1 de Abril, 2017, 12:18: ALFRE306Ética
©TriStar-Pictures




Cuando el cine de ficción se mete a hacer teología... y algunas veces de manera afortunada

La fantasía aplicada a la literatura y al cine en los géneros de la ciencia ficción cumplen con dos funciones básicas. En primer lugar, permiten combatir, como lo hace el PROZAC, muchos miedos inconscientes que anidan en nuestras almas; cosas que se van arrumbando en las sombras, aquí y allá, como el sordo resultado de vagar por nuestra cultura, atiborrada y líquida.

En segundo lugar, mediante las extrañas combinaciones que realizan los guionistas, muchas veces se llega a vislumbrar alguna verdad oculta, a rasgar alguna opacidad que no habíamos detectado, incluso, en contados casos, al don de la profecía.

Dependiendo de la factura, se podría clasificar cada uno de los filmes de este género en dos tipos: los que tienen más el primer ingrediente comentado, y que colaboran, por tanto, en la alienación de los espectadores; y los que cuentan más con el segundo, en cuyo caso suelen regalar a la audiencia una mayor autoconciencia.

El cine más mainstream tiende a alinearse en el primer grupo. Películas como los Robocop (1987 y 2014) o los Terminator (1984) y sus secuelas/precuelas (1991, 2003, 2009, 2015) serían buenos ejemplos de productos audiovisuales que nos ayudan meramente a exorcizar el miedo ludita a la máquina. A no ser que se haga un esfuerzo hermenéutico tras el visionado para buscarle los tres pies al gato. En cuyo caso no resulta difícil encontrar referencias cristológicas incluso en personajes interpretados por Arnold Schwarzenegger.

VER COMPLETO:  http://es.aleteia.org/2017/04/01/saludables-teologias-alucinogenas-de-la-ciencia-ficcion/


 

18 de Diciembre, 2016, 8:55: ALFRE306Ética
Ofrecer a las miradas ajenas las partes íntimas del cuerpo implica dejarse poseer y vender a bajo precio


Por: Eli Bengoetxea | Fuente: Original para sontushijos.org



Existe en nuestro interior una zona inviolable, un espacio de intimidad que de forma natural tendemos a defender, y nos molesta si alguien la invade sin nuestro consentimiento. Así el pudor establece un límite entre lo que puede ser mostrado y lo que deseamos que permanezca protegido. El pudor también ordena las miradas y los gestos en conformidad con la relación de las personas. Es evidente que no mostramos el mismo grado de intimidad física con un desconocido que con un familiar cercano y muy querido. Tampoco comunicamos nuestros sentimientos y pensamientos más íntimos a cualquiera, los reservamos para aquellas personas con las que tenemos más confianza.

El pudor es un sentimiento universal, se da en todas las culturas aunque a veces se manifiesta de manera distinta en cada una de ellas.

Por respetar el espacio de intimidad uno toca la puerta antes de entrar, no abrimos los cajones de un despacho ajeno sin antes pedir permiso, no abrimos cartas o mails de otras personas, no entramos al baño cuando hay una persona dentro, no nos desvestimos delante de nuestro tío que ha venido de visita, ni delante de un profesor. Hay conversaciones telefónicas que nos sentimos incómodas si nos están escuchando, posturas que según dónde estemos o con quién no las adoptamos, no nos gusta que mientras hablan con nosotros no nos miren a los ojos, y nos incomodaría si en lugar de mirarnos a los ojos nos estuvieran mirando el escote o el culo.

Por eso, la forma de vestir debe ayudar a que la mirada se centre en nosotras, no en una parte de nuestro cuerpo porque lo mostramos o resaltamos excesivo.

La provocación siempre busca la mirada del otro, aunque sea para mostrar rechazo.



¿Qué busca una chica con un escote excesivo, una transparencia total, o con la ropa excesivamente ajustada en las zonas más sensuales del cuerpo? Muchas veces sin ser muy consciente de ello, mendiga una mirada. Una mirada que se dirige a su cuerpo, teniendo al menos la falsa ilusión de que a través de su cuerpo, le pueda alcanzar a ella.

Ofrecer a las miradas ajenas las partes íntimas del cuerpo implica dejarse poseer y vender a bajo precio lo que una o uno tiene de más peculiar, propio y personal. Protegerse pudorosamente de miradas extrañas no indica ñoñería, aceptación de tabúes...significa que evitas que lo más genuino e íntimo de la persona sea rebajado de rango y convertido en algo erótico.

El pudor nos protege y nos hace libres de miradas y situaciones incómodas. No consiste tanto en ocultar una parte de nuestra superficie corpórea cuanto en salvaguardarnos del uso irrespetuoso, manipulador, posesivo, de nuestra persona.

Toca pues a cada una y cada uno decidir, también por cómo vestimos, dónde queremos que los demás fijen su mirada…A eso dedican mucho tiempo y dinero, las empresas de moda. El pudor es un buen aliado que nos ayuda a acertar… si queremos.

