19 de Agosto, 2017, 11:35: ALFRE306Bioética
Cuando se encuentra en peligro la vida de la madre, ¿no conviene interrumpir el embarazo?


Por: Redacción | Fuente: Acción Familia



José Botella Llusiá: “Condenar a un ser inocente para salvar la vida de otro, puede considerarse afortunadamente como un dilema ya obsoleto”

Frecuentemente hay quienes se expresan de este modo: “Cuando se encuentra en peligro la vida de la madre, ¿no conviene interrumpir el embarazo?”

El fin no justifica los medios.

Nunca puede justificarse el homicidio voluntario del bebé por nacer teniendo en vista alcanzar presumiblemente un buen resultado (la salud o vida de la madre).

Un médico que atiende a una mujer embarazada tiene, en realidad, dos pacientes. No hay nada de “terapéutico” (del griego therapeia, «tratamiento», «cura») en el acto de matar voluntariamente a uno de los dos. El Prof. Charles E. Rice, de la Facultad de Derecho de Notre Dame, USA, afirmó:

    “No existe una situación en la que el aborto sea médicamente necesario para salvar la vida de la madre” (1).

Del mismo modo, el Dr. Roy S. Hefferman, de la Tufos University, EE.UU., declaró en un congreso del Colegio Norteamericano de Cirujanos:

“Quien practica un aborto terapéutico ignora los métodos modernos en los casos de complicaciones de embarazos o simplemente no tiene voluntad de tomarse el tiempo necesario para utilizarlos” (2).

Así se expresa el biólogo José Botella Llusiá, Catedrático de Obstetricia y Ginecología de la Universidad Complutense de Madrid:

    “Los progresos de la medicina han sido tales que hoy día cualquier cardiópata puede sobrellevar un embarazo y las más graves complicaciones de la preñez pueden ser resueltas sin necesidad de interrumpirla. El aborto terapéutico, con el problema que planteaba condenar a un ser inocente para salvar la vida de otro, puede considerarse afortunadamente como un dilema ya obsoleto”. (3)

La misma Organización Mundial de la Salud reconoció que prácticamente no existen ya enfermedades afectables por el embarazo. (4)

La práctica del aborto en tales circunstancias, por lo demás, está expresamente prohibida por la moral católica:

    “No es lícito provocar el aborto, ni siquiera para salvar la vida de la madre o el honor de una joven víctima de violación.” (5)

 

1. Cfr. Charles E. Rice, 50 “Question on abortion, euthanasia and related issues”, Notre Dame, IN; Cashel Institute, 1986, p. 37.

2. Cfr. John L. Grady, MD, “Abortion Yes or No”, Belmont, MA, American Opinion, sin fecha, p. 11.

3. Cfr. “Razones de un biólogo”, “Ya”, 4-11-1979, Madrid, en “Acción Familia”, “Tópicos abortistas”, Imp. Lit. E.H. Erro, .España, 1983.

4. Cfr. “Acción Familia”, “Tópicos abortistas”, op. cit., p. 67.

5. Cfr. Denzinger 1184, 2243-2244, en Fr. Antonio Royo Marín, O.P., “Teología Moral para Seglares”, Tomo I, B.A.C., Madrid, 1957, p.433.

17 de Agosto, 2017, 12:54: ALFRE306Bioética
Islandia se acerca al 100% de niños con síndrome de Down exterminados antes del nacimiento


Por: Redacción | Fuente: Religión en Libertad



Un reportaje de la CBS sobre el diagnóstico prenatal en Islandia ha concluido que casi la totalidad de las madres que reciben en él un diagnóstico de síndrome de Down sobre sus hijos los matan antes de nacer.

Es llamativa la forma con la cual la cuenta de Twitter de la cadena estadounidense ofrece la noticia: "Islandia está en vías de virtualmente eliminar el síndrome de Down por medio del aborto". Como si se tratase de una enfermedad erradicada, cuando en realidad lo que se elimina son las personas con síndrome de Down antes de que nazcan. Y es significativo el elevado número de likes recibidos por el tuit:

El 80-85% de las madres se hace el diagnóstico prenatal, según el hospital universitario de la capital Reikiavik, y cuando es positivo respecto a esa alteración genética, los índices de aborto están casi en el 100%, por un 98% en Dinamarca, 77% en Francia o 67% en Estados Unidos.

