29 de Noviembre, 2017, 20:51: ALFRE306General
El abuso de las drogas es la pandemia más grave actualmente en todo el mundo Por: P. Miguel A. Fuentes, IVE | Fuente: TeologoResponde.org Pregunta: ¿Cómo ayudar a los hijos que se drogan? Respuesta: Nadie duda que uno de los dramas contemporáneos es el problema de la drogadicción en todos los niveles: niños, jóvenes, adultos y ancianos. El abuso de las drogas es la pandemia más grave actualmente en todo el mundo. Es una de las principales causas de muchos: -matrimonios deshechos -fracasos en los estudios -despidos de trabajo -desempleo -ruinas económicas Reportar anuncios inapropiados | -delincuencia juvenil -prostitución de niños, adultos y jóvenes -actos de violencia -enfermedades mentales -sida y otras enfermedades -etc… 1. EL FENÓMENO DE LA DROGADICCIÓN Veamos algunas ideas generales. 1) El consumidor de droga Entre los distintos consumidores de droga hay que distinguir diversas clases: -El consumidor ocasional: es aquel que consume droga esporádica y excepcionalmente. -El consumidor habitual: es quien consume repetidamente, pero mantiene el suficiente control tanto de la frecuencia cuanto de las dosis; su vida en la sociedad es prácticamente normal. -El fármacodependiente o tóxicodependiente: es el sujeto que ha llegado a la dependencia de la droga; la consumición de droga se hace en él compulsiva y puede llegar en algunos casos al síndrome de abstinencia. -El toxicómano: es el sujeto en quien la dependencia de la droga es tal que vive tan sólo para ella; recurre a cualquier medio para conseguirla; desaparece para él todo otro interés (personal, familiar, social); pierde todos los valores morales. 2) La dependencia También hay que hacer alguna distinción entre los tipos de dependencia en que puede encontrarse un consumidor. Son fundamentalmente dos: el acostumbramiento y la dependencia propiamente dicha. El acostumbramiento es el estado producido por el uso repetido de un medicinal (u otra sustancia) y se caracteriza: por la tendencia a perseverar en el uso de un determinado producto a causa de las sensaciones de bienestar que provoca; por una ligera tendencia a aumentar la dosis; por cierto grado de dependencia psíquica, pero no física; finalmente, porque los efectos sólo son adversos para la persona que consume. La dependencia, en cambio, es el estado de intoxicación periódica o crónica resultante del repetido uso de una medicina u otra sustancia. Se caracteriza: por el deseo irresistible (compulsión) a tomar el producto permanentemente y a conseguirlo a cualquier costo; por la tendencia a aumentar la dosis; por la dependencia no sólo psíquica sino también física; y, finalmente, porque los efectos son adversos tanto para la persona en cuestión cuanto para la sociedad. Esta dependencia, a su vez, se considera sólo psíquica: cuando la satisfacción psíquica empuja al individuo a abusar de la sustancia que la produce; o incluso física: cuando la suspensión o limitación del fármaco produce una serie de perturbaciones que se denomina ‘síndrome de abstinencia’, cuando las perturbaciones llegan a calambres estomacales, náuseas, diarrea, convulsiones e incluso estado de coma. 3) Problemas sociales que favorecen el consumo Nuestra sociedad contemporánea ha creado las condiciones para que el fenómeno de la drogadicción pueda ser considerado prácticamente una ‘cultura’ (o mejor ‘subcultura’); porque, en efecto, la drogadicción se coloca en una línea armonizable con otras manifestaciones propias de nuestro tiempo, como son: -la búsqueda continua del placer -el hedonismo en todos sus aspectos -la intolerancia ante el dolor y la frustración -la falta de valores -el materialismo consumista -la inmadurez cada vez más frecuente en adultos -la desintegración del núcleo familiar Este tipo de características de nuestro fin de siglo han creado un estado de vacío, de frivolidad y de cansancio psicológico tal que el instinto de supervivencia espiritual busca desesperadamente salidas alternativas. Es muy significativo que la Organización Mundial para la Salud haya indicado como razones por las que se comienza a consumir algunas drogas ‘suaves’ (como la marihuana): la curiosidad por los efectos y sensaciones producidas por las drogas, el conseguir la satisfacción de pertenecer a un grupo y ser aceptado por los miembros del mismo, el manifestar independencia o también hostilidad, el tener experiencias nuevas, agradables o peligrosas (el atractivo por las situaciones de riesgo), el adquirir una mayor capacidad creativa, el entrar más fácilmente en estado de sueño o éxtasis, el huir de algún problema. 4) Efectos principales de las drogas Las drogas causan terribles efectos en sus víctimas. Muchos son totalmente imprevisi­bles; pero entre los más comunes podemos indicar: a) Modificaciones en la estructura de la personalidad: degradan la persona, se pierde la noción de los valores morales, se pierden progresivamente los intereses culturales y profesio­nales, desaparece toda capacidad para dar y recibir afecto (los demás dejan de interesar excepto si son útiles para obtener más droga), la mentira pasa a ser comportamiento habitual, se pierde el sentido de responsabilidad, se pierde el sentido de la vida. b) Modificaciones sobre el comportamiento en la familia: los hijos se aíslan de los padres (por ejemplo, viven encerrados en sus cuartos o se relacionan sólo con grupos cerrados de amigos), adquieren comportamientos irritables, se da una progresiva pérdida de respeto por los padres. c) Alteraciones en el ámbito escolar y laboral: pérdida del sentido del estudio y del trabajo, disminución del rendimiento, abandono de dichas actividades. d) Alteraciones sociales: delincuencia y prostitución para conseguir dinero o por el ambiente en que se maneja, conductas suicidas (se calcula que 1 de cada 25 alcohólicos intenta suicidarse por lo menos una vez en la vida; esto es más agudo en las drogas químicas). e) Problemas físicos: artritis, cirrosis hepática, depresión, malnutrición, encefalopatías, herpes, hepatitis B, sida, sífilis, tuberculosis, etc. f) Disturbios mentales: la drogadicción puede facilitar la aparición de disturbios mentales como: ansiedad, cuadros psicóticos (especialmente con las drogas con efectos alucinógenos: alucinaciones e ideas delirantes), disturbios mentales endógenos como esquizofre­nia. 2. LOS PADRES Y LOS HIJOS DROGADICTOS[1] Es indudable que esta amenaza pesa con angustia sobre los corazones de muchos padres que tienen hijos ya iniciados en la droga o bien que temen que sus hijos entren en este callejón sin salida ¿Qué pueden hacer cuando los hijos se drogan y qué para que no se droguen quienes aún no han incursionado en este camino? He aquí algunos consejos orientativos. 1) Cuando los padres descubren que un hijo se droga. A veces puede ser muy difícil para los padres abordar el problema, ya que con frecuencia los hijos van a negar la realidad por todos los medios. Ellos no tienen dificultad en mentir: es parte de la mentalidad que les crea la drogadependencia. Sin embargo, cuando hay sospechas, no puede pasar mucho tiempo sin que los padres alcancen la evidencia de que tienen o no un hijo drogadicto. En ese momento, ¿qué hacer? Ante todo, es muy importante que el clima familiar sea de la mayor serenidad posible, evitando comportamientos hostiles por parte de los padres. No conviene comenzar con recrimi­naciones, acusaciones, quejas y críticas. Esto sólo suele conducir a una recíproca hostilidad por parte del hijo. Los padres tienen que conversar seriamente con el hijo, haciendo que éste tome confianza con los padres y no miedo. Esto no significa que ellos deban tener una actitud tolerante en lo que a las drogas se refiere. Por el contrario, la comprensión no tiene que ser acompañada de la menor permisividad. Tienen que ser muy comprensivos con la persona, pero drásticos en cuanto a la necesidad de no volver a consumir drogas. Es de gran importancia que el hijo se aperciba de la gravedad que su problema conlleva ya sea para él como para los demás y de las consecuencias que pueden ir surgiendo en el futuro, en caso de no cambiar. ¿Cuál es la mejor forma de ayudarlo? Para evitar, lo más rápido posible la larga serie de consecuencias para él, conviene explicarle la evolución posible del proceso en el que se ha metido. Lo mejor es que el hijo asuma que el problema es suyo. Los padres sólo pueden facilitar los medios para conseguir una adecuada rehabilitación, pueden ayudarlo y apoyarlo; pero sobre todo es necesario que el mismo drogadicto tome la decisión personal de abandonar la droga. Tenemos que tener presente que en el drogadicto se mezclan una sensación de impoten­cia y fracaso, sentimientos de culpa y de frustración. Todas estas cosas lo llevan a pensar que el problema no tiene remedio. Por eso son frecuentes las depresiones, acompañadas en muchos casos con intentos de suicidio. En estos casos, el trabajo paterno es muy importante procurando estimularlo a la perseverancia en la lucha. También, una de las consecuencias más comunes de la drogadicción es la incapacidad de apreciar la vida. La vida parece carecer de interés. Esto hace que los drogadictos sientan un profundo vacío interior. Los padres tienen que ayudarlo a volver a disfrutar los aspectos gratificantes de la vida. Con un clima afectivo en la familia, y sobre todo hablando a los hijos de Dios. El drogadicto tiene que buscar en Dios lo que él busca en las drogas. Tiene que llenar su vacío espiritual con el amor de Dios. En este caso, la mejor ayuda que se le puede prestar es aproximarlo a la Iglesia. Finalmente, lo más importante es no perder la esperanza en Dios. Cuando estamos ante problemas que parecen imposibles, hay que decir: para Dios no hay nada imposible (Lc 1,37). El peligro más grande para los hijos es, ciertamente, la desesperación de sus propios padres. 2) Qué deben hacer los padres para prevenir la drogadicción de los hijos. ¿Qué hacer para que los hijos no busquen la droga? ¿Cómo se los protege? Primero, tenemos que recordar que la mejor protección es un buen clima familiar. Hay que evitar algunas cosas que predisponen, directa o indirectamente, al uso de la droga. Por ejemplo: -la falta de dedicación del tiempo suficiente por parte de los padres -los malos tratos -las separaciones y divorcios -el alcoholismo de los padres -el excesivo interés por obtener dinero y hablar sólo o casi exclusivamente de dinero y de problemas materiales -especialmente la ausencia de prácticas religiosas en la familia. Segundo, los padres tienen que ofrecer a los hijos ambientes en que no sea normal el consumo de droga. Esto no siempre es fácil en algunas sociedades en que la droga corre en la escuela, la calle, la universidad, el trabajo, etc. Pero al menos, hay que facilitar la práctica de los deportes, el estudio, el contacto con la naturaleza (el mar, la montaña, el campo) y especialmente la actividad religiosa. Tercero, es necesario dar a los hijos el ejemplo personal de vida y educarlos en las buenas costumbres; por ejemplo: -en el valor del esfuerzo personal, del respeto por sí mismo y por los demás -en la constancia de la voluntad -en el sentido auténtico del sufrimiento -en el interés por el trabajo y por la cultura -en la confianza en la Providencia divina -en la fidelidad a los seres queridos -en la lealtad a las obligaciones personales -en el sentido de la responsabilidad -en los valores espirituales Finalmente, lo más importante es la oración en común, es decir, en familia. La oración de la esposa, con el esposo y con los hijos. La mejor cosa que podría hacerse es rezar el Rosario en familia o leer el Evangelio; invocar a Dios en las comidas, ir a Misa juntos, etc. Lo que no pueden los hombres, lo puede Dios. _______________________________________________________________________________ [1] Los datos los tomo de: Aquilino Poino Lorente y Javier de las Heras, Os teus filhos e as drogas, Ed. Rei dos livros, Lisboa 1994. Este artículo fue publicado originalmente por nuestros aliados y amigos: El Teólogo Responde
28 de Noviembre, 2017, 12:52: ALFRE306Bioética
Rebecca Kiessling, fundadora y presidenta de Save The 1, dio la siguiente Charle en Perú este mes en una conferencia pro-vida internacional


