21 de Noviembre, 2017, 16:33: ALFRE306Bioética
El suicidio asistido por un médico, al igual que la eutanasia, es contrario a la ética médica.


Por: Redacción | Fuente: ACI Prensa



El suicidio asistido por un médico, al igual que la eutanasia, es contrario a la ética médica, aseguró recientemente la Asociación Médica Mundial (WMA, por sus siglas en inglés).

Citando sus declaraciones sobre el suicidio asistido por un médico y sobre la eutanasia, realizadas en 2015, la WMA señaló que el suicidio asistido “debe ser condenado por la profesión médica”.

“Cuando un médico deliberada e intencionalmente ayuda a poner fin a la vida de una persona, ese médico está cometiendo un acto inmoral”.

El mensaje, difundido a finales de octubre, fue aplaudido por la federación europea provida One of Us en un comunicado del 18 de noviembre, en el que destacó que “es crucial enfrentar esta amenaza, mostrando las consecuencias negativas y destructivas que la eutanasia y el suicidio asistido tienen para la sociedad”.

One of Us alentó además a “mejorar el papel de los cuidados paliativos como cuidado de la salud”.

Para la organización europea, el mensaje de la WMA agrega al trabajo de la defensa de la vida desde la concepción a la muerte natural “esta perspectiva médica importante y prominente”.

La Asociación Médica Mundial también pidió a todas las asociaciones médicas, y a expertos en el cuidado de la salud, “abstenerse de participar en la eutanasia, incluso si la ley nacional la permite o la despenaliza bajo ciertas condiciones”.

En un mensaje remitido el 16 de noviembre al Presidente de la Pontificia Academia para la Vida, Mons. Vincenzo Paglia, y a los participantes del Encuentro Regional Europeo de la Asociación Médica Mundial, el Papa Francisco recordó que la eutanasia “es siempre ilícita porque propone interrumpir la vida procurando la muerte”.

18 de Noviembre, 2017, 8:47: ALFRE306Bioética
Abortistas presionan nuevamente para quitar de la ley practicamente todo requisito para abortar


Por: Carlos Alvarez Cozzi | Fuente: Catholic.net



Según un estudio realizado que cita la nota de prensa que surge del link (http://www.espectador.com/sociedad/359413/mujer-y-salud-advierte-persistencia-de-aborto-clandestino-pese-a-la-via-legal), se constató algo que para nosotros no es novedad ninguna. Que pese a la legalización del aborto por ley de 2012, continúan existiendo abortos clandestinos. Y esto ha sido así en todos los países donde se ha legalizado la eliminación de seres humanos indefensos del vientre de sus madres!. Llama la atención que un supuesto estudio serio ignore este dato de la realidad. Lo cierto que el fundamento que los abortistas alegaban para que se aprobara  la ley ahora reconocen que ha caído: la legalización que se hizo para terminar con la clandestinidad, no se ha producido.

Entre las razones que invoca el estudio es que muchas mujeres no quieren quedar registradas antes el Estado como que eliminaron a sus hijos. Y esto es así por la sencilla razón que lo legal no borra de la mente y del corazón de una mujer que es madre, el grave hecho de solicitar dar muerte a su propio hijo. La conciencia tiene su voz y la naturaleza hace su trabajo. Por eso en muchos paises se prohibe mostrar a la madre la ecografía de su hijo porque está demostrado que escuchar el corazón latir y ver los movimientos, desestimula en alto porcentaje la decisión de abortar. Esta es la principal causa de la clandestinidad a nuestro modo de ver. Y no las otras que menciona el estudio.
 

Es conocida la técnica. Argumentan que el procedimiento para abortar es engorroso o burocrático y entonces terminan pidiendo al Parlamento que quite todo requisito, cuando es claro que fuera de las condiciones previstas en la ley el aborto sigue siendo delito en Uruguay.


Y vuelvan a atacar con lo que más les molesta por más que el Tribunal de lo Contencioso Administrativo ya ha fallado a favor de los médicos que tienen derecho a la objeción de conciencia, afirmando: “Por otro lado, la objeción de conciencia en los especialistas, el no compartir ideológicamente la intervención del embarazo y negarse a realizarlo, es una de las razones posibles, según el investigador, para que las mujeres "decidan abortar por fuera del sistema".

Y agregran : “Estas acciones deberían ser acompañadas, según el documento, por una revisión de la ley, la que tiene "supuestos que no se corresponden con la realidad" dada la desestimación de la práctica por un trámite "engorroso" que genera dificultades para las "mujeres en situación de mayor vulnerabilidad".


Lo que venimos de decir. Por un lado ignoran el papel de la voz de la conciencia de la mujer que habla al corazón de toda madre para dar marcha atrás en su propósito y asumir su maternidad, y por otro magnifican el problema, como antes lo hicieron con el numero de abortos clandestinos que decían que existían en el Uruguay, para obtener la sanción de ley; ahora lo hacen contra los requisitos que prevé la norma, para pedir su eliminación total.


De paso vuelven a cuestionar en forma inverosímil al derecho de objeción de conciencia que prácticamente todos los Derechos prevén tienen los médicos para no practicar el aborto, en tanto, no es un acto médico, porque la mujer embarazada no está enferma, y el ginecólogo tiene en realidad dos pacientes: la madre y el niño y se debe a los dos para proteger sus vidas, conforme al juramento hipocrático y a la ética médica.