De hecho, en los últimos cinco años solo ha habido dos nacimientos de niños con Síndrome de Down en Islandia, cuya población oscila en torno a 330.000 habitantes. El aborto por malformación está permitido en el país hasta las 16 semanas. Los casos que llegan a nacer son porque la prueba no es absolutamente fiable, según explica Hulda Hjartardottir, jefa de la unidad de diagnóstico prenatal del citado centro sanitario, donde nace el 70% de los niños islandeses.

Halldora Jonsdottir, joven treintañera protagonista de esta entrevista por parte de la reportera de la CBS, explica que la gente ve en ella "un Down", no a ella misma como persona: "Eso no me hace sentir bien. Quiero que la gente vea que soy como cualquier otro".

"Mi impresión, básicamente, es que casi hemos erradicado el síndrome de Down de nuestra sociedad, difícilmente volverá a haber un niño con síndrome de Down en Islandia", afirma Kari Stefansson, genetista de una empresa que ha estudiado el genoma de casi toda la población del país. Cuando la corresponsal de la CBS, Elaine Quijano, le pregunta a este experto qué dice de la sociedad islandesa ese 100% de niños eliminados, Stefansson ofrece una respuesta significativa: "Refleja un asesoramiento genético relativamente excesivo. No creo que sea deseable un asesoramiento genético excesivo... Estás influyendo sobre decisiones que no son médicas. No creo que haya nada malo en aspirar a tener niños sanos, pero es una decisión muy complicada hasta dónde debemos llegar para lograr ese objetivo".

Porque, la doctora Hjartardottir afirma que intentan asesorar con la mayor neutralidad posible, "algunas personas podrían decir que solo ofrecer el test ya te está orientando en una cierta dirección".

15 de Agosto, 2017, 11:38: ALFRE306Bioética
La planificación familiar sí es posible dentro de la Iglesia Católica


Por: María Verónica Vernaza | Fuente: Capsulas de Verdad



El Concilio Vaticano II, convocado por el Papa San Juan XXIII en 1959, creó una falsa expectativa de una bendición papal para el uso de los anticonceptivos. A pesar de la presión que existía en esa época dentro de los círculos cristianos progresistas, su sucesor, el Papa Pablo VI sorprendió al mundo con una encíclica que sería una especie de bomba. Humanae Vitae, fue publicada en 1968 y reafirmó la enseñanza tradicional de que el acto sexual entre un hombre y una mujer no puede romper el vínculo unitivo y procreativo.

Christopher West hace un rápido análisis sobre la problemática en el siglo anterior, él dice: “Los partidarios de la anticoncepción a principios de 1900 sabían que el avance de su causa sería imposible sin la "bendición" de las iglesias cristianas. Hasta 1930 católicos, ortodoxos y protestantes estaban unidos en su condena de esterilizar el acto matrimonial. Ese año, la Iglesia Anglicana rompió con más de 1900 años de enseñanza cristiana ininterrumpida. Cuando la píldora debutó a principios de 1960, la Iglesia Católica fue el único cuerpo cristiano que conservó lo que luego de tan solo 30 años llegó a ser visto como una posición arcaica, incluso absurda”.

Recuerdo una de mis clases en la universidad cuando nos decían que nuestros cuerpos hablaban en un lenguaje no verbal, y que es fácil reconocer expresiones mínimas en la cara o gestos en el cuerpo que comunican si efectivamente las personas están atentas a lo que decimos o han perdido el interés. El acto sexual entre marido y mujer es también un acto de comunicación. Con esto en mente, el Obispo Víctor Galeón, de la diócesis de San Agustín en Florida (EE.UU.), en su carta pastoral Matrimonio: una comunión de vida y amor, nos recuerda: “¿Es normal que una mujer se coloque tapones de oídos para escuchar a su esposo?, ¿Es normal que un esposo se cubra la boca para hablar a su mujer? Estos ejemplos son tan irreales como absurdos. Si estos comportamientos son absurdos en una comunicación verbal, ¿por qué toleramos que una esposa utilice un diafragma o una pastilla, o que un esposo utilice un condón durante la comunicación sexual?"

Estamos en una sociedad en donde la sexualidad y la procreación ya no es algo complementario. Se puede tener sexo sin procrear y procrear sin tener sexo. Es más, tenemos la capacidad de hacer un pedido de bebés a la carta. Con el avance de la tecnología, es posible diseñar a nuestra medida el bebé que deseamos, y si no nos gusta, pues demandamos a la empresa contratada.