Por: n/a | Fuente: Savethe1.com // InfoCatolica.com



Estoy seguro de que ha escuchado a los defensores del aborto decir que es una barbaridad forzar a una víctima de violación a llevar «el hijo de un violador». Antes que nada, no soy hija de un violador.  Soy la hija de una víctima de violación. Mi madre y yo nos oponemos a que se nos caracterice de otra manera. ¡El violador no tiene derecho sobre mí! Cuéntales a los que dicen tales cosas, no nos insultes a mí ni a mi madre de esta manera.

En segundo lugar, es simplemente bárbaro castigar a un niño inocente por el crimen de otra persona. La justicia dicta que en una sociedad civilizada, castigamos a los violadores, no a los bebés. ¡Aquellos que matan a niños inocentes son los que son bárbaros!

No merecía la pena de muerte por el crimen de mi padre biológico. Mi propia madre biológica había intentado matarme en dos abortos ilegales, y era pro-aborto cuando nos conocimos hace 29 años, pero hoy, estamos agradecidas de que ambas estuviéramos protegidas por la ley en aquel entonces, al igual que las mujeres y los niños de Perú está protegidos hoy. Ella dijo en aquel entonces, la única opción que se le dio fue abortarme. Ella dijo que no había centros de recursos de embarazo pro vida en el momento, y nadie le dio ninguna otra ayuda o esperanza.

Perú tiene legisladores que han puesto miras a los niños como yo. ¡A ellos les digo, remuévanlos! Quítame de su alcance. No soy un juego para ser cazada y asesinada. Soy una persona y merezco la vida tanto como tú. Esta orientación de la vida es deshumanizante y desmoralizante, no solo para los que aún no han nacido, sino también para cada persona que vive concebida con violencia. La picadura de tu odio es palpable y duradera.