 

Eli Bengoetxea   
Licenciada en Filología Inglesa por la Universidad de Deusto.
Máster en Dirección de Empresas Educativas, y Máster en Asesoramiento Familiar.
Ha trabajado como Directiva y profesora en varios centros educativos impartiendo clases a adolescentes.
En la actualidad es la Subdirectora de Formación del Colegio Eskibel en Donostia.

 

9 de Diciembre, 2016, 9:12: ALFRE306Ética
Vivimos llenos de dudas y confusión sin encontrar una explicación satisfactoria. Se vive un desbordamiento negativo cada vez mayor.


Por: Francisco Mario Morales | Fuente: Catholic.net



En la actualidad vivimos con incertidumbre, desorientación ante el desorden, el abuso, el libertinaje, la pérdida de valores y de autoridad moral. Vivimos llenos de dudas y confusión sin encontrar una explicación satisfactoria. Se vive un desbordamiento negativo cada vez mayor.

Lo que comenzamos a vivir sólo son las consecuencias: Corrupción, fascismo, xenofobia (odio a los extranjeros), racismo (desprecio o rechazo a personas de otras etnias), ideología bélica (afán de guerra), misoginia (aversión o menosprecio a las mujeres); una sociedad llena de odio y rencor en adolescentes y jóvenes, búsqueda de dinero fácil y deshonestidad, seres intolerantes y violentos.

La pérdida de la conciencia moral es el inicio de toda maldad

"La pérdida de la conciencia del mal es el principio, fundamento y difusión de todo tipo de maldades, por lo que no es posible luchar contra el mal, cuando no se tiene conciencia del mal, menos cuando la difusión llega al extremo de confundir lo bueno con lo malo y lo verdadero como falso.

No es posible proclamar valores cuando se dice que todo es relativo; peor situación se crea aun cuando la verdad y el bien se silencian o se persiguen y la mentira y la maldad se proclaman y exaltan.  Es ciertamente alarmante no que exista el mal que siempre ha existido, sino ver y sentir el fuego del vicio exaltado y glorificado". (S.E.R. Norberto Cardenal Rivera - Homilía del Jubileo de la Juventud).



“si uno pierde la noción de pecado «entonces prácticamente toda actitud es buena» y que «no hay nada de lo que haya que convertirse” Arzobispo Gadecki / Fuente: Infocatólica)

Dentro del relativismo los valores y opciones fundamentales son equivalentes en tanto la persona sea respetada y capaz de "hacer" su propia escala de valores y cada uno de esos "valores" le dé el valor a lo que quiere. Ante todo esto se desconoce toda regla, todo valor y todo principio familiar, social y espiritual.

En el subjetivismo solo importa el propio punto de vista y la persona solo valora por su propio juicio, solo se responde así mismo y sólo es responsable y entrega cuentas así mismo desconociendo todo valor universal.

El relativismo y el subjetivismo no es más que autosuficiencia, del no querer depender de nada ni de nadie para no sentirse inferior, esto es soberbia y el egoísmo que no más que una viciosa condición personal por un inmoderado y excesivo amor por uno mismo. (Libro: Superación personal en familia / Francisco Mario Morales)

Hoy, unos están contra otros, abunda la inmoralidad sexual, la pornografía, la perversión sexual, la prostitución, la sexualidad "libre", la infidelidad, Vivimos divorcios a diestra y siniestra, violencia, aborto, embarazos a temprana edad, madres solteras y destrucción familiar y por consecuencia descomposición social.

El sincretismo (tomar un poco de todo) también es un factor no menos importante a los mencionados anteriormente, es importante reconocer el relajamiento moral y al desconocimiento del bien y del mal. Aquí la formación tiene un papel preponderante, necesitamos retomar la formación familiar y erradicar la violencia al interior de nuestros hogares.

Poner en práctica y dar ejemplo, en casa, de los valores, comenzando por el amor y el respeto por uno mismo y por los demás. La moral personal (la verdadera moral) no puede estar sujeta a la moda o a las costumbres del momento.

¿Qué necesitamos para vivir la paz y la felicidad?

  • Aprender a tomar buenas decisiones
  • Conocer la importancia de los valores y hacer de cada uno un modo de vida
  • Defender la vida como un valor fundamental
  • Formación afectiva y no sólo orientación reproductiva y métodos anticonceptivos bajo el slogan de: “disfruta pero con protección”.

Cuando se desconoce o pierde la dimensión del bien y del mal, todo está permitido.

La modernidad afirma que, la "realización" del ser humano consiste en vivir según los impulsos, cualesquiera que estos sean. Vivir los impulsos y tendencias sin distinción, la "libertad" para muchos jóvenes y personas mayores, de ambos sexos, no es vivir razonablemente sino vivir sin limitaciones. Desde el punto de vista real y práctico esta mentalidad solo lleva al desenfreno completo y al desquiciamiento moral, familiar y social (cdf. Inst. "Libertatis Conscientia" 13) (Catecismo de la Iglesia Católica 1740 - 2108).

El albedrio nos permite escoger entre el bien y el mal, lo correcto de lo incorrecto; de nuestras propias decisiones, lo que vivamos serán las consecuencias de nuestras propias acciones.

