19 de Noviembre, 2017, 13:22: ALFRE306Familia y Sociedad
¿Cómo viven las mujeres la maternidad y cómo es el vínculo con sus hijos?.


Por: Red Famiia | Fuente: yoinfluyo.com



Todos nacemos de una mujer, por lo tanto tenemos una mamá de forma natural, pero hay situaciones en las cuales, por pobreza, desinformación o accidente, los bebés son entregados a casas hogar en donde se buscará a la mejor familia que sustituya a la natural, pero te has preguntado ¿Cómo viven las mujeres la maternidad y cómo es el vínculo con sus hijos?.

Maternidad por adopción

Según la Convención de los Derechos del Niño de 1989, uno de los derechos básicos de todo niño o niña es el de tener una familia. Cuando la familia biológica no puede proporcionarles los cuidados necesarios para vivir y desarrollarse en su propio seno, puede ser dado en adopción, de forma que esos cuidados sean, entonces, proporcionados por una familia adoptiva.

Existen muchos mitos acerca de la maternidad por adopción, sin embargo lo que es una verdad es que cuando una mujer decide acudir a una institución a solicitar una adopción, llega totalmente convencida de querer ser madre. Según los expertos, la mayoría de las persona le damos mucha importancia al tema biológico y dejamos a un lado las construcciones emocionales que se van dando con el paso del tiempo y la cotidianeidad.

Al igual que las madres biológicas, las madres adoptivas también pasan por un periodo de espera en donde ellas no saben cómo será físicamente su bebe, que sexo tendrá y nunca lo han visto,  pero en el momento en que se los entregan saben que ese bebe es suyo y era lo que su corazón estaba esperando con tanta ilusión.

Tanto las madres biológicas como las madres adoptivas tienen como objetivo proporcionar un bienestar físico y emocional a sus hijos. Crean vínculos emocionales sólidos y le proporcionan el sentido de pertenencia a este primer grupo social que es la familia.  

Aunque, la percepción social de la adopción ha cambiado, pasando de ser un fenómeno invisible, del que no se hablaba, a ser un fenómeno socialmente visible y plenamente aceptado, todavía es frecuente  encontrar madres adoptivas que mantienen en secreto la adopción de sus hijos. Sin embargo es fundamental que llegado el momento se  hable con la verdad a los niños y se les explique de dónde vienen y como llegaron a formar parte de su familia. Ellos tienen derecho a conocer su origen. De esta manera se estará afianzando el voto de confianza que debe prevalecer dentro de todas las familias.

Es importante no perder de vista que con la adopción se trata de buscar el interés superior del menor, proporcionándole una familia. No se trata de dar solución al deseo o necesidad de los adultos de ser padres o madres, aunque ellos también se verán beneficiados, cumpliendo su anhelo de paternidad o maternidad.

La adopción es un camino precioso de llegar a la bendición del amor de los hijos, con todos los retos que eso supone, pero también con los logros, felicidades y las sonrisas que hay a diario cuando uno se convierte en padre o madre. Recuerda que para mantener un vínculo amoroso entre padres e hijos en la familia está la solución.

3 de Noviembre, 2017, 12:03: ALFRE306Familia y Sociedad
Educar con Disciplina formarán adultos responsables.


Por: Mónica Muñoz | Fuente: Catholic.Net



Hace pocos días me ocurrió algo sumamente extraño: iba conduciendo el auto aproximadamente a las 8 de la mañana, cuando de repente, por una calle transversal, salieron corriendo tres personas, una de ellas, un hombre joven en shorts y camiseta, parecería que estaba haciendo ejercicio si no hubiera sido porque iba descalzo.  Las otras, dos mujeres, gritaban: ¡allá va!  El espectáculo llamó poderosamente mi atención, pero mayor fue mi sorpresa cuando una de ellas indicó al joven que me pidiera que lo llevará, a lo que accedí sin pensar.  Se trataba de dar alcance a un ratero que minutos antes había entrado a su casa a robarles.  Inútilmente dimos varias vueltas en busca del ladrón, el cual desapareció tranquilamente por las calles.  Antes de dejar al hombre cerca de su casa, me comentó que no era la primera vez que lo despojaban de sus pertenencias, “ya me traen encargo”, me dijo.