Legalizar el aborto por violación u otras excepciones envía un mensaje a nuestro grupo de personas que nuestras vidas valen menos que la de los demás. Imagine que alguna nación ha introducido una prohibición del aborto con una excepción en los casos de bebés concebidos en hogares judíos, familias católicas o madres latinas.

El mensaje que se enviaría es que estas personas no son dignas de vivir y no merecían ser protegidas como todos los demás. Habría una protesta internacional si la legalización de tal prejuicio fuera incluso propuesta porque todos entenderían las implicaciones e intenciones discriminatorias. Sin embargo, es lo mismo para nosotros, y nos duele la malicia y la despreocupación imprudente por nuestras vidas. Las madres sobrevivientes de violación lamentan cómo sus hijos son atacados y devaluados sistemáticamente. Sufren más porque no se cree que hayan sido violadas porque no abortaron y porque realmente aman a sus hijos.

Agradecemos la preocupación por las víctimas de violación, pero tienen cuatro veces más probabilidades de morir dentro del próximo año después de un aborto, en lugar de dar a luz. En el libro del Dr. David Reardon, Víctimas y vencedores: Hablando sobre sus embarazos, abortos y niños resultantes de agresión sexual, cita la investigación realizada sobre el tema. Después de un aborto, las víctimas de violación tienen una mayor tasa de asesinatos, suicidios, sobredosis de drogas, etc. Los violadores, abusadores de niños y traficantes de sexo aman el aborto, lo que destruye la evidencia y les permite continuar perpetrando. A menudo, la madre de una niña ha estado traficando con ella o dejándola desprotegida.

Siempre es el bebé quien es el héroe de la historia, al exponer la violación, liberándola de la situación abusiva, protegiéndola y llevándola a su curación. Entonces, si te importan las víctimas de violación, debes protegerla del violador y del aborto, ¡y no del bebé! El bebé no es el enemigo temible. Es absurdo sugerir que cualquier mujer debería temerle a un bebé.

En lo que respecta al diagnóstico prenatal de «incompatible con la vida», mientras hay un latido del corazón, hay vida y hay esperanza. Los médicos que venden el aborto son realmente los que tienen defectos cardíacos fatales, a menudo no tratan a los hijos de padres que se negaron a abortar. Una mentalidad de eugenesia se vuelve omnipresente cuando permites el aborto por cualquier motivo.

El Lobby del aborto y su influencia

Veo el lenguaje del lobby mundial del aborto y cómo tratan de degradar a las naciones provida como Perú calificándolas de anticuadas y de «tercer mundo», como si matar a los más vulnerables fuera de algún modo «progresivo». La verdad es que Perú es una nación moralmente superior porque han establecido las características más importantes de una cultura, una en la que las personas son amadas, protegidas y aceptadas. El sacrificio infantil es anticuado. Peruanos, por favor no comiencen una cultura de muerte y discriminación.

Comenzamos una división en español de Save The 1 hace algunos años porque vimos cómo América Latina está siendo atacada por las fuerzas del aborto. Están usando el tema de la violación para tratar de legalizar el aborto, bajo demanda por cualquier razón durante los nueve meses de embarazo a expensas de los contribuyentes, tal como lo hicieron en los Estados Unidos. Sabemos cuán críticas son nuestras historias para impactar en la cultura porque son historias que atraviesan el corazón de maneras en que los argumentos no pueden.

En los Estados Unidos, la histórica decisión de la Corte Suprema de Roe vs Wade, que legalizó el aborto en los EE. UU., a la mujer embarazada Norma McCorvey, llamada Jane Roe, sus abogados le dijeron que la habían violado en grupo. Dijeron que esto haría su caso más fuerte. Muchos años después, ella buscó que su propio caso fuera anulado, sintiendo el peso de más de un millón de abortos por año sobre sus hombros. Cerca de 60 millones de niños han muerto en el útero debido a una mentira de violación. Los defensores del aborto lo saben y es por eso que explotan la violación de las mujeres para abrir la puerta a la matanza de todos y cada uno de los niños por nacer.

Mientras hablo globalmente, le digo a la gente sobre las buenas personas de Perú y cómo luchan como si sus propias vidas dependieran de ello, cómo hace un año y medio los peruanos derrotaron con éxito los esfuerzos para legalizar el aborto en casos de violación y cómo uno ¡un mes después, 700,000 personas provida asistieron a su Marcha por la Vida en Lima! Le tomó a EE. UU. 40 años de aborto legalizado tener finalmente 700,000 personas asistiendo a nuestra Marcha por la Vida.

A todos quienes cuento están sorprendidos de que Perú no solo haya tenido tanta gente, sino que se hayan preocupado lo suficiente como para presentarse y defender al niño concebido en violación. ¿Sabes cuántas personas asistieron a March for Life en los Estados Unidos cuando comenzaron a legalizar el aborto en casos de violación en los estados del sur a fines de la década de 1960? ¡Ninguna! ¡No hubo Marcha por la Vida porque a casi nadie le importaba! No fue hasta que el aborto se legalizó por alguna razón que se organizó una marcha. No es así en Perú. La gente de Perú es muy sabia de estar tan atenta ahora.

Cuando me pidieron que hablara en Perú en la primera conferencia internacional pro-vida, aproveché la oportunidad para conocer personas que son verdaderamente mis héroes y para ser una fuente de información y aliento. Perú demuestra al mundo cómo valorar toda la vida. ¡Son los modelos a favor de la vida en todo el mundo!

Recientemente, los defensores del aborto han presentado nuevamente un proyecto de ley en la legislatura peruana para legalizar el aborto en casos de violación. Las fuerzas de la muerte y la destrucción no van a desaparecer. ¡Insto a la buena gente de Perú, no cedas! Por favor, no permitas que tu nación se convierta en un campo de batalla como Estados Unidos, como Canadá, como gran parte de Europa y Asia. No derramen la sangre de inocentes niños peruanos en su tierra. Continúen la protección sin excepción, desde el momento de la concepción.

Este artículo fue publicado originalmente por nuestros aliados y amigos: InfoCatolica.com
27 de Noviembre, 2017, 11:50: ALFRE306General
Una pregunta necesaria para los dirigentes de empresas, inversionistas y ejecutivos


Por: Salvador I. Reding Vidaña | Fuente: yoinfluyo.com



El concepto de empresario (o empresa) “socialmente responsable” está de moda. Pero, ¿de qué se trata? Si el fin de la empresa es maximizar utilidades, como dice la ciencia económica.

 

Empresas mejorando a la sociedad

El asunto no es simple, en realidad se trata de lo que los dirigentes empresariales hacen no solamente respeto a la cultura, sino al medio humano (y al natural) además de ganar dinero. La verdad es que de alguna manera, los hombres de negocio buscan más cosas que ganar dinero, aunque sea prestigio social, influencia política, pero también bienestar para su personal, servicio al cliente, desarrollo de proveedores confiables y muchas cosas más buenas para la sociedad.

