30 de Septiembre, 2017, 12:00: ALFRE306General
Ante los eventos vividos en algunos país esta es una pregunta recurrente


Por: Fray Nelson Medina, OP | Fuente: fraynelson.com



Pregunta:

Varios amigos y lectores nos han preguntado: ¿Debemos ver los terremotos u otras catástrofes como juicios de Dios?

Respuesta:

Una vez le plantearon a Cristo una cuestión semejante. Leemos en Lucas 13,1-5:

En esa misma ocasión había allí algunos que le contaron acerca de los galileos cuya sangre Pilato había mezclado con la de sus sacrificios. Respondiendo Jesús, les dijo: ¿Pensáis que estos galileos eran más pecadores que todos los demás galileos, porque sufrieron esto? Os digo que no; al contrario, si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente. ¿O pensáis que aquellos dieciocho, sobre los que cayó la torre en Siloé y los mató, eran más deudores que todos los hombres que habitan en Jerusalén? Os digo que no; al contrario, si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.

En este breve diálogo se mencionan dos tipos de catástrofes: los debidos a crueldad inesperada y los debidos a imprevistos o accidentes. La actitud del Señor se condensa en estos tres puntos:



(1) Cristo no manifiesta escándalo ni asombro aunque por supuesto no es indiferente al dolor humano.

(2) Como norma general, no debemos hacer asociaciones directas causa-efecto entre una catástrofe y el estado moral de las personas que la sufren. En palabras de Cristo: esos que padecen el rigor de tales situaciones no son "más pecadores" que los demás.

(3) Tales hechos sí que deben movernos a TODOS a considerar la trascendencia de la vida y de la muerte, y por lo tanto a tomar una actitud seria de conversión.

Este artículo fue publicado originalmente por nuestros aliados y amigos: Casa Para Tu Fe Católica (Fr. Nelson)

 

29 de Septiembre, 2017, 13:44: ALFRE306Familia y Sociedad
Un vídeo no apto para ideólogos de género


Por: Redacción | Fuente: Religión en Libertad



La fundación holandesa SIRE promueve una campaña de sensibilización ante las consecuencias para los chicos de reprimir su forma de jugar y expresarse, diferente a las chicas. Todo un desmentido, con la realidad científica y la experiencia universal de padres y educadores, a quienes hablan de «estereotipos culturales».


VER VIDEO:  https://youtu.be/xL6DGFX6bNk

28 de Septiembre, 2017, 14:31: ALFRE306General
Ciencia sin religión está coja, religión sin ciencia está ciega. –Albert Einstein


Por: Nacho Alpizar | Fuente: New Fire



Durante mucho tiempo ha existido la popular idea que la ciencia y la fe no encajan. Se habla sobre los límites de la fe en el campo científico y seguramente has oído cosas como que  a la Iglesia Católica “no le gusta la ciencia”.  Pero, ¿es esto cierto? ¿Qué tan compatibles son la ciencia y la fe? ¿Se contradicen o se complementan?  ¿Qué dice la Iglesia de las ciencias naturales?

Es común escuchar tanto en los jóvenes como en los adultos decir que la ciencia y la fe no son compatibles. Inclusive, es más común oír que se oponen. Incluso muchos afirman que la ciencia puede ser “nublada” por la religión o hasta que los “mejores científicos” son ateos.  Pero esto realmente no es así y un vistazo a la historia nos lo demuestra.

    “Ciencia sin religión está coja, religión sin ciencia está ciega.” –Albert Einstein

Desde la invención del método científico hasta la genética moderna y la astronomía, muchos científicos han llevado sus investigación de la mano con la fe. Tales son los casos de Antoine Lavoisier (padre de la química moderna), Nicolás Copérnico (padre del heliocentrismo), Francis Bacon (padre del método científico) e Isaac Newton (padre del cálculo matemático).  Y así como ellos, muchísimos más que, a pesar de haber vivido en momentos diferentes en la historia, tenían algo en común: su amor por las ciencias nacían de su amor a Dios y sus descubrimientos en los distintos campos científicos los acercaban más a Él.

Esta idea no es nueva. Desde sus inicios, la ciencia ha funcionado como herramienta para observar, comprender y estudiar el universo que nos rodea. Pero los más grandes científicos han reconocido la ciencia no sólo como una herramienta sino también, como un don de Dios; para de igual forma observar y admirar su creación.


