30 de Junio, 2017, 11:54: ALFRE306Familia y Sociedad
consejos que favorecen la salida de un adepto a una secta


Por: Yasmin Oré y Jesús Urones | Fuente: Religion en Libertad



Este tema es algo que comúnmente se preguntan muchos católicos que tienen un pariente o una amistad que ha dejado de practicar la fe  y ha sido captado por una secta. La mayoría no sabe como actuar con ellos o si existe alguna forma de ayudarles a salir de ella y volver a la Iglesia.

Algunas personas sin una orientación adecuada, lo primero que se les puede ocurrir es dejarse asesorar o poner esta tarea en manos de cualquier sicólogo. Si bien es cierto, algunas sectas como las “destructivas” pueden afectar notablemente la parte síquica de la persona, no ocurre así con la mayoría de movimientos religiosos que solemos conocer y tratar (testigos, mormones, adventistas, sectas de la nueva era, etc.)  donde los adeptos han sido atraídos en mayor parte por falta de formación o confusión doctrinal, búsqueda de nuevas experiencias espirituales, ambiente fraterno, etc. También por testimonios publicados de ex sectarios ahora católicos, podemos darnos cuenta que ninguno de ellos tuvo la necesidad de pasar por alguno de estos terapeutas en su proceso de conversión y viven ahora una vida normal y plena dentro de la Iglesia. 

Hago esta advertencia pues salvo contadas excepciones, la gran mayoría de sicólogos que suelen tratar esta problemática suelen ser profesionales ateos o relativistas por lo que pueden poner en peligro la espiritualidad del adepto y aunque pueda ayudar con sus técnicas a sacarlo de la secta, puede también terminar convirtiéndole en un completo irreligioso. Además,  que ellos al enfocarse sólo en el comportamiento sectario o el control mental y no tener un conocimiento teológico adecuado, suelen calificar de sectas hasta grupos o movimientos aprobados por la Iglesia Católica. Esto lo podemos comprobar revisando ciertas páginas de sicológos que se ofrecen en la red y que han tratado a ex testigos de jehová, ex cienciólogos pero también  a personas salidas del Opus Dei, Camino Neocatecumenal, etc. Antes de acudir a uno de ellos, debemos primero recurrir a las guía que ofrece la Iglesia en estos casos y que pueda orientarnos mejor en intentar sacar a nuestros allegados de la Secta.

Consejos que favorecen la salida de un adepto sectario

EL sacerdote experto en sectas Manuel Guerra en su “Diccionario Enciclopédico de las Sectas” (BAC 2013), nos propone algunos medios o remedios prácticos que favorecen la salida del adepto, a los cuales yo ampliaré con mi experiencia y los testimonios de otros ex sectarios  en su proceso de retorno a la Iglesia.

1. La oración y la mortificación como recursos al alcance de cualquier creyente



Es un método poderoso utilizado desde los primeros siglos del cristianismo. Recordemos el caso de Santa Mónica que rezó incansablemente porque su hijo San Agustín saliera de la secta de los Maniqueos y regresara a la verdadera fe. También podemos ofrecer ayunos por su conversión entre otras mortificaciones.

A mi regreso a la Iglesia Católica luego de haber dejado la misión mormona y todo lo concerniente a la secta, mi madre y mis abuelas me confesaron que habían estado rezando mucho el rosario porque yo me diera cuenta de la verdad pues mi acción de viajar lejos por una fe ajena a la de ellas y  solo con el fin de captar mas adeptos, les había parecido muy fanático y a su vez les entristecía diariamente.

2. No romper nunca los lazos entre los familiares, amigos, etc.

A pesar de los disgustos, frustraciones, etc., experimentados se debe procurar de manera contraria tender  “puentes” y usarlos tales como llamadas telefónicas, cartas, visitas, felicitación de cumpleaños entre otras acciones fraternas.

Se sabe que la secta buscará cerrar al adepto en actividades y un ambiente social absorbente que le desligará de compromisos o reuniones familiares. A pesar de ello, debemos buscar mantener esas relaciones de familiaridad y comunicación con el fin de hacerles sentir que no desaprobamos su cambio de creencias y que nuestros lazos están por encima de ello.

3. Poner al adepto en contacto con su identidad original o anterior a su incorporación a la secta

Buscando y recordándole los puntos positivos, felices, de referencia en el trato con sus padres, amigos, deportivas, etc., que puedan servir de despertadores de nostalgia. Para esta finalidad “los dulces de la abuela” suelen ser mas eficaces que cualquier reflexión especulativa.

Este aspecto es una de las situaciones que también experimenté  en la misión mormona pues al hacer proselitismo con gente buena católica y me hablaran cosas positivas de su fe, me recordó mi pasado católico y me hizo tener nostalgia de todo lo vivido en mis catequesis sacramentales, colegio religioso, mis abuelas devotas de la Virgen, etc. cayendo en la cuenta que nada de esas prácticas podían ser malas para mi alma.

 4. Evitar hablar al adepto con agresividad , acritud, sin atacar directamente a la secta.

Es importante este consejo pues no ganamos nada desprestigiando a la secta directamente, o siendo duros de palabras con los adeptos ya que esto lo pueden ver como serios ataques o persecución y podrían cerrarse mucho más. En su lugar, podemos exponer la verdad pero de manera sencilla y caritativa. También podemos hacer alusiones a otras sectas similares a las suya, para que el adepto pueda darse cuenta poco a poco de los errores que esta profesando.

5. Asesorarse con un experto en sectas

Es decir, tener contacto con un sacerdote, religioso o laico experto en estos temas que te pueda asesorar y guiar espiritualmente para tratar con el adepto. Dependiendo del tipo de secta, en especial las dañinas y destructivas, será necesario además la orientación de un sicólogo recomendado y de preferencia católico para un adecuado tratamiento.

6. Estudiar y conocer la Palabra de Dios

Esto es necesario sobre todo para las sectas de impronta cristiana, como los Testigos de Jehová, mormones , adventistas, etc., pues es sabido que la Biblia es el instrumento utilizado por ellas para confundir e inyectar sus nuevas doctrinas. El buen uso de la biblia puede ayudar a tener un dialogo más fructífero con estos miembros y hacerles ver sus errores cuando ellos tengan dudas o deseen abrirse al debate.

 7. Conocer la secta, el fundador, la doctrina, libros y hacer una correcta apologética

Es importante para el adepto que tu te intereses por la doctrina de su secta, libros, fundador, etc.,. Una vez conocido todo esto, debes desarrollar una adecuada apologética que replique sus doctrinas y también a todas las dudas que pueda tener sobre la Iglesia Católica.

En este caso por los testimonios que he leído de algunos ex testigos de jehová o ex mormones, estos se empezaron a dar cuenta de la verdad cuando debatieron con personas dedicadas a la apologética católica y les hicieron ver el error y la contradicción en sus doctrinas. Fue una de sus primeras luces en su proceso de conversión. 