Hay muchos tipos de empresarios, desde los avaros obsesionados con su propia riqueza, hasta los más comprometidos socialmente, en lo personal y a través de sus empresas y de organizaciones empresariales. Afortunadamente cada vez hay más de estos últimos que de los primeros, ya que la economía moderna de muchas formas lo exige.

Sin embargo, falta mucho por hacer social y económicamente hablando en materia de negocios. Lo que pasa en principio, es que falta una visión más amplia de lo que la actividad productiva significa en la economía y en la sociedad en general.

Cuando una empresa, por medio de sus directivos se pregunta qué debe hacer para mejorar su actividad y ser socialmente responsable, normalmente se queda corta, por buenas que sean sus decisiones. Generalmente se refieren a sus productos y servicios, a la calidad, la mejora continua, la eficiencia que permite abatir costos y por tanto precios de venta. Igualmente se busca la mejora en las condiciones de trabajo, la capacitación y la remuneración del personal. Todo ello muy bueno.

Pero falta algo más. Cuando un empresario decide que debe hacer "cosas" para cumplir mejor una responsabilidad social, debe preguntarse algo, y este es el quid de la cuestión: ¿en qué mundo quiero vivir con mi familia, con mis amigos, con los miembros de mi comunidad? Y finalmente: dentro de mis posibilidades ¿Qué mundo quiero ayudar a crear o mejorar, en el más amplio sentido del término?

 Si deseo una comunidad en paz, para que mi familia viva ahora y en las generaciones de los hijos de mis hijos y así sucesivamente, debo hacer todo lo que pueda para lograrlo. Consideramos la paz comunitaria como una convivencia en que hay respeto a los valores fundamentales que la humanidad ha aceptado a través de los siglos, en donde las personas se respetan en su dignidad, en donde cada ser humano ve realizados sus derechos a la vida, a la familia, a la libertad, la educación, la salud, la vivienda, un modo honesto de ganarse la vida, realizando al mismo tiempo su desarrollo personal, y muchas cosas más, legítimamente deseables.

Para que tengamos esa paz comunitaria, la sociedad requiere de muchas cosas, entre ellas el desarrollo de lo que llamamos la cultura, incluyendo el arte en todas sus manifestaciones, los valores, las buenas costumbres, la educación en todo nivel y ámbito, las "buenas prácticas" en la toma de decisiones comunitarias, comenzando con la vida vecinal y terminando con la actividad política de partidos y de buen gobierno, en lo ejecutivo, lo legislativo y lo judicial.

Con una visión amplia de los asuntos fundamentales de nuestra comunidad, que requieren apoyo en dinero, tiempo y colaboración, la responsabilidad social de la empresa amplía mucho su horizonte. Principalmente se requiere dinero, dinero que es parte de los ingresos repartibles de la empresa. Esos fondos deben apoyar las organizaciones y causas que harán que nuestra comunidad se vaya pareciendo al mundo que idealizamos para nuestra familia y nuestro medio.

Hay un aspecto curioso en todo esto del dinero empresarial, de las utilidades repartibles. Mucha gente, incluyendo por supuesto hombres de negocio, no gustan de la administración pública, a la que ven como dispendiosa, ineficiente y hasta llena de ladrones. Así, deciden pagar los menores impuestos posibles. ¿Para qué? dicen, si se lo van a robar o a malgastar. Este es una base muy común para justificar internamente la evasión o la elusión fiscal.

Quienes así piensan y actúan, deben entonces reflexionar que, conforme a esa línea de pensamiento, la sociedad, ellos incluidos en primer lugar, deben usar parte de sus utilidades gravables en proyectos sociales, ¡que son deducibles de impuestos!

De hecho, existen muchas empresas a nivel internacional que lo prefieren. Gastan enormes sumas (de sus más enormes utilidades gravables) en apoyos sociales de todo tipo: salud, educación, vivienda y otras más.

Finalmente, lo que deben preguntarse los dirigentes de empresa, inversionistas y ejecutivos es lo que ya mencioné: ¿Qué mundo quiero para vivir con mi familia, con mi gente? ¿Qué comunidad debe ser la mía? ¿Qué clase de vida deseo? Y enseguida ¿Qué puedo aportar, en dinero y en mi propio tiempo para conseguirlo? ¿Qué debo promover en este sentido entre mis colegas empresarios e inversionistas?

 La respuesta a estas preguntas puede llevarnos a que las empresas, la nuestra y muchas otras, apoyen más no solamente la cultura, sino toda actividad que mejore nuestra sociedad, nuestra comunidad y el mundo de hoy y de mañana.

 

25 de Noviembre, 2017, 16:33: ALFRE306General
¿Podemos votar para eliminar la vida?


Por: P.Fernando Pascual, L.C. | Fuente: Catholic.net



Los defensores de la liberalización del aborto han logrado victorias importantes a lo largo de los últimos 100 años. Desde que fuera legalizado en los primeros momentos de la Unión Soviética, numerosos países han decidido que el aborto se convierta en algo "normal".

Existen todavía Estados en los que el aborto está prohibido o fuertemente restringido. Por eso algunos grupos a favor del aborto presionan, por caminos diferentes, para que tales Estados abran la mano a la eliminación de los hijos antes de nacer.

Entre las estrategias que se siguen para esta "causa", una consiste en promover un amplio debate en la sociedad que culmine en un referéndum. Se dice que es un tema abierto, que otros países democráticos ya tienen el aborto, que muchas mujeres abortan de modo clandestino, que estamos ante un problema sanitario...

Detrás de estos argumentos hay un principio de fondo: suponer que en cualquier Estado democrático se pueda discutir y votar, como si fuese una opción entre otras, la posibilidad de eliminar la vida de seres humanos inocentes.

Porque, vale la pena tenerlo presente, una discusión orientada a votar si se permite y no se permite el aborto busca precisamente eso: que se someta al veredicto de las urnas el derecho a la vida de los seres humanos más indefensos, los hijos antes de nacer.

Si causaría sorpresa, incluso miedo, que personas o grupos pidieran discusiones y votaciones sobre algún derecho fundamental de seres humanos concretos según su raza o su salud, ¿por qué se presenta el tema del aborto como susceptible a ser votado?

En realidad, ningún Estado justo debería poner a votación lo que se refiere a derechos fundamentales. No se vota si alguien puede o no puede tener una casa, puede o no puede acceder a comida saludable, puede o no puede ser defendido ante amenazas de robo. Sería absurdo permitir debates públicos sobre temas de ese estilo.

El aborto es uno de esos temas. Por lo mismo, escuchar que se presiona o se busca poner en marcha un referéndum para ver si el aborto puede ser legalizado en alguno de los pocos países que no lo permiten es algo simplemente absurdo e injusto, porque sobre los derechos fundamentales ninguna democracia justa puede decidir su cancelación.

Los derechos existen para ser respetados y tutelados siempre, también contra mayorías que en el pasado, y no faltan en el presente, marginan a algunos con criterios racistas o clasistas, o permiten que los hijos sean matados en el seno de sus madres.

