteger al niño se protege a su madre. El aborto es una cuestión de vida o muerte, si se impulsa el aborto muchas madres se convertirán en verdugos de sus propios hijos. Si la madre está muy traumatizada y no desea mantener a su hijo, con ayuda puede acoger la vida para darla en adopción, y verlo como algo positivo dentro del dolor y daño recibido.

10. Tolerancia 0: Con la violencia sexual. El aborto no soluciona este drama de nuestra sociedad, sino que facilita a los violadores seguir perpetuando su crimen.

 

El aborto es una solución simplista, es rendirnos y decir que no se puede acabar con la violencia sexual. Enfoquémonos en erradicar los abusos, y transformar nuestro país en una sociedad que respete a los demás, siempre con amor.

28 de Mayo, 2017, 11:08: ALFRE306Familia y Sociedad
La historia de un jovén limpia parabrisas

Todo trabajo realizado con alegría interior, con constancia y dedicación, nos ayuda a crecer como personas.


Por: Rafael Peréz del Solar | Fuente: catholic-link




Cuántas veces no nos ha ocurrido que vamos en el carro, en el taxi o en el bus y nos cruzamos con gente que se gana la vida en la calle, trabajando duro, mucho más allá de las “ocho horas”, tratando de llevar un pan a la mesa de su hogar. ¿Cuántas veces minusvaloramos esta realidad y respiramos egoístamente aliviados por tener un puesto cómodo en una oficina?

El video que presentamos en esta ocasión, realizado por el Comité Interreligioso por la Paz de Argentina, nos presenta una historia que nos ayuda a valorar la dignidad que da el trabajo a toda persona.

El Papa Francisco nos dice:

    “Es necesario reafirmar que el trabajo es una realidad esencial para la sociedad, para las familias y para los individuos y que su principal valor es el bien de la persona humana, ya que la realiza como tal, con sus actitudes y sus capacidades intelectuales, creativas y manuales. (…)De esto se deriva que el trabajo no tenga sólo un fin económico y de beneficios, sino ante todo un fin que atañe al hombre y a su dignidad. ¡Y si no hay trabajo esa dignidad está herida!”.

El protagonista del video, un joven limpiavidrios, nos enseña que todo trabajo realizado con alegría interior, con constancia y dedicación, nos ayuda a crecer como personas.  Es allí cuando “se ponen en juego muchas dimensiones de la vida: la creatividad, la proyección del futuro, el desarrollo de capacida­des, el ejercicio de los valores, la comunicación con los demás, una actitud de adoración” (Papa Francisco, Laudato Si 127).



Es a partir del esfuerzo cotidiano, de procurar hacer las cosas bien poniendo el máximo empeño en ello, que surgen en nuestra vida nuevas oportunidades de mayor crecimiento personal y, porque no, profesional. El trabajo definitivamente nos ayuda a madurar y a caminar hacia nuestra realización como personas, haciendo todo “en el nombre del Señor Jesús, dando gracias por su medio a Dios Padre” (Col 3, 17).


VER VIDEO: https://youtu.be/j1bNj_xP7NM


 

26 de Mayo, 2017, 10:25: ALFRE306Familia y Sociedad
La situación ideal para un niño, según numerosos estudios, es criarse con un padre y una madre


Por: Redacción | Fuente: Religión en Libertad



“Me pregunto si el fenómeno creciente de la confusión en la orientación sexual de muchos chicos adolescentes no se debe a que en la cultura occidental la figura del padre estaría simbólicamente ausente, desviada, desvanecida, hasta la virilidad estaría cuestioda".

Esta pregunta se la realizó el obispo de Solsona, Xavier Novell, en su última carta dominical saliéndose del discurso políticamente correcto que rige la sociedad de hoy. Y por ello está siendo literalmente linchado por la clase política, que asegura que ofende gravemente a las familias monoparentales y a los homosexuales.

La directora de Igualdad de la Generalitat, Mireia Mata (ERC) pretende incluso vetar a monseñor Novell su derecho a la libertad de expresión. “Ni siquiera un obispo tiene derecho a considerar reprobable o a hacer valoraciones sobre los modelos de familia”, asegura la política, que añade además que "no puede ser que un obispo haga sentirse mal a una madre por ser familia monoparental o por tener un hijo homosexual. Eso forma parte de nuestra riqueza y nuestra diversidad”.