"La libertad hace del hombre un sujeto moral. Cuando actúa de manera deliberada, el hombre es, por así decirlo, el padre de sus actos. Los actos humanos, es decir, libremente realizados tras un juicio de conciencia, son calificables moralmente: son buenos o malos."

"El ejercicio de la libertad no implica el derecho a decir y hacer cualquier cosa. Es falso concebir al hombre "sujeto de esa libertad como un individuo autosuficiente que busca la satisfacción de su interés propio en el goce de los bienes terrenales" (cdf. Inst. "Libertatis Conscientia" 13) (Catecismo de la Iglesia Católica 1740 - 2108).

El bien nos hace: Humildes, generosos, bondadosos, castos, pacientes, moderados, amorosos y personas positivas. El bien produce: Paz, felicidad, ilusión, unión, alegría y amor

¿Qué es el mal? ¿Lo contrario del amor? El mal nos hace soberbios, avaros, lujuriosos, iracundos, envidiosos, glotones y perezosos. Todo esto es un camino incorrecto hacia la felicidad. Además nos enferma el alma y también el cuerpo.

El mal produce: Una Alegría efímera y después…  tristeza, remordimientos, desilusión, frustración, vacío, odio, conflicto. El mal produce una falsa felicidad, pero con el paso del tiempo…soledad y arrepentimiento.

Nos estamos contaminando en grado terminal, de odio, poder y violencia. Nos damos cuenta de que quien “vence” es el más "hábil", el más agresivo. Y se dice: “Que el que tranza más avanza más” y “El que no tranza no avanza”.

Mentalidad materialista         

Hoy se vive la cultura de la muerte, adorando ídolos (dinero, placer y poder), practicando brujería. Recurriendo a la santería, al esoterismo, al espiritismo; se vive con odios, discordias y celos enfermizos, hay rivalidades, divisiones y partidismos, se vive llenos de envidia, avaricia y soberbia.  (Libro: Superación personal en familia / Francisco Mario Morales)

El no alcanzar el objetivo del dinero y comodidad excesiva a costa de lo que sea, y como único fin, frustra, desmotiva; lleva a la amargura y la envidia; llena de angustia y desesperación a la juventud.                                    

El tener poder, dará dinero y placer. El placer se consigue con el dinero y  también el poder. El tener dinero, poder y placer, llevará finalmente al vacío, a la soledad y al conflicto. La riqueza no debe ser un fin, sino un medio.

El materialismo ¡NUNCA! Nos dará la felicidad. Con ejemplo y congruencia formémonos en los valores. Necesitamos formación y desarrollo humano, no sólo técnico y profesional o económico. Tenemos que reconocer que nos equivocamos y la consecuencia es lo que hoy vivimos desde la micro hasta la macro corrupción, la mentira, la astucia (habilidad), las apariencias, etc. Recordemos que: “La mayoría de la veces el camino correcto no es lo más fácil”.

La sociedad de consumo estimula con agresividad la satisfacción de todos los deseos, y presenta todos los bienes de consumo como indispensables para la felicidad."   (Jean Desclos, "Una moral para la vida", pág. 46)

Padres y maestros: Los niños, adolescentes y jóvenes, siempre serán el reflejo de la familia y de la escuela ¿En que estamos fallando? El odio o el perdón se aprenden también en la familia y en la escuela, debemos evitar el pasivismo, la indiferencia y la apatía por comodismo.

No queremos vivir los valores, pero estamos viviendo los antivalores en familia, en la escuela y en la sociedad. ¡La familia! Es la primera, y la vez, la única escuela de formación verdadera y de aprendizaje.

¡El bien o el mal tienen consecuencias!

Por el bien de nosotros mismos, por el bien de nuestros hijos y por el bien de la sociedad, debemos comenzar por reconocer en que nos equivocamos por nuestras omisiones y que debemos enmendar el camino para reiniciar la familia y la sociedad.

La formación de los hijos es responsabilidad única y exclusiva de la familia. Por eso es necesario concientizar a los papás en la necesidad de ser los primeros que deben procurar su propia formación, pero para que ellos aprendan y entiendan esta necesidad de cómo formar a sus hijos, deberán estar conscientes que la mejor formación se da a través del ejemplo y del amor exigente.

El ejemplo es la conducta que sirve de modelo para que los hijos asimilen la enseñanza. Es necesario comprender la importancia de ser congruentes.  Es la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace, su gran influencia en la transmisión de normas y valores, la convierten en una de las claves de la formación de los hijos. De la misma forma aprenderán de sus padres: la obediencia, el respeto, la libertad y la responsabilidad. Los hijos aprenden por imitación, por eso la insistencia de que papá y mamá practiquen a diario, den ejemplo de los valores que pretenden enseñar a sus hijos.

Tenemos que formar (educar) a nuestros hijos, desde pequeños, para que de mayores lleguen a ser lo más libres y con plena capacidad de autodominio, lo más capaces de amar, de darse por amor (capacidad de autodonación) y, así, lo más felices posible. Ninguna educación es más importante que ésta”.