La Fe me lleva a la Ciencia

Muy probablemente te sorprenda saber que Georges Lemaître (padre de la teoría del Big Bang) era sacerdote jesuita, o que Gregor Mendel (padre de la genética moderna) era monje agustino. Y es que la fe ha llevado a estos hombres y a muchísimos más a querer conocer más de Dios a través de su creación. El Catecismo de la Iglesia Católica (CIC) nos lo dice bastante claro:

    “La Santa Madre Iglesia, mantiene y enseña que Dios, principio y fin de todas las cosas, puede ser conocido con certeza mediante la luz natural de la razón humana a partir de las cosas creadas” (CIC 36).

Es por esto que reconocemos que la fe en Dios nos lleva a querer conocer más de Él y una de las muchas formas es observando y admirando con el don de la ciencia su perfecta creación.


La Ciencia me lleva a la Fe

Ya sabes entonces que la fe naturalmente me lleva a la ciencia. Pero ¿funciona también viceversa? ¿La ciencia me puede llevar a la fe? La respuesta no es tan simple como la primera. El físico alemán Werner Heinsenberg, famoso por formular el principio de la incertidumbre, nos lo dice de esta forma: “El primer trago de la copa de las ciencias naturales te volverá ateo; pero en el fondo de esa copa te espera Dios.”

¿Qué quiere decir esto?

Pues fácil, la ciencia a primera vista puede parecer contradecir mucho la existencia de Dios. Por esta razón, las ciencias que usualmente recibimos en la primaria o en el colegio son tan básicas que muchas veces nos hacen dudar o nos hacen escoger entre 2 opciones, por ejemplo: Génesis vs. Big Bang. (Ya que como vimos antes, ignorábamos quien teorizó el Big Bang). Pero el estudio más profundo y verdadero de las ciencias revela un universo cuya perfección y complejidad se le puede atribuir (al final) únicamente a Dios.

Tal es el caso del genetista ateo estadounidense Francis Collins cuyo profundo estudio del genoma humano y su asombro por la complejidad de este lo llevaron a la fe. El cual es ahora cristiano y tiene una fundación de científicos creyentes llamada BioLogos Foundation. O bien, el caso de Anthony Flew denominado el “ateo más famoso del mundo” quien tras muchísimos años de estudio y a través de un conocimiento profundo de la filosofía y de la ciencia se convirtió del ateísmo al deísmo.

Estos son solo un par de casos que ayudan a entender que también el estudio profundo del universo que nos rodea y de su complejidad es uno de los muchos caminos que nos pueden llevar a Dios.


Y a todo esto ¿la Iglesia Católica qué?

Pues como vimos, desde los primeros y varios capítulos más del Catecismo de la Iglesia Católica se habla de las ciencias naturales y su complementariedad con la fe. Pero no se queda ahí. La iglesia católica ha ayudado y apoyado en muchos estudios en pro de la ciencia. Por ejemplo, el Observatorio Astronómico Vaticano es uno de los más antiguos observatorios en el mundo y aún trabaja. ¡El mismo Papa Francisco es técnico en química y amante de la ciencia!

También, la Santa Sede actualmente posee dos grandes instituciones científicas:

    La Pontificia Academia de las Ciencias la cual “tiene como objetivo la promoción de los avances de la matemática, física y ciencias naturales, y los relacionados con el estudio de las cuestiones epistemológicas.”(Estatutos de 1976, art. 2) Quien, dentro de sus miembros ha incluido reconocidos científicos, entre ellos más de 30 premios Nobel en áreas como química, física, economía y fisiología.
    Y también, la STOQ Foundation (Science, Theology and the Ontological Quest). Un proyecto del Consejo Pontificio de la Cultura que promueve el diálogo entre la ciencia, la filosofía y la teología en las instituciones del Vaticano.