El mal llamado derecho al aborto no es ni puede ser objeto de discusión ni en parlamentos ni en votaciones populares. Lo que sí es legítimo, en cualquier sistema político que aspire a la justicia, es promover los derechos fundamentales de todos, especialmente de los más débiles y vulnerables: los hijos antes de su nacimiento.

24 de Noviembre, 2017, 11:18: ALFRE306General
La paz no se puede encontrar lejos de Dios, sólo quien tiene a Dios en su corazón encuentra la paz.


Por: Mons. Enrique Diaz, Obispo de la Diócesis de Irapuato |



Beato Miguel Agustín Pro

San Clemente – San Columbano

I Macabeos 2, 15-29: “Nos mantendremos fieles a la alianza de nuestros padres”

Salmo 49: “Dios salva al que cumple su voluntad”

San Lucas 19, 41-44: “Si comprendieras lo que puede conducirte a la paz”

Pocas escenas tan conmovedoras como esta que acabamos de escuchar. Muchos artistas se han basado en esta narración para presentarnos a Jesús contemplando la ciudad. De verdad que es impresionante contemplar a Jesús llorando ante la ciudad escogida por Dios, la que había sido anunciada por  los profetas, la que lleva en su nombre mismo su misión: la paz. Ahora sometida a un imperio pagano, saqueada por la ambición de sus dirigentes y muy lejana de su Señor. “Si comprendieras lo que puede conducirte a la paz”. No son las armas ni la riqueza, no son los puestos públicos ni los alianzas con los poderosos; ni siquiera serán las costosas ofrendas y sacrificios que a diario se a presentan en el templo. Jerusalén ha desviado su misión y ha olvidado su verdadero camino.

Pretende ser grande sostenida por la fuerza y por las galas imperiales. Pero ha descuidado el mandamiento de Dios, ha olvidado a sus pequeños, ha caminado por otros senderos. Y esto sin darse cuenta, quedando oculto a sus ojos. En el ambiente de injusticias y violencia que estamos padeciendo, con frecuencia nos preguntamos cuál será el camino para la paz. Y pretendemos que con nuevos pleitos, con bardas que nos protejan, con nuevas alarmas, podremos escapar y encontrar la paz. Pero me da la impresión de que nos pasa lo que a Jerusalén: queda oculto a nuestros ojos lo verdaderamente importante. Podremos urdir nuevas penas para los secuestradores y ellos se burlarán y manipularán las leyes; podremos imponer nuevas medidas restrictivas, y los salteadores encontrarán forma de violarlas… mientras no se cambie el corazón no podremos encontrar el camino de la paz.

La paz no se puede encontrar lejos de Dios, sólo quien tiene a Dios en su corazón, sólo quien vive plenamente su amor, encuentra la paz. Todos los otros caminos, tarde o temprano, acabarán en injusticias, en violencias y en dificultades. No pueden ni las armas, ni el dinero, ni las apariencias darnos la verdadera paz. Jerusalén ha dado la espalda a Dios y a Jesús su enviado y pronto encontrará las consecuencias a sus propios actos porque “no aprovechaste la oportunidad que Dios te daba”. Es tiempo de crisis, pero también es un tiempo de oportunidad para descubrir qué es lo más importante y qué es lo que nos lleva a la paz. Que no perdamos el camino y que no erremos los métodos. Jesús sigue a nuestro lado esperando nuestra respuesta.

23 de Noviembre, 2017, 16:44: ALFRE306General
Tetsimonio: El supuesto de la violación es el más utilizado para justificar y legalizar el aborto


Por: Redaccion | Fuente: Religión en Libertad



Uno de los mayores argumentos en cualquier país para aprobar el aborto o para justificarlo es el supuesto de la violación. Este es uno de los que abre el camino a la legalización aunque en países como España, donde se producen cerca de 100.000 abortos anuales, no llegan a 20 los provocados por la violación.

Sin embargo, colectivos provida denuncian esta trampa mostrando numerosos testimonios de mujeres que se quedaron embarazadas por una violación y decidieron no abortar. Ellas son felices, no se arrepienten de lo que han hecho y aman a sus hijos, pese a que su padre sea un monstruo. Ellas coinciden en que los pequeños son completamente inocentes. Stephanie Grey recoge en Salvar el 1 las historias de algunas de estas mujeres:

Con frecuencia, se oye argumentar:

“El aborto es necesario en aquellos casos en los que mujer es víctima de una violación y ha quedado embarazada”.

De todas las justificaciones que he oído sobre el aborto, ésta es, con diferencia, la más frecuente. Recordando una reciente entrada en el blog y la reseña del libro Una pregunta más bonita (A more beautiful question), me gustaría cuestionar esta afirmación con una serie de preguntas.


Stephanie Grey es una conferenciante provida, que conoce  a muchas mujeres que fueron víctimas de violación

¿En qué se fundamenta este apoyo concreto al aborto? ¿Se basa en la afirmación que han hecho víctimas de violación que quedaron embarazadas y han dado luz a sus hijos? ¿O se basa en las declaraciones de víctimas que nunca han quedado embarazadas en una violación o tenido abortos? ¿Es posible quedarse embarazada después de una odiosa agresión sexual y aún así amar al bebé que se ha concebido?

Algunos casos que rompen el discurso dominante
Consideremos las historias de Amanda Berry, Gina DeJesus y Michelle Knight.

Estas tres mujeres fueron secuestradas (a las edades de 16, 14 y 21 años, respectivamente) y sufrieron violaciones diarias y otras torturas horrorosas a manos de Ariel Castro. Sobrevivieron más de una década recibiendo abusos inhumanos en su casa de Cleveland, Ohio.

Amanda quedó embarazada tres veces durante su cautiverio. ¿Cuál fue su reacción?

En la primavera de 2006 supo a través de las noticias que su madre había fallecido de un ataque al corazón.

Poco después, descubrió que estaba embarazada y escribió en su autobiografía: “Pienso que mi madre me envió este bebé. Fue su modo de regalarme un ángel. Alguien que me ayudara a recuperarme y me diera una razón para luchar”.

Ariel Castro fue condenado a cadena perpetua pero acabó suicidándose en su celda

"Nuestra inspiración diaria"
Ciertamente, en el libro Experiencias de supervivencia en Cleveland, que escribió con su compañera Gina, ellas se refieren así al bebé de Amanda concebida en violación: “Jocelyn Berry fue nuestra inspiración diaria. Hizo que aquel lúgubre lugar pareciera más luminoso y, en muchos sentidos, nos ayudó a superarlo”.

Amanda también escribiría de su hija Jocelyn: “Me preocupaba pensar que si yo tenía aquel bebé me recordaría a mi agresor por el resto de mi vida. Pero no es así. Esta pequeña es mi bebé. Todavía soy muy pequeña, quizás peso unos 50 kilos, menos que cuando llegué aquí, pero mi estómago me parece enorme. Me siento más como un ‘nosotros’ que como un ‘yo’. Cuando me encuentro triste o más deprimida de lo habitual, o cuando él (Castro) se comporta de modo desagradable y mi esperanza se desvanece, entonces me acaricio el vientre y le hablo a mi bebé”.