Esperemos que el Parlamento, no ceda ante estas presiones de los grupos conocidos y no siga ampliando una ley que ya es muy permisiva contra la vida naciente y si se ha constatado algún atraso por parte de los equipos médicos que prevé la misma, sea el MSP por la vía reglamentaria, el que se encargue de normalizar la situación.

 

15 de Noviembre, 2017, 14:54: ALFRE306Bioética
La “maternidad subrogada” apunta contra la dignidad e interés superior del menor.

Un testimonio que expone, una vez más, la maternidad subrogada como un acto de cosificación de la persona


Por: Carolina Chmielak | Fuente: www.centrodebioetica.org



El 28 de octubre de 2017 se publicó en el diario Washington Post – sección “Be yor Health” -  un artículo titulado “She signed up to be a surrogate mother and unwittingly gave her own child away” ("Se inscribió para ser madre sustituta e involuntariamente entregó a su propio hijo") en el que se relata una noticia de gran impacto, en particular, para la comunidad científica.-

Jessica Allen, norteamericana y madre de dos hijos, decidió alistarse en la Agencia “Omega Family Global” a los fines de convertirse en “madre sustituta” o “madre gestante” a cambio de una abultada suma de dinero, esto es, 30.000 dólares. Dicha Agencia, situada en California y dedicada a “auxiliar” parejas que requieren de la subrogación para ser padres, la contactó con un matrimonio chino que deseaba tener un hijo.-

En abril del año 2016, la mujer se sometió a una Fertilización In Vitro -en adelante FIV- quedó embarazada y semanas más tarde, luego de hacerse los controles médicos pertinentes, descubrió que se encontraba esperando gemelos.-

La pareja subrogante identificada a lo largo del artículo con el seudónimo “Lius”, estaba encantada con la idea de tener dos bebes, es más a raíz de ello, se incrementó  alrededor de un 12 %  la compensación económica que percibiría  la “madre portadora”.-

Finalmente, en diciembre del mismo año Jessica Allen da a luz a ambos bebés con los cuales no tiene contacto alguno – de acuerdo a lo estipulado en el contrato  celebrado con la Agencia- y tan solo pudo ver una foto de los recién nacidos.-

Meses más tarde recibió otras fotos de los bebes y para su sorpresa logró advertir que los mismos nada tenían de parecido, es decir, no eran gemelos.-

Y no estaba para nada desacertada, ya que con la realización de los exámenes genéticos correspondientes, se descubrió que uno de los bebés era hijo biológico de ella y su esposo.-En pocas palabras, la mujer concibió a su propio hijo luego de someterse al tratamiento FIV y concebir al hijo de la pareja que había recurrido a la subrogación.- Esto se conoce como superfetación y rara vez ocurre en seres humanos – han habido 10 casos a lo largo de la historia de la medicina.- Es un proceso diferente al de la gestación múltiple – de mellizos / gemelos – pues se concibe un nuevo feto durante un embarazo ya en curso.-

En consecuencia, los padres biológicos del niño comenzaron una dura batalla legal para recuperarlo.

La pareja que alquiló el vientre y cuya voluntad procreacional se había priorizado, pretendía deshacerse del menor y pedir un resarcimiento monetario de 22.000 dólares a causa de lo ocurrido. Por otro lado un asistente social recomendó que se diese en adopción al menor para absorber los gastos y el dinero que se reclamaba pues ellos en definitiva eran “sus padres legales”.- A su vez otro asistente social había solicitado se le pagara la suma de 7.000 dólares por los gastos en los que había incurrido para cuidar al niño.-

Lo cierto es que tras varias idas y vueltas esta pesadilla terminó en febrero de 2017.- La pareja recuperó a su hijo y no le pagó suma de dinero alguna a la pareja “Lius”.-

La maternidad subrogada es un Técnica de Reproducción Humana Asistida de Alta Complejidad que se encuentra permitida en algunos de los Estados de Norteamérica.- De acuerdo con lo dispuesto por la CDC o Center for Disease Control and Prevention de Estados Unidos, alrededor de 1.6 millones de niños son concebidos por medio de técnicas procreativas diversas, cifra que se ha duplicado en la última década.-

El  caso de que se trata es llamativo desde el punto de vista médico – científico. Desde la perspectiva  jurídica, este es otro lamentable ejemplo de la “lógica productiva” propia de estas técnicas: el hijo – en realidad los hijos, no podemos dejar a un lado a aquel que fue dado a la pareja subrogante- es concebido como “producto” o  “mercancía” y no como ser humano.- Reiteramos y sobre todo remarcamos que el niño por nacer o ya nacido no es, ni puede ser, objeto de contrato. ES SUJETO.-  De allí que cualquier acuerdo o contrato que lo considere como tal sea a nuestro criterio nulo  - el objeto es prohibido.-

De alguna u otra forma esto mismo lo explica la madre biológica del menor quien expresamente reconoce que su hijo biológico fue tratado como una cosa siendo al mismo tiempo  objeto constante de negociaciones.-

Cuando la sociedad logre despojarse de su mirada adultocétrica y deje a un lado la lógica mencionada precedentemente, comprenderá que la realidad biotecnológica de la “maternidad subrogada” apunta contra la dignidad e interés superior del menor.

14 de Noviembre, 2017, 11:10: ALFRE306Bioética
La cuestión de la salud reproductiva


Fuente: www.centrodebioetica.org



 

¿Qué lugar está llamada a ocupar la familia en las políticas públicas para un desarrollo integral de la Argentina? ¿La “salud reproductiva” promueve y defiende la familia? ¿Puede el Estado intervenir en materias que hacen a la intimidad de la familia, como lo es la “procreación responsable”?