El obispo de Solsona, Xavier Novell, está siendo injustamente criticado por las autoridades políticas por hacerse una pregunta sobre una realidad existente

Al igual que hay datos y numerosos estudios científicos que relacionan la ausencia del padre, física o emocionalmente, con la orientación sexual, existen también numerosos informes que muestran los efectos que se dan en los niños que se crían sin la figura del padre.



El National Center of Fathering, organización que nació en 1990 y cuyo objetivo es resaltar la paternidad y fomentar una figura del padre activamente comprometida en la vida de los niños, lleva años estudiando este aspecto y recopilando los distintos estudios que se han realizado al respecto.

Apoyados en datos, el centro afirma que los niños que viven en hogares sin padre tienen más posibilidades de ser pobres, de abusar de las drogas y el alcohol o de abandonar la escuela. La ausencia de esta figura también genera más posibilidades en estos niños de sufrir problemas de salud o emocionales. Los niños serían más propensos al delito y las niñas a quedarse embarazadas de adolescentes.

Las conclusiones pueden gustar más o menos y se pueden discutir las causas y si su influencia en los niños es mayor o menor medida, pero a tenor de los datos es irresponsable prohibir un debate necesario en una sociedad en la que por diversos motivos cada vez un mayor porcentaje de niños crece sin una figura paterna.

Estos son 8 efectos negativos de crecer sin padre que recogen el National Center of Fathering y el Marri Research tras analizar distintos estudios científicos y estadísticas oficiales:

 

1. Mayor tasa de pobreza
Según la Oficina del Censo de EEUU, los niños de hogares en los que hay ausencia de la figura paterna tienen más posibilidades de ser pobres. En 2011, el 12% de los niños de familias con padre y madre eran pobres, en comparación con el 44% de los niños que sólo vivían con su madre.

Además, el departamento de Salud de EEUU también mostraba que el 47,6% de los niños de familias con mujer sin cónyuge eran pobres, 4 veces más que las familias casadas.

 

2. Mayor abuso de drogas y alcohol
El Gobierno de EEUU, a través del Centro Nacional de Estadística, realizó un estudio sobre la salud infantil (1993) y llegó a la conclusión de que “los niños sin padre tienen un riesgo dramáticamente mayor de abuso de drogas y alcohol".

Otro estudio de 2002 realizado por John P Hoffmann y publicado en el número 64 del Journal of Marriage and Family destacaba igualmente que es significativamente mayor el consumo de drogas en hijos que no viven con un padre y una madre.

 

3. Tasas de suicidio más altas
La publicación científica The Lancet publicaba en 2003 un estudio realizado por investigadores europeos y norteamericanos expertos en Psiquiatría, Psicología y Epidemiología que concluía que los niños de hogares monoparentales son dos veces más propensos al suicidio.

 

4. Más agresivo y problemático
El Fragile Families Study, de la Universidad de Priceton, hace un seguimiento de miles de niños a lo largo de varios años. Analizando los datos de tres oleadas de este estudio, los investigadores Osborne y McLanahan (2007) mostraron que los niños de madres solteras mostraron mayores niveles de conducta agresiva que los niños nacidos de madres casadas.

Por su parte, otro estudio publicado por Sarah Allen y Kerry Daly aseguraba que los niños que viven sin su padre son de media más propensos a tener problemas con sus compañeros y ser más agresivos.

 

5. Menos responsable en la edad adulta
Un estudio realizado en 1993 publicado en Harvard University Press por John Snarey y ratificado en 2012 por otro estudio concluía que el niño que tiene un acceso real a su padre será más responsable y amigable cuando sea adulto.

 

6. Más problemas en el colegio
El profesor de la Universidad de Columbia Británica (Canadá), Edward Kruk, experto en infancia y familia, explica en un artículo en Psycology Today que “los niños sin padre tienen más problemas académicos, puntuando mal en pruebas de lectura, matemáticas y habilidades de pensamiento; los niños de hogares con el padre ausente son más propensos a faltar a la escuela, tienen más posibilidades de ser expulsados y de abandonar la escuela a los 16 años así como menos probabilidades de obtener buenas calificaciones académicas y profesionales en la edad adulta”.

Del mismo modo, un estudio de KH Tillman de 2007 publicado en el Journal of Marriage and Family indicaba que los estudiantes de los grados del 7 al 12 (entre 12 y 18 años) que vivían sólo con un padre biológico o que sus padres se habían divorciado tenían de media calificaciones más bajas que los que han vivido siempre con sus padres.