El ser humano puede abstenerse sexualmente, no es algo difícil. La mayor parte del tiempo lo hacemos. Doy por hecho que ustedes están absteniéndose de tener sexo ahora mismo mientras leen estas líneas. Los animales no logran controlar sus impulsos sexuales. ¿Somos iguales a los animales, o tenemos la voluntad necesaria para lograr detener pensamientos o sentimientos impuros? ¿Estamos al mismo nivel que nuestras mascotas en celo? Créanme, nadie se ha muerto por no tener sexo. Esto no es una necesidad básica. Las necesidades básicas se reducen a la ingesta de alimentos, tomar agua y descansar.



Nos han hecho creer que el sexo es importante y necesario, y por eso tenemos que cubrir el riesgo de un embarazo no planificado. Al esterilizar el acto sexual lo que logramos es aceptar la posibilidad de ser utilizada y de utilizar. La persona deja de ser persona y se convierte en una cosa para beneficio propio.

Pero Dios, en su infinita bondad y sabiduría ha diseñado el cuerpo femenino de tal manera que tenemos tiempos fértiles y tiempos infértiles. Y si hay una buena razón para separar un embarazo de otro, se puede tomar provecho de esta situación. La planificación familiar sí es posible dentro de la Iglesia Católica. Es sólo cuestión de aprender a conocer el propio cuerpo y conversarlo con entre esposos. Permitamos a Dios seguir siendo Dios y no tomemos esa responsabilidad en nuestras manos.

10 de Agosto, 2017, 12:13: ALFRE306Bioética
Este anuncio pro gay de KLM provoca ingeniosas críticas en redes


Por: Redacción | Fuente: ACI Prensa



Un anuncio publicitario de la compañía holandesa de aviación KLM a favor de la agenda gay ha despertado ingeniosas críticas, y algunos han advertido que de hacer caso a su mensaje “podrías morir”.

“No importa con quién hagas clic. Feliz #PrideAmsterdam” publicó KLM en sus cuentas de Twitter y Facebook. El mensaje fue acompañado por una imagen con tres pares de cinturones de seguridad con los colores emblemáticos del colectivo homosexual.

Pero una particularidad llamó la atención en las redes sociales: Solo uno de los pares de cinturones podrían encajar, el que tradicionalmente se usa en los aviones y que representaría a las parejas heterosexuales, mientras que los otros dos, que simbolizarían a las parejas homosexuales, no.

“Si usas los dos primeros cinturones de seguridad y el avión tiene turbulencia, podrías morir”, fue la respuesta del editor en jefe de la web The Daily Wire, Ben Shapiro.

Otro usuario de Twitter dijo que la “analogía” de KLM “es perfecta”, pues “uno es el matrimonio real, los otros dos son solo matrimonios ficticios que no funcionarán”.



“Vuela en la Compañía Real de Aviación (cuyas siglas en holandés son KLM), donde tu única posibilidad de sobrevivir a un accidente es abrochándose de la forma heterosexual”, escribió otro.

“KLM ni siquiera se da cuenta de que justo demostraron que los LGBTQ (siglas de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales y queer)... están equivocados. Los cinturones de seguridad como los humanos solo funcionan de una forma, ¡como fueron diseñados!” fue otra de las respuestas al anuncio de la compañía.

En su página de Facebook, un usuario comentó la imagen pidiendo a KLM que no considere seriamente la posibilidad de incluir estas “tres opciones de cinturón de seguridad” en sus aviones, pero la aerolínea contestó que “quién sabe en el futuro”.

 

9 de Agosto, 2017, 10:58: ALFRE306Bioética
Su objetivo es la esencia de la eugenesia: no hacer que la gente mejore, sino hacer gente mejor


Fuente: Catholic Herald // InfoCatólica



Un instituto de investigación católico ha descrito la «manipulación genética» de embriones humanos en una universidad estadounidense como «la esencia de la eugenesia», y agregó que el estudio «plantea serias preocupaciones éticas».

Científicos de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregon utilizaron una herramienta de manipulación genética llamada Crispr-Cas9 para eliminar una mutación genética que causa falla cardíaca súbita, el primer éxito reportado en la manipulación genética fuera de China.

El Dr. David Albert Jones, director del Anscombe Bioethics Centre en Oxford, Inglaterra, dijo: «Todo el fundamento de este experimento es dar un paso hacia la alteración genética como tecnología de reproducción asistida».