El 22 de noviembre de 2002 se publicó en el Boletín Oficial la ley 25.673 que crea el Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable. Esta ley, que ha despertado un intenso debate social, merece múltiples análisis y consideraciones. En este trabajo intentaremos efectuar aportes desde la reflexión jurídica sobre los interrogantes antes planteados.

Antecedentes y Alcances

La llamada “salud reproductiva” irrumpe en ámbitos parlamentarios desde hace algunos años. Lo ha hecho con diversos nombres: “planificación familiar”, “procreación responsable”, “derechos reproductivos”, “salud sexual”. Generalmente, toma la forma de “programas de gobierno” que se implementan con similares denominaciones, objetivos, acciones, destinatarios. En la mayoría de los casos, se procura su financiación con créditos externos. En algunos lugares, se ha resuelto su implementación por ley; en otros, por decreto del Poder Ejecutivo local. Algunas municipalidades han llegado a dictar sus propias ordenanzas de “salud reproductiva”.

La ley 25.673 dispone la creación del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable que comprende fundamentalmente las siguientes acciones:

La promoción y distribución de métodos anticonceptivos y los controles médicos previos y posteriores a la utilización de los métodos (art. 6º).

La formación de “educadores, trabajadores sociales y demás operadores comunitarios” para que sean agentes aptos para: “mejorar la satisfacción de la demanda por parte de los efectores y agentes de salud”; “contribuir a la capacitación, perfeccionamiento y actualización de conocimientos básicos, vinculados a la salud sexual y la procreación responsable en la comunidad educativa”, “promover en la comunidad espacios de reflexión y acción para la aprehensión de conocimientos básicos vinculados a este programa” y “detectar adecuadamente las conductas de riesgo y brindar contención” (art. 5 incs. a, b, c y d).

Confusas motivaciones

Ahora bien, si está claro el objeto de las políticas de salud reproductiva, no siempre es fácil distinguir las motivaciones que llevan a implementar estos programas. En efecto, una de las características de los debates legislativos en esta materia ha sido la confusión.

Algunos fundamentan estos programas en razones demográficas; otros pretenden la sanción de estas leyes como una forma de combatir la pobreza y de dar a los “excluidos” igualdad de oportunidades; otros afirman que es una conquista que libera a las mujeres de la “opresión” que sufren en sus “derechos reproductivos”; otros señalan que se trata de una política que aborda graves problemas de “salud”; no podemos ignorar el contexto de relativismo moral que propone la anticoncepción como un bien, exaltando visiones ideologizadas de la persona y la sexualidad; finalmente, hay quienes sostienen que la distribución de anticonceptivos es una función del Estado en pos de una procreación responsable.

Esta sintética exposición de las razones argumentadas para implementar las políticas revela la confusión que existe en esta materia. En verdad, estas políticas se limitan a promover la “distribución de anticonceptivos”, con una mentalidad contraria a la vida y a través de disposiciones que resultan moralmente inaceptables. En este sentido, existe una profunda conexión entre los distintos enfoques, que resultan funcionales a los programas internacionales que promueven la reducción de las tasas de fecundidad.

Sin perjuicio de todas las valoraciones que cabe hacer sobre la situación de nuestro país en materia demográfica y sobre la aguda crisis que atravesamos, cabe plantear la cuestión de la intervención del Estado en una materia tan delicada como es la procreación responsable y cuáles son los límites de tal intervención.

Desde una óptica jurídica, parece oportuno reafirmar que es cuestionable que el poder público se inmiscuya en una materia que hace a la intimidad de los esposos, “teniendo en cuenta que esas decisiones pertenecen a la esfera de la interioridad y constituyen las “acciones privadas de los hombres reservadas a la Dios y exentas de la autoridad de los magistrados”, según el sabio precepto incluido por la Constitución Nacional en su artículo 19”.

Algunas cuestiones especialmente conflictivas

Personas menores de edad: Uno de los puntos críticos en los debates legislativos sobre “salud reproductiva” ha sido la inclusión o no de las personas menores de edad. Se trata de una cuestión de la máxima importancia, pues está en juego el rol de la familia en la sociedad y su misión de educadora, que debe ser ejercida con una libertad y responsabilidad garantizada por el Estado.

En este sentido, si bien el art. 2do. inc. d) de la ley señala como objetivo del programa “promover la salud sexual de los adolescentes”, el art. 4 aclara que la ley “se inscribe en el marco del ejercicio de los derechos y obligaciones que hacen a la patria potestad”. Una armónica interpretación de esta norma lleva a sostener que la intervención de los padres en esta materia resulta insoslayable para el médico. Cualquier otra postura resultaría contraria a las disposiciones de la ley 23.849, ratificatoria de la Convención sobre los Derechos del Niño y que goza de jerarquía constitucional, que dispone: “las cuestiones vinculadas con la planificación familiar atañen a los padres de manera indelegable de acuerdo a principios éticos y morales”.

Métodos abortivos: La inclusión de métodos anticonceptivos que de efectos abortivos es otro de los temas cruciales en los debates parlamentarios. En efecto, las objeciones que merece la inclusión de métodos anticonceptivos, se agravan si se violenta el primero de los derechos, el derecho a la vida, en este caso del niño concebido.