Después de dar a luz en aquella habitación de tortura escribió también: “Me acurruco en la cama con mi nuevo bebé. Mientras mi captor encadena mi tobillo a la cama, pienso en mi hija, nacida en esta prisión y en quién es su progenitor. Pero procuro centrar mi pensamiento en imágenes más felices; ella parece rebosar de salud y es tan hermosa… Voy a protegerla y ya veremos lo que el futuro nos depara”.

Perdió cinco bebés durante el embarazo por las palizas
La experiencia de su compañera de calvario, Michelle Knight, fue muy distinta. Castro la embarazó hasta cinco veces y la golpeó cada una de ellas, sucesivamente, hasta matar a los bebés que había concebido. De hecho, Castro fue acusado de asesinato con agravante en cuatro de los supuestos.

La decisión del jurado ante estos cargos nos lleva a unas cuantas preguntas importantes: ¿Está mal matar por quien mata o por quien es asesinado? Si la muerte de esos bebés concebidos en violación supuso un delito para Castro, ¿no lo serán también para cualquier que mate a bebés también concebidos en violación? ¿Se fundamenta el Derecho humano a la vida en ser un ser humano o en las circunstancias según las cuales una persona fue concebida?

En su autobiografía Encontrándome: Una década de Oscuridad, una vida recuperada (Finding me: A Decade of Darkness, a Life Reclaimed), Michelle escribe que cuando su verdugo la atacó con unas pesas porque estaba embarazada, ella gritó: “¡Para! Por favor, ¡No mates a mi bebé!”.

En otra ocasión en que la pateó el estómago para matar a otro bebé que había concebido, ella escribió: “Me levanté y fui al lavabo. Al rato metí la mano en el retrete y saqué a mi bebé muerto. Sollocé… La muerte me habría hecho sentir mejor que ver a mi propio hijo destrozado. Vi al feto en mis manos y le dije cuánto lamentaba aquello. Lo sentía muchísimo. Él no se lo merecía”.

"Lo haría de nuevo"
Consideremos también la historia de Jaycce Dugard. La secuestraron Phillip y Nancy Garrido en California cuando sólo tenía 11 años de edad y la tuvieron encerrada durante 18 años. También sufrió violaciones y otro tipo de horrorosas vejaciones. Alumbró a su primer hijo a los 14 años y a un segundo bebé a los 17. Ella escribe de sus dos hijas concebidas en violación en el libro Una vida robada: Mis recuerdos (A Stolen Life: a memoir): “Tuve a mis hijas para que me dieran fortaleza” y “les estoy muy agradecida”. De su primer embarazo diría: “La conexión que siento con este bebé cada vez que se mueve en mi interior es un sentimiento increíble”.

Jaycee también escribió: “¿Cómo logras superar algo tan doloroso como todo aquello que yo viví? Simplemente lo haces. Yo lo logré porque no me quedaba otro remedio. Y lo haría de nuevo. Lo más precioso en el mundo para mí nació de aquel horror… mis hijas”.

Alguien podría argumentar que esas mujeres sufrieron agresiones y alumbraron a sus bebés mientras se encontraban en cautiverio. Ello explicaría que esas nuevas vidas supusieron una luz de esperanza en aquel entorno de sufrimiento y oscuridad que estaban viviendo; sin embargo, para las víctimas de una violación que no sufren ese entorno vejación, un hijo supone un recordatorio doloroso e innecesario.

El trauma no se borra con el aborto
Como respuesta a este planteamiento, podríamos considerar el testimonio de mi amiga Lianna. Fue secuestrada y violada a la edad de 12 años. Después de aquella agresión se dio cuenta de que estaba embarazada. Un médico le ofreció la posibilidad de abortar y ella le preguntó si aquello iba a borrar la violación y disminuiría su dolor y sufrimiento. Cuando el doctor le dijo que el aborto no iba a borrar nada ella pensó: “Si el aborto no va a sanar nada, no veo la razón de hacerlo”. Decidió seguir adelante con el embarazo y dio luz a una hermosa niña a la que está enormemente agradecida.

 

De hecho, Lianna quedó tan traumatizada por la violación que consideró la posibilidad del suicidio; pero reconoce que no llegó a quitarse la vida porque no quería matar a su bebé. En efecto, aquella niña concebida en la violación resultó la motivación para continuar viviendo y siempre dice que su hija le salvó la vida.
 
Ciertamente, no negaré que no todo el mundo reaccionará de la misma manera llegado el caso. Consideremos el genocidio de Ruanda donde se dieron violaciones masivas: se estima que unas 200.000 mujeres fueron violadas y 20.000 de ellas quedaron embarazadas.

Un regalo de Dios
Una superviviente, Jacqueline, fue asaltada por un grupo de violadores y quedó embarazada de su hija Angel. Aunque inicialmente quedó traumatizada por la terrible agresión (como también por el asesinato de su marido e hijos), de hecho, intentó envenenarse y también a su hija cuando todavía era una bebé; finalmente, recibió apoyo y empezó a amarla hasta el punto de considerar que Angel había sido un regalo de Dios.

Con la ayuda y el apoyo correctos, es posible llegar a distinguir la inocencia de un bebé de la culpa de un progenitor. Después de todo, la presencia del bebé concebido en violación se convierte en el mejor de los remedios.
Otra pregunta a tener en cuenta es ésta: ¿Desviolará a una víctima el hecho de abortar?

La respuesta a esta pregunta es obvia. Recuerdo que en una ocasión puntualicé que, quede o no embarazada una víctima de violación, el asalto ya es de por sí un trauma que no desaparece. Una víctima de abusos sexuales me confesó: “Cierto, hace ya diez años que sucedió y sigo cada día con ello”.

Así, la siguiente pregunta a plantearnos es ésta: ¿Qué resulta más duro: ser un inocente al que se ha maltratado o maltratar a un inocente?

 

El aborto supuso "ser violada de nuevo"
Mi amiga Nicole Cooley quedó embarazada después de una violación y abortó. Ella dijo: “Para mí, tener aquel aborto supuso ser violada de nuevo, incluso peor, porque en aquella ocasión yo consentí a la agresión”.

Nicole Cooley cuenta su traumática experiencia del aborto

Recordemos a Penny Ann Beernsten. En 1985 fue violada mientras corría alrededor del lago Michigan.  Lamentablemente, identificó a un hombre inocente, Steven Avery, como el responsable del crimen cometido y éste fue encarcelado durante 18 años hasta que el verdadero violador, Gregory Allen, fue identificado con nuevos métodos tecnológicos.