 

7. Más propenso al delito
“Cuando los adolescentes viven en familias solidas son menos propensos a participar en actos delictivos que sus pares que viven en familiar no solidas. Los adolescentes de familias monoparentales y adoptivas eran más propensos a participar en los delitos”. El artículo de Stephen Demuth y Susan L. Brown publicado en el Journal of Research in Crime and Delinquency de febrero de 2004 apuntaba a las diferencias en los procesos familiares, la involucración del padre y su supervisión y la cercanía entre las familias llamadas solidas y las otras.

 

Un estudio de 2005 de Konester y Hayne del número 67 del Journal of Marriage and Family utilizó datos oficiales para estudiar la relación entre la estructura familiar y los actos violentos en los barrios. Y llegaron a la conclusión de que en los barrios en los que el número de padres es menor, los actos de violencia llevados a cabo por adolescentes aumentan. “Los adolescentes que viven en barrios con menor proporción de familias con un solo progenitor y que tienen mayores niveles de integración familiar cometen menos actos de violencia”, asegura el estudio.

 

8. Mayor actividad sexual y embarazos en la adolescencia
Un estudio realizado con una muestra superior de 1.400 adolescentes entre 11 y 18 años investigó la relación que existe entre la ausencia del padre y la actividad sexual declarada. Los resultados revelaron que los adolescentes de familias en las que el padre estaba ausente eran más propensos a declarar ser sexualmente activos en comparación con los adolescentes de familias que vivían con sus padres.

Además, el número 25 del  Journal of Family Issues publicaba que “ser criado por una madre soltera aumenta el riesgo de embarazo en la adolescencia, casarse sin tener un grado de secundaria en la escuela y ser un matrimonio en el que al ambos miembros no tengan el grado de secundaria”.

25 de Mayo, 2017, 12:09: ALFRE306General
Respuestas, apoyadas en las Sagradas Escrituras y el Magisterio de la Iglesia, a 7 errores recurrentes que los católicos debemos evitar.


Por: Angelo Stagnaro | Fuente: National Catholic Rebister // ACI Prensa



Ante la complejidad de la teología católica acerca de la naturaleza de la muerte, el infierno y el demonio, la siguiente lista, apoyada en las Sagradas Escrituras y el Magisterio de la Iglesia, contiene respuestas a 7 errores recurrentes que los católicos debemos evitar.

1. El demonio es un mero símbolo

Si esto fuera cierto, entonces Jesús debe haberse equivocado cada vez que habló del demonio en diferentes partes de las Sagradas Escrituras. El diablo es real y anda alrededor como león rugiente buscando almas para devorar (1 Pedro 5: 8). Y, francamente, ¿si es posible para un ser humano rechazar a Dios, por qué es tan inconcebible que un ángel pueda hacer lo mismo? En esta existencia, al igual que en la otra, los ángeles y los seres humanos pueden alinearse con Dios o no (Deu 30:19).

2. Al morir nos volvemos ángeles

No, absolutamente no. El ser humano es distinto a un ángel y no puede convertirse en un ser que no es.

El Catecismo de la Iglesia Católica señala en el numeral 328 que los ángeles existen. En el numeral 330 se afirma que son seres puramente espirituales con inteligencia y voluntad. También se precisa que son servidores y mensajeros de Dios.

A diferencia de los ángeles, el ser humano tiene un cuerpo. El Catecismo señala, en el numeral 366, que el alma espiritual del hombre ha sido creada por Dios y “no perece cuando se separa del cuerpo en la muerte, y se unirá de nuevo al cuerpo en la resurrección final”.



3. Es fácil determinar quién irá al infierno

La competencia de la Iglesia está en determinar quién está en el cielo, sin embargo, nadie sabe quién se encuentra en el infierno. Los que mueren en estado de pecado mortal tienen muy pocas opciones disponibles, sin embargo, esta no es una razón por la que debemos ser despectivos o triunfalistas hacia ellos. Más bien, es importante orar por todos los pecadores, incluso por nuestros peores enemigos para que se arrepientan y conviertan (Sab 1: 13-15). Perdonen y serán perdonados (Mateo 6:14, Lucas 6:37). El juicio solo le pertenece a Dios y nadie más. Simplemente no podemos conocer el interior de otra alma y la verdadera naturaleza de su relación con Dios.