En tal sentido, el art. 6to. inc. b) de la ley indica que los métodos incluidos en el programa deberán ser de carácter “reversible, no abortivo y transitorio”. Sin embargo, subsiste la referencia al organismo estatal encargado de dar aprobación a los medicamentos y por tanto, las posibilidades de burlar ese inciso a través de la utilización de métodos de riesgo abortivo o abortivos.

Capacitación de educadores y trabajadores sociales: Como hemos señalado, el Ministerio de Salud, en coordinación con los Ministerios de Educación y Desarrollo Social y Medio Ambiente, tendrá a su cargo capacitar educadores, trabajadores sociales y demás operadores comunitarios para que realicen tareas de formación, creación de espacios de reflexión y detección de conductas de riesgo en temas vinculados con la salud sexual y la procreación responsable.

La realización de acciones educativas en esta materia, tan sensible, debería estar sujeta a numerosos recaudos en relación con los objetivos, los contenidos de la capacitación, las personas que la llevarán a cabo, las metas, etc. De otro modo, se corre el riesgo de asistir a la imposición por parte del Estado de visiones reduccionistas y empobrecedoras sobre el hombre y su sexualidad, con graves consecuencias en todos los niveles.

Inclusión obligatoria de las prestaciones: En medio de la crisis inédita que vive el país y que afecta muy especialmente al sector de la salud, el artículo 7º dispone: “Las prestaciones mencionadas en el artículo anterior serán incluidas en el Programa Médico Obligatorio (P.M.O.), en el nomenclador nacional de prácticas médicas y en el nomenclador farmacológico. Los servicios de salud del sistema público, de la seguridad social de salud y de los sistemas privados las incorporarán a sus coberturas, en igualdad de condiciones con sus otras prestaciones”.

Desconocemos cuáles han sido los motivos para esta inclusión obligatoria y si se han hecho las estimaciones económicas del impacto de esta medida y de las fuentes de financiación.

Objeción de conciencia “institucional”: “Las instituciones educativas públicas, de gestión privada, confesionales o no, darán cumplimiento a la presente norma en el marco de sus convicciones” y  “Las instituciones privadas de carácter confesional que brindan por sí o por terceros servicios de salud podrán, con fundamento en sus convicciones, exceptuarse del cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 6°, inciso b), de la presente ley”, según lo disponen los arts. 9º y 10º.

Se trata de una importante novedad que tiende a limitar los efectos negativos de la ley, al receptar la llamada “objeción de conciencia institucional”. Entendemos que es una de las primeras normas que incluye un artículo de este tenor que respeta la libertad en un marco democrático.

Objeción de conciencia para profesionales: La ley no ha contemplado expresamente la objeción de conciencia para los profesionales y demás efectores, a pesar de que es un hecho público y notorio que estas leyes generan conflictos de conciencia a muchas personas. Si bien se trata de un derecho constitucional que por supuesto puede ser ejercido por los profesionales sin necesidad de una ley, su inclusión en el texto legal disipa dudas y allana el camino, ya suficientemente arduo, de aquellos profesionales que con valentía y siguiendo los dictados de sus más íntimas convicciones, se nieguen a prestar su colaboración a una norma moralmente objetable.

Cabe recordar que, con ocasión del debate y aprobación de la iniciativa en la Cámara de Diputados, se había aprobado un proyecto de ley para incorporar este derecho en la ley 17.132 de ejercicio de la medicina. Tal iniciativa fue luego modificada por el Senado, que amplió el alcance de la ley, pero pretendía poner un límite de tiempo para el ejercicio del derecho. Al finalizar las sesiones ordinarias del año 2002, este proyecto de objeción de conciencia tramitaba ante la Cámara de Diputados.

Difusión del programa – Financiación: La difusión periódica del programa está prescripta en el art. 8°, sin que se posea una estimación de los consiguientes gastos. Tampoco se conocen los criterios y contenidos de las campañas publicitarias que pueden encararse, sabiendo que muchas veces los mensajes resultan desedificantes contra la niñez y la familia.

Nada dice la ley sobre la fuentes de financiación de estas promesas de distribución gratuita de anticonceptivos. En realidad, se recurre al endeudamiento externo que agrava aún más la situación del país, como ha ocurrido con programas vigentes en la jurisdicción del Ministerio de Salud, según consta en el proyecto de Presupuesto Nacional para el ejercicio 2003.

Conclusión

Bajo el rótulo “Salud Sexual y Procreación Responsable” se presenta un programa que, siguiendo los lineamientos trazados desde foros y organismos internacionales, tiene por finalidad casi exclusiva promover la utilización de métodos anticonceptivos contrarios a la verdad del hombre y la familia. Así, el Estado, en lugar de cumplir su misión de servidor de la vida y el bien común, evade enfrentar las grandes cuestiones de la familia, la mujer y los niños, y se limita a difundir el control de la población.

Resulta, además, realmente empobrecedora la visión sobre el hombre y la sexualidad subyacente, especialmente en cuanto propuesta dirigida a los jóvenes que no hace referencia al valor del amor, la castidad y el respeto al cuerpo del otro en su dimensión personal. Estudios publicados en el British Medical Journal dan cuenta de la recomendación médica a vivir la abstinencia y señalan que el 80% de los llamados “embarazos no-deseados” son consecuencia de un fallo de la contracepción (BMJ 311;807;1995).

No es la “salud reproductiva” el camino para salir de la crisis, sino un síntoma más de una profunda crisis moral que afecta al país. Crisis que debe ser enfrentada colocando a la familia en el centro de las políticas públicas, en la convicción que es “escuela de una humanidad mejor” y lugar donde se forjan hombres concientes de su vocación a la comunión a través de la entrega sincera de sí mismo a los demás.