Penny escribió: “El día que supe que había sido exonerado de toda culpa fue peor que aquel día en el que fui violada. Realmente luché cuando mi asaltante me agarró. Le arañé, le golpeé y lo hice con furia. Después de los resultados del ADN me sentí sin fuerzas. No podía devolverle a Steve los años que había perdido”.

Estas mujeres sufrieron experiencias horrorosas que ningún ser humano debiera afrontar, pero ambas reconocieron un dolor más grande si cabe cuando se dieron cuenta que sus decisiones habían lastimado a otra gente.

Por supuesto, nadie negará el impacto que su tragedia provocó en la lucidez de su juicio, y en el ánimo de los que las atendieron entonces, impactados por la magnitud de los hechos y que procuraron aconsejarlas correctamente; pero lo cierto es que resulta más doloroso y difícil aceptar que se ha hecho una injustica y un daño a un inocente que ser un inocente que ha recibido un daño.

¿Qué es mejor?
Además, como el bebé concebido en una violación deberás salir del cuerpo de la víctima de un modo u otro, ¿qué es mejor, sacarlo vivo o muerto?
 
En una encuesta realizada a 192 mujeres que habían quedado embarazadas después de una agresión sexual, casi el 80% de las que habían abortado, aseguraron que el aborto resultó una solución equivocada. Entre el grupo de mujeres que decidieron dar vida a sus hijos, todas ellas se alegraron de haber seguido adelante con el embarazo y ninguna lamentó no haber abortado.

El documental  Digno de vivir: una mirada a los casos difíciles” (Allowed to Live: A Look at the Hard Cases) comparte historias asombrosas de gente que lamenta el aborto después de una violación, mujeres contentas de haber dado luz a sus hijos y personas que agradecen a sus madres el haber protegido sus vidas.

Esto me hace pensar en mi amigo Ryan Bomberger. La madre biológica de Ryan fue violada. Como dice en su biografía: “Fui adoptado a las 6 semanas de edad y crecí en una encantadora familia cristiana multirracial de 15 hijos”. Con hermanos de diferentes etnias, creció valorando y apreciando la diversidad. Diez de los quince hijos habían sido adoptados por esta formidable familia. Su vida desafía el mito del niño “no deseado”, pues fue adoptado y amado y salió adelante.

22 de Noviembre, 2017, 11:41: ALFRE306Familia y Sociedad
2 tips para promover la escrtura a mano en tu familia


Por: Redacción | Fuente: Red Familia



Es sorprendente como los pequeños logran adaptarse a la tecnología. Hoy podemos observar a niños de dos años que manipulan una tableta de manera espectacular, incluso hay quienes a los tres años ya son capaces de escribir su nombre y enviarlo vía WhatsApp, acto que llena de orgullo a sus padres porque su hijo demuestra sus grandes aptitudes para el manejo de los gadgets.

Así el uso de la Tecnologías de la Información y Comunicación en el ámbito de la educación se ha convertido en una parte fundamental del proceso de enseñanza-aprendizaje, la tableta se ha vuelto una herramienta imprescindible como lo había sido siempre la pluma y el cuaderno.

Podríamos pensar que con las tabletas los niños  aprenden más rápido a reconocer las letras, que el tema de la ortografía está resuelto por los correctores ortográficos y que la escritura a mano ha pasado a segundo término. Sin embargo el dejar en segundo plano la escritura manual puede resultar perjudicial en el rendimiento académico.

Según un estudio de la Universidad de Indiana, el escribir a mano mejora el conocimiento de la ortografía, brinda mayor fluidez de ideas a la hora de escribir, de redactar, mejora la capacidad de lectura y, además, potencializa la memoria. Los estudios de neuro imagen demuestran que el cerebro se activa más cuando se escribe que cuando se teclea. Con la escritura manual se hace una representación interna de las letras que involucra la integración de las áreas visuales y motoras del cerebro, se activan áreas relacionadas con la ortografía, sonido y significado de las palabras. Por el contrario, cuando los niños se limitan a teclear, simplemente están representando en su cerebro un mapa del teclado.

Aprender a escribir es un proceso más complicado que aprender a oprimir unas teclas, ya que los símbolos que los niños escriben para representar cada letra no siempre son iguales, de tal manera que van internalizando los rasgos esenciales de cada letra para que en un futuro aprendan a leer con mayor fluidez.

De igual manera los apuntes que se toman con una tableta o computadora son mucho menos efectivos para el proceso de aprendizaje, ya que cuando los apuntes se toman a mano se hacen muchos procesos de integrar y seleccionar lo más importante para ir crear el contenido.

No se trata de  poner la escritura a mano vs. tecnología, sino de aprender a utilizar el teclado de la mejor manera, por ejemplo el teclado facilita escribir mucho más rápido, con lo que da la oportunidad de tomar apuntes literales, sin procesar mucho lo que escribimos. Esto nos puede ayudar a que posteriormente retomemos esa información y podamos realizar a mano un resumen con nuestras propias palabras para que se vuelva un aprendizaje significativo.

Ten en cuenta que es muy importante que nuestro cerebro se mantenga activo, y la escritura a mano es uno de los mejores ejercicios mentales que hay para ejercitar la memoria, las capacidades visuales y las habilidades motoras finas.

En Red Familia te invitamos a que promuevas dentro de tu familia y con tus hijos, la escritura a mano con las siguientes sugerencias:

    Vuelve a dejar notas pegadas en el refrigerador.
    Impulsa a tus hijos a redactar un diario.
    Sorprende a tu familia, esposa o esposo con una carta hecha por ti y enviada por el correo postal.

Las habilidades básicas no se deben dejar perder y recuerda que para el fomento de la escritura en la familia, está la solución.

 

21 de Noviembre, 2017, 16:33: ALFRE306Bioética
El suicidio asistido por un médico, al igual que la eutanasia, es contrario a la ética médica.


Por: Redacción | Fuente: ACI Prensa



El suicidio asistido por un médico, al igual que la eutanasia, es contrario a la ética médica, aseguró recientemente la Asociación Médica Mundial (WMA, por sus siglas en inglés).

Citando sus declaraciones sobre el suicidio asistido por un médico y sobre la eutanasia, realizadas en 2015, la WMA señaló que el suicidio asistido “debe ser condenado por la profesión médica”.

“Cuando un médico deliberada e intencionalmente ayuda a poner fin a la vida de una persona, ese médico está cometiendo un acto inmoral”.

El mensaje, difundido a finales de octubre, fue aplaudido por la federación europea provida One of Us en un comunicado del 18 de noviembre, en el que destacó que “es crucial enfrentar esta amenaza, mostrando las consecuencias negativas y destructivas que la eutanasia y el suicidio asistido tienen para la sociedad”.

One of Us alentó además a “mejorar el papel de los cuidados paliativos como cuidado de la salud”.

Para la organización europea, el mensaje de la WMA agrega al trabajo de la defensa de la vida desde la concepción a la muerte natural “esta perspectiva médica importante y prominente”.