4. Todos irán al cielo

El infierno existe y Jesús lo asegura varias veces a lo largo de los Evangelios (Mateo 7: 13-14, Mateo 8:12, Marcos 9:43, Mateo 13: 41-42, 49-50, 48-49, Mat 22:13, Mat 25:46, Lucas 12: 5, Juan 3: 18). Juan también le dedica un largo pasaje en el Apocalipsis (Ap 14: 9-11; 19:3). Si todo el mundo va al cielo, eso significa que Jesús estaba confundido o era un ignorante, lo cual es inaceptable.

5. Quien muere en estado de gracia se va directamente al cielo

Dejemos esto en las manos del Dios que todo lo puede. Es posible que algunos se olviden del Purgatorio, pero las Sagradas Escrituras son muy claras acerca de esto (II Macabeos 12: 39-46, Mat. 5: 24-25, Hab 1:13, I Cor 3: 11-15, Apocalipsis 21:27). El Purgatorio existe como parte de la economía salvífica. ¿Aparte de la Virgen María, hay alguien entre nosotros lo suficientemente puro para estar delante de Dios? (Romanos 3:10, 14: 4, Deu 07:24, Josué 23: 9, 1 Sam 6:20, Esdras 10:13, Proverbios 27: 4, Salmo 76: 7, 130: 3, Nahum 1: 6), incluso los santos tienen pecados que necesitan ser expiados y el Purgatorio es parte de la infinita misericordia de Dios, porque no quiere que ninguno de nosotros muera, sino que viva y se arrepienta (2 Pedro 3: 9).

6. Las cosas malas solo le suceden a personas malas

Cristo nos asegura personalmente que esto no tiene sentido (Lucas 13: 1-5). Él les replicó a quienes llegaron con la noticia de aquellos galileos que fueron asesinados por Pilato cuando ofrecían sacrificios a Dios, diciéndoles: "¿Creen ustedes que esos galileos eran más pecadores que los demás porque corrieron semejante suerte? Yo les digo que no. Y si ustedes no renuncian a sus caminos, perecerán del mismo modo".

Jesús también nos recuerda que las mejores personas sufren enormemente, sin embargo, nos da ánimo ante las tribulaciones (Juan 16:33). Él mismo sufrió una muerte innoble después de ser torturado. Su madre la Virgen María, mujer concebida sin pecado, tuvo difíciles pruebas durante toda su vida que le ocasionaron gran dolor ¿Por qué el resto de nosotros, pecadores, nos ahorraremos el sufrimiento que Pablo nos comenta en Colosenses 1:24?: "Ahora me alegro por los padecimientos que soporto por ustedes, y completo en mi carne lo que falta a las tribulaciones de Cristo, en favor de su Cuerpo, que es la Iglesia".

7. Podemos escoger qué reglas queremos obedecer

Tenemos el derecho de cuestionar todo, pero debemos aceptar la enseñanza de la Iglesia por completo. Si no, nos ponemos encima de la Iglesia y de la voluntad de Dios. Jesús estableció la Iglesia, a San Pedro como su Vicario en la tierra y sus sucesores. ¿Quiénes somos para creer que Dios se equivocó en sus decisiones? (Job 15: 8) ¿Cómo se puede contar con increíble autoridad para juzgar la ley de Dios?

BONUS: El Concilio Vaticano II puede deshacerse o ignorarse

Imposible. Los 21 concilios ecuménicos en el transcurso de 1700 años son importantes, irrevocables e ineluctables debido a que el Espíritu Santo dirige a todos ellos. Cabe señalar que la doctrina puede haber generado discrepancias, pero eso significa menos que nada. Del mismo modo que un católico no puede elegir qué reglas desea seguir, tampoco se le permite elegir su concilio favorito y excluir los demás.

Artículo originalmente publicado en National Catholic Register
Traducido y adaptado para ACI Prensa por Diego López Marina.

24 de Mayo, 2017, 16:15: ALFRE306Bioética
5 puntos fundamentales para entender la labor e importancia de esta ciencia.


Por: Alvaro Díaz | Fuente: catholic-link



De modo clásico, la bioética puede definirse como «el estudio sistemático de la conducta humana en el ámbito de las ciencias de la vida y del cuidado de la salud, examinada a la luz de los valores y de los principios morales» (Encyclopedia of Bioethics).