13 de Noviembre, 2017, 11:38: ALFRE306Bioética
En la eutanasia, un ser humano da muerte –consciente y deliberadamente– a otro ser humano inocente


Por: Alfonso Aguiló | Fuente: Fluvium.org // interrogantes.net



Con la legalización hace unos años en Holanda de la eutanasia activa bajo ciertas circunstancias, el viejo "derecho a pedir una muerte digna" ha pasado ya a ser el "derecho a dar una muerte digna" (el salto del pedir al dar no es de poca importancia).

Ese salto –que ha sido ya imitado en otros lugares– ha contribuido a reavivar el viejo debate de la eutanasia, aunque esta vez de forma bastante más inquietante.

Un debate que a todos nos interesa, porque, cuando se habla de la vida y de la muerte, todos tenemos cosas que decir.

Pero parece que querer morir dignamente es una aspiración legítima, sensata y coherente.

La dignidad y la dulzura son dos cualidades que hacen al hombre más humano, y es natural que todos estemos un poco seducidos por la idea de que ambas estén presentes en nuestra propia muerte. El problema viene a la hora de pensar en cómo se muere uno dignamente.

Porque, ¿qué es más digno, esperar pacientemente la llegada de la muerte, luchando en lo posible por mitigar el dolor, o morir sin dolor a manos de otro hombre?

Porque en este punto se da no pocas veces una cierta manipulación de las palabras, presentando la eutanasia como algo más inocuo de lo que es. Se dice muerte dulce, o muerte digna para propiciar su aceptación social, como si no existiera, o

Como si fuera secundario el hecho central de que, en la eutanasia, un ser humano da muerte –consciente y deliberadamente– a otro ser humano inocente.

El respeto a la dignidad de la vida humana es un fundamento esencial de la sociedad. Por eso la eutanasia debe considerarse siempre como un acto de intolerancia inaceptable, por muy presuntamente nobles o altruistas que aparezcan las motivaciones que animen a ejecutar tal acción, y por suaves y dulces que sean los medios que se utilicen para realizarla.

Quien aplica la eutanasia no permite continuar una vida que él considera inútil o sin sentido. Pero...


¿Quién es él para decidir que una vida está de más, es inútil, no tiene sentido, o no tiene derecho a vivir?

 

12 de Noviembre, 2017, 9:27: ALFRE306Bioética
Libro: 55 Preguntas y respuestas Contra el aborto, que todo chileno debe conocer

Los argumentos que quizá esté necesitando…


Por: Redacción | Fuente: accionfamilia.org



Muchas personas se sienten inseguras ante la avalancha de slogans de los abortistas –dicho sea de paso, los peores son los de tipo sentimental– y esto les hace dudar de la legitimidad de su posición, recelando ser tenidos como poco comprensivos con el sufrimiento ajeno. En realidad esta es una estrategia muy bien montada, con el objetivo de paralizar al adversario. (Otra estrategia es desviar la discusión al terreno científico o jurídico, cuando lo que está en juego es fundamentalmente una cuestión netamente moral, y por lo tanto religiosa).

Cuestiones como las siguientes:

    * Si la mujer tiene derecho sobre su propio cuerpo, interrumpir el embarazo ¿no es un problema personal?

    * ¿Por qué la ley obliga a dar a luz a un hijo no deseado?

    * ¿No es absurdo forzar a una mujer a llevar a término su embarazo en el caso de una violación o incesto?

    * Cuando se encuentra en peligro la vida de la madre, ¿no conviene interrumpir el embarazo?

    * ¿No es mucho más brutal dejar que nazca una criatura deformada o infectada por un virus como el SIDA que abortarla?

    * ¿No es sumamente cruel condenar a niños gravemente enfermos o discapacitados a una vida desgraciada, con las consiguientes complicaciones de todo tipo para sus padres?

    * ¿Por qué se han de imponer a una mujer que no es católica los principios morales y religiosos enseñados por la Iglesia? ¿Acaso no tiene derecho a elegir lo que es mejor para ella, en un tema absolutamente privado?

    * ¿Por qué al legislar, en una materia en la cual están concernidos todos los habitantes de una nación, será necesario tomar en consideración lo que enseña la Iglesia sobre el aborto?

    * Si vivimos en un país democrático y pluralista, ¿no es arbitrario imponer el modo de actuar de los católicos a toda la población?

Ante sofismas como estos algunos se quedan paralizados e inseguros, temiendo parecer impositivos y antipáticos. A esas personas queremos ayudarlas para que, de manera sencilla y clara, puedan argumentar contra esas consignas de la propaganda abortista.

En el libro de Acción Familia “55 Preguntas y respuestas Contra el aborto, que todo chileno debe conocer”, se responde a las argucias de los abortistas de modo sintético, a manera de preguntas y respuestas. Además, presenta una visión de conjunto del operar del lobby abortista a nivel internacional y de la doctrina católica sobre el aborto.

Por eso, queremos ofrecerle gratuitamente el libro, esperando que sea de su agrado y que nos ayude a darle la mayor difusión entre sus amistades.


Podrá utilizar este  formulario para bajarlo en su versión PDF.

Recibirá en su correo electrónico un mensaje con el vínculo para descargarlo.
 