Pero para lograr la tan anhelada y necesaria formación de los hijos, se necesita el compromiso personal y de pareja, y esto es: cambiar de dirección en el camino de la vida: pero no con un pequeño ajuste, sino con un verdadero cambio de sentido. Necesitamos ir contracorriente, donde la «corriente» es el estilo de vida superficial, del relativismo o de lo incoherente e ilusorio que a menudo nos arrastra, nos domina y nos hace esclavos, de la comodidad, falta de tiempo o de la mediocridad moral.

 

Afortunadamente comienza a surgir una profunda preocupación, una inquietud y un cuestionamiento muy serio debido a la descomposición de las relaciones de convivencia en el ambiente familiar, espiritual y social; ¿Será que empezamos a convencernos del mal rumbo que llevamos?

Sin valores no hay familia

  • Dar amor, constituye en sí, dar educación. (Eleonor Roosevelt)
  • “Una verdadera “formación” no se limita a informar la inteligencia, sino que presta particular atención a la educación de la voluntad, de los sentimientos y de las emociones”. (Sagrada congregación para la educación católica “Orientaciones educativas sobre el amor humano”). Amar es el principio, amar es la fuerza, amar es el método.  (Pablo VI)
  • Educar para vivir con alegría y libertad                                                                              La formación integral deberá considerar este aspecto, llevando al niño (a), desde el principio, a que ella (él) sepa vivir en un continuo servicio a los demás, amar  será siempre lo más importante, servir y ayudar será siempre la mejor demostración de amor y el antídoto contra la soledad, el vacío existencial, la  frustración y el conflicto personal y familiar.

El amor que los padres les dan a sus hijos, ellos lo compartirán con los demás.

“De modo particular quisiera llamar su atención sobre aquellos componentes de la familia que parecen ser los más vulnerables, es decir, los jóvenes. Muchos tienen delante un futuro lleno de innumerables posibilidades, muchos otros parecen desorientados y sin sentido, prisioneros en un laberinto de violencia, de abuso y desesperación. Sus problemas son nuestros problemas. No nos es posible eludirlos. Hay que afrontarlos juntos, hablar y buscar soluciones más allá del simple tratamiento nominal de las cuestiones. Aun a riesgo de simplificar, podríamos decir que existe una cultura tal que empuja a muchos jóvenes a no poder formar una familia porque están privados de oportunidades de futuro. Sin embargo, esa misma cultura concede a muchos otros, por el contrario, tantas oportunidades, que también ellos se ven disuadidos de formar una familia”. (Papa Francisco ante el Congreso de EEUU).“Tengamos cuidado de las falsa libertades”.                                                                                                                                   

Con un gran valor y positivismo debemos reconocer, reflexionar y aceptar la máxima psicológica: “Si tú estás mal… es porque yo estoy mal.  La falsa libertad es libertinaje (abuso de la libertad). Es necesario corregir malos hábitos que no nos han dejado nada positivo, sino solo vicios, destrucción personal, familiar y social. Ahora más que nunca debemos tomar consciencia de los efectos que padecemos todos por la ignorancia sobre el bien y el mal.

“Los jóvenes, los adolescentes necesitan hacer del afecto, de la comprensión y del respeto un modo de vida. Pero para esto los padres de familia debemos orientar, apoyar y educar en los valores, formar conciencias responsables y momentos de recreación y sano esparcimiento. Es necesario prevenir situaciones de riesgo para los jóvenes, rescatémoslos del extravío y de la ofuscación, que la juventud no viva la represión, pero tampoco el libertinaje, la confusión y el vacío. En nuestras manos esta dedicar tiempo para orientar y evitar problemas de drogadicción, alcoholismo, embarazos prematuros, abortos, divorcios y enfermedades venéreas.

Los jóvenes tienen derecho a la libertad, sí. Pero no tienen derecho a destruirse, y esa es nuestra responsabilidad, ese es nuestro derecho.” Libro: Educación sexual en familia” Francisco Mario Morales)

7 de Diciembre, 2016, 8:55: ALFRE306Ética

El Santo Padre, en la audiencia general, hace un llamamiento por la jornada contra la corrupción y la jornada de los derechos humanos

Audiencia del papa Francisco CTV


La audiencia de hoy del papa Francisco en el Aula Pablo VI ( Copyright Osservatorio Romano - CTV)


(ZENIT – Ciudad del Vaticano).- El papa Francisco, en la audiencia general de este miércoles ha iniciado una nueva serie de catequesis sobre la esperanza cristiana. Miles de fieles, venidos de todas las partes del mundo han recibido al Santo Padre en el Aula Pablo VI, con alegría y emoción. Banderas y pancartas ondeaban a la llegada del Papa, y los peregrinos se acercaban a ambos lados del pasillo para poder dar la mano y decirle algunas breves palabras.

En el resumen hecho en español de la catequesis, el Pontífice ha indicado que en esta primera reflexión, “el profeta Isaías nos invita a llevar el consuelo de Dios a nuestros hermanos”. Isaías –ha observado el Papa– habla a un pueblo en el exilio y le presenta la posibilidad de regresar a su hogar, que en definitiva es volver a Dios. Para ello “hay que eliminar los obstáculos que nos detienen, preparar un camino llano y ancho, un camino de liberación y esperanza que se extiende por el desierto”, ha subrayado el Papa.