En fin, tanto ahora como a lo largo de su historia la Iglesia Católica ha entendido la complementariedad entre la fe y la ciencia y sus aportes a esta última han cambiado el mundo. Muchos santos como San Alberto Magno (doctor de la iglesia y patrono de los científicos) o San Juan Pablo II han abogado siempre por el diálogo entre ambas. La ciencia y la fe se complementan muchísimos y una lleva a la otra. Al contrario de lo que se cree popularmente, no son enemigas sino más bien ¡son perfectamente compatibles! Como lo dijo el papa San Juan Pablo II en una de sus cartas encíclicas más famosas:

    “La fe y la razón son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad.” (Fides et Ratio, 1998)

27 de Septiembre, 2017, 12:23: ALFRE306Familia y Sociedad
A cada día le basta su afán (cf. Mt 6,34)


Por: P.Fernando Pascual, L.C. | Fuente: Catholic.net



El ambiente, enrarecido, oprime nuestro corazón. Sentimos que el aire es poco sano. Las tensiones acumuladas nos aturden.

Necesitamos una bocanada de aire fresco. Abrimos la ventana del alma en espera de un poco de alivio.

En la vida humana hay momentos en los que brisas de belleza, de bondad, de justicia, de ternura, alivian y consuelan.

Frente a los problemas que se acumulan poco a poco, o que llegan como granizadas dañinas, sentir la caricia de un aire renovador y suave nos consuela y nos ayuda a reemprender la lucha.

Levanto la cabeza. Por encima de las nubes, un color diferente me enseña un panorama más completo.



Existe un cielo, existe un juicio, existe un Dios que es justicia y misericordia. Quedan espacios para la esperanza y para la alegría.

El aire fresco alivia. El calor deja de oprimir mi alma. Siento una paz que se explica desde Dios y que me lanza a pensar en mis hermanos.

El reloj corre. Los problemas no durarán eternamente. Siguen ahí, es cierto, pero los veo desde una perspectiva diferente.

Con el alivio y la fuerza que me llegan como don de Dios Padre pongo, nuevamente, las manos en el arado. Y recuerdo que a cada día le basta su afán (cf. Mt 6,34).

 

26 de Septiembre, 2017, 16:24: ALFRE306Bioética
La aplicación conectará a personas pro-vida alrededor del mundo en sus esfuerzos por rezar, ayunar y hacer vigilias las 24 horas del día en clínicas abortistas a nivel mundial.

Una aplicación para móviles potenciará la lucha pro-vida en todo el mundo


Por: Redacción | Fuente: http://infocatolica.com/




 

Una de las organizaciones pro-vida más exitosas del mundo en cerrar clínicas de aborto acaba de lanzar una aplicación móvil para mejorar la coordinación de los que trabajan a favor de la vida.

40 Days for Life acaba de lanzar la aplicación «40 Days for Life» (en la App Store y en Google Play) para conectar a personas provida alrededor del mundo en sus esfuerzos por rezar, ayunar y hacer vigilias las 24 horas del día en clínicas abortistas a nivel mundial.

«Planned Parenthood y la industria del aborto tienen una gran ventaja financiera incluso sobre los esfuerzos mejor financiados a favor de la vida», dijo Shawn Carney, presidenta de 40 Days for Life (40 días por la vida). Sin embargo, con esta aplicación, los esfuerzos de las comunidades pro-vida están creciendo y «esa ventaja ya no será tan grande como lo fue antes».


Próxima campaña de «40 Days for Life»

La aplicación llega justo a tiempo para el lanzamiento de la próxima campaña de 40 Days for Life que comienza el 27 de septiembre y termina el 5 de noviembre.

Los organizadores de 40 días por la vida esperan que la aplicación conecte a decenas de miles de activistas que quieren dar fin al aborto a través de la oración, el ayuno y la vigilia. El software proporciona información detallada de la vigilia local o la de cualquier lugar del mundo. Permite que los voluntarios de la oración interactúen, y ofrece respuestas pro-vida a las preguntas más comúnmente formuladas a los consejeros de acera.

«Esta es una aplicación de última generación que permitirá a los equipos de campaña de 40 días por la vida coordinar mejor sus vigilias pacíficas de oración, comunicarse con voluntarios y seguidores y, lo más importante, responder a las preguntas difíciles que a menudo enfrentan al participar en su testimonio de oración», explicó Carney.
La aplicación para móviles se puede descargar gratuitamente en 40daysforlife.com/app.

Características adicionales de la aplicación

Una característica importante de la aplicación que ha causado sensación es que cuenta con una sección de respuestas a los argumentos de aborto.