 

Hace un tiempo, ésta era uno de los temas de obligada referencia en la medicina y la investigación, pero poco a poco ha ido cayendo en algunas relativizaciones por el pensamiento actual y se ha desvirtuado un poco su sentido.

 

Es por eso que hemos preparado esta galería con 5 puntos fundamentales para tener en cuenta y ayudar a otros:




1. La ciencia al servicio del hombre

Sabemos de los acelerados cambios que experimentan las ciencias y los nuevos desafíos que necesitan una reflexión para que no se pierda el rumbo del servicio al ser humano y su bienestar. La bioética aparece recientemente buscando ser un puente entre las ciencias y los aspectos humanos. Trata de promover una cultura que respete la dignidad del hombre, valioso desde su concepción hasta el fin último, incluso en su fragilidad y su debilidad; busca, además, que la ciencia esté orientada al bien tanto en sus objetivos como en los medios que utiliza.
 


2. Por una medicina más humana

La bioética no solo surge para dar orientaciones a la medicina. Pareciera obvio que la medicina y la atención en la salud es de por sí humana; sin embargo, vemos lamentablemente cómo hoy en día se atropella la dignidad de las personas por parte de profesionales de la salud. Se escuchan con más frecuencia situaciones marcadas por la indiferencia, la negligencia, actitudes en contra de la integridad y del bienestar de la persona. Es preciso entonces rescatar el valor de lo humano, retornar a una cultura más humana.

 


3. El Juramento Hipocrático, ¿un asunto del pasado?

El juramento que tradicionalmente hacen los médicos mantiene fidelidad al original de Hipócrates, el padre de la medicina. Pudiera resultar en esta época como antiguo y obsoleto, pero vemos cómo los aspectos que se resaltan no pierden ni su vigencia ni su relevancia; entre ellos el respeto por el carácter sagrado de la vida humana, el respeto y la reverencia por cada persona en su dignidad de ser único e irrepetible, la no realización de prácticas que intenten dañar al ser humano como son el aborto o la eutanasia, la actitud honesta y justa, etc. En el juramento también se encuentran los principios de beneficencia y no maleficencia que tanto resalta la bioética. Estos han sido tradicionalmente los dos principios que han orientado el actuar del médico. Hacer el bien a quien se atiende, a la persona del enfermo, y buscar además no hacerle ningún mal.

 


4. La persona siempre en el centro

San Juan Pablo II decía en una ocasión a un grupo de médicos: «La persona, en efecto, es medida y criterio de bondad o de culpa en toda manifestación humana. El progreso científico, por tanto, no puede pretender situarse en una especie de terreno neutro. La norma ética, fundada en el respeto a la dignidad de la persona, debe iluminar y disciplinar tanto la fase de investigación como la de aplicación de los resultados adquiridos mediante ella». Por lo tanto, es preciso volver siempre a las raíces, a la intención y razón de ser de la medicina como de otras ciencias que han surgido con el ideal de servir al bienestar del hombre. La ciencia para servir al hombre, no el hombre para servir a la ciencia.

 


5. La persona no es un mero objeto de experimentación

Todo lo que es técnica y científicamente posible, no es necesariamente éticamente adecuado, porque no siempre se consideran el respeto y el bien del ser humano. Como pasa por ejemplo con las experimentaciones con personas –muchos de ellos en condiciones de fragilidad y vulnerabilidad, como los embriones, los que tienen déficit cognitivo, ancianos, etc.– que terminan siendo utilizados como objetos de descarte. Aunque estas investigaciones pueden tener un fin bueno, por ejemplo, entender las enfermedades o probar y validar algunos tratamientos, este fin no justificaría cualquier medio. Con la reflexión bioética se buscarán alternativas que sean éticamente válidas y que ofrezcan un camino para seguir desarrollando la ciencia.

23 de Mayo, 2017, 12:57: ALFRE306Bioética
palabras, terminologia, aborto, valoracion etica y moral

¿Por qué se han difundido, incluso con leyes concretas, expresiones que evitan la palabra aborto y recurren a circunlocuciones más o menos rebuscadas?


Por: P.Fernando Pascual, L.C. | Fuente: Catholic.net



El uso de las palabras ayuda o dificulta a la hora de comprender algunos aspectos de la realidad. En parte, porque ciertas palabras son claras y otras confusas. En parte, porque hay palabras que encierran valoraciones y otras que parecen más neutrales.