 8. Es necesario dar un buen testimonio de conducta y moral.

Muchas veces las personas entran en las sectas porque allí se cumplen normas o practican valores morales con mayor firmeza o radicalidad. También suelen abandonar la iglesia católica cuando ven escándalos o malos ejemplos entre los fieles. Por eso, es necesario que intentemos dar un buen ejemplo cristiano y que el adepto se de cuenta que esta conductas o valores no son exclusivos de su secta.

Artículo originalmente publicado en Religión en Libertad

 

29 de Junio, 2017, 12:02: ALFRE306Familia y Sociedad
Estamos ante la magna exhibición del profundo complejo que tienen


Por: P. Custodio Ballester Bielsa | Fuente: AdelanteLaFe.com



Quiero pensar que no se le habrá ocurrido a nadie hacer réplicas de la celebración del orgullo gay en los colegios. Y además porque no es un día, ¡sino una semana entera! ¿Se imaginan toda una semana en los colegios, empezando por la primaria, exaltando y mimando en taparrabos o menos, todos los géneros sexuales que promocionan los del orgullo? Lo digo porque de momento, no habiéndose instaurado todavía en ellos el deterioro institucional, justamente a cargo de los especialistas en ese arte (se les ven las intenciones y las maneras en la organización del orgullo), aún no está adaptada la sensibilidad social para admitir que la institución escolar se entregue con pasión a organizar una tal exhibición de orgullo, implicando en ella a los niños y adolescentes, escenificando toda clase de lubricidades.

Sugiero de paso, que por más que presuman de ultraprogres en materia de moralidad sexual, algún pudor les quedará a las autoridades políticas y a las autoridades escolares, para no inculcar en el sistema de enseñanza esas costumbres que todos ellos encuentran tan loables en la calle, y que promocionan con entusiasmo tan desbordado.

Pero bueno, ¿qué tiene la celebración del orgullo en plena calle, ante los menores de edad, con la bendición de todas las autoridades y el estridente silencio de los pastores del Pueblo de Dios, que no pueda trasladarse a los colegios? ¿Qué tiene de indecoroso o de inconveniente? Algo tendrá, digo yo, para que no se atrevan todavía a celebrar en los colegios lo que los niños ven en la calle y en televisores y pantallas de bolsillo, elogiado por todos como una gran celebración cívica, y sabiamente consentido por las condescendientes autoridades eclesiásticas.

Algo profundamente anómalo hay efectivamente en esa celebración, que la convierte en tabú para la escuela que, supuestamente, tiene la misión de entrenar a los niños para la vida. ¡Qué digo tabú para la escuela! Hasta para la Universidad, tan avanzada en cuanto a implantación de la novísima moda de la plurisexualidad. De todos modos parece evidente que la anomalía está en la exhibición de las intimidades, no importa de qué signo. En efecto, todavía es muchísima la gente que aunque no sabe explicarse, tiene la incómoda sensación de que no es un acierto derribar las barreras de la intimidad.    

En cualquier caso, Dime de qué presumes, y te diré de qué careces. Eso ha sido así toda la vida. Es normal que ande fanfarroneando de aventuras y conquistas quien nunca se come un rosco, y que ande exhibiendo orgullo el acomplejado. Estamos, en efecto, ante la magna exhibición no del orgullo que sienten los gays por serlo, sino ante el profundo complejo que no hay manera de que se quiten de encima, por más que las leyes y los medios se empeñen en desplegar métodos absolutamente desproporcionados y singulares para poder presumir de normalidad. ¡Ni con esas! Discriminación positiva llaman a eso. Pero al final, se mire por donde se mire, van en dirección contraria a la que pretenden o dicen pretender, porque toda discriminación (¡aunque sea positiva!) es una forma de incriminación, pero invertida.



Es lo que tienen los complejos, es la conducta propia de los acomplejados. Sacar pecho y exponerse a hacer el ridículo en su exhibición de normalidad. No se han enterado aún de que la normalidad no se exhibe ni es ostentosa, simplemente se lleva con naturalidad.

¿Salidos del armario, dicen? Pues no, no del todo, porque lo llevan a cuestas como el caracol, no consiguen deshacerse de él; ni lo quieren en realidad, porque el armario es el pretexto y la deuda histórica a cuenta de la cual justifican todos los privilegios y hasta los abusos en que incurren. Lo que hacen en realidad con esta exhibición es mantenerse en el armario, pero abierto de par en par para exhibir a plena luz lo que siempre se ha protegido con pudor.

Porque identificar la homosexualidad con el esperpento que se exhibe en la celebración del orgullo, es algo que echa para atrás incluso a los que se esfuerzan y se esmeran en ser simple y naturalmente homosexuales (si finalmente eso es posible), sin andar llamando la atención por serlo, sin exigir privilegios por ello, sin reivindicar discriminaciones positivas. Y es evidente que por ese camino no van a conseguirlo nunca: porque la imagen final es la identificación de la homosexualidad y demás formas modernas de sexualidad como una extravagancia, que es lo que exhiben supuestamente con “orgullo”. Es, en efecto, colocar en el esperpento a todos los que siguen esas novedosas sendas.

Con el agravante de la pura teatralización del asunto: porque las doctrinas, por más que las expliquen, no acaban de calar. Aunque estén afianzadas y remachadas por las leyes. No hay manera de que penetren en las conciencias. Así que se recurre a los ritos, que se instalan más fácilmente en forma de fiestas: y por ese medio se asientan en la sociedad. A ese fin está orientada esa teatralización, esa especie de festivales étnicos convertidos en festivales plurisexuales. Poco sostenibles de todos modos si no hay doctrinas sólidas en que sostenerlos. A ese paso, cualquier día nos montan el festival de los eructos y demás manifestaciones fisiológicas exhibidas con orgullo. Y parando ahí, que podemos encontrarnos con orgullos mucho más cuestionables; que en el mundo hay gente para todo.

He ahí cómo pretendiendo crear conciencia a favor de la homosexualidad mediante la exhibición de un orgullo que no se siente (y que resulta en exhibición descarnada de un complejo), consiguen que eche raíces el complejo de situación estrafalaria. Cada vez son más los homosexuales que se desmarcan públicamente de esos esperpénticos rituales; los que entienden que si ya es difícil sentirse orgullosos de una condición de excepción, muchísimo más difícil lo tendrán si su condición es presentada en sociedad con caracteres de mascarada. Pero la política es otra cosa. La política tiene razones que la razón ignora.

Y la razón más poderosa (¡para qué nos vamos a engañar!) es la liquidación de la moral cristiana. Los políticos necesitan destruir la religión cristiana; y saben que no lo conseguirán si no destruyen la moral, ese criterio divino para distinguir el bien del mal, el pecado de la virtud. Sí señor, han de acabar con la moral: que como en toda civilización, hunde sus raíces en la moral sexual; porque finalmente ésta es el cimiento de la moral de relación, es decir de construcción de la sociedad.