9 de Noviembre, 2017, 11:27: ALFRE306Bioética
Periodista feminista y marxista critica maternidad subrogada


Por: Laura Belén Yachelini | Fuente: www.centrodebioetica.org



 

El presente boletín tiene como objetivo exponer la visión y crítica de la autora Kajsa Ekis Ekman[1] acerca del alquiler de vientres, a fin de evidenciar cómo confluyen las distintas líneas de pensamiento en un denominador común que considera a esta práctica como una nueva forma de sometimiento de las mujeres.

En el marco de la difusión de noticias sobre una persona referente del mundo deportivo, quien confirmó su nueva paternidad de dos mellizos gestados a través de la maternidad subrogada, Kajsa Ekis Ekman realiza una fuerte crítica y advierte el rol que adquiere la madre subrogante, convirtiéndose en lo que ella denomina una “fábrica de bebés"[2].

Actualmente, el deportista publica diariamente en sus redes sociales la imagen de los niños en su nuevo hogar. De las múltiples reacciones que tienen dichas difusiones, ninguna repara en la madre que gesto a los niños, de hecho, el único dato que circula es el precio que recibió por concebirlos. Sobre este punto reflexiona Kajsa Ekman, quien observa cómo la sociedad naturaliza el hecho de que, en la realidad, la mujer sólo es un engranaje de una industria que vende niños.

Su mirada sobre el sometimiento de la mujer

Ekman propone en su último libro “El ser y la mercancía”, partiendo de premisas feministas y marxistas, un análisis sobre el “alquiler de vientres” y lo que llama dos industrias de comercialización, examinando tanto la prostitución sexual como la prostitución reproductiva. Realiza ello en base a una mirada ya propuesta por distintos autores, incluso evocada por la literatura en el visionario libro de Margaret Atwood, “El cuento de la criada” (que supo adelantar en 1985 asuntos como la mercantilización del cuerpo de las mujeres en la maternidad subrogada).

Ekman sostiene que la apropiación y aprovechamiento de la sexualidad y la capacidad reproductiva del cuerpo de las mujeres siempre fue y es uno de los pilares del sistema patriarcal y capitalista, que se encargó de esbozar una serie de argumentos que sirven para legitimar esta explotación, bajo el lema de un supuesto progresismo.

Fenómenos como la disociación, reificación o cosificación, que siempre son repudiados por los movimientos y organizaciones de derechos humanos, no parecen ser advertidos en esta temática.

La autora cuenta cómo la mujer alquilada atraviesa por un proceso de disgregación de su cuerpo, cuando la someten a cursos y tratamientos psicológicos tanto en la India como en Estados Unidos, con el fin de “enseñarle y concientizarse” que el bebé que gesta “no es suyo” y que evite pensamientos o sentimientos de vinculación con el niño o niña.

En su trabajo indica que a la práctica del alquiler de vientres “se le pueden poner muchos nombres pero al final lo que se está haciendo es comprar un bebé por internet”.

La periodista plantea cómo la mirada de la sociedad se posa únicamente en los sentimientos de los compradores, idealizando una situación bajo la presunta necesidad de éstos y que oculta la realidad de la mujer que engendra el niño, entre quienes se genera un vínculo único que luego se desvanece. Se trata, en realidad, de una historia de pérdidas.

Kajsa subraya que el anonimato que se genera alrededor de la maternidad subrogada, sea pagada o altruista, viola el derecho fundamental que tienen los niños a sus padres, tal como lo reza el artículo 7 de la Convención de los Derechos del niño[3].

 

El altruismo en la maternidad subrogada

Ekman rechaza la versión que defiende que la subrogación altruista es mejor que la comercial e insiste en la importancia de que los países no cedan. “En este debate hay también un fondo de chantaje: si las mujeres de Europa no lo hacen gratis, iremos a explotar a otras en Nepal o La India”.

Ekis Ekman también describe cómo las madres viven el llamado “altruismo eufórico” después de dar a luz, pero que luego de unos años se produce un cambio[4]. Expresión de ello fueron 18 madres de alquiler de Estados Unidos que en la década de 1980 se agruparon en contra de ésta técnica, argumentando que al cabo de 6 meses aproximadamente empezaron a sentir algo diferente, a reflexionar.

La realidad de su reglamentación

La reglamentación de la actividad no constituye un freno a la inmoralidad que supone: “se vende hasta la vida misma, y la campaña publicitaria nos dice que se trata de amor y de libertad”.

En su país, Suecia, se realizó una encuesta oficial que arrojó que la maternidad subrogada se configura como un procedimiento que conlleva un riesgo demasiado alto para mujeres y niños y actualmente se está preparando una prohibición contra la misma.

Durante los últimos años más países han optado por seguir este camino: India, Tailandia, Camboya y México han legislado contra la industria. Además recordemos que el Parlamento Europeo “condena la práctica de la subrogación, que socava la dignidad humana de la mujer dado que su cuerpo y sus funciones reproductivas son usadas como una mercancía.” Mientras que el Comité de Bioética de España , que también rechaza la maternidad subrogada porque "lo que se hace es comprar a un menor".[5].

En su estudio de la industria del alquiler de vientres pudo observar como las consecuencias de dichas prácticas llevaron a casos escandalosos, como el de un millonario japonés soltero que llegó a tener 16 niños de diferentes clínicas tailandesas, incluso con una intención de llegar a 100; una pareja española que se molestó cuando sus gemelos no fueron de ambos sexos y no quisieron pagar los gastos del hospital; o cuando en 2010 las mafias asiáticas descubrieron esta rentable industria y comenzaron a usar la misma estrategia que en la prostitución, raptando a  jóvenes para encerrarlas y usar sus cuerpos.