De este modo, ha añadido que san Juan Bautista, retomando las palabras de Isaías, “nos llama a la conversión”, para que “abramos un camino de esperanza en nuestros corazones”.

En esta misma línea, Francisco ha señalado que el cristiano necesita hacerse pequeño para este mundo, “como lo fueron los personajes del Evangelio de la infancia”: María y José, Zacarías e Isabel o los pastores. Eran insignificantes para los grandes y poderosos de entonces –ha aseverado–  pero sus vidas estaban llenas de esperanza, abiertas a la consolación de Dios.

A continuación, el Papa ha dirigido un saludo a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de España y Latinoamérica. Pidamos al Señor –ha exhortado– la gracia de trasformar el desierto de nuestra vida, de nuestro sufrimiento y de nuestra soledad, en un camino llano que nos lleve al encuentro con el Señor y con los hermanos.

Después de los saludos en las distintas lenguas, el Pontífice ha dedicado unas palabras a los jóvenes, los enfermos y los recién casados. Así, ha señalado que el tiempo litúrgico del adviento es una ocasión de particular gracia para reflexionar sobre nuestro camino al encuentro del Señor. Del mismo modo, ha pedido que la Virgen María, de quien mañana celebramos su Inmaculada Concepción, sea “el modelo para la preparación interior a la Navidad” para que “el corazón de cada uno se convierta en cuna que acoge al Hijo de Dios, rostro de la misericordia del Padre, con la escucha de su palabra, las obras de caridad fraterna y la oración”.

Al concluir la audiencia general, el Santo Padre ha recordado que en los próximos días se celebran dos jornadas importantes de las Naciones Unidas. El día 9 de diciembre es la jornada contra la corrupción y el 10 de diciembre la de los derechos humanos. Son dos realidades –ha explicado el Papa– estrechamente unidas. La corrupción es el “aspecto negativo que debemos combatir”, comenzado por la conciencia personal y vigilando los ámbitos de la vida civil, especialmente sobre los que están más en riesgo. Los derechos humanos, ha precisado el Papa, son el aspecto positivo, para promover siempre con decisión renovada, para que nadie sea excluido del efectivo reconocimiento de los derechos fundamentales de la persona humana. “El Señor nos sostenga en este doble compromiso”, ha concluido.

6 de Diciembre, 2016, 8:43: ALFRE306Ética
Vayamos de la mano de Santa María de Guadalupe, Madre de Dios, para que ilumine el sendero que habremos de recorrer, porque la fe que no se propaga se apaga.


Fuente: Tiempos de Fe, año 1, No. 4,



El poder del dinero

En América latina su santidad Juan Pablo II ha depositado su confianza para la nueva evangelización. ¿Por dónde empezar? ¿Cómo enfrentar el reto? 

Ante la "crisis de civilización" debemos responder con la "cultura de amor"; trabajar arduamente tomados de la mano de Dios. Empezar en nuestros hogares, en cada familia, en las comunidades.

Respetando la cultura de los pueblos y rescatando aquello que nos une y no debió separarnos jamás, porque a pesar de todos los sufrimientos de las injusticias, la fe y la esperanza se mantienen vivas aún en muchos corazones. 

Nuestra  misión es proclamar el evangelio para instaurar el Reino  de Dios, "porque a esto he sido enviado".



Una sublime misión para erradicar la cultura de la violencia, de la muerte y vencer el mal con el bien para construir un mundo más digno, humano, solidario y verdaderamente cristiano. Una sociedad con valores para lograr un perfecto entendimiento entre los seres humanos, donde el respeto fundamenta la relación. 

Vayamos de la mano de Santa María de Guadalupe, Madre de Dios, para que ilumine el sendero que habremos de recorrer, porque la fe que no se propaga se apaga.

24 de Noviembre, 2016, 9:29: ALFRE306Ética

En la homilía de este jueves, el Santo Padre subraya la belleza de la oración de alabanza

Pope Francis celebrating Mass in Santa Marta

PHOTO.VA - OSSERVATORE ROMANO



(ZENIT  – Ciudad del Vaticano).- El papa Francisco, en la homilía de este jueves en Santa Marta, ha asegurado que la corrupción es una forma de blasfemia, el lenguaje de Babilonia por el cual “no hay Dios” sino solo “el dios dinero, el dios bienestar, el dios explotación”. Así, el Santo Padre ha recordado que en esta última semana del Año litúrgico, la Iglesia pide reflexionar sobre el final del mundo y sobre nuestro final.

La homilía de Francisco se ha basado en la lectura del día del Apocalipsis que habla de tres voces. La primera es el grito del ángel: “ha caído Babilonia”, la gran ciudad, “la que sembraba la corrupción en los corazones de la gente” y que lleva “a todos por el camino de la corrupción”.