Y los políticos se han empeñado en construir sobre los escombros de la moral cristiana, los tres pilares fundamentales de su excéntrica “construcción” de la sociedad según el nuevo modelo de progreso: la promoción de la homosexualidad empezando por la escuela, el desmantelamiento de la familia (que la izquierda extrema y la no tan extrema llaman patriarcal y esclavizadora) y la cultura de la muerte, sustentada en la banalización del aborto, el infanticidio  y la eutanasia. Por eso los católicos, incluido el obispo Novell, tenemos el derecho y la obligación de defender nuestros valores de toda la vida: por el bien no sólo de los cristianos, sino de toda la humanidad.

Pero la presión es tan fuerte que los obispos -tan prestos a firmar una Nota conjunta a favor de la identidad y singularidad nacional de Cataluña- han dejado solo a Novell, en su elemental predicación del Catecismo, frente a la persecución gay. El “audaz” obispo de Solsona no ha podido resistir el acoso agravado por la soledad en que le han dejado sus hermanos de la Conferencia Episcopal Tarraconense. Así que finalmente optó por plegar velas y disculparse, impresionado y avergonzado de su insólita e imprudente valentía.  Y es que el orgullo gay es tan potente que hasta en su lastimosa rectificación el pobre Novell, obnubilado, cae en el sofisma de negar y afirmar lo contrario simultáneamente: No es mi intención mantener un conflicto abierto con los partidarios de la ideología de género, pero no dejaré de defender el derecho de los pastores de la Iglesia a enseñar la doctrina católica, amparados en la libertad de expresión y la libertad religiosa. En román paladino, proclama un derecho que no volverá a ejercer nunca más: arrepentimiento y propósito de enmienda. Puede estar tranquilo el lobby LGTB. Lo han conseguido. Lo han callado para siempre.

Y es que no sé cómo lo va a hacer. ¿Cómo no va haber conflicto abierto con los partidarios de la ideología de género, si se anuncia el Evangelio? ¿O es que el señor obispo tiene la intención de enmendar o de eliminar de la Carta a los Romanos las palabras del apóstol Pablo?: Igualmente los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se abrasaron en deseos los unos por los otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, recibiendo en sí mismos el pago merecido de su extravío (Rm 1,27). Avergonzarse de la Palabra de Dios, disimularla, taparla y acallarla a conveniencia, siempre ha tenido amargas consecuencias ya en el presente… y las tendrá en el futuro; y sobre todo en la eternidad. Deberían saberlo.

El P. Ballester es Párroco de La Inmaculada Concepción y vecino de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona, España)

Artículo publicado originalmente en Adelante la fe

 

28 de Junio, 2017, 12:26: ALFRE306Bioética
Con cerca de 20 mil visitas en Youtube: ¡Todo un éxito!


Por: Redacción | Fuente: ACI Prensa



Una activista provida fue invitada al cuartel general de Google en California para dar una conferencia sobre el drama del aborto, una iniciativa que ha podido ser vista también por miles de internautas en Youtube.

La ponencia de Stephanie Gray, que se acerca a las 20 mil vistas en Youtube, superó a las cerca de 2 mil vistas que una conferencia similar dio en Google Cecile Richards, la Presidenta de la trasnacional del aborto Planned Parenthood.

Gray, autora del libro Love Unleashes Life (El amor libera la vida) y cofundadora del Centro Canadiense para la Reforma Bioética, fue invitada a participar en la serie de conferencias Talks at Google (Conversaciones en Google), un espacio en el que el gigante de Internet invita a distintos especialistas para compartir su experiencia.

Gray, que ha dado más 800 ponencias en los últimos 15 años, inició su ponencia destacando las tres cualidades por las que ella cree una persona es considerada “inspiradora”.

Estas son: 1) dar prioridad a los demás antes que a uno mismo, 2) tener una perspectiva de los sufrimientos y la propia situación de vida; y 3) hacer lo correcto incluso en situaciones difíciles.



Para profundizar en la primera cualidad, Gray recordó dos historias. La primera sobre el hundimiento del crucero Costa Concordia en Italia en el año 2012 y la segunda sobre “El Milagro en el Hudson”, el aterrizaje de emergencia de un avión en un río de Estados Unidos en el año 2009.

En el primer caso, cuando el barco encalló, el capitán salió de la embarcación junto con los pasajeros. En la segunda situación, cuando los pasajeros abrieron las puertas del avión para escapar y el agua del río comenzó a entrar, el piloto se quedó dentro de la nave hasta que todos salieron.

Gray indicó que el piloto fue considerado un héroe mientras que el capitán sufrió la vergüenza a escala internacional.

En ese sentido Gray preguntó que así como este piloto prefirió salvar a los pasajeros antes que a sí mismo, “¿Una mujer embarazada no debería dar prioridad a las necesidades de quien depende de ella, es decir, su hijo no nacido?”.

La activista canadiense expresó que el embrión también es un ser humano que aún está en la etapa del desarrollo y depende totalmente de su madre porque está creciendo en su vientre.

Gray añadió que un no nacido es más débil que un bebé recién nacido y preguntó: “¿No deberíamos priorizar las necesidades del niño por nacer?”. Porque, precisó, una persona que se considera “inspiradora” se preocupa por los más débiles antes que de los fuertes.

Sobre el segundo punto, Gray recordó que en una ocasión conoció a una mujer que había perdido a casi toda su familia durante el genocidio perpetrado en Ruanda en 1994. En este triste episodio, el gobierno exterminó a más de un millón de personas que pertenecían uno de los dos grupos étnicos que había en el país.

Gray indicó que le mostró a la mujer la foto de un niño asesinado en esa masacre junto a la de un bebé abortado y le preguntó qué pensaba. La ruandesa señaló la imagen del bebé abortado y dijo “eso es peor porque al menos mi familia tuvo la oportunidad de escapar”.

La canadiense también recordó el libro del psiquiatra Viktor Frankle “El hombre en busca de sentido” que escribió basado en su experiencia en un campo de concentración.

En el texto, Frankle narra que veía que varios prisioneros judíos sufrían por los maltratos y el hambre, pero que había un grupo que a pesar de vivir en la desgracia tenía gestos de caridad hacia sus compañeros como compartir con ellos algo de su comida.  

Gray indicó que Frankle llegó a la conclusión de que “las personas pueden tener una experiencia dolorosa, pero buscarán dar una respuesta diferente a esa experiencia”.

Stephanie Gray también propuso la experiencia de un estudiante universitario que le había contado que su madrastra había abortado a su bebé porque supo que podría morir al nacer. Cualquier embarazada en una situación similar podría preguntarse: “¿Por qué cortar el corto tiempo que nos queda? Más bien, ¿no querríamos saborear cada momento de cada día de las próximas 20 semanas (del embarazo)?”

Para explicar la última y tercera característica que hace que una persona sea inspiradora, Gray enumeró algunas circunstancias adversas como la pobreza o haber sufrido una violación, que pueden desencadenar la decisión de abortar.

La activista refirió que hay muchas mujeres que se ven en esta situación y que, pese a todo, deciden hacer lo correcto, como una mexicana que fue violada a los doce años y que tuvo a su hijo; o aquel otro caso de una mujer que ya había decidido abortar pero que se arrepintió de hacerlo y además convenció a otra para que hiciera lo mismo.