Algunas reflexiones

Para finalizar debemos decir que las conclusiones de esta periodista, más allá de las diferencias que podamos tener en otros temas igualmente importantes y sensibles, ofrecen un aporte interesante al debate, lo que da cuenta de que la temática excede totalmente cualquier concepción política, económica y sociocultural, porque hace a lo intrínsecamente humano y al valor de defender los derechos más fundamentales.

Creemos que es urgente brindarle a la temática el debate y reflexión que merece, teniendo en cuenta los tópicos que están implicados.

A lo expuesto, pareciera que la verdadera razón de ser de esta industria es el dinero. La subrogación altruista configura tan sólo el 2% de las prácticas.

Ello resulta relevante si se tiene en cuenta que en algunos países como Gran Bretaña o Portugal, esa calificación define el rumbo de la licitud. En dichos estados la maternidad subrogada comercial está prohibida, mientras que aquella “altruista”, en la que la indemnización consiste únicamente en los gastos médicos propios del embarazo, sí es legal.

Recordemos que la maternidad subrogada configura un contrato con cláusulas manifiestamente violatorias de los derechos humanos, rasgo de la realidad que pocos conocen. Quienes se pronuncian a favor de la subrogación como expresión de autonomía poco interiorizados están con los convenios entre las partes, donde justamente esa autonomía está suprimida. Todas las decisiones las toman los compradores, no la mujer. Durante esos nueve meses la mujer puede morir, quedar estéril o sufrir daño psicológico, se hace firmar a las mujeres un contrato donde se les prohíbe viajar, hormonarse o tener sexo, se las obliga a abortar en el caso de que los padres que la alquilan lo deseen.

Creemos que no hace falta inventar ninguna nueva ley y que no hay vacío legal en este punto: el principio más elemental de nuestra naturaleza nos indica la importancia de salvaguardar y preservar la vida prohibiendo las prácticas que enajenen a la persona y su dignidad. La maternidad subrogada se asemeja a ser otra cara de la misma moneda, la venta de menores, a costa del uso y abuso del cuerpo de la mujer.

 


[1] Kajsa Ekis Ekman (Suecia, 1980) es periodista, escritora y activista, autora de varios libros sobre la crisis financiera, los derechos de las mujeres, y la crítica del capitalismo.

[2] Kajsa Ekis Ekman. “...la mujer no es una fábrica”. Disponible en línea en:

http://www.stopsurrogacynow.com

[3] “Artículo 7. 1. El niño será inscripto inmediatamente después de su nacimiento y tendrá derecho desde que nace a un nombre, a adquirir una nacionalidad y, en la medida de lo posible, a conocer a sus padres y a ser cuidado por ellos.”

[4] Ekman, E. (2016). Vientres de alquiler y prostitución [Vídeo]. Disponible en linea:  https://www.youtube.com/watch?time_continue=159&v=EgFFLhopsvM

[5] España: crece el rechazo al alquiler de vientres. Disponible en linea:

 

 

8 de Noviembre, 2017, 11:23: ALFRE306Bioética
Existen numerosos datos científicos que parecen determinar que el embrión preimplantado es un ser vivo de nuestra especie


Por: Justo Aznar | Fuente: observatoriobioetica.org



Pocos dudan que determinar si el embrión humano preimplantado es un ser vivo de nuestra especie es un tema fundamental de la bioética moderna, si no el fundamental. Otra cosa es si ese ser biológico vivo es o no una persona humana. Pero eso se trataría de harina de otro costal, y lo dejamos para otra ocasión.

Existen numerosos datos científicos que parecen determinar que el embrión preimplantado es un ser vivo de nuestra especie (ver Estatuto Biológico embrión humano) y no es un conglomerado celular sin estructura diferenciada y sin la organización que caracteriza a los seres biológicos vivos.

Esto que podría parecer un debate que solamente afectase a la naturaleza biológica de ese embrión temprano, es un tema bioético crucial, pues si ese ente biológico al que nos estamos refiriendo únicamente fuera un conglomerado celular, podría ser manipulado de acuerdo a los intereses de la ciencia y de la sociedad, sin ninguna responsabilidad ética; pero si es un ser biológico de nuestra especie, es decir, un ser humano vivo, debería ser respetado en cualquier circunstancia, pues la dignidad intrínseca a su naturaleza lo hacen subsidiario de tal respeto.

El punto de partida del proceso biológico evolutivo del ser humano es la división celular del cigoto, entendiendo por tal el resultado de la fecundación del ovocito por el espermatozoide, naturalmente ambos humanos.

Pero un hecho fundamental de esta primera división celular es que es asimétrica, es decir se generan dos nuevas celulas, dos blastomeros, de diferente tamaño y más importante aún, diferentes en cuanto a su función se refiere.


Se podría pensar que esta división asimétrica, es aleatoria, como podría ocurrir si fuera puramente mecánica, pero no, dicha primera división ya tiene una específica función teleológica, pues como ya se ha comentado cada blastómero va a tener una función determinada, uno de ellos dará lugar a la masa granular interna de la que se generará  el cuerpo del embrión y el otro a la placenta. Y esta división está regida por finos mecanismos biológicos ajenos a una estructura celular sin organizar.

En efecto, como comenta Cayetano Gonzalez, en Investigación y Ciencia, (julio 2016) “Un aspecto esencial del desarrollo de los organismos multicelulares es la generación de múltiples y muy variados tipos de células a partir de una sola.