¿Por qué será que estamos viviendo tanta inseguridad en nuestras colonias?, las ciudades de provincia se caracterizaban por su paz; cuando alguien hablaba de viajar al Distrito Federal, inevitablemente lo relacionaba con asaltos y violencia.  Ahora, en proporción, considero más insegura Celaya que la capital de nuestro país.

Los expertos hablan de una “descomposición del tejido social”, derivado de la pérdida de muchos valores morales y humanos, y yo creo, además, como diría el Beato Juan Pablo II, que se debe a la pérdida del sentido del pecado.

Ya nada nos parece mal, hemos caído en el relativismo, es decir, lo bueno o malo depende del cristal con que se mire: si algo me beneficia, es bueno, aunque a otros les resulte perjudicial.  Y lo contrario: si a mí me perjudica, es malo.  Hemos olvidado que hay valores absolutos que no dependen de gustos y conveniencias.  Puedo pensar un ejemplo: decir la verdad siempre será lo mejor, aunque con ello puedan acarrearse problemas. Pero para evitarme molestias y fricciones utilizó una mentira “piadosa”, aunque tarde o temprano salga a relucir la realidad.

Este olvido de los valores es lo que ha conducido a los seres humanos a comportarse de acuerdo a sus intereses, no obstante que de esta manera puedan lesionar a sus semejantes.  Y regresando a la historia que ha originado esta reflexión, pienso que al muchacho que se introdujo en casa ajena a robar le faltó que sus padres aplicaran mano dura en su educación.  



Recordemos cómo nuestros abuelos educaron a sus hijos con disciplina y respeto a los mayores, entre muchas otras reglas de comportamiento.  Es muy común escuchar que se dice: “mi mamá no necesitaba hablar, con la pura mirada nos controlaba”. Y si era necesario, utilizaban un correctivo más eficaz, una nalgada o un chanclazo que aplacaba a los chiquillos inmediatamente.  Esos métodos no eran mal vistos, pues la mayoría de los padres de familia tenía la posibilidad de hacer uso de ellos sin recibir una amenaza de demanda.  Ahora, en algunos países es impensable levantar la mano en contra de los niños por el temor de ser acusados de abuso a menores.

No quiero decir con esto que esté a favor de que se haga uso de la violencia con los pequeños, sólo creo que en muchas familias se da preferencia a cumplir caprichos y malcriar a los infantes, donde los padres y madres olvidan que son la autoridad y quienes saben mejor que sus hijos lo que les conviene, y que, para convertirlos en hombres y mujeres responsables y útiles a la sociedad deben corregirlos y estar pendientes de ellos.  

Tristemente, la realidad es otra, los chicos crecen sin reglas, haciendo lo que les place, por una parte porque los papás ya no desean esforzarse, se me figura que piensan “con que no me den lata, que hagan lo que quieran” y se desentienden por completo de la formación que todo niño y niña tiene derecho a recibir en el seno familiar.  Parece exagerado pero basta con echar un ojo a algunas calles de la ciudad, a altas horas de la noche puede observarse niños y adolescentes expuestos a muchos peligros porque no les exigen resguardarse temprano en sus domicilios.  

Y por otro lado, la falta de tiempo, cada vez es más común que ambos padres trabajen y dejen a otras personas a cargo de la educación de sus descendientes.  

Es de suma importancia rescatar y fortalecer las relaciones entre padres e hijos, platicar con ellos, por amor, reprenderlos con cariño sin pasar por alto el mal comportamiento, inculcarles valores con palabras, pero sobre todo, con buen ejemplo, recordando que no son el futuro de México, son el presente de nuestra nación.