El Dr. Jones publicó la declaración después de que Nature, una revista científica internacional, informara sobre las conclusiones de los investigadores el 2 de agosto, señalando preocupaciones éticas en el proceso y los objetivos de la investigación de manipulación genética.

«Las mujeres están siendo alentadas por los incentivos financieros a parte con su potencial reproductivo», dijo el Dr. Jones, y destacó el riesgo de síndrome de hiperestimulación ovárica para los participantes en el proyecto.



El Dr. Jones también se dirigió a las ambiciones generales de los defensores de la manipulación genética

«El embrión se concibe con la intención de que sea alterado. Por lo tanto, cualquiera que sea el método utilizado, el objetivo es el mismo: producir un embrión modificado».

«Este objetivo es la esencia de la eugenesia: no hacer que la gente mejore, sino hacer gente “mejor”».

Antecedentes

El Dr. Jones añadió: «Los ejemplos históricos, no solo en Alemania, sino también en Suecia y Estados Unidos, demuestran claramente la facilidad con que los programas de erradicación de defectos en el patrimonio humano pueden socavar los principios de igualdad, solidaridad y respeto a las personas con condiciones hereditarias».

«La eugenesia implica no solo la experimentación científica, sino la experimentación social y hemos visto los resultados de tales experimentos. No terminan bien».

Estados Unidos no permite el financiamiento gubernamental para la investigación con embriones humanos, pero el trabajo no es ilegal si es financiado por donantes privados.

En febrero, un informe sobre la manipulación genética por la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos (NAS, por sus siglas en inglés) calificó el procedimiento de «sumamente polémico».

«Por lo tanto, la tecnología cruzaría una línea que muchos han visto como éticamente inviolable», dijo el informe de NAS.

Este artículo fue publicado originalmente por nuestros aliados y amigos: InfoCatolica.com

 

6 de Agosto, 2017, 11:14: ALFRE306Bioética
El derecho a la vida es un derecho fundamental


Por: Redacción | Fuente: Acción Familia



Si el Estado legaliza el derecho de algunos a solicitar o practicar el aborto, actuaría de forma arbitraria, faltaría a un deber y se arrogaría un poder que no le pertenece, socavando las bases jurídicas de la Nación

Frecuentemente escuchamos preguntas como esta: ¿Por qué será necesario tomar en consideración la enseñanza de la Iglesia al legislar en materia de aborto ?

Hay que considerar que el derecho a la vida, como todos los derechos fundamentales del hombre, se asienta en el carácter universal y trascendente de la naturaleza humana y, por ello, es anterior y superior a toda ordenación jurídica positiva.

Es decir:

    “No es el reconocimiento por parte de otros lo que constituye este derecho; exige ser reconocido y es absolutamente injusto rechazarlo”. [1]



En consecuencia, si el Estado legaliza el derecho a solicitar o a practicar el aborto, actuaría de forma arbitraria; faltaría a un deber y se arrogaría un poder que no le corresponde, socavando las bases jurídicas de la Nación.

Por otra parte, es necesario comprender la gravedad que conlleva legislar al margen de la ley natural y divina, ignorando la autoridad de la Iglesia Católica en estas materias.

Cuando en su país se encendió la polémica del aborto, el conocido pensador católico brasileño, Plinio Corrêa de Oliveira, así lo explicó en una entrevista periodística:

    “La Iglesia Católica fue instituida por Nuestro Señor Jesucristo como maestra de la moral. Excluirla de cualquier asunto de naturaleza moral es excluir al mismo Jesucristo, lo que desgraciadamente no es raro que ocurra en los medios de comunicación de nuestros días. (…)

    “El derecho de la Iglesia a ser oída no le viene de la mayoría sino de la autoridad del mismo Jesucristo, el cuál fue igualmente Maestro cuando la multitud lo glorificaba cantando: ‘¡Hosanna al Hijo de David!’, como cuando vociferaban: ‘¡Crucifícalo!’.

    “Negarle al Divino Maestro ese derecho, es obviamente mucho más censurable en un país católico en el cual la inmensa mayoría dispone de medios, inclusive pacíficos y enteramente legales, para conseguir que su voz nunca sea rechazada u omitida. (…)

    “¡Cada aborto constituye un asesinato! (…)

    “En la medida en que la impunidad legal permita que en Brasil el aborto se introduzca en nuestras costumbres, el número de asesinatos se multiplicará indefinidamente.“Todo esto hace correr un río de pecados que gritan y claman al cielo por venganza. Esta enérgica expresión la encontramos hasta en los Catecismos.