Al concluir su ponencia explicó que todos los ejemplos que puso son de personas “inspiradoras porque pusieron a otros antes que ellas mismas, porque tuvieron perspectiva, y porque hicieron lo correcto en una situación difícil”.

“Ese es el reto que les dejo a ustedes hoy”, finalizó Gray.

27 de Junio, 2017, 11:20: ALFRE306Familia y Sociedad
El origen de la familia en la historia y su rol en la sociedad.


Por: Francisco Cardona Lira |




Para poder comprender el papel de la familia en el inicio de la sociedad, trasladémonos al inicio de la existencia de los hombres sobre la tierra.

Historia


Sí, hace miles de años. Veamos aquellos lugares donde se encontraba la naturaleza sin ser alterada por nadie. Los animales se paseaban por doquier libremente. El hombre, con su familia, recorría los vastos valles y montañas en busca de frutos para comer, así como presas que cazar. Vestidos con pieles de animales, habitando en cuevas o sobre los árboles, transcurrían las vidas de los humanos.

Ahí encontramos a un hombre, cabeza de una familia, compuesta por su esposa, la gran abuela, quien padecía una fuerte enfermedad desconocida para ellos desde hacía dos años; por sus cinco hijos, con sus respectivas esposas e hijos.

Vivían en unas cuevas en la falda de la montaña. Día a día, él y sus hijos salían a cazar alguna presa que fuese suficiente para alimentar a toda la gran familia. Las mujeres, mientras tanto, recolectaban frutos y cuidaban a los niños. Contaban únicamente con rudimentarias lanzas de madera, algunos arcos y flechas. Pasado el tiempo, se dieron cuenta que ellos solos no eran capaces de cazar suficientemente bien. El cansancio, las enfermedades, las heridas, las dificultades de sobrevivencia limitaban mucho a aquella familia.

Nace el clan


Esa organización natural de familia no era suficiente para satisfacer todo lo que requerían para vivir. Por tanto, ésta familia decide unirse con otras familias que viven a orillas del río. Si sumamos nuestras fuerzas con las de ellos, lograremos ser mejores cazadores. Si alguno de nosotros resulta herido, habrá otros que lo sustituyan. Tendremos más oportunidades para atrapar a las grandes fieras, pues entre todos habrá más brazos, lanzas y flechas. Lograremos acorralarlas con rapidez. Siendo muchos, unos las perseguirán, otros lanzarán las lanzas, algunos más arrojarán flechas."

"Nuestras mujeres se repartirán el trabajo de recolectar frutos, mientras que otras elaborarán vestidos con las pieles de los animales cazados. Entre todos seremos más eficaces...”.

La tribu se asocia


Decididos a aliarse con otras familias, emprendieron la marcha para proponerles la unión. Las familias del río, por su parte, tenía las mismas necesidades, por tanto, gustosamente establecieron un acuerdo: Formaron una tribu. Uno de ellos sería el responsable de la naciente tribu.

De esta misma manera, en todas partes del mundo, se fueron uniendo familias para conformar tribus. Poco a poco, las tribus se aliaban para formar clanes. Posteriormente, los clanes se fueron organizando entre sí para dar origen a los pueblos, y éstos últimos, a las sociedades.

En cada sociedad se fueron especializando sus miembros: carpinteros, cazadores, gobernantes, curanderos, agricultores, militares, ... Y en todas ellas, cada persona pertenecía a una familia en particular.

La familia, como hemos podido ver, es la célula original de la vida social. Es esa sociedad natural donde el hombre y la mujer se entregan mutuamente por amor y generan nuevas vidas.

26 de Junio, 2017, 11:57: ALFRE306Familia y Sociedad
El arzobispo de Burgos llama a los católicos a tener cuidado con las “espiritualidades alternativas”


Por: Mons. Fidel Herráez Vegas | Fuente: R.I.E.S. (Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas) // Infocatolica.com



En su mensaje para hoy, domingo 25 de junio, el arzobispo de Burgos, monseñor Fidel Herráez Vegas, llama a los católicos a tener cuidado con las “espiritualidades alternativas”. Pretende con ello responder así a algunas dudas y ofrecer criterios de discernimiento de ofertas que pueden tentar a los creyentes y, al final, apartarlos de la verdadera fe.

El prelado explica que en un mundo secularizado y con un ritmo de vida estresante surge en muchas personas “el anhelo de una experiencia espiritual que aporte sentido y calor a su existencia”. Por ello no es extraño que proliferen métodos como el yoga o el zen, y otras técnicas vinculadas a la Nueva Era (New Age), con carácter místico y esotérico.

Sin pretender condenar lo que supone “el ansia de espiritualidad, que brota de lo más íntimo de las personas” y que es una reacción ante nuestra cultura, monseñor Herráez alerta frente al riesgo de emplear estos métodos en contextos católicos, siendo posible que “bajo un ropaje cristiano se oculte una espiritualidad no cristiana”, lo que “se puede prestar a confusión”.

Por ello, el arzobispo burgalés llama a saber diferenciar la oración cristiana de otras cosas, como ya ha hecho en varias ocasiones el papa Francisco en su predicación. Porque la oración en la New Age no es otra cosa que “ampliar la propia conciencia aspirando a la fusión con la divinidad, con la naturaleza o la energía cósmica, en el fondo con algo impersonal. Ello normalmente provoca el encerrarse en uno mismo y el alejamiento de los demás”.

Finalmente, monseñor Herráez invita en su carta semanal a “desarrollar más la práctica de la oración, desde la tradición espiritual y mística cristiana”. Porque, como dice el papa Francisco, “una sesión de yoga jamás podrá enseñar a un corazón a ‘sentir’ la paternidad de Dios ni un curso de espiritualidad zen lo volverá más libre para amar”.



Por su interés, reproducimos a continuación el mensaje del arzobispo de Burgos.

La espiritualidad cristiana y las «nuevas espiritualidades»

Esta semana deseo comentar un tema que está alcanzando una notable actualidad en nuestra sociedad y que también tiene repercusiones en nuestra vida eclesial. De hecho algunas personas me han hecho llegar sus dudas e incertidumbres y considero una obligación mía, como pastor de la diócesis, ofrecer a todos los católicos una palabra de discernimiento y unos criterios que les permitan emitir un juicio de valor.

 El fenómeno al que me refiero es la proliferación de «nuevas espiritualidades» o «espiritualidades alternativas». Aunque pueda parecer paradójico, resulta lógico que en nuestra sociedad secularizada, externamente caracterizada por la increencia y la indiferencia ante el hecho religioso, surja en muchas personas el anhelo de una experiencia espiritual que aporte sentido y calor a su existencia. Es comprensible, dado el estilo de vida dominado por el estrés, la competitividad, el hastío, el anonimato, la soledad… Y dada también la dimensión espiritual, reconocida o no, de los seres humanos.