De este modo, ha precisado que “la corrupción es la forma de vivir en la blasfemia, la corrupción es una forma de blasfemia”. El lenguaje –ha añadido– de esta Babilonia, de esta mundanidad, es blasfemia, no hay Dios: está el dios dinero, el dios bienestar, el dios explotación. Por eso ha asegurado que esta mundanidad que seduce a los grandes de la tierra, caerá.

Asimismo ha explicado que en contraste con el grito del ángel, que era un grito de victoria por la caída de “esta civilización corrupta”, hay otra voz potente, el grito de la multitud que desde allí alaba a Dios: “Salvación, gloria y poder son de nuestro Dios”. Es la voz “poderosa de la adoración, de la adoración del pueblo de Dios que se salva y también del pueblo en camino, que todavía está en la tierra”. El pueblo de Dios, ha proseguido, pecador pero no corrupto: pecador que sabe pedir perdón, pecador que busca la salvación de Jesucristo.

Este pueblo se “alegra cuando ve el final y la alegría de la victoria se hace adoración”, ha explicado el Papa. No se puede permanecer solamente con el grito del ángel, si no hay “esta voz poderosa de la adoración de Dios”.

Pero –ha advertido– para los cristianos “no es fácil adorar”. Así, ha asegurado que “somos buenos cuando rezamos pidiendo algo” pero la oración de alabanza “no es fácil hacerla”. Por esta razón, el Pontífice ha precisado que hay que aprenderla “desde ahora” para no “aprenderla rápidamente cuando lleguemos allí”. Así, ha subrayado “la belleza de la oración de adoración, delante del Tabernáculo”. Una oración que dice solamente: “Tú eres Dios. Yo soy un pobre hijo amado delante de ti”.

Finalmente, la tercera voz es un susurro. El ángel que dice escribir: “¡Beato los invitados al banquete de las bodas del Cordero!”. La invitación del Señor no es un grito sino “una voz suave”. Al respecto ha señalado que “la voz de Dios cuando habla al corazón es así: como un hilo de silencio sonoro”. Y esta invitación a las “bodas del cordero” será el final, “nuestra salvación”, ha dicho el Papa.

Para concluir, el Santo Padre ha pedido que Dios “nos dé esta gracia de esperar esa voz, de prepararnos a escuchar esta voz: ‘ven, ven, ven siervo fiel –pecador pero fiel– ven, ven al banquete de tu Señor”.

17 de Noviembre, 2016, 8:22: ALFRE306Ética

El Santo Padre recuerda que el Acuerdo de París ha trazado un camino claro en el que toda la comunidad internacional está llamada a participar

Contaminación - © Pixabay

Contaminación - © Pixabay



(ZENIT – Ciudad del Vaticano).- El estilo de vida basado en la cultura del descarte es insostenible y no debe tener cabida en nuestros modelos de desarrollo y educación. Así lo indica el papa Francisco en el mensaje enviado al ministro de Exteriores y de Cooperación de Marruecos, que preside la XII reunión de la Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP22). El encuentro se está celebrando en Marrakech del 7 al 18 de noviembre. Además, el Santo Padre recuerda que estamos ante un desafío educativo y cultural el cual, para que sea realmente eficaz en el logro de sus fuertes objetivos, no puede dejar de responder también al proceso de aplicación del Acuerdo de París. 

De este modo, el Santo Padre recuerda que este Acuerdo ha trazado un camino claro en el que toda la comunidad internacional está llamada a participar y exhorta a promover una cultura del cuidado del ambiente. Además reitera que la lucha contra el cambio climático y contra la pobreza están estrechamente relacionadas.

Al inicio de su mensaje, el Pontífice asegura que la situación actual de deterioro del medio ambiente “nos interpela a todos” y “nos lleva a reunirnos aquí con un sentido renovado de conciencia y responsabilidad”.

Tal y como recuerda, Marruecos alberga la COP22 pocos días después de la entrada en vigor del Acuerdo de París, adoptado hace menos de un año. Su adopción –precisa– representa una clara toma de conciencia de que, ante temáticas tan complejas como el cambio climático, la acción individual y/o nacional no es suficiente, sino que es necesario “dar colectivamente una respuesta  responsable que apunte a colaborar para construir nuestra casa común”.

El Acuerdo de París, reconoce Francisco, ha trazado un camino claro en el que toda la comunidad internacional está llamada a participar. La COP22 representa “una etapa fundamental de este recorrido”. Asimismo, precisa que “afecta a toda la humanidad, especialmente a los más pobres y a las generaciones futuras”, que representan el componente “más vulnerable” de la preocupante repercusión de los cambios climáticos. Al mismo tiempo que “nos recuerda la grave responsabilidad ética y moral” de actuar sin demora, de la forma “más libre posible de presiones y económicas”, superando “los intereses y comportamientos particularistas”.

El Santo Padre aprovecha su mensaje para enviar su aliento para que los trabajos de estos días “estén animados por el mismo espíritu de colaboración y propuestas manifestado durante la COP21”. En esta misma línea observa que se abordan cuestiones complejas que no se pueden “delegar únicamente al diálogo técnico”, sino que “hacen necesario un apoyo y un empuje político constante basado en la conciencia de que somos una sola familia humana”. Al respecto, el Pontífice subraya que “no hay fronteras ni barreras políticas o sociales que nos permitan aislarnos”, y por eso mismo tampoco hay espacio para “la globalización de la indiferencia”.