En ciertos casos ello se consigue mediante divisiones celulares asimétricas, llamadas así porque las dos células hijas resultantes reciben diferentes combinaciones de factores que determinan su destino celular, es decir las moléculas que determinan el tipo de célula en el que cada una de ellas se convertirá”.

En su trabajo (Ver AQUÍ) Gonzalez, hace referencia a otro, de Derivery y colaboradores (Ver AQUÍ), que estudian la división de las células que organizan los órganos sensoriales de la mosca del vinagre, Drosophila melanogaster poniendo de manifiesto un complejo y bien programado sistema de divisiones que esencialmente consta de dos fases.

Primera fase: Hacia el final de la división celular, una estructura compuesta de


microtúbulos se ensambla en el centro de la célula y se extiende por igual hacia ambos lados del plano que cortará la célula en dos. Los endosomas (vesículas moleculares) se distribuyen homogéneamente sobre esta estructura, moviéndose en ambas direcciones a lo largo de los microtúbulos que la forman.




Segunda fase: Justo antes de que la célula se divida, los microtúbulos se desestabilizan hacia un lado, con lo que los endosomas pasaran más tiempo en ese lado y acabaran acumulándose en él.

Pues bien como afirma Gonzalez “Teniendo en cuenta la naturaleza ubicua y el alto grado de conservación evolutiva de los componentes implicados, el mecanismo aquí descrito podría estar operativo en otras especies y tipos celulares en los que ocurra la distribución asimétrica de una carga, vesicular o de otro tipo, trasportada por proteínas que se desplazan sobre un haz asimétrico de microtúbulos”, lo que podría dar pistas clave para entender el funcionamiento de procesos biológicos fundamentales en organismos superiores y entre ellos, por qué no en la división asimétrica del cigoto, lo que sin duda vendría a corroborar que el embrión humano desde la fase de cigoto es un ser vivo de nuestra especie que controla su desarrollo con mecanismos biológicos especiales, que de ninguna forma podrían darse en conglomerados celulares aleatorios .

6 de Noviembre, 2017, 11:12: ALFRE306Bioética
Bella y estremecedora canción provida


Fuente: Religión en Libertad



Faye Smith, texana de adopción, dirige al teclado coros de alabanza con su marido Mike a la guitarra. Unborn Grace es un hermoso tema que nos sitúa ante el dilema de una joven que, al descubrir que está embarazada, ve ante sí dos caminos: uno en el que está sola, uno en el que no. La letra no oculta la realidad última de ese dilema y juega con el significado del nombre de la niña no nacida (Grace, Gracia) como la gracia concedida y perdida: «Unseen {Invisible}, pero tu Padre vé quién eres; Unknown {Desconocida}, pero tu Padre conoce quién eres, Unborn {No nacida}». Con una última e impactante estrofa, toda una respuesta al argumentario abortista: «Unseen {Invisible}, tienes derecho a tus opiniones; Unknown {Desconocida}, tienes derecho a elegir, Unborn {No nacida}, tienes derecho a perder... a/la Gracia».


VER VIDEO:  https://youtu.be/uYX9fxfdS4c

1 de Noviembre, 2017, 17:24: ALFRE306Bioética
Más de 100 mil firmas piden a la ONU que el aborto no sea un derecho


Por: Redacción | Fuente: ACI Prensa



1º Noviembre 2017.

Representantes de Derecho a Vivir y CitizenGo presentaron 132.431 firmas, recogidas en 50 países, ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra (Suiza) para proteger el derecho a nacer del concebido.

Según explican en una nota de prensa, “la Comisión de Derechos Humanos de la ONU con sede en Ginebra pretende arrogarse el derecho de reformar el artículo 6 del Pacto Internacional por los Derechos Civiles y Políticos tratando de promover el aborto nada menos que como derecho”.

El artículo 6 del Pacto Internacional afirma que “el derecho a la vida es inherente a la persona. Este derecho estará protegido por la ley. Nadie podrá ser privado de la vida arbitrariamente”.

En ese artículo se precisa también que “no se impondrá la pena de muerte por delitos cometidos por personas de menos de 18 años de edad, ni se la aplicará a las mujeres en estado de gravidez”.

Sin embargo, con la reforma del artículo el aborto pasaría a ser un derecho.

Estados Unidos, Australia y Japón expresaron su malestar sobre esta posible aprobación del aborto como derecho.

Según explican desde Derecho a Vivir, la modificación que se propone en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU “defiende el aborto y promueve el aborto eugenésico, incumpliendo lo dispuesto en la Convención Internacional de Personas con Discapacidad y considera que cada Estado debe garantizar esta práctica contra la vida del concebido”.

Para evitar la aprobación de esta modificación que contemplaría el aborto como un derecho, la asociación Derecho a Vivir entregó más de 132 mil firmas junto con un extenso documento titulado “Consideraciones de Derecho a Vivir al Comentario General Nº36 sobre el artículo 6 del pacto internacional por los derechos civiles y políticos” en donde piden que se mantenga la protección del derecho a la vida del nonato.

Desde Derecho a Vivir también aseguraron que realizarán un seguimiento pormenorizado del avance de la comisión.

Puede leer el documento completo “Consideraciones de Derecho a Vivir al Comentario General Nº36 sobre el artículo 6 del pacto internacional por los derechos civiles y políticos”

Artículos anteriores en Bioética