La Asociación Médica Mundial también pidió a todas las asociaciones médicas, y a expertos en el cuidado de la salud, “abstenerse de participar en la eutanasia, incluso si la ley nacional la permite o la despenaliza bajo ciertas condiciones”.

En un mensaje remitido el 16 de noviembre al Presidente de la Pontificia Academia para la Vida, Mons. Vincenzo Paglia, y a los participantes del Encuentro Regional Europeo de la Asociación Médica Mundial, el Papa Francisco recordó que la eutanasia “es siempre ilícita porque propone interrumpir la vida procurando la muerte”.

20 de Noviembre, 2017, 15:22: ALFRE306General
Aprovechar el tiempo para dedicarlo a lo esencial


Por: P. Dennis Doren, LC | Fuente: Somos RC



En medio de nuestro frenetismo, de tantas y tantas cosas y preocupaciones, de tantos y tantos pendientes que se van acumulando en nuestra mesa y en nuestro corazón, necesitamos detenernos un momento para analizar cómo estamos viviendo nuestro día, en pocas palabras, cómo estamos aprovechando nuestro tiempo y si realmente lo estamos dedicando a lo esencial, o se nos escurre de entre las manos como el agua sin saber a dónde se nos va, llenando el tiempo en salir al paso de esas miles de necesidades cotidianas que nos hacen pensar cuántas cosas he hecho y que, en definitiva, todas juntas no hacen ni una sola de las que realmente valen. Por eso detente un momento, es necesario. Tal vez esta reflexión cambiará para bien tu vida. Te comparto este decálogo de cómo utilizar bien tu tiempo.

1.- Busca tiempo para meditar, es un ejercicio necesario para llegar a la profundidad de tu corazón, ahí podrás descubrir y discernir qué es lo que Dios quiere de ti.

2.- Busca tiempo para leer, es una manera de crecer con el saber de los demás, tantas buenas lecturas de personas sabias que han sabido estampar en letras el valor y sentido de la vida.

3.- Busca tiempo para rezar, es el modo de entrar en contacto con Dios y expresarle tu amor, necesitas estar en comunicación frecuente con aquel que te enseña el camino del bien y de la verdad.

4.- Busca tiempo para dialogar, es la acción más noble del ser humano a través de la cual uno escucha y habla, recibe y da, y así crece y se consolida la amistad, el respeto y la comprensión.

5.- Busca tiempo para amar, es la esencia de la vida que brinda al ser humano sentido y felicidad, el corazón que ama siempre está dispuesto a dar.

6.- Busca tiempo para contemplar la naturaleza, es el arte de Dios, donde Él se ha manifestado con toda su belleza, ahí lo descubrirás, en la creación Dios ha estampado su firma.

7.- Busca tiempo para trabajar diligentemente, es el precio que has de pagar para realizarte a ti mismo, ser útil a los demás y construir una sociedad más justa y humana.

8.- Busca tiempo para viajar, es una actividad que enriquece en gran manera, porque entras en contacto con gente y culturas diversas que te pueden complementar y así contemplas diferentes realidades de la vida.

9.- Busca tiempo para evaluarte a ti mismo, es un momento propicio para hacer balance y decidir con energía lo bueno que debes potenciar y lo malo que debes corregir.

10.- Busca tiempo para observar a los demás, es una actitud que te enseñará mucho, te ayudará a imitar lo positivo de los otros y a evitar sus defectos.

Con estas 10 pautas puedes hacer de tu vida una verdadera aventura que valga la pena. San Bernardo decía: "no hay nada tan precioso que el tiempo y no hay nada tan menospreciado". Cada momento utilizado según Dios, si estamos en estado de gracia, puede merecernos tesoros de gloria y alegría eternas. El tiempo es la moneda del cielo. Cada momento vale una eternidad. Cada segundo del tiempo es un destello minucioso de la vida que queda atrás. El tiempo no perdona. El tiempo recorre sin piedad sus senderos y tarde o temprano a todos se nos termina.

19 de Noviembre, 2017, 13:22: ALFRE306Familia y Sociedad
¿Cómo viven las mujeres la maternidad y cómo es el vínculo con sus hijos?.


Por: Red Famiia | Fuente: yoinfluyo.com



Todos nacemos de una mujer, por lo tanto tenemos una mamá de forma natural, pero hay situaciones en las cuales, por pobreza, desinformación o accidente, los bebés son entregados a casas hogar en donde se buscará a la mejor familia que sustituya a la natural, pero te has preguntado ¿Cómo viven las mujeres la maternidad y cómo es el vínculo con sus hijos?.

Maternidad por adopción

Según la Convención de los Derechos del Niño de 1989, uno de los derechos básicos de todo niño o niña es el de tener una familia. Cuando la familia biológica no puede proporcionarles los cuidados necesarios para vivir y desarrollarse en su propio seno, puede ser dado en adopción, de forma que esos cuidados sean, entonces, proporcionados por una familia adoptiva.

Existen muchos mitos acerca de la maternidad por adopción, sin embargo lo que es una verdad es que cuando una mujer decide acudir a una institución a solicitar una adopción, llega totalmente convencida de querer ser madre. Según los expertos, la mayoría de las persona le damos mucha importancia al tema biológico y dejamos a un lado las construcciones emocionales que se van dando con el paso del tiempo y la cotidianeidad.

Al igual que las madres biológicas, las madres adoptivas también pasan por un periodo de espera en donde ellas no saben cómo será físicamente su bebe, que sexo tendrá y nunca lo han visto,  pero en el momento en que se los entregan saben que ese bebe es suyo y era lo que su corazón estaba esperando con tanta ilusión.

Tanto las madres biológicas como las madres adoptivas tienen como objetivo proporcionar un bienestar físico y emocional a sus hijos. Crean vínculos emocionales sólidos y le proporcionan el sentido de pertenencia a este primer grupo social que es la familia.  

Aunque, la percepción social de la adopción ha cambiado, pasando de ser un fenómeno invisible, del que no se hablaba, a ser un fenómeno socialmente visible y plenamente aceptado, todavía es frecuente  encontrar madres adoptivas que mantienen en secreto la adopción de sus hijos. Sin embargo es fundamental que llegado el momento se  hable con la verdad a los niños y se les explique de dónde vienen y como llegaron a formar parte de su familia. Ellos tienen derecho a conocer su origen. De esta manera se estará afianzando el voto de confianza que debe prevalecer dentro de todas las familias.

Es importante no perder de vista que con la adopción se trata de buscar el interés superior del menor, proporcionándole una familia. No se trata de dar solución al deseo o necesidad de los adultos de ser padres o madres, aunque ellos también se verán beneficiados, cumpliendo su anhelo de paternidad o maternidad.

La adopción es un camino precioso de llegar a la bendición del amor de los hijos, con todos los retos que eso supone, pero también con los logros, felicidades y las sonrisas que hay a diario cuando uno se convierte en padre o madre. Recuerda que para mantener un vínculo amoroso entre padres e hijos en la familia está la solución.

Artículos anteriores en Noviembre del 2017