21 de Octubre, 2017, 13:48: ALFRE306Familia y Sociedad
5 consejos para evitar la hipersexualización en los niños


Por: Red Famiia | Fuente: yoinfluyo.com



Actualmente los niños y niñas son utilizados y sexualizados para vendernos a los adultos y a ellos mismos todo tipo de productos, ropa, coches, muñecas videojuegos, accesorios entre otros.

Niños sexualizados

La hipersexualidad es el manejo mercantilizado del cuerpo, en donde el valor de alguien se basa en su capacidad de gustar. Si bien a todos nos agrada arreglarnos y vernos bien, el matiz cambia cuando se sexualiza o se usan poses, ropa o arreglos que enfatizan atributos que no corresponden a una edad tan temprana.

Esto provoca que las niñas se preocupen excesivamente en su apariencia física y se inician en el culto al cuerpo, lo cual origina que los trastornos alimenticios inicien a los 10 años, además hay series en las que niñas de entre 3 y 10 años son presionadas a utilizar pelucas, maquillaje, bronceadores para concursos de belleza infantil, sin importar los daños físicos y mentales, lo triste es el mensaje: una sociedad que valora el aspecto físico, donde las niñas y niños viven por y para esos concursos.

Los medios de comunicación y los anunciantes deben ser estrictos en sus códigos de ética, pero los principales responsables de fomentar y terminar con la hipersexualidad son lo padres, ya que deben estar presentes en vigilar y acompañar en lo que ven, escuchan y compran los niños y las niñas, así tendrán un juicio adecuado por lo que son y no por lo que aparentan.



Consejos para evitar la hipersexualización:

1. Cuida lo que tus hijos ven, busca contenidos apropiados.

2. Ropa adecuada para su edad.

3. Videojuegos sin violencia ni aspectos sexuales.

4. Seguridad de los padres en quienes son.

5. Que la apariencia física no sea una obsesión.

Si nos ven felices siendo quienes somos ellos también lo serán con el cuerpo y apariencia que tienen, porque para formar en una sexualidad sana y autoestima a nuestros hijos, en la familia está la solución.

11 de Octubre, 2017, 11:52: ALFRE306Familia y Sociedad
Video: La letra se basa en la cita bíblica del apocalipsis


Por: Mauricio Artieda | Fuente: catholic-link



Un poema de Lope de Vega hecho videoclip. El compositor y cantante es mi buen amigo Francisco Salas del grupo católico C1. La letra se basa en la cita bíblica del apocalipsis: “Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo” (Ap. 3, 20). El poema/canción trata sobre la fidelidad del Señor Jesús que no se cansa de tocar a la puerta de nuestras vidas y el desinterés que muchas veces mostramos ante su llamada…

VER VIDEO:  https://youtu.be/KwnjD8L_HDE

10 de Octubre, 2017, 17:39: ALFRE306Familia y Sociedad
Dios quiere que sus hijos sean lo mejor. ¿Ustedes querrán también lo mismo?


Por: P. Adolfo Güémez, L.C. | Fuente: www.padreadolfo.net



Pancho estaba saliendo de haber cenado con sus abuelos en un restaurante. Cuando ya se estaban subiendo a un taxi, un chico se acercó a pedirles una limosna.

El abuelo metió la mano en el bolso y le dio unas monedas con una sonrisa: «Perdona, pero no tengo más».

El chico lo miró con desprecio y le dijo: «Eres un miserable», y le escupió.

Pancho se enojó e iba a salir del auto a pegarle al niño, pero su abuelo lo paró y le dijo: «No, no es su culpa. Imagínate la familia que el pobre debe de tener.»

Lo que les escribo no lo inventé. Sucedió tal cual. Y no me sorprende. Porque, efectivamente, lo que los padres son, en eso se convierten los hijos. La familia determina directamente su personalidad.