Imaginemos, por ejemplo, qué ocurriría si una acción como el robo fuese designada con expresiones como “apropiación indebida de bienes ajenos”, “suspensión temporánea del derecho de propiedad”, “traslado involuntario de objetos entre personas de diferente categoría patrimonial”, etc.

La palabra “robo” provoca, casi naturalmente, condena, rechazo, desagrado. En cambio, hablar de “suspensión temporánea del derecho de propiedad” puede parecer más aséptico y, desde luego, menos emotivo.

Si el ejemplo anterior parece casi ridículo, la realidad es que algunos han introducido, y en ocasiones han hecho triunfar, expresiones alternativas a palabras hasta ahora habituales para referirse a realidades que merecen una atención especial.

El caso del aborto es bastante claro. Hablar de aborto inducido o provocado, durante siglos, servía para identificar una acción por la cual la mujer (u otras personas a través de presiones o incluso de violencia) eliminaba, mataba, a su hijo antes de nacer.



Con la aprobación del aborto en muchos países, se han elaborado y difundido expresiones y fórmulas menos explícitas y lejanas a posibles valoraciones éticas. Por ejemplo, hay quienes hablan de “interrupción voluntaria del embarazo”, “supresión voluntaria del embarazo”, o, simplemente “IVG”.

Si resultaría anómalo, incluso casi ridículo, hablar del robo como de “traslado involuntario de objetos entre personas de diferente categoría patrimonial”, o inventar la sigla “TIOPDCP”, ¿por qué se han difundido, incluso con leyes concretas, expresiones que evitan la palabra aborto y recurren a circunlocuciones más o menos rebuscadas?

La respuesta es obvia: para evitar connotaciones valoriales presentes en palabras de uso común, y para oscurecer lo que ocurre en cada aborto: provocar la muerte (asesinato) de un ser humano inocente, de un hijo en el seno de su propia madre.

Las palabras han tenido y tienen su importancia en la vida social. No sólo porque nos ayudan a comunicarnos sobre conceptos que sirven para aprender y convivir, sino, sobre todo, porque un buen uso de las mismas permite identificar mejor hechos y situaciones que merecen una correcta valoración ética y, en los casos que lo ameriten, intervenciones para defender a los débiles ante los abusos de los fuertes.

22 de Mayo, 2017, 10:18: ALFRE306Familia y Sociedad
Se habla siempre de la belleza física y, ¿qué hay de la belleza interior?, ¿qué hay de esos “defectos” que te hacen única e irrepetible?


Por: Nori Camargo | Fuente: catholic-link



 

A menudo me he encontrado con este tema: la eterna discusión sobre los cánones de belleza. Lo que para unos es hermoso para otros puede que no tanto, pues todos somos distintos tanto física como espiritualmente, y si nos dedicáramos a la tarea de preguntarle a las personas ¿qué es belleza? muy seguramente tendríamos una lista bastante larga de “estereotipos” de lo que puede significar esta palabra.

Ahora bien, situémonos puntualmente en las mujeres, ¿por qué nos tardamos tanto arreglándonos para un evento? Los hombres se bañan, se visten, se peinan y listo. Hay algunos que se tardan más en el espejo, pero ninguno gasta dos o tres horas en compañía de sus amigos decidiendo que se va a poner… qué zapatos le combinan con el color de sus ojos o qué pantalón lo hace ver más atractivo. La publicidad nos hace pensar que sentirnos bellas debe ser una obligación, que no tenemos otra opción, que si no seguimos los patrones de belleza de hoy (en los que todas debemos tener cabello, piel y cuerpo perfecto) estamos mal. He aquí el meollo del asunto,  se habla siempre de la belleza física y, ¿qué hay de la belleza interior?, ¿qué hay de esos “defectos” que te hacen única e irrepetible?

Dove es una marca que ha llegado al mercado con una idea diferente, pues pretende fomentar la autoestima en las mujeres.  Por esta razón, en sus comerciales podemos ver a mujeres como tú y yo, normales, sin estar a punto de reventar por el botox o las cirugías plásticas.

 

21 de Mayo, 2017, 12:06: ALFRE306Bioética
Existen numerosos datos científicos que parecen determinar que el embrión preimplantado es un ser vivo de nuestra especie


Por: Justo Aznar | Fuente: observatoriobioetica.org



Pocos dudan que determinar si el embrión humano preimplantado es un ser vivo de nuestra especie es un tema fundamental de la bioética moderna, si no el fundamental. Otra cosa es si ese ser biológico vivo es o no una persona humana. Pero eso se trataría de harina de otro costal, y lo dejamos para otra ocasión.