Con más de 750.000 participantes en todo el mundo en los últimos 10 años, hemos visto y escuchado todo en la calle», dijo Carney. «Esta nueva aplicación será una gran herramienta gratuita para aquellos que estén ya sea en la calle, en el trabajo o en la iglesia y que quieren involucrar a más personas en el movimiento pro-vida».

Otra característica de la aplicación para móviles es que también cuenta con una sección de noticias. Se destacarán los centros de aborto que cierren y los trabajadores de aborto que abandonen la industria. También contará con devocionales y alertas de acción que ayudarán a movilizar a las personas a favor de la vida.

«40 Days for Life» es una de las campañas pro-vida más exitosas desde la infame decisión de Roe v. Wade por parte de la Suprema Corte de Estados Unidos que legalizó el aborto durante los nueve meses de embarazo, por cualquier razón.

El nombre de la organización proviene de la Biblia donde Dios usó el período de 40 días como un tiempo de juicio o prueba, como cuando Dios rehízo la tierra durante el gran diluvio que fue causado por 40 días de lluvia o cuando Jesús estaba en el desierto para 40 días y superó la tentación.

Los organizadores de la campaña dicen que el evento de este año se espera sea la reunión más grande de intercesores pro-vida desde que comenzó la vigilia en 2004.

«Estamos muy entusiasmados con la mayor campaña de 40 días por la vida de toda su historia», afirmó la presidenta de 40 días por la vida, Shawn Carney.

«Ahora hemos visto 89 instalaciones de aborto cerrar sus puertas», dijo.

 

25 de Septiembre, 2017, 16:47: ALFRE306Familia y Sociedad
Oración y caridad. He aquí dos pasos sencillos –aunque no vividos sin esfuerzo

¿Cómo? Es la clave de todos los santos.


Por: P. Juan Antonio Ruiz J., L.C | Fuente: https://la-oracion.com/



«El pecador ha de sentir siempre que tus palabras proceden exclusivamente de tu caridad. Las palabras caritativas han de preceder siempre a las recomendaciones punzantes. Si quieres ser útil a las almas de tus prójimos, recurre primero a Dios de todo corazón y pídele con sencillez que te conceda esa caridad, suma de todas las virtudes y la mejor garantía de éxito en tus actividades» (San Vicente Ferrer, Tratado sobre la vida espiritual).

 

Mientras más avanzamos en la vida, lanzamos la mirada atrás y empezamos a arrepentirnos de muchas cosas que nos hubieran gustado llevar a cabo. Y así, vamos creando esa lista de deseos que «algún día cumpliré». De todos los que pregunto, muchos suelen coincidir que una de las cosas que más les gustaría es aprender un idioma. Francés, inglés, italiano, alemán… se pasean por los ojos de todos y les invitan a recurrir a uno de los inventos más inútiles que he conocido: los manuales de «aprende un idioma sin esfuerzo y en poco tiempo». Y digo que es inútil porque nada se consigue sin esfuerzo y en poco tiempo. Por lo menos, la gente normal, como yo, así lo vive.


Dos sencillos pasos: caridad y oración

Y miren ustedes por dónde, me encuentro con este pequeño escrito del gran santo español Vicente Ferrer que desarma esta teoría. Porque ahí delinea dos pasos sencillos para el éxito en la vida. Dos recomendaciones que te ayudarán a ascender los escalones del triunfo: la caridad y la oración. ¡Claro!, hablamos de triunfo únicamente en el plano espiritual. Que, después de todo, es el único triunfo que cuenta. Ya lo decía Santa Teresa de Jesús: «Al final de la vida, el que se salva, sabe; el que no, no sabe nada».



 
Tu encuentro con Cristo en la Oración

Pero volvamos a los dos pasos de San Vicente. Y, sobre todo, veamos cómo los vivió él en su vida. Porque de nada sirve predicar bellamente si luego no se refleja eso que predicas en tu propia experiencia. Pues bien, el Papa Benedicto XVI nos cuenta en la audiencia general dedicada a este santo que «Tenía la capacidad de mantener la atención en el auditorio con el tono y modulaciones de su voz. Pero, sobre todo, con la pasión que ponía en lo que decía. Huyendo de lenguajes artificiosos y recargados, supo traslucir a Dios. ¿Cómo? Orando. Es la clave de todos los santos. Antes de predicar se retiraba durante varias horas. Y la gracia se derramaba a raudales». Muchos suelen preguntarme cómo ayudar a una persona, qué hacer para que vuelva a Dios. El santo de hoy responde con ese primer paso en la vida: la oración. Y luego Dios, si realmente confiamos, se encargará.