 ¿Puede haber algo más terrible para un país?

    “En el plano social, los efectos del aborto son claros. Por una parte, la ausencia de frutos en las llamadas ‘uniones libres’ sólo contribuye a multiplicarlas. Por otra parte, el aborto debilita los vínculos del matrimonio. En efecto, cuanto más numerosos son los hijos, tanto más se robustecen los vínculos afectivos y morales entre los padres.

    “Todo esto constituye un factor más que debilita al matrimonio y a la familia, y, por tanto, a toda la sociedad brasileña” [2]

Cuando en la sociedad civil es desterrada la religión se obscurece y aún se pierde la verdadera idea de la justicia y del derecho

Ya el Beato Pío IX había enseñado en el mismo sentido que:

    ”Cuando en la sociedad civil es desterrada la religión y aún repudiada la doctrina y autoridad de la misma Revelación, también se obscurece y aún se pierde la verdadera idea de la justicia y del derecho, en cuyo lugar triunfan la fuerza y la violencia”.

Y deja en claro que:

    “Una sociedad, substraída a las leyes de la religión y de la verdadera justicia, no puede tener otro ideal que acumular riquezas, ni seguir más ley, en todos sus actos, que un insaciable deseo de satisfacer la indómita concupiscencia del espíritu sirviendo tan sólo a sus propios placeres e intereses”. [3]

Impidamos pues que tal desgracia se abata sobre nuestro País.

 

2 de Agosto, 2017, 10:47: ALFRE306Bioética
En EE. UU. el 40 % a intentado suicidarse en algún momento de su vida


Por: n/a | Fuente: Actuall.com



La transexualidad se ha convertido en un tema de primer nivel en la agenda política y social. En el ámbito político, en la Comunidad de Madrid todos los partidos se pelean por ver quién es el que más derechos les da sobre el resto de ciudadanos mediante una ley destinado exclusivamente a este colectivo. Como ejemplo el gobierno madrileño presidido por Cristina Cifuentes incluso ha decidido discriminar a la práctica totalidad de la ciudadanía regalando pases de metro gratuitos para transexuales.

En el ámbito del cine en 2016 se nominó a los Oscar la película La chica danesa, que relata la historia de un transexual en los años 20. La trama ya fue desmontada con su propia experiencia de vida por un extransexual mostrando el lado oscuro que no aparece en el filme.

Los transexuales tienen ahora más visibilidad que nunca y el lobby gay está promocionando su agenda en parlamentos y medios de comunicación. Pero, ¿no hay ningún aspecto negativo de la transexualidad? ¿No hay nada detrás del cambio de sexo que no sea tan bonito como se vende?

Los contundentes datos de los estudios científicos

Los estudios científicos contradicen, y mucho, los argumentos del lobby gay en el que vende que el cambio de sexo es la liberación de la persona que lo realiza. En un artículo, Michael Cook, director de MercatorNet, recoge las conclusiones de distintos informes que muestran la otra cara de la transexualidad.

En este caso, un estudio publicado en el Journal of Adolescent Health realizado en Boston en 2015 comparó los historiales clínicos de 180 jovenes transexuales con otro grupo de jovenes no transexuales.



Las conclusiones son abrumadoras. Los transexuales tenían una probabilidad de dos a tres veces mayor de sufrir trastornos mentales, depresión, ansiedad, pensamientos suicidas e intentos de suicidio y también autolesiones.

Un estudio revela que “después del cambio de sexo, las personas con transexualismo tienen riesgos notablemente más altos de mortalidad, conducta suicida

Los propios autores del artículo admitían que “un porcentaje notablemente superior de pacientes adolescentes y jovenes transexuales sufrían problemas de salud mental en comparación con los jovenes cisgéneros (personas que se sienten bien con su sexo)”.

Michael Cook cita otro estudio que se publicó en 2011 en PLoS One con una muestra de 300 personas que se habían sometido a un cambio de sexo en Suecia. Las conclusiones son similares al del otro informe.

Un nivel “extraordinariamente alto de comportamientos suicidas

En este caso, los investigadores aseguran que “después del cambio de sexo, las personas con transexualismo tienen riesgos notablemente más altos de mortalidad, conducta suicida, patología psiquiátrica que el conjunto de la poblacion”. Además, añaden que “nuestros resultados indican que el cambio de sexo, aunque alivia la disforia de género, puede ser un tratamiento insuficiente para el transexualismo, y deberían llevar a mejorar la atención psiquiátrica y médica a este grupo de pacientes tras el cambio de sexo”.