Esto conlleva una gran responsabilidad de parte los papás.

En primer lugar, tomar conciencia de esta realidad. No sólo para saberlo, sino para cambiar lo que tengan que cambiar.

Si en su matrimonio hay violencia, ¿por qué extrañarse de que su hijo sea violento con sus amigos? Si no hay cariño, sino sólo reprimendas, ¿por qué escandalizarse cuando me entero de que mi hijo es buleado en el colegio? Si no hay respeto, ¿por qué mostrarse sorprendidos cuando el hijo se ha convertido en el buleador de su salón?

Padres, sus hijos son sus espejos. Nada –escuchen bien, ¡nada!– de lo que hagan o digan, es indiferente para ellos. Ustedes están formando hoy en su hogar lo que sus hijos serán el día de mañana.

Y aquí no vale el sofisma de que “para eso lo metieron a tal o cual escuela”, para que lo formen, para suplan lo que ustedes no le pueden dar. ¡No! La responsabilidad total de la educación es de ustedes.

Pero no escribo esto para angustiarles. Porque soy muy consciente de que no hay matrimonio perfecto. Sé muy bien que todos tenemos mucho que cambiar y mejorar.

No se espanten ni tengan miedo de sus limitaciones. Dios suple todas las carencias que ustedes puedan tener. Pero con una sola condición: que cada uno de ustedes ponga todo lo que está de su parte para dar lo mejor para educar a sus hijos.

Por eso lo segundo que tienen que hacer es estar dispuestos a cambiar lo que haya que cambiar en su persona, en su actitud, en su situación actual para mejorar la paz y la armonía en sus hogares.

Si has visto con claridad que hay comportamientos, vicios, maneras de tratarse que no le harán un bien a sus hijos, entonces, ¿qué esperan para cambiarlos?

El momento para hacerlo no es mañana. Es hoy. La fuerza para lograrlo no llegará en una semana. La tienes hoy. Porque Dios te la da.

Queridos padres, sus hijos quieren vivir en el mejor hogar posible. Dios quiere que sus hijos sean lo mejor. ¿Ustedes querrán también lo mismo?

     

2 de Octubre, 2017, 11:54: ALFRE306Familia y Sociedad
Outplacement: una herramienta para avanzar en la vida profesional y para enfrentar los cambios y transiciones ocupacionales


Por: Daniel Montull | Fuente: www.eduexperts.com



Los procesos de Outplacement nacen en Estados Unidos de Norteamérica en la década de los 60’s, inician de manera rudimentaria principalmente como una ayuda que el área de personal ofrecía a los empleados contratados como temporales. Posteriormente, en los 70’s, esta ayuda se convirtió en una técnica y nacen firmas de consultores especializados en los procesos de outplacement.

Con el tiempo, el outplacement ha desarrollado una metodología específica, enfocada a la ayuda y apoyo al personal que se separa por motivos de fusiones, adquisiciones o reestructuraciones, con el fin de que éstos se reubiquen en el mercado laboral.

El proceso de outplacement lo podemos definir como “la asesoría enfocada al apoyo, ayuda y enseñanza, en el cómo buscar de una manera, metódica, organizada y sistemática la reubicación laboral y/o ocupacional del trabajador, empleado, ejecutivo y alto directivo”.

Nuestro país no está exento de la globalización, problemas económicos, crisis, recesiones y tendencias mundiales en materia industrial y de negocios. Hoy no existe la empresa que garantice la permanencia de su personal, se acabaron los trabajos vitalicios.

¿Qué es el outplacement?

Podemos traducir o entender la palabra como “transición profesional o transición ocupacional”. Y al proceso lo podemos definir como “la asesoría enfocada al apoyo, ayuda y enseñanza, en el cómo buscar de una manera, metódica, organizada y sistemática la reubicación laboral y/o ocupacional del trabajador, empleado, ejecutivo y alto directivo”.