 
Tu Testimonio refleja caridad

Ahora bien, después llega un segundo paso, que sería la colaboración a lo que oro junto a la acción de Dios: la caridad. Y una caridad que se traduce, ante todo, en el ejemplo de una vida auténtica. Porque no hay mayor caridad que un buen testimonio. Y San Vicente vuelve a ser testigo de esto, como nos lo relata de nuevo el Papa Benedicto XVI en la audiencia antes citada: «Tenía autoridad moral porque su vida era sencilla y austera. Era íntegro, auténtico. […] Tanta bondad resumida en su persona conmovía de tal modo a la gente que, enardecida por sus palabras, intentaban robarle trozos de su hábito a modo de reliquia».

Oración y caridad. He aquí dos pasos sencillos –aunque no vividos sin esfuerzo– que pueden llevarnos a un éxito rotundo en nuestra vida: éxito que se cumplirá, definitivamente, en la llegada a la Felicidad con mayúscula, al cielo que Dios nos tiene preparado, con amor, desde toda la eternidad.

Articulo extraído del Blog La oración del P. Evaristo Sada L,C
25 de Septiembre, 2017, 12:23: ALFRE306Familia y Sociedad
Una mujer debe comprender que, por encima de todo, ella es hermosa a los ojos de su Creador.


Fuente: Religión en Libertad



Antes de profundizar en este tema, es importante saber algo: una mujer debe comprender que, por encima de todo, ella es hermosa a los ojos de su Creador. Aunque quiera superar el examen de su esposo, ante todo «se prendará el Rey de tu belleza» (Sal 44, 12).

Es la reflexión con la que Molly Parker, tras 22 años de matrimonio (tiene tres hijos y vive en California), comenta en Crosswalk diez formas con las que un hombre puede hacer sentir "fea" a su mujer (en un sentido que va más allá de la condición física) sin decir una sola palabra y sin intención alguna de hacerlo. No es que Molly diga que hay todas deben evitarse siempre... pero tampoco deben quedar todas sin evitar nunca. Y el caso es que de todas ellas, de una forma u otra, nos previene la Biblia.

1. Escatima los cumplidos
Una mujer desea que se le preste atención, y si su marido (aquel cuya opinión es más importante) no es capaz de dedicarle un cumplido, ella empezará a preguntarse si hay algo que falla en ella. Si se ha arreglado y está atractiva, si asombra a su marido con su capacidad para la multi-tarea, si prepara unas comidas excelentes, "ella quiere que él se lo diga" y "él debe hacérselo saber".

"La ansiedad en el corazón deprime al hombre, pero una palabra buena le causa alegría" (Prov 12, 25).

2. No tiene en ningún lado una foto de su mujer
"Una vez visité a mi marido en el trabajo y vi algo hermoso: ¡Yo! Ahí estaba, sobre su mesa, dentro de un pequeño marco que todos podían ver. Me sentí honrada y querida y, si he de ser sincera, algo coqueta. No tienes bastante de mí fuera de casa, ¿eh, machote?", cuenta Molly, quien ofrece como alternativa... un fondo de pantalla en el ordenador.

"Que en las puertas la alaben sus obras" (Prov 31, 31).

3. Mira frecuentemente a otras mujeres
Por cada marido que mira como no debe en la playa o en la calle, "hay una esposa que se siente poco deseable e insuficiente", que puede llegar a pensar "que no es lo bastante buena". Y si el hombre no se reprime de esos "exámenes de arriba abajo" a otras mujeres, "él llegará a pensar lo mismo". Molly explica por qué: "Mirar de esa manera en público puede conducir fácilmente a mirar de esa manera en privado", ya sea con una relación extraconyugal o mediante la pornografía.

"Todo el que mira a una mujer para codiciarla, ya en su corazón cometió adulterio con ella" (Mt 5, 28).

4. Nunca le regala nada
"Nunca olvidaré", recuerda Molly, "lo bien que me sentí el día en el que mi marido me compró una blusa escogida por él mismo. ¿Por qué? Porque él pensó que me sentaría bien. Y entonces me lo imaginé en la tienda diciéndose a sí mismo: 'Me gustaría verla con esto puesto'. Eso le hizo atractivo para mí, y me hizo sentirme atractiva a mí. Ambos ganamos". Porque el mejor regalo de un hombre a una mujer es él mismo, añade.