Incluso organizaciones favorables al lobby gay llegan a este tipo de conclusiones. El Instituto Williams asegura en un informe que publicó en 2014 que había “un nivel extraordinariamente alto de comportamientos suicidas” entre los transexuales adultos.

Además, citaban el alarmante dato de que los intentos de suicidio entre las personas transgénero se situaba en el 41%, un dato mucho más alto que el 4,6% del conjunto de la poblacion de Estados Unidos. Entre la poblacion gay el porcentaje se situaba entre el 10 y el 20%.

El 40 % de transexuales estadounidenses intentaron suicidarse en algún momento de su vida

Según un informe de U.S. Transgender  Survey, asociación dirigida a defender el derecho de los transexuales, el 39% de las personas trans padecen grave malestar psicológico en el mes primero a la entrevista llevada a cabo para obtener estos datos, en comparación con el 5% de la población estadounidense. El 40 % intentaron suicidarse en algún momento de su vida. Este índice para la población estadounidense es del 4.6 %. El 7 % intentaron suicidarse el último año. Este índice para la población estadounidense fue del 0.6% (dato publicado por el Observatorio de Bioética el 3 de abril de 2017).

Artículo originalmente publicado en Actuall.com

 

29 de Julio, 2017, 12:46: ALFRE306Bioética
La discusión ética empieza cuando se aplica no para curar sino para modificar rasgos y capacidades físicas


Por: Nicolás Jouvé | Fuente: Análisis y Actualidad



Se considera la Bioética como un foro de debate aparecido en el último tercio del siglo XX, con el fin de reflexionar sobre las investigaciones y técnicas que ponen en riesgo la vida humana o el equilibrio de la naturaleza. Se trata de un ámbito de reflexión multidisciplinar en el que se trata de establecer los límites de la ciencia de acuerdo con unos principios éticos básicos. Tras su implantación en el campo de la Medicina no ha dejado de atender a su conocido eslogan de que «no todo lo científicamente posible es éticamente aceptable», Este conocido aserto resume el compromiso de decenas de científicos reunidos en febrero de 1975 en el centro de conferencias de la ciudad californiana de Asilomar para reflexionar sobre los riesgos biológicos potenciales de las primeras investigaciones sobre ingeniería genética con bacterias.

Desde su nacimiento, la Bioética ha sufrido continuos desafíos por parte de muchos investigadores que ven en esta actividad un corsé que solo sirve para poner trabas y ralentizar el progreso científico.  Sin embargo, sería bueno considerar qué hubiera pasado de no existir los foros y comités de Bioética ante aventuras como la clonación de seres humanos siguiendo la estela del logro de la oveja “Dolly”, o la desmesurada e infructuosa utilización de embriones humanos para obtener las células troncales (mal llamadas células madre) a principios del siglo XXI, o la aplicación de nuevos fármacos a pacientes sin ensayos clínicos previos, o la modificación genética de animales o plantas sin tener en cuenta los efectos sobre el medio ambiente, etc.

La historia se repite y de nuevo, tras el descubrimiento de cómo funciona un sistema inmunológico que existe en la naturaleza en las bacterias, llamado CRISPR/Cas9, se ha incendiado el mundo de la investigación biomédica al tratar de aplicarlo para la corrección de genes responsables de enfermedades. El debate se entabla entre quienes desean avanzar en las aplicaciones de esta novedosa técnica sin restricciones y quienes piden reflexionar sobre su seguridad y las consecuencias de modificar el genoma de los seres vivos, en un momento en que existe aun un importante rango de error. Se vea los “bioeticistas” no son personas contrarias al progreso de la ciencia, sino personas que miran más allá del éxito académico y/o económico y que, ante una nueva aplicación tecnológica, por muy prometedora que se pretenda, tratan de mantener una postura de equilibrio entre la regulación y la aceptación de acuerdo con unos principios morales que velen por la seguridad de las personas y del medio natural, y especialmente el respeto a la dignidad de la vida humana presente y futura.