Existen numerosos datos científicos que parecen determinar que el embrión preimplantado es un ser vivo de nuestra especie (ver Estatuto Biológico embrión humano) y no es un conglomerado celular sin estructura diferenciada y sin la organización que caracteriza a los seres biológicos vivos.

Esto que podría parecer un debate que solamente afectase a la naturaleza biológica de ese embrión temprano, es un tema bioético crucial, pues si ese ente biológico al que nos estamos refiriendo únicamente fuera un conglomerado celular, podría ser manipulado de acuerdo a los intereses de la ciencia y de la sociedad, sin ninguna responsabilidad ética; pero si es un ser biológico de nuestra especie, es decir, un ser humano vivo, debería ser respetado en cualquier circunstancia, pues la dignidad intrínseca a su naturaleza lo hacen subsidiario de tal respeto.

El punto de partida del proceso biológico evolutivo del ser humano es la división celular del cigoto, entendiendo por tal el resultado de la fecundación del ovocito por el espermatozoide, naturalmente ambos humanos.

Pero un hecho fundamental de esta primera división celular es que es asimétrica, es decir se generan dos nuevas celulas, dos blastomeros, de diferente tamaño y más importante aún, diferentes en cuanto a su función se refiere.



Se podría pensar que esta división asimétrica, es aleatoria, como podría ocurrir si fuera puramente mecánica, pero no, dicha primera división ya tiene una específica función teleológica, pues como ya se ha comentado cada blastómero va a tener una función determinada, uno de ellos dará lugar a la masa granular interna de la que se generará  el cuerpo del embrión y el otro a la placenta. Y esta división está regida por finos mecanismos biológicos ajenos a una estructura celular sin organizar.

En efecto, como comenta Cayetano Gonzalez, en Investigación y Ciencia, (julio 2016) “Un aspecto esencial del desarrollo de los organismos multicelulares es la generación de múltiples y muy variados tipos de células a partir de una sola.

En ciertos casos ello se consigue mediante divisiones celulares asimétricas, llamadas así porque las dos células hijas resultantes reciben diferentes combinaciones de factores que determinan su destino celular, es decir las moléculas que determinan el tipo de célula en el que cada una de ellas se convertirá”.

En su trabajo (Ver AQUÍ) Gonzalez, hace referencia a otro, de Derivery y colaboradores (Ver AQUÍ), que estudian la división de las células que organizan los órganos sensoriales de la mosca del vinagre, Drosophila melanogaster poniendo de manifiesto un complejo y bien programado sistema de divisiones que esencialmente consta de dos fases.

Primera fase: Hacia el final de la división celular, una estructura compuesta de microtúbulos se ensambla en el centro de la célula y se extiende por igual hacia ambos lados del plano que cortará la célula en dos. Los endosomas (vesículas moleculares) se distribuyen homogéneamente sobre esta estructura, moviéndose en ambas direcciones a lo largo de los microtúbulos que la forman.

Segunda fase: Justo antes de que la célula se divida, los microtúbulos se desestabilizan hacia un lado, con lo que los endosomas pasaran más tiempo en ese lado y acabaran acumulándose en él.

Pues bien como afirma Gonzalez “Teniendo en cuenta la naturaleza ubicua y el alto grado de conservación evolutiva de los componentes implicados, el mecanismo aquí descrito podría estar operativo en otras especies y tipos celulares en los que ocurra la distribución asimétrica de una carga, vesicular o de otro tipo, trasportada por proteínas que se desplazan sobre un haz asimétrico de microtúbulos”, lo que podría dar pistas clave para entender el funcionamiento de procesos biológicos fundamentales en organismos superiores y entre ellos, por qué no en la división asimétrica del cigoto, lo que sin duda vendría a corroborar que el embrión humano desde la fase de cigoto es un ser vivo de nuestra especie que controla su desarrollo con mecanismos biológicos especiales, que de ninguna forma podrían darse en conglomerados celulares aleatorios .

 

20 de Mayo, 2017, 11:36: ALFRE306Familia y Sociedad
Sólo con familias estables, fieles a Dios y a sí mismas, evitaremos tanta violencia.

No bastan leyes, policías y ejércitos, cuando el corazón humano está dañado desde sus raíces.