¿Qué beneficios obtiene la empresa?

La empresa al contratar los servicios de consultoría en transición profesional (outplacement), obtiene:

* Principalmente humaniza la acción de los despidos o recortes de personal.

* Facilita el proceso de negociación de las salidas.
* Minimiza el impacto negativo de una reducción de personal.
* Disminuye la pérdida de productividad en los que se quedan.
* Reduce contingencias laborales.
* Minimiza el efecto negativo en el clima organizacional.
* Envía un fuerte mensaje de alto grado de humanismo y valores de la empresa a los que se quedan.
* Ayuda a mantener la buena imagen de la empresa en relación a su entorno.


Cuando se carece de la consultoría especializada, en la mayoría de los procesos de reducción de personal, la comunicación informal o “radio pasillo” inicia antes que la comunicación formal del proceso de despidos, ocasionando un grave daño al ambiente y productividad de la empresa.

Un costo poco tangible, pero inminente, es el daño que causa un proceso de reducción de personal a la “imagen de la organización”, pues cada empleado resentido, se convierte en un elemento de antipublicidad para el servicio o producto de la empresa de donde salió.

Al final del programa tendrá las herramientas necesarias y mayor conocimiento para planear su carrera profesional y/o vida ocupacional. Los actuales ejecutivos ya no permanecen seguros y estables bajo una nómina; hoy deberán estar pensando en un nuevo factor que es el cómo reubicarse profesionalmente en caso de quedar desempleado. Los nuevos profesionistas recién egresados de las universidades deberán conocer una materia más: ¿cómo trabajar en buscar trabajo?

Hoy por hoy existe una nueva herramienta, un nuevo conocimiento básico para avanzar en la vida profesional y para enfrentar los cambios y transiciones ocupacionales que se llama outplacement.

Fuente: "El lado humano del despido" por Daniel Montull. En CONTACTO con el desarrollo organizacional.
1 de Octubre, 2017, 11:38: ALFRE306Familia y Sociedad
La fidelidad es la virtud para dar cumplimiento a una promesa.


Por: Francisco Peralta Dávalos | Fuente: Catholic.net



En la mayoría de las personas podremos encontrar la idea de que la fidelidad conyugal consta en no tener una relación emocional con otra persona, pero pocos saben que la verdadera fidelidad en la pareja va más allá de esto. La fidelidad es reservarse y entregarse completa e incondicionalmente al amado. José Ortega Y Gasset decía que “La lealtad es el camino más corto entre dos corazones”.


La fidelidad es la virtud para dar cumplimiento a una promesa. El término proviene del latín fidelitas y también permite hacer referencia a la exactitud o puntualidad en la ejecución de una acción. Si bien la fidelidad no es algo propio y exclusivo de la relación de pareja (se puede ser fiel también en la amistad, en el deber, a ideales, etc.), sí es este contexto donde se tiene que dar de una manera muy peculiar y especial.


Muchas personas piensan que la fidelidad se limita al aspecto sexual, ante esto, Fernando Savater aclara que “la fidelidad es tener fe, ser fiel a alguien, pero en un sentido más amplio: tener fidelidad a su afecto, a sus gustos, hacer las cosas por cariño, por interés de verla vivir mejor, pero no exclusivamente en el terreno sexual”.


Al momento de contraer matrimonio hacemos una serie de promesas hacia nuestra pareja. El ser fiel, además de no engañar a nuestra pareja con otra persona, implica dar cumplimiento a cada una de esas promesas que hicimos. La fidelidad supone seguir un proyecto de vida en común que se establece a partir del acto de la promesa.


De tal manera que no es suficiente no engañar, no es suficiente el perdurar en la relación, “ser fiel no significa sólo mantener una relación a lo largo del tiempo, pues no es únicamente cuestión de tiempo sino de calidad. Lo decisivo en la fidelidad no es conseguir que un amor se alargue indefinidamente, sino que sea auténtico”, puntualiza el catedrático español  Alfonso López Quintás.