La técnica de CRISPR-Cas9 se basa en la utilización de un fragmento de ARN, que es la molécula que transmite la información genética de los genes para ser para ser traducida durante la síntesis de las proteínas, con una doble función. Se diseña y prepara una molécula de ARN que debe corresponder al gen o región del ADN que se desea corregir. En primer lugar, este ARN actúa como una guía para encontrar la región de ADN que se desea modificar y tras unirse a ella, en el lugar del genoma donde esté, por complementación de sus bases nucleotídicas, a continuación actúa reclutando una enzima, llamada  Cas9. Esta enzima tiene como misión cortar el ADN como si de una tijera se tratara. Esto permite eliminar las regiones de ADN que se desean corregir. Tras ello, seguirá la restauración o “edición” de las secuencias específicas eliminadas. A diferencia de otros métodos de corrección de genes ensayados previamente, el sistema CRISPR-Cas9 es muy barato (unos 30 € por secuencia), rápido y de fácil manejo, por lo que su utilización se ha extendido en los laboratorios de todo el mundo para modificar el ADN de múltiples especies y para diversos fines.

En el caso de su aplicación en Medicina hay tres campos concretos de actuación: (a) en investigación básica para analizar las causas de enfermedades humanas y de su posible tratamiento; (b) para usos clínicos con el fin de tratar o prevenir una patología o una discapacidad de causa genética en las células somáticas (células no-reproductivas), y; (c) para usos clínicos con el fin de tratar o prevenir una patología o una discapacidad en las células de la línea germinal (células reproductivas).



De estas tres aplicaciones, la primera (a) es fundamental para la comprensión de las causas de las enfermedades y sus posibles remedios y en principio no plantea problemas éticos, ya que la mayoría de las investigaciones básicas hasta la fecha utilizan células somáticas de la piel, hígado, pulmón, corazón o sangre, cultivadas en el laboratorio. Sin embargo, un grupo de investigadores chinos publicó un trabajo en abril de 2015 sobre su aplicación en embriones humanos [1], lo que motivó que muchos biólogos moleculares de la talla de los Premios Nobel David Baltimore, Paul Berg, y otros, se reunieran en Napa (California) para debatir sobre esta “ingeniería genómica” y adoptar medidas inmediatas para asegurar su aplicación segura y con criterios éticos [2]. Su utilización con fines básicos en células somáticas supone la oportunidad de avanzar en la comprensión de las funciones de los genes, los mecanismos de reparación del ADN, los mecanismos de progresión del cáncer y de otras enfermedades con base genética. En la mayoría de los países del mundo desarrollado existen leyes que imponen restricciones a su aplicación en embriones humanos o a su financiación con fondos públicos, como ocurre en los EE.UU.

El segundo tipo de aplicaciones (b) de la CRISPR-Cas9 es de carácter clínico, y se dirige a corregir una región del genoma humano para prevenir una enfermedad mediante acciones en células somáticas de los pacientes que las padecen. Por ejemplo está en ejecución un ensayo clínico muy prometedor para corregir las células del sistema inmunológico en pacientes de cáncer en quienes la quimioterapia y otros tratamientos convencionales han fallado. Además del cáncer, la idea es tratar de corregir el genoma para tratar diversas enfermedades genéticas. En este caso el tratamiento se hace con células que se extraen del paciente, por ejemplo de la médula ósea,  se modifican en el laboratorio (ex vivo) y una vez corregidas se devuelven al mismo individuo. En este sentido ya hay ensayos clínicos en marcha para enfermedades como la hemofilia B y la mucopolisacaridosis. Este tipo de aplicación, al igual  que otras técnicas de “terapia génica” utilizadas con anterioridad, no plantea problemas éticos, aunque sí de seguridad para los pacientes. El principio a tener en cuenta es el de la “no maleficencia a la hora de aplicar la tecnología en los casos clínicos concretos que se planteen.

Naturalmente la discusión ética se acentúa cuando se trata es de aplicar la CRISPR-Cas9 no para corregir o curar enfermedades, sino para potenciar o modificar rasgos y capacidades físicas que no tienen que ver con la salud de sus destinatarios, como pretenden quienes propugnan el “mejoramiento” humano. No ha de tener la misma consideración ética el intento de curar una “distrofia muscular” que potenciar la musculatura en una persona sana. Lo primero persigue un fin clínico cuyos riesgos en todo caso habrán de evaluarse, lo segundo entraría dentro del ámbito de las ambiciones de los transhumanistas, que entre otras cosas desatienden los riesgos potenciales de una tecnología todavía insegura. En este momento, es poco probable que las ventajas potenciales de tales aplicaciones compensen los riesgos que conlleva.