Una de las principales aportaciones de este Acuerdo –afirma Francisco– es estimular la promoción de estrategias de desarrollo nacionales e internacionales basadas en una  cualidad ambiental que podríamos llamar  solidaria. Efectivamente, añade, “fomenta la solidaridad con las poblaciones más vulnerables” e “insiste en los fuertes vínculos entre la lucha contra el cambio climático y la lucha contra la pobreza”.

Por otro lado, el Santo Padre explica también que no se puede limitar todo a la mera dimensión económica y tecnológica. Es decir, las soluciones técnicas son necesarias pero no suficientes; “es esencial y se deben tener muy en cuenta los aspectos éticos y sociales del nuevo paradigma de desarrollo y de progreso”.

Finalmente, el Pontífice desea que la COP 22 se guíe “por esa conciencia de nuestra responsabilidad” que debe empujar a todos a “promover seriamente una cultura del cuidado que impregne toda la sociedad”, cuidado de la creación, pero también del prójimo, cercano o lejano, en el espacio y el tiempo.

13 de Noviembre, 2016, 8:31: ALFRE306Ética

Observatorio de Bioética – Universidad Católica de Valencia

Maternidad subrogada

(Foto: Foro de la Familia)

 

(ZENIT – Valencia).- Observatorio de Bioética – Universidad Católica de Valencia

El ayuntamiento de Rotterdam ha propuesto implementar una ley por la cual, las madres que sean diagnosticadas clínicamente “incompetentes” para criar hijos, deberán  emplear un método para evitar la concepción, como el uso de un DIU o someterse a un tratamiento de píldoras anticonceptivas. El responsable de bienestar de la juventud, Hugo de Jonge, ha hecho un llamamiento para que los jueces tengan la potestad de expedir órdenes judiciales para obligar a las madres que por problemas de adicción o psicológicos hayan demostrado incapacidad para la crianza, a utilizar un método de anticoncepción. De Jonge ha defendido que esta medida tiene por objetivo “proteger a los niños que nacerían en familias en las que a todos se les revuelve el estómago al pensar que van a tener un hijo”. “No nacer es otra forma de protección infantil”, ha concluido.

El programa del Ayuntamiento ha sido asignado a 400 mujeres y para llevarlo a cabo, precisarán de entre 10 y 20 órdenes judiciales de contracepción al día. Por el momento, el Consejo Holandés ha puesto en marcha un programa de anticoncepción voluntaria destinado a 160 mujeres en situación de riesgo para afrontar la maternidad. La mayoría de los partidos políticos han rechazado esta medida, entre ellos los democristianos y el actual partido gobernante de los Países Bajos, VVD. “El gobierno no puede decidir quién puede o no puede tener un hijo. La puerta a este tipo de medidas debería estar cerrada”, ha declarado la formación de centroderecha.

Como en el documento se indica, la mayoría de los partidos políticos han rechazado esta propuesta, pues atenta gravemente contra la libertad de las personas, e incluso nos parece presenta dificultades técnicas objetivas en cuanto a la necesidad de determinar qué mujeres o no son incompetentes y qué procedimiento se arbitran para ello.

9 de Noviembre, 2016, 8:42: ALFRE306Ética

Permite la modificación genética de la línea germinal humana. Las implicaciones explicadas por el Observatorio de Bioética de la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir

 

In the laboratory  'Genoma' at Rome

ANSA

Las investigadoras Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna recibieron el pasado 22 de octubre el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2015 en Oviedo por el desarrollo de la técnica de edición genómica CRISPR-Cas9.

Doudna y Charpentier patentaron esta técnica en 2012. CRISPR-Cas9 permite modificar, activar, desactivar o eliminar de manera muy específica cualquier gen, con una facilidad, rapidez y eficacia sin precedentes, por lo que la comunidad científica tiene grandes esperanzas para su utilización en muy diversas aplicaciones y ha sido motivo de varios artículos de nuestro Observatorio (Ver Aquí)

Las investigadoras han recibido otros reconocimientos como el Paul Janssen Award for Biomedical Research (EE.UU., 2014), el Breakthrough Prize in Life Sciences (EE.UU., 2015) y el International Society for Transgenic Technologies Prize que les será entregado en marzo del próximo año en Praga (República Checa). Además, la revista Time las incluyó en la lista de las 100 personas más influyentes del mundo de 2015.