Es importante puntualizar que la fidelidad hacia los demás se desprende en gran parte de la que tenemos hacia uno mismo. En la medida en la que no nos traicionemos y defraudemos a nosotros mismos, en que trabajemos por ser personas rectas, integras y transparentes, es en esa medida en que tendremos preparado el terreno para ser fieles con los demás. Hay que buscar siempre ser la mejor versión de sí mismo, el verdadero amor así nos lo exige.


Para ser fiel es necesario que desarrollemos en nosotros diversas virtudes y vivir día con día la decisión que tomamos de elegir exclusivamente a nuestra pareja. En una ocasión escuche decir a una persona que estaba siendo infiel durante el noviazgo para poder ser fiel ya en su matrimonio. Actuando bajo esta lógica lo único que estaba logrando sin darse cuenta era poner todo lo necesario… pero para ser infiel también en el matrimonio. La fidelidad no se da de manera automática al contraer matrimonio, es algo que se tiene que practicar desde toda la vida.


El escritor y poeta francés Georges Duhamel decía “Nunca he engañado a mi mujer. No es ningún mérito: la amo”. La fidelidad es una expresión del amor, pero de un amor verdadero, maduro. Si en verdad amo a mi pareja y reconozco el valor de nuestra relación conyugal, será poco probable que sea infiel en mi relación. Pareciera redundante, pero, para prevenir la infidelidad la mejor solución es amar.

29 de Septiembre, 2017, 13:44: ALFRE306Familia y Sociedad
Un vídeo no apto para ideólogos de género


Por: Redacción | Fuente: Religión en Libertad



La fundación holandesa SIRE promueve una campaña de sensibilización ante las consecuencias para los chicos de reprimir su forma de jugar y expresarse, diferente a las chicas. Todo un desmentido, con la realidad científica y la experiencia universal de padres y educadores, a quienes hablan de «estereotipos culturales».


VER VIDEO:  https://youtu.be/xL6DGFX6bNk

27 de Septiembre, 2017, 12:23: ALFRE306Familia y Sociedad
A cada día le basta su afán (cf. Mt 6,34)


Por: P.Fernando Pascual, L.C. | Fuente: Catholic.net



El ambiente, enrarecido, oprime nuestro corazón. Sentimos que el aire es poco sano. Las tensiones acumuladas nos aturden.

Necesitamos una bocanada de aire fresco. Abrimos la ventana del alma en espera de un poco de alivio.

En la vida humana hay momentos en los que brisas de belleza, de bondad, de justicia, de ternura, alivian y consuelan.

Frente a los problemas que se acumulan poco a poco, o que llegan como granizadas dañinas, sentir la caricia de un aire renovador y suave nos consuela y nos ayuda a reemprender la lucha.

Levanto la cabeza. Por encima de las nubes, un color diferente me enseña un panorama más completo.



Existe un cielo, existe un juicio, existe un Dios que es justicia y misericordia. Quedan espacios para la esperanza y para la alegría.

El aire fresco alivia. El calor deja de oprimir mi alma. Siento una paz que se explica desde Dios y que me lanza a pensar en mis hermanos.

El reloj corre. Los problemas no durarán eternamente. Siguen ahí, es cierto, pero los veo desde una perspectiva diferente.

Con el alivio y la fuerza que me llegan como don de Dios Padre pongo, nuevamente, las manos en el arado. Y recuerdo que a cada día le basta su afán (cf. Mt 6,34).

 

25 de Septiembre, 2017, 16:47: ALFRE306Familia y Sociedad
Oración y caridad. He aquí dos pasos sencillos –aunque no vividos sin esfuerzo

¿Cómo? Es la clave de todos los santos.