"El alma generosa será saciada, y quien riega también él mismo será regado" (Prov 11, 25).

5. Siempre está mirando su teléfono móvil

Los tiempos de juntarse en un sofá, o en el coche, o en un restaurante, sin la compañía del celular, puede que hayan pasado para siempre: "Pero el día que un hombre hace el primer movimiento y apaga el móvil, mirándote a los ojos como si fuera la primera cita... sin distracciones... su mujer está segura de que es vista y escuchada... todo lo contrario de sentirse fea".

"Vosotros, hombres, tratad a conciencia con la mujer, dándole el debido honor como coheredera de la gracia de la vida" (I Pe 3, 7).

6. Acurrucarse no le basta
Molly confiesa lo mucho que le gustan que su marido le haga cosquillas en la espalda. O disfrutar de un helado estirando las piernas sobre las de su marido. Sin más pretensiones. "Por eso, cuando un hombre quiere sexo y solo sexo, su mujer se siente usada como un electrodoméstico", dice, "como si él la viese solo cual alguien con una función".

"Que el marido dé a su mujer el débito, y la mujer de igual modo al marido" (I Cor 7, 3).

[En realidad esta referencia neotestamentaria que aduce Molly alude precisamente al débito conyugal {debitum, dice la Vulgata}, esto es, al sexo, y asi la hemos transcrito. Lo que pasa es que la autora cita por la versión protestante de la Biblia conocida como King James o Rey Jacobo, que utiliza "benevolence" {versión antigua} o "affection" {versión nueva} en vez de "débito" ("El marido dé a su mujer cariño", transcribe Molly). Sin embargo, todo el contexto de los versículos 1 a 7 de esa carta de San Pablo, incluso en la versión protestante, alude a la relación propiamente carnal. En cualquier caso, que el versículo aducido por Molly no case bien con la idea que ella quiere apoyar no quita fuerza a la idea misma de la importancia de las muestras de cariño más allá del sexo.]

7. Se come la última magdalena para que no lo haga ella
"Cuando un hombre se come la última magdalena para 'ayudar' a su mujer a perder peso, o le pone estratégicamente las zapatillas de deporte a los pies de la cama, ella se va a sentir fea. Y aunque él cree que es sutil, ella sabe exactamente lo que está pasando", advierte Molly: " Es importante que un hombre muestre afecto hacia su esposa ahora, esté o no en plena forma".

"Regocíjate con la mujer de tu juventud" (Prov 5, 18).

8. Prefiere las cosas de hombres
Molly ve bien que los hombres necesiten su espacio y su momento para sus cosas y sus amigos. "Pero cuando su lugar de esparcimiento se parece más a un lugar de escape, su mujer puede preguntarse por qué él ya no busca su compañía", incluso hasta temer que alejarse de algún vicio, como el alcohol, implique alejarse también de ella.

"Goza de la vida con la mujer que ames todos los días de tu vida fugaz" (Eclesiatés 9, 9).

9. No le importa que otros hombres dediquen atención a su mujer
No todos los celos son pecaminosos, recuerda Molly: "Sin un marido ve que otro hombre intenta seducir a su esposa, tiene derecho a estar celoso; debe estar celoso". Así que "para honrar y defender a su mujer y no descuidar su compromiso con ella,  un hombre debe estar ojo avizor. Ese toque de saludables celos no solo protegerá su matrimonio, sino que hará que su mujer se sienta deseable".

"Yahvé tiene por nombre Celoso. Un Dios celoso es" (Éx 34, 14).

10. Habla mejor de otras mujeres que de la suya propia
Si una mujer oye a su marido calificativos respecto a otras mujeres que nunca oye respecto a ella (da igual que sean valoraciones físicas que intelectuales), se sentirá cualquier cosa menos bien, "lo cual es especialmente verdad si Doña Guapísima o Doña Brillante son conocidas de la pareja, no meras estrellas de Hollywood". Porque toda mujer tiene algo hermoso que ofrecer al mundo, pero es dentro del matrimonio donde ha de sentirse única entre un millón.