Por eso muchos recurren a métodos como el yoga o el zen, procedentes del hinduismo o del budismo, de la sabiduría oriental y vinculados frecuentemente al movimiento denominado «New Age», Nueva Era, que en sus diversas manifestaciones es también un «conjunto de creencias y prácticas místico-esotéricas, que se ofrece como una experiencia espiritual consoladora y benéfica para los insatisfechos ante el materialismo y el racionalismo deshumanizante del mundo occidental». No podemos condenar ni minusvalorar el ansia de espiritualidad, que brota de lo más íntimo de las personas; muestra además la insuficiencia de un modelo cultural y social dominado por el racionalismo, la técnica y el consumo, que muchas veces anulan la dimensión transcendente del ser humano.

 También en encuentros de oración o talleres de meditación, ofrecidos en centros católicos o en grupos eclesiales, se recurre al yoga o al zen. Puede suceder que bajo un ropaje cristiano se oculte una espiritualidad no cristiana, que pretende ir más allá de las religiones, también de la religión cristiana; y en el mejor de los casos se puede prestar a confusión. La espiritualidad cristiana tiene unas características que deben ser diferenciadas, vividas y conservadas con claridad. Determinadas prácticas corporales pueden ayudar a la oración. Pero no pueden oscurecer lo peculiar de la oración cristiana, que es, en palabras del Papa Francisco cuando la diferencia de otras prácticas «pseudoreligiosas», la oración «en serio», «la oración de adoración al Padre, de alabanza a la Trinidad, la oración de agradecimiento, también la oración de pedir cosas al Señor, pero la oración desde el corazón».

La «nueva espiritualidad» es usada frecuentemente como una terapia para solucionar el malestar sicológico o emocional y para lograr la serenidad, y la paz interior. Para ello intenta ampliar la propia conciencia aspirando a la fusión con la divinidad, con la naturaleza o la energía cósmica, en el fondo con algo impersonal. Ello normalmente provoca el encerrarse en uno mismo y el alejamiento de los demás. De este modo se difumina la conciencia, la libertad, la responsabilidad y la capacidad de amar. Es la «espiritualidad del espejo», de la que también nos advierte el Papa, por la que uno se mira y se ilumina a sí mismo, pudiendo quedarse en su propio bienestar y armonía interior. La espiritualidad cristiana, por el contrario, vive de una relación personal con Alguien que, por propia iniciativa, nos ha amado el primero. Esta relación se vive siempre en el seno de la Iglesia y se abre con generosidad a las necesidades de los demás.

Las dos últimas solemnidades litúrgicas nos lo muestran con claridad. En la fiesta de la Santísima Trinidad, como os decía hace un par de semanas, celebramos un Dios vivo que se dirige a nosotros de modo personal como Padre, Hijo y Espíritu Santo. Es un Dios con rostro y con nombre. El domingo pasado celebrábamos el día del Corpus Christi, fiesta de la Eucaristía, que hace presente al Jesús muerto y resucitado por nosotros, y que a la vez nos abre al encuentro con el hermano necesitado. El cristiano reza como un hijo que se dirige confiado al Padre que es tierno y misericordioso; se siente unido a Jesús en su mediación sacerdotal; se sabe movido por el Espíritu Santo y se siente empujado a celebrarlo con los otros, con la Iglesia, en la liturgia y en el amor «de obras y de verdad». Ese es el tesoro que permanentemente debemos cuidar y profundizar.

Las comunidades cristianas, y cada uno de nosotros, deberíamos desarrollar más la práctica de la oración, desde la tradición espiritual y mística cristiana. A ello os animo gustosamente, pues, como dice el Papa Francisco, «una sesión de yoga jamás podrá enseñar a un corazón a “sentir” la paternidad de Dios ni un curso de espiritualidad zen lo volverá más libre para amar».

+ Fidel Herráez, arzobispo de Burgos

Artículo originalmente publicado en InfoCatolica.com

En este mundo, muchos dirán que tienen a los mejores amigos, otros dirán que la amistad no existe… Entonces es válido preguntarnos: ¿Existe la verdadera amistad? ¿Existen los verdaderos amigos? Aquí te dejo 10 características de un verdadero amigo.

1. Una premisa vital: la amistad para que sea verdadera, debe fluir, sin prisas, sin presiones, sin forzar los afectos. Debe vivirse en el marco de la libertad de los hijos de Dios, viviendo una purificación constante a través de la oración. Ninguna amistad es perfecta, pero si se vive desde Dios, Él mismo indicará si esa amistad es según Su voluntad o no y nosotros como hijos suyos, estamos llamados a ser dóciles a su voz.

2. El verdadero amigo reza por ti: Sí, sin Dios no podemos ser buenos amigos, ¿Qué mejor lugar para los que amas y estimas que en las manos de Dios? Un momento óptimo para rezar por tus amigos es en la Santa Misa.

3. El verdadero amigo te ama tal cual eres: Sí, el amor puro existe. Los amigos verdaderos se aman en el Señor de manera pura, libre y compartida. Es una experiencia que es posible solo si ama desde Dios. Ese amor lleva a aceptarle de manera genuina, siempre buscando ser ayuda idónea en el proceso de conversión.

4. El verdadero amigo no es egoísta: lo que es de Dios se comparte, el amigo verdadero no te aísla ni te aleja de tus demás cercanos. Al contrario, la amistad, cuando es verdadera, crea equipos, verdaderas comunidades fraternas, unidas por la caridad y transparencia.

5. El verdadero amigo no teme a los cambios: Cuando la amistad es verdadera, no se basa solo en elementos pasajeros para existir, sino que es libre y a pesar de distancia, silencios, tiempo o ambiente, siempre permanece.

6. El verdadero amigo se queda, cuando todos se van: En los peores momentos, se encuentran a los mejores. En momentos de obscuridad, el verdadero amigo seca las lágrimas, anima al cansado, consuela al deprimido, todo por la fuerza del Amor.

7. El verdadero amigo sabe CÓMO corregir: En una amistad verdadera, hay confianza para señalar las fallas, pero, sobre todo, se aprende a corregir con amor, caridad, tacto, prudencia, paciencia y si se falla en esto, Dios ayuda a dar la humildad suficiente para pedir perdón y perdonar.

8. El verdadero amigo NO teme discutir: La amistad para que sea genuina, debe ser purificada así que incluso cuando discutas o tengas dificultades con tus amigos, ¡da gracias por eso! Dios utiliza todo para nuestro bien.

9. El verdadero amigo no te aleja de Dios ni de su Iglesia: un amigo que en serio quiere tu bien, siempre buscará ser reflejo del amor de Dios en tu vida.

10. … qué tal si nos cuentas tú cual consideras debe ser la décima característica (déjanos tus comentarios)!!

La Palabra de Dios nos dice: “Quien ha encontrado un amigo, ha encontrado un tesoro” y la hermana Glenda complementa esa cita, en su conocida alabanza, diciendo “y yo te he encontrado a ti (…) encontré a Jesús por ti”. Es decir: la verdadera amistad es un tesoro dado por Dios, nos lleva a Dios y nos hace vivir el Amor verdadero, es decir, a Dios. Nosotros los católicos sabemos que Jesús mismo nos llama amigos. Por ende, podemos decir claramente: SÍ, EXISTEN LOS VERDADEROS AMIGOS.