Por: Mons. Felipe Arizmendi Esquivel, Obispo de San Cristóbal de Las Casas. |



 

VER

La violencia domina los escenarios. En la catedral de la Ciudad de México, fue atacado un sacerdote mientras distribuía la sagrada Comunión, celebrando la Misa. En el noroeste del país, fue asesinado otro periodista, aumentando considerablemente los casos de comunicadores asesinados. Los cárteles de las drogas y los grupos delictivos no se tientan el alma para asesinar, desaparecer y amenazar a quien no se someta a sus mandatos. Los noticieros y los medios informativos nos saturan con hechos violentos en Guerrero, Tamaulipas, Michoacán, Veracruz, ¿y dónde no? En nuestro Chiapas, hay violencia por confrontaciones todavía post-electorales, por división entre organizaciones, por luchas entre transportistas, por la posesión de la tierra. Y podríamos seguir enumerando casos y más casos.

Algunas voces exigen que el gobierno ejerza su autoridad y ponga orden en todo esto. Y hay razón para exigirlo, sobre todo cuando la corrupción y los intereses impiden prevenir y evitar muchos casos. Sin embargo, no bastan leyes, policías y ejércitos, cuando el corazón humano está dañado desde sus raíces.

Se dice que toda esta violencia es estructural, que es fruto del sistema político y económico que nos rige. Y también hay razón en señalar esto, porque si, por ejemplo, Estados Unidos hiciera más humanas sus leyes migratorias, no habría tantas muertes violentas en el camino de los migrantes, ni habría indocumentados que, allá mismo, se dedican a delinquir como una forma de expresar su rechazo al racismo tan injusto que experimentan. Sin embargo, aún en los países con mejores sistemas, hay hechos violentos que parecen inexplicables.



Estoy convencido de que una de las raíces más profundas de tanta violencia en el mundo, es la falta de familias bien establecidas, sólidas y con principios morales inculcados por los propios padres. Cuando el papá o la mamá están ausentes, por su trabajo o por otras razones, y no educan en el respeto, el trabajo, la solidaridad, la justicia y la verdad, los hijos crecen expuestos a cualquier tentación. Ven en la televisión que los violentos triunfan, aunque sea en forma momentánea, y quieren imitar ese camino. Se dejan enrolar en acciones criminales, con tal obtener dinero. Y si en casa son frecuentes las escenas violentas, ¿quién no prevé que repetirán esas conductas?

PENSAR


El Papa Francisco, en su Exhortación Amoris laetitia, nos dice: “La familia podría ser el lugar de la prevención y de la contención, pero la sociedad y la política no terminan de percatarse de que una familia en riesgo pierde la capacidad de reacción para ayudar a sus miembros. Notamos las graves consecuencias de esta ruptura en familias destrozadas, hijos desarraigados, ancianos abandonados, niños huérfanos de padres vivos, adolescentes y jóvenes desorientados y sin reglas. Como indicaron los Obispos de México, hay tristes situaciones de violencia familiar que son caldo de cultivo para nuevas formas de agresividad social, porque «las relaciones familiares también explican la predisposición a una personalidad violenta. Las familias que influyen para ello son las que tienen una comunicación deficiente; en las que predominan actitudes defensivas y sus miembros no se apoyan entre sí; en las que no hay actividades familiares que propicien la participación; en las que las relaciones de los padres suelen ser conflictivas y violentas, y en las que las relaciones paterno-filiales se caracterizan por actitudes hostiles. La violencia intrafamiliar es escuela de resentimiento y odio en las relaciones humanas básicas»” (51).

“No se terminan de erradicar costumbres inaceptables. Destaco la vergonzosa violencia que a veces se ejerce sobre las mujeres, el maltrato familiar y distintas formas de esclavitud que no constituyen una muestra de fuerza masculina sino una cobarde degradación. La violencia verbal, física y sexual que se ejerce contra las mujeres en algunos matrimonios contradice la naturaleza misma de la unión conyugal” (54).

ACTUAR


Si queremos que no haya tanta violencia, cuidemos y protejamos la familia. Si queremos que los hijos no sean atrapados por la violencia, que sus padres no peleen, que aprendan a dialogar sus problemas y reconstruir la armonía familiar; que no se separen y que enseñen a sus hijos a amarse, respetarse, perdonarse y ayudarse. Sólo con familias estables, fieles a Dios y a sí mismas, evitaremos tanta violencia.

Artículos anteriores en Mayo del 2017