Por: P. Juan Antonio Ruiz J., L.C | Fuente: https://la-oracion.com/



«El pecador ha de sentir siempre que tus palabras proceden exclusivamente de tu caridad. Las palabras caritativas han de preceder siempre a las recomendaciones punzantes. Si quieres ser útil a las almas de tus prójimos, recurre primero a Dios de todo corazón y pídele con sencillez que te conceda esa caridad, suma de todas las virtudes y la mejor garantía de éxito en tus actividades» (San Vicente Ferrer, Tratado sobre la vida espiritual).

 

Mientras más avanzamos en la vida, lanzamos la mirada atrás y empezamos a arrepentirnos de muchas cosas que nos hubieran gustado llevar a cabo. Y así, vamos creando esa lista de deseos que «algún día cumpliré». De todos los que pregunto, muchos suelen coincidir que una de las cosas que más les gustaría es aprender un idioma. Francés, inglés, italiano, alemán… se pasean por los ojos de todos y les invitan a recurrir a uno de los inventos más inútiles que he conocido: los manuales de «aprende un idioma sin esfuerzo y en poco tiempo». Y digo que es inútil porque nada se consigue sin esfuerzo y en poco tiempo. Por lo menos, la gente normal, como yo, así lo vive.


Dos sencillos pasos: caridad y oración

Y miren ustedes por dónde, me encuentro con este pequeño escrito del gran santo español Vicente Ferrer que desarma esta teoría. Porque ahí delinea dos pasos sencillos para el éxito en la vida. Dos recomendaciones que te ayudarán a ascender los escalones del triunfo: la caridad y la oración. ¡Claro!, hablamos de triunfo únicamente en el plano espiritual. Que, después de todo, es el único triunfo que cuenta. Ya lo decía Santa Teresa de Jesús: «Al final de la vida, el que se salva, sabe; el que no, no sabe nada».



 
Tu encuentro con Cristo en la Oración

Pero volvamos a los dos pasos de San Vicente. Y, sobre todo, veamos cómo los vivió él en su vida. Porque de nada sirve predicar bellamente si luego no se refleja eso que predicas en tu propia experiencia. Pues bien, el Papa Benedicto XVI nos cuenta en la audiencia general dedicada a este santo que «Tenía la capacidad de mantener la atención en el auditorio con el tono y modulaciones de su voz. Pero, sobre todo, con la pasión que ponía en lo que decía. Huyendo de lenguajes artificiosos y recargados, supo traslucir a Dios. ¿Cómo? Orando. Es la clave de todos los santos. Antes de predicar se retiraba durante varias horas. Y la gracia se derramaba a raudales». Muchos suelen preguntarme cómo ayudar a una persona, qué hacer para que vuelva a Dios. El santo de hoy responde con ese primer paso en la vida: la oración. Y luego Dios, si realmente confiamos, se encargará.

 
Tu Testimonio refleja caridad

Ahora bien, después llega un segundo paso, que sería la colaboración a lo que oro junto a la acción de Dios: la caridad. Y una caridad que se traduce, ante todo, en el ejemplo de una vida auténtica. Porque no hay mayor caridad que un buen testimonio. Y San Vicente vuelve a ser testigo de esto, como nos lo relata de nuevo el Papa Benedicto XVI en la audiencia antes citada: «Tenía autoridad moral porque su vida era sencilla y austera. Era íntegro, auténtico. […] Tanta bondad resumida en su persona conmovía de tal modo a la gente que, enardecida por sus palabras, intentaban robarle trozos de su hábito a modo de reliquia».

Oración y caridad. He aquí dos pasos sencillos –aunque no vividos sin esfuerzo– que pueden llevarnos a un éxito rotundo en nuestra vida: éxito que se cumplirá, definitivamente, en la llegada a la Felicidad con mayúscula, al cielo que Dios nos tiene preparado, con amor, desde toda la eternidad.

Articulo extraído del Blog La oración del P. Evaristo Sada L,C

Artículos anteriores en Familia y Sociedad