"Única es mi paloma, única mi perfecta" (Cantar de los Cantares 6, 8).

24 de Septiembre, 2017, 12:13: ALFRE306General
Obispos de México piden rezar esta oración por víctimas de terremoto


Por: Redacción | Fuente: ACI Prensa



 A través de su cuenta de Twitter la Conferencia del Episcopado Mexicano exhortó a rezar una oración por las víctimas del terremoto que golpeó a Ciudad de México y Puebla dejando más de 200 fallecidos aproximadamente.

Aquí la oración escrita por el P. Guillermo Gutiérrez, la cual es consideradas por los obispos de México como “muy conforme para estos dolorosos momentos”.

 

“Madre mía, mira el dolor de tus hijos.
Guarda a los más pobres, quienes con fatiga intentan construirse un futuro y una hecho de como este les destruye la esperanza.
Sostén a tu Iglesia, a nuestros pastores para que asuman el liderazgo espiritual y moral que les compete con palabras hondas y acciones fuertes que devuelvan a nuestro pueblo motivos para seguir esperando en Dios y confiando en sus mejores energías.
Consuela las lágrimas de quienes lloramos por nuestros hermanos muertos, por los niños, por los ancianos.
Que nadie se evada en su egoísmo en esta hora que exige generosidad y amor.
Amén”.

23 de Septiembre, 2017, 12:02: ALFRE306Familia y Sociedad
Video: Una explicación contundente de la cultura millennial


Por: Silvana Ramos | Fuente: catholic-link



 

Simon Sinek es un escritor y motivador que encontró la fama luego de dar una charla en TED llamada: «How great leaders inspire action» (cómo los grandes líderes inspiran la acción). En las últimas horas, nuevamente una plática de Sinek está dando qué hablar: «Los millennials en el lugar de trabajo». Lejos de ser una charla diseñada solo para empresarios o para los jóvenes millennials que quieren algún consejillo para mejorar su performance laboral, Simon Sinek nos sorprende con una claridad impresionante sobre una realidad que no solo les puede costar la felicidad a este grupo de personas, sino que, finalmente puede tener un impacto (y muy grande) en el resto de generaciones por venir.

El viral trae los extractos más resaltantes de la plática. Yo los invitaría a que vean la charla completa aquí. Las razones que da Sinek sobre por qué los millennials son como son, son las siguientes:

    La crianza, es decir, el estilo de crianza que sus padres tuvieron con ellos
    La tecnología con la que crecieron
    La impaciencia, el querer todo inmediatamente
    El ambiente, un ambiente que no se preocupa por ellos sino por los resultados

Nuevamente se trata de la familia, nuevamente son los padres los primeros responsables por la educación de sus hijos. En los millennials (y en todas las generaciones) la labor de los padres tiene sus consecuencias. Ellos no son narcisistas, centrados en sí mismos, que necesitan sobresalir, le rehuyen al esfuerzo, buscan el placer inmediato, porque simplemente decidieron ser así; ellos fueron formados de tal manera que terminaron adquiriendo estos hábitos y creencias.

Luego de ver el video, que por un momento puede sonar muy pesimista, yo como padre y que no estoy lejos de los millennials, me quedo con dos tareas por cumplir y ayudar a descubrir:


1. La gratificación instantánea solo dura un instante

(¡Ja! por eso se llama instantánea). El placer inmediato no es un buen negocio en ningún caso. Desde comerme un litro de helado cuando estoy triste hasta embarcarme en una relación de una noche sin compromiso alguno, el placer inmediato no soluciona nada y más bien puede complicarlo todo.


2. La satisfacción con tu carrera y las relaciones personales, ¡requieren tiempo!

Mucho tiempo y trabajo duro. Siempre, no importa el momento histórico que estés viviendo o la tecnología maravillosa con la que cuentes. Hay cosas que nunca cambian y esto es la naturaleza de las relaciones humanas, para conocer el misterio de otro no hay App. que valga, la comunicación directa, el tiempo, la paciencia, la decisión y la constancia son imprescindibles, de lo contrario vamos muertos…o peor aún conformándonos con nada.