No dudes en la pureza de la amistad. Así como Francisco y Clara se tuvieron uno al otro, y como tantos santos experimentaron la amistad verdadera, no dudes que Dios te dará los amigos que sean perfectos para ti, porque serán según el corazón de Dios.

Escrito por: Karla Estrada Navarro

25 de Junio, 2017, 15:02: ALFRE306Familia y Sociedad
Hay que reconocer la presencia de Dios en la naturaleza


Por: Mscperu.org | Fuente: Mscperu.org



El nuevo Compendio de Doctrina Social de la Iglesia dedica un capítulo entero a temas medioambientales, reconociendo su creciente importancia. Los primeros números animan a los cristianos a considerar el medio ambiente con una actitud positiva, para evitar una mentalidad de desprecio y condena, y reconocer la presencia de Dios en la naturaleza.

Deberíamos ver el futuro con esperanza, recomienda el Compendio, «sostenidos por la promesa y el compromiso que Dios renueva continuamente» (No. 451). En el Antiguo Testamento vemos cómo Israel vivió su fe en un medio ambiente que era visto como don de Dios. Además, «la naturaleza, la obra de la acción creativa de Dios, no es un adversario peligroso».

El Compendio también invita a recordar el comienzo del libro del Génesis, en el que el hombre es puesto como la cima de todos los seres y Dios le confía que cuide toda la creación. «La relación del hombre con el mundo es parte constitutiva de su identidad humana. Esta relación es a su vez resultado de otra relación aún más profunda con Dios» (No. 452).

En el Nuevo Testamento Jesús hace uso de los elementos naturales en algunos de sus milagros y recuerda a los discípulos la providencia de su Padre. Luego, en su muerte y resurrección, «Jesús inaugura un mundo nuevo en el que todo le está sometido y recrea las relaciones de orden y armonía que el pecado había destruido» (No. 454).

Ciencia y tecnología
El concilio Vaticano II reconocía el progreso hecho por la ciencia y la tecnología al extender nuestro control sobre el mundo creado. Mejorar nuestras vidas de este modo está de acuerdo con la voluntad de Dios, concluían los padres conciliares. También observaban que la Iglesia no se opone al progreso científico, que es una parte de la creatividad humana dada por Dios.

Pero, añade el Compendio, «un punto central de todo uso científico y tecnológico es el respeto por los hombres y mujeres, que debe acompañarse también de la necesaria actitud de respeto por todas las criaturas vivas» (No. 459). Por lo tanto, nuestro uso de la tierra no debería ser arbitrario y es necesario que esté inspirado por un espíritu de cooperación con Dios.

Olvidar esto suele ser la causa de acciones que dañan el medio ambiente. Reducir la naturaleza a «términos mecanicistas», suele acompañarse por la falsa idea de que sus recursos son ilimitados, llevando a considerar el desarrollo en una dimensión meramente material, en la que se da el primer lugar «al hacer y tener en vez de al ser» (No. 462).

Si es necesario que evitemos el error de reducir la naturaleza a términos meramente utilitaristas, según el cual sólo es algo que hay que explotar, también es necesario que evitemos irnos al otro extremo haciéndola un valor absoluto. Una visión ecocéntrica o biocéntrica del medio ambiente cae en el error de poner a todos los seres vivos al mismo nivel, ignorando la diferencia cualitativa entre los seres humanos, basada en su dignidad de personas humanas, y otras criaturas.

La clave para evitar tales errores es mantener una visión trascendente. Actuar de modo más responsable hacia el medio ambiente resulta más fácil cuando recordamos el papel de Dios en la creación, explica el Compendio. La cultura cristiana considera las criaturas como un don de Dios, que debe cuidarse y salvaguardarse. El cuidado del medio ambiente también entra dentro de la responsabilidad de asegurar el bien común, por el que la creación se destina a todos. El Compendio también observa que tenemos una responsabilidad con las generaciones futuras.

Biotecnología
Una sección del capítulo se centra en el tema de la biotecnología. Las nuevas posibilidades ofrecidas por estas técnicas son una fuente de esperanza, pero también han levantado hostilidad y alarma. Como regla, observa el texto, la visión cristiana de la creación acepta la intervención humana, porque la naturaleza no es una suerte de objeto sagrado que debemos dejar solo.

Pero la naturaleza es también un don a usar con responsabilidad y, por lo tanto, el modificar las propiedades de los seres vivos se debe acompañar de una evaluación cuidadosa de los beneficios y riesgos de tales acciones. Además, es necesario que la biotecnología se guíe por los mismos criterios éticos que deberían orientar nuestras acciones en las esferas de la acción social y política. Y también se deben tener en cuenta los deberes de justicia y solidaridad.

En cuanto a la solidaridad, el Compendio pide «intercambios comerciales equitativos, sin la carga de injustas estipulaciones» (No. 475). En este sentido es importante ayudar a las naciones a lograr una cierta autonomía en ciencia y tecnología, transfiriéndoles el conocimiento que las ayudará en el proceso de desarrollo. La solidaridad también significa que, junto a la biotecnología, son necesarias políticas comerciales favorables para mejorar la alimentación y la salud.

El Compendio también menciona a los científicos que, estando llamados a trabajar de modo inteligente y con perseverancia para resolver los problemas de suministro de alimentos y salud, también deberían recordar que están trabajando con objetos que forman parte del patrimonio de la humanidad.

A los empresarios y agencias públicas del sector de la biotecnología, el texto les recuerda que junto a la preocupación por lograr un beneficio legítimo, deberían tener presente el bien común. Esto es especialmente aplicable en los países más pobres, y a la hora de salvaguardar el ecosistema.

Compartir los bienes
Se dedica una sección del capítulo a la cuestión de compartir los recursos de la tierra. Dios ha creado los bienes de la tierra para que sean usados por todos, observa el Compendio, y «deben ser compartidos de modo equitativo, de acuerdo a la justicia y la caridad» (No. 481). De hecho, es necesaria la cooperación internacional en temas ecológicos, puesto que suelen ser problemas a escala global.

Los problemas ecológicos suelen estar conectados con la pobreza, con gente pobre incapaz de abordar problemas como la erosión de las tierras de cultivo, debido a sus limitaciones económicas y tecnológicas. Y muchos pobres viven en suburbios urbanos, afligidos por la polución. «En tales casos el hambre y la pobreza hacen virtualmente imposible evitar una explotación intensiva y excesiva del medio ambiente» (No. 482).

La respuesta a estos problemas no es, sin embargo, políticas de control de población que no respetan la dignidad de la persona humana. El Compendio sostiene que el crecimiento demográfico es «plenamente compatible con un desarrollo integral y compartido» (No. 483). El desarrollo debería ser integral, continúa el texto, asegurando el verdadero bien de las personas.

En relación a los recursos naturales hay que considerar el destino universal de los bienes, y particularmente cuando se trata del tema del agua. El acceso inadecuado al agua potable afecta a gran número de personas y suele ser fuente de enfermedades y muerte.