En términos generales, la técnica, inspirada en la defensa inmunitaria de las bacterias ante los virus, consiste en utilizar una guía de ARN que por un lado se une a la secuencia deseada en el ADN y por otro recluta a una enzima que corta ese ADN (Cas9). CRISPR-Cas9, puede ser aplicada en los campos de la medicina, la agricultura, la ganadería y el cuidado ambiental. Así, supone una nueva esperanza para la terapia génica y se espera que pueda ser utilizada para el tratamiento de enfermedades como el cáncer, la fibrosis quística, el Síndrome de Inmunodeficiencia Severa Combinada (la enfermedad de los llamados niños burbuja) y el SIDA, entre otras. Además, parece que la técnica puede funcionar en cualquier tipo de organismo, lo que incrementa notablemente su potencial para ser aplicada sobre nuevos cultivos y animales. Sin embargo, estas aplicaciones no están exentas de problemas éticos que deben ser considerados y tratados con la debida antelación. (http://www.observatoriobioetica.org/2015/10/la-edicion-genomica-denomianda-crispr-cas9-consideraciones-biomedicas-y-eticas/10075).

Dificultad ética esta nueva técnica en algunas de sus aplicaciones

El problema ético más acuciante que plantea esta técnica de edición genómica es el hecho de que puede utilizarse para la modificación genética de la línea germinal humana. Así, podrían introducirse cambios genéticos en los gametos o el embrión temprano que se transmitirían a los hijos y a las generaciones futuras. Las implicaciones éticas de este hecho han sido ampliamente discutidas por la comunidad científica internacional (http://www.observatoriobioetica.org/2015/06/edicion-genomica-aspectos-medicos-y-eticos/8758), y aunque actualmente hay un consenso respecto a prohibir su uso para dar lugar a bebés, no se ha alcanzado un acuerdo sobre si se debe permitir o no su investigación in vitro.

4 de Noviembre, 2016, 9:44: ALFRE306Ética

El mundo de la mentira es un mundo de esclavitud, mientras que la verdad nos hace libres

Pixabay

Pixabay

A menudo se dice que las “mentiras blancas” son compasivas. Y muchos pecados se justifican aludiendo al hecho de que son “necesarios” para alcanzar ciertos fines. En otras palabras: el fin justifica los medios. La mentira, bajo esta perspectiva, puede ser relativamente buena o medianamente mala. Pero los mandamientos de Dios son absolutos. “No mentirás” es una orden, no una sugerencia ni una frase puesta a discusión.

La primera mentira relacionada con los seres humanos fue perpetrada por Satanás, en el Huerto del Edén. Satanás es el Príncipe de la Mentira, hacedor de toda maldad, quien “ronda como león rugiente buscando a quien devorar” (1 Pedro 5:8-9). El engaño del diablo fue exitoso, y el costo de la caída de Eva y Adán fue ser expulsados del Paraíso, además de otras muchas consecuencias.

La Biblia habla en muchas ocasiones del espíritu de mentira, el cual conduce a los hombres, y en ocasiones a algunos falsos profetas, a decir mentiras con diferentes propósitos, pero todos tienen por motivación el egoísmo, pues la persona que miente busca obtener algo.

1.      El mentiroso dice lo que es falso, para que le tengan lástima o para que le ayuden.

2.      El mentiroso exagera para hacer creer a otros más de lo que es, o minimiza para hacer ver lo malo como no tan malo.

3.      El mentiroso quiere deshacerse de la consecuencia de sus acciones pecaminosas, y no pagar el precio.

4.      El mentiroso cree ser más listo que otros, y abusa de los crédulos; pero no es sino la falta de integridad lo que lo coloca temporalmente sobre otros, hasta que su mentira es descubierta y su reputación se viene abajo.

5.      El mentiroso no calcula bien y piensa que no será descubierto, pero tarde o temprano la verdad siempre sale a la luz.

6.      El mentiroso dice falsedad para manipular a otros y sacar algún provecho, aunque éste no sea lícito.

7.      El mentiroso va envolviéndose en una red de la que es muy difícil salir si no se detiene a tiempo. Nadie podrá poner su confianza en él, pues no será digno de ella.

Efesios 4:22-25 dice: “Se les pidió despojarse del hombre viejo al que sus pasiones van destruyendo, pues así fue su conducta anterior, y renovarse por el espíritu desde dentro. Revístanse, pues, del hombre nuevo, el hombre según Dios que él crea en la verdadera justicia y santidad. Por eso, no más mentiras; que todos digan la verdad a su prójimo, ya que todos somos parte del mismo cuerpo”. El único espíritu de verdad es el Espíritu de Dios, el cual nos fue prometido por Jesucristo antes de ser crucificado, y que llegó como un viento poderoso el día de Pentecostés, allá en Jerusalén, donde los discípulos y los primeros cristianos esperaban pacientemente como les había sido ordenado por el Señor.

Aquellos que hablan mentira no tienen el respaldo de Dios, sino que abren la puerta al enemigo, quien siempre está listo para entrar, robar, destruir y matar. En cambio, aquellos que son guiados por el espíritu de verdad viven bajo la protección y el respaldo del Altísimo, quien es fiel y amante de aquellos que le adoran en espíritu y en verdad.

El mundo de la mentira es un mundo de esclavitud, mientras que la verdad nos hace libres. Los mandamientos de Dios son para nuestra protección, y el violarlos nos trae multitud de sufrimientos. La mentira destruye, la verdad edifica.

Una persona que miente vive angustiada constantemente, no tiene un buen descanso; pero aquel que dice verdad tiene paz en su corazón y duerme confiado.

Artículos anteriores en Ética