La tercera aplicación (c) del CRISPR-Cas9 está dedicada a tratar o corregir secuencias de ADN implicadas en enfermedades genéticas en células de la línea germinal, es decir células del tejido reproductor del que se derivarán los gametos, incluidos los embriones que aun no lo han desarrollado. La finalidad es detectar y corregir el gen alterado para evitar su transmisión a la descendencia por vía gamética. La intención en principio puede parecer buena pero hay que señalar varias cosas. Aunque algunos de los pre-ensayos en modelos animales han dado resultados positivos sigue habiendo un gran problema de seguridad, por los posibles errores en la modificación de zonas del genoma que no se desean corregir pero para los que la CRISPR-Cas9 no garantiza su intervención. El Dr. Keith Joung del Massachusetts General Hospital y del laboratorio Harvard en Boston ha investigado sobre los lugares en que la enzima Cas9 puede actuar y ha detectado que provoca cortes en otros lugares del genoma (off-target), provocando alteraciones con frecuencias de mutación que van desde 0,1% a más del 60%, dependiendo de las células investigadas. Es una aventura que plantea grandes preocupaciones por la inseguridad y efectos involuntarios que en las células de la línea germinal podrían trascender a las generaciones futuras. Pero además, queda el gran problema del uso en embriones procedentes de la fecundación in vitro que luego se quisieran implantar, del modo en que se lleva a cabo el “diagnóstico genético implantatorio”. Esto, por un lado supone la eliminación de muchos embriones por sus características genéticas no deseadas, lo que se califica como “neoeugenesia”, y por otro siempre quedará la duda, -sin que se pudiera saber a priori-, de sí los embriones seleccionados son portadores de alteraciones ocultas causadas por la tecnología.

Respecto a lo que supone la tecnología del CRISPR-Cas9 acaba de publicarse un amplio informe titulado Human Genome Editing: Science, Ethics and Governance [3], editado por la National Academy of Sciences y la National Academy of Medicine de los EE.UU. y en el que participa un amplísimo elenco de investigadores de dicho país. Entre otras recomendaciones señalan que la tecnología del CRISPR-Cas9 debe limitarse a los ensayos clínicos o las terapias de tratamiento y prevención de enfermedades o discapacidades serias tras una evaluación de su seguridad y eficacia. También se insta a un estudio riguroso de los intentos de aplicación en la línea germinal y se señala la improcedencia de su utilización para el “mejoramiento” humano, o cualquier otra aplicación en el hombre fuera del campo de la salud


[1] Liang, P. et al. CRISPR/Cas9-mediated gene editing in human tripronuclear zygotes. Protein Cell.6, 363-372 (2015).
[2] David Baltimore, Paul Berg et al.  (2015) A prudent path forward for genomic engineering and germline gene modification.  Science, 348, pp. 36-38
[3] Human Genome Editing: Science, Ethics and Governance. National Academy of Sciences y la National Academy of Medicine (2017); www.nap.edu.




28 de Julio, 2017, 13:52: ALFRE306Bioética
El pequeño Charlie seguirá viviendo de momento unas semanas más

Charlie será trasladado a un centro de enfermos terminales; el juez decidirá cuándo le desconectan


Por: Redacción | Fuente: Religión en Libertad



Charlie Gard no morirá en casa, en la cuna que apenas pudo estrenar debido a la extraña enfermedad que probablemente impedirá a este bebé de 11 meses poder cumplir un año. Tras renunciar al “tratamiento experimental” para el pequeño por ser ya demasiado tarde, los padres pidieron que Charlie pudiera ser trasladado a su casa y morir allí pero los médicos del hospital se opusieron y escribieron al juez alegando que esa posibilidad no es viable.

Para evitar una nueva polémica más, los padres han renunciado también a esta posibilidad y ahora sólo piden poder despedirse tranquilamente de su pequeño. El abogado de la familia ha indicado al juez que la pareja desea “tener unos cuantos días de tranquilidad fuera del entorno del hospital”.

Morirá en un centro de enfermos terminales
Ahora los padres y el hospital tienen que llegar a un acuerdo sobre donde morirá el pequeño Charlie. De no ser así decidirá el juez. Todo parece indicar que será trasladado a un centro de enfermos terminales donde recibirá los cuidados paliativos necesarios antes  de que sea desconectado del ventilador y muera.

 

"Si a las 12.00 horas de mañana (este jueves) no se ha alcanzado un