Para el mundo desarrollado, el compendio ofrece algunas notas sobre los estilos de vida apropiados. A nivel individual y comunitario, se recomiendan las virtudes de la sobriedad, la templanza y la autodisciplina. Necesitamos romper con la mentalidad basada en un mero consumo, además de ser conscientes de las consecuencias ecológicas de nuestras elecciones, sostiene el texto.

El Compendio concluye su capítulo pidiendo que nuestra acción hacia la creación se caracterice por la gratitud y el aprecio. Deberíamos recordar también que el mundo revela el misterio de Dios que lo ha creado y lo sostiene. Redescubrir este significado profundo de la naturaleza no sólo nos ayuda a descubrir a Dios, sino que también es la clave para actuar de modo responsable de cara al medio ambiente.

24 de Junio, 2017, 16:29: ALFRE306Bioética
El primer objetivo de la Revolución sexual es la sexualización de los niños, objetivo perverso, que encuentra apoyo en la ONU y sus agencias, en la Secretaría de Educación Pública y en la Secretaría de Salud, pues son instituciones involucradas en la Agenda Homosexual, que compra a sus promotores en diversos países.


Por: Marta Morales | Fuente: yoinfluyo.com



Cómo evitar que tu hijo llegue a ser homosexual.

En Estados Unidos se han creado “escuelas seguras” donde se fomenta la “orientación sexual” para que desde niños sean proclives a la identidad homosexual. Los niños que, a través de esta influencia, experimentan inclinación o atracción por el mismo sexo, están en riesgo, ya que están más predispuestos a usar drogas, a abusar del alcohol, a experimentar violencia sexual o a engancharse en la prostitución; están más inclinados al suicidio y a tener problemas psicológicos, también a contraer enfermedades de transmisión sexual, como demuestra la experiencia de más de veinte años. Estos niños necesitan ayuda.

Cuando un adolescente se involucra en relaciones homosexuales aumentan las consecuencias negativas. La condición homosexual se podría describir como una falla para identificar el propio sexo. La persona sabe que es hombre o mujer, pero “siente” diferente.

La atracción homosexual es síntoma del desarrollo de un desorden que se puede prevenir. Conviene prevenir las condiciones que causan ese desorden:

a) La mejor prevención de la homosexualidad en varones es que tengan una buena relación con su padre, en la que el padre afirma la masculinidad del hijo, no porque lo invite a prostituirse con mujeres, sino porque le presenta una imagen de apoyo y porque lleva una amistad positiva y cercana con él.



b) La madre podría enseñar al hijo a manejar sus ansiedades y miedos.

c) La madre puede reafirmar su respeto por la masculinidad, sobre todo si el padre es deficiente o está ausente.

d) El niño debe tener la oportunidad de conocer matrimonios felices y entender que el amor entre hombre y mujer es algo hermoso.

e) Los niños necesitan estar protegidos y deben de saber que si alguien trata de tocar sus partes corporales privadas, o si se les pide que ellos las toquen, deben decirlo inmediatamente y saber que esa persona no es buena compañía.

f) Los padres podrían plantearse la posibilidad de enseñar a sus hijos a perdonar a quien los dañe, a rechazar la autocompasión y a practicar las virtudes. Casi todos los niños experimentan traumas. La diferencia puede estar en que, en el caso de la atracción por el mismo sexo, permanezca sin cura. En muchos casos la amargura, la envidia, el no perdonar y la autocompasión, enconan o lo alientan sutilmente.

g) Hay que evitar radicalmente que los niños, adolescentes y adultos vean pornografía. Un adulto puede cambiar su mentalidad en una semana si la ve, en el niño la exposición a material gráfico puede traer consecuencias funestas.

h) Procurar ver la televisión y las películas junto a los hijos, ya que a través de los medios de comunicación social se les va convenciendo paulatinamente de cuestiones amorales e inmorales que no los van a hacer felices y los van a confundir. La confusión moral y doctrinal es uno de los signos de los tiempos actuales; la gente muchas veces no distingue el bien del mal, o llama mal a lo que está bien y bien a lo que está mal.

i) Éste puede ser el punto más importante: los padres de familia han de estar atentos a lo que se enseña a sus hijos en las escuelas. Hay unos programas de “educación sexual” que pretenden enseñar las diversas perversiones sexuales, las técnicas placenteras y cambiar la orientación sexual de los niños y niñas.

j) Hay problemas que nos sobrepasan. Dios quiere ayudarnos, pero muchas veces no contamos con Él para educar y para vivir la vida cotidiana. Nos sentimos solos, cuando en realidad Él nos acompaña en el camino y nos espera al final de la meta.

Es importante que, en la medida de lo posible, el niño se sienta aceptado en su hogar, y que tenga la figura de un padre –que representa la fuerza y la autoridad– y de una madre –que representa la ternura y la exigencia– para ayudar a su equilibrio emocional, afectivo y espiritual.

En Estados Unidos también se han creado escuelas dirigidas por padres de familia, en el hogar, para que a los niños no se les enseñe que carecen de naturaleza humana y de ley natural, para que sepan que son biológica y psicológicamente hombres o mujeres, a fin de que acepten su identidad desde edad temprana. El ser humano no nace sexualmente neutro. Un hombre y una mujer son diferentes en su cuerpo, en su psicología y hasta en sus juguetes y juegos.

La pobreza o riqueza de un pueblo está en su sexualidad. Es importante que los niños y adolescentes vivan la castidad porque así son más felices y están más abiertos al saber y a la cultura, de otro modo se obsesionan por los vicios y eso perturba su inteligencia.

El primer objetivo de la Revolución sexual es la sexualización de los niños, objetivo perverso, que encuentra apoyo en la ONU y sus agencias, en la Secretaría de Educación Pública y en la Secretaría de Salud, pues son instituciones involucradas en la Agenda Homosexual, que compra a sus promotores en diversos países. Quieren que los niños tengan experiencias sexuales desde la Escuela Primaria, por eso los padres han de revisar los textos que les dan a sus hijos en las escuelas.

¿Por qué a muchos niños les van tan mal en la escuela? ¿Por qué hay tanta violencia en los centros escolares?

En muchos casos son efecto de la sexualización a que los niños son sometidos. Hay que luchar por la inocencia de nuestros niños. Los niños aprenden la compasión, la cortesía, la honestidad y la disciplina a los seis años. Si son sexualizados, su desarrollo será bloqueado y nunca aprenderán esas virtudes. Pensarán erróneamente que sólo valen por su sexualidad. La industria sexual degrada a hombres y mujeres.

23 de Junio, 2017, 14:16: ALFRE306Bioética
El más fundamental de los derechos es el respesto a la vida del más indefenso


Por: P.Fernando Pascual, L.C. | Fuente: Catholic.net



Con frecuencia se producen consecuencias dañinas del aborto. Además de posibles daños físicos en la madre, existen secuelas en su corazón, entre las que no faltan depresiones y tristezas profundas tras una decisión muchas veces envuelta en un contexto dramático.

Pero la consecuencia más grave de todo aborto provocado radica en la eliminación de la vida de un ser humano indefenso, de un hijo en las primeras etapas de su desarrollo.