Los millennials son nuestros jóvenes. Nosotros los adultos necesitamos salir al paso, darnos verdadero tiempo para entender quiénes son y por qué se comportan como se comportan. Dejar la crítica y poner nuestra “adultez” al servicio. Ir enseñando (y de paso aprender), con paciencia y compromiso, donde sea que nos toque (una corporación, una empresa pequeña, un colegio, una catequesis para jóvenes, el periódico en donde escribo, etc.), a que estos jóvenes se re encuentren con el mundo real y consigo mismos.

Y una reflexión final para los millennials, los jóvenes de hoy: está bien pedir ayuda. Si bien son una generación caracterizada por la autosuficiencia, no hay persona en el mundo que lo sepa todo y menos en cuanto a lo esencial, sobre el amor, sobre las relaciones duraderas y sobre la felicidad misma. En este sentido buscar ayuda y consejo es sumamente importante.

    «En este sentido a vosotros, jóvenes, os pertenece el futuro, como una vez perteneció a las generaciones de los adultos y precisamente también con ellos se ha convertido en actualidad. De esa actualidad, de su forma múltiple y de su perfil son responsables ante todo los adultos. A vosotros os corresponde la responsabilidad de lo que un día se convertirá en actualidad junto con vosotros y que ahora es todavía futuro» (San Juan Pablo II – Carta Apostólica a los jóvenes y a las jóvenes del mundo 1985).


VER VIDEO: https://youtu.be/YwM-U5z2N3c

 

22 de Septiembre, 2017, 10:45: ALFRE306Bioética
La belleza es un llamado a la razón, a la contemplación, al poner la propia vida en orden


Por: Redacción | Fuente: es.gaudiumpress.org



"Los católicos no deben temer defender lo bueno y bello, ese es nuestro derecho de nacimiento como nos lo recuerda San Agustín", afirmó el redactor estadounidense Paul Krause en un artículo para la revista Crisis Magazine. Inspirado en uno de los recuerdos compartidos por el Santo en su célebre libro La Confesiones, Krause recordó que el apetito por la belleza es innato en el ser humano por ser creado a imagen de Dios y que una parte importante de los males de la actualidad están relacionados con el rechazo de lo bello y elevado en la cultura.


"La belleza es algo que nos llama a alturas más elevadas", afirmó Krause, quien citó los comentarios de San Agustín sobre su remordimiento por haber robado una pera de un árbol de un vecino junto a un grupo de amigos en su juventud. El hecho, una travesura sin mucho sentido ni gravedad (la pera fue arrojada a unos cerdos), no produjo felicidad en San Agustín, debido a que "no había belleza (en ello) porque fue un robo". Su conciencia le indicó de una manera estética, la negación de lo bello, la inmoralidad del acto que en lugar de elevarlo lo distanciaba de Dios.

La experiencia de la admiración de la belleza, que conduce a lo sublime es descrita por Krause como "una participación con el Logos, la participatio Trinitatis que Agustín y otros Padres latinos describen en sus escritos". A través de la participación de lo divino "nuestros corazones son puestos en un viaje ascendente" en palabras de San Agustín. La contemplación prepara la participación "con el Logos, con la Palabra que es Cristo". "La belleza es un llamado a la razón, a la contemplación, al poner la propia vida en orden, juega un papel integral en la restauración de la imago Dei (la imagen de Dios)".

La vivencia actual de muchas personas contradice estos principios, explicó el redactor, justo en tiempo calificados como "la edad de la razón". Los deseos desordenados y el relativismo frente al bien y el mal, la belleza y la fealdad, acalla la voz de la razón moral en el interior de los hombres y sustituye la auténtica racionalidad. "Los nuevos profetas de la 'razón' no son más que profetas de la concupiscencia separada de la razón que nos alientan mientras nos sumergimos en las profundidades oscuras de la alienación mientras afirmamos que esto o aquello es 'razonable' y 'bello' de forma muy similar a como los romanos celebraban el suicidio de Lucrecia y afirmaban que ese acto era un bello reflejo de la virtud", declaró.

Por estos motivos, los creyentes deben defender la auténtica búsqueda de la belleza que apunta hacia Dios. "Este es el llamado del Espíritu, la invitación a cultivar la virtud y participar con la creatividad de la vida misma que crea una belleza aún mayor", concluyó. "Es pertinente para la salvación de nuestras almas y la lucha por el futuro de nuestra cultura que seamos despertados de nuestro malestar moral por el resplandor de la belleza".


Artículos anteriores en Septiembre del 2017