Alguno dirá que lo mejor para ese hijo era precisamente no nacer. ¿Cómo habría sido su existencia si hubiera seguido adelante en situaciones de pobreza, o de falta de cariño, o de tensiones en su madre y en quienes la rodean?

Al pensar así, uno se sitúa en una especie de observatorio superior en el que se siente capaz de decidir qué existencia sería digna de ser vivida y qué existencia sería mejor nunca haber continuado. Una manera de pensar extraña, que se arroga un poder sobre la vida y la muerte, y que establece discriminaciones arbitrarias.

Por eso, al afrontar el tema del aborto hace falta recordar siempre su consecuencia más dramática: la injusta supresión de una vida humana. Porque el aborto consiste precisamente en eso: provocar la muerte de quien simplemente busca, con su dinamismo propio, abrirse paso en el camino de la vida.



Al reconocer este hecho, las sociedades y las personas podrán dar pasos concretos para promover una cultura de la acogida y del respeto hacia los hijos, y para ofrecer apoyos eficaces y cercanos a las madres, de forma que el aborto desaparezca como opción y se respete la vida de cada nuevo ser humano.

Entonces el mundo habrá dado un paso importante hacia la justicia y hacia el pleno respeto del más fundamental entre los derechos humanos: el de la vida de los más indefensos y necesitados miembros de nuestra especie, los hijos en las primeras etapas de su existencia terrena
22 de Junio, 2017, 13:26: ALFRE306Bioética
En una sociedad como la nuestra, que busca inclusión, hace falta denunciar la discriminacion genética que causa abortos


Por: P.Fernando Pascual, L.C. | Fuente: Catholic.net



Se habla poco de las discriminaciones genéticas. ¿Cuándo se producen? En general, cuando un individuo recibe un trato que lesiona sus propios derechos por poseer algunas características genéticas.

Aunque las discriminaciones genéticas suscitan una justa condena cuando afectan a adultos, existe un silencio cómplice si tales discriminaciones llevan a miles de abortos de hijos por tener ciertos defectos, o por ser sanos pero sin algunas características deseadas por los adultos.

En sociedades que buscan la inclusión, la apertura, el respeto, sobre todo hacia quienes tienen ciertos defectos físicos o características diferentes respecto de lo mayoritario, hace falta denunciar discriminaciones genéticas que llevan al aborto selectivo y promover una cultura más acogedora hacia todos.

Un ser humano no tiene menos valor si su genoma está marcado por algún defecto, o si será de un sexo o de otro, o si tiene una raza no deseada por su madre o por otros que la presionan para abortar. Basta con poseer la condición humana para poseer una dignidad intrínseca y merecer la protección adecuada.

Frente al silencio en algunas sociedades ante el aborto selectivo por el sexo (miles de hijas abortadas antes de nacer), o por poseer el síndrome de Down, o por otras situaciones genéticas, vale la pena un esfuerzo concreto para evidenciar las discriminaciones existentes y para acompañar a quienes no comprenden que una existencia diferente no deja de ser digna.



Un pueblo carece de justicia si permite, incluso si promueve, abortos basados en discriminaciones según el ADN que posean los hijos. Al revés, un pueblo muestra amor a la justicia si sostiene a cualquier madre que descubre en su seno a un hijo con ciertas características genéticas vistas como “difíciles”, y acompaña, tras el parto, a ese hijo para que pueda ser acogido y ayudado según lo requiera su identidad genética, sin discriminaciones ni exclusiones arbitrarias.

21 de Junio, 2017, 13:39: ALFRE306Bioética
El nacer como hombres o mujeres no es un hecho cultural, es biológico.


Por: Redacción | Fuente: ACI Prensa



“No aceptar la ideología de género no es discriminación, no es ser intolerante ni homofóbico”, sino que “es simple biología”, asegura la doctora en biodiversidad, genética y evolución, Pamela Puppo.

En un artículo publicado el 7 de marzo en el sitio web Posición.pe, titulado “Sobre la ideología de género”, la dra. Puppo explica que “cuando los fetos se forman, poseen dos cromosomas sexuales, XX o XY según sean niña (XX) o niño (XY). Los genes contenidos en estos cromosomas determinan el desarrollo físico de los fetos. Así, los embriones desarrollan diferentes órganos según el sexo”.

“En la pubertad, se producen una serie de hormonas, testosterona si es varón o estrógeno y progesterona si es mujer, que influencian no solo la forma física como la persona se desarrolla, sino, una serie de características afectivas, psicológicas, etc.”.

La experta subraya que “esto no es discriminación, es simple biología”.

“Esto no es homofobia, pues, que yo sepa, todos los seres humanos mantenemos el derecho de meter a quien nos dé la gana en nuestra cama”, indica.



La Dra. Puppo subraya que, contrariamente a los postulados de la ideología de género, “el hecho de nacer como hombres o mujeres no es un hecho cultural, es biológico”.

“¿O me van a decir que cuando una madre gestante hace la ecografía para saber el sexo del bebé y pregunta al médico si el bebé será niño o niña está siendo homofóbica? ¡Por favor! Las cosas como son”, señala.

La experta advierte además que “la ideología del género no promueve la igualdad entre los sexos, la ideología del género promueve la asexualización del ser humano”.

“Esta ideología, que es eso mismo, una corriente de pensamiento, no una teoría científica ni mucho menos una evidencia científica, sostiene que los seres humanos somos ‘neutros’ cuando nacemos, y podemos escoger si ser hombres, mujeres, o una combinación de ambos cuando crecemos”.

Sin embargo, precisa, “el sentimiento no se sobrepone a la naturaleza”.

“Yo no puedo cambiarme a voluntad. Si un día decido ser un gato, ese sentimiento no va a hacer que me salga pelo y me crezca una cola. Nací como mujer y por eso, tengo una serie de órganos propios: útero, ovarios, vagina, vulva. ¡Yo no tengo ‘derecho’ a tener una próstata!”.

La doctora en Biodiversidad, Genética y Evolución advierte que las personas que nacen con un sexo y sienten luego que no tienen el sexo adecuado “sufren de un síndrome conocido como ‘disforia de género’. No es la regla, es la excepción. No voy entrar aquí en casuísticas, basta decir que estas personas tienen que ser respetadas, queridas y acompañadas”.

La expresa descarta además que promoviendo la ideología de género se defiendan los derechos de la mujer.

Doctora Pamela Puppo¿Quieren disminuir el abuso sexual de mujeres? Primero, ¡apoyen más a las familias! La mayoría de violadores vienen de familias rotas, donde el padre muchas veces está ausente o es abusivo. Segundo, ¡no fomenten que se use a la mujer como objeto en los medios sociales, en los periódicos, en la publicidad! Tercero, den más apoyo a las mujeres que sufren este tipo de violencia, que los agentes del orden cumplan efectivamente su deber de protegerlas”.

Al finalizar su artículo, la Dra. Puppo subraya que “la igualdad no se alcanza negando nuestras diferencias sexuales, la igualdad se alcanza respetando las diferencias de cada sexo y lo que cada sexo aporta a la sociedad”.

Artículo originalmente publicado en ACI Prensa

 

Artículos anteriores en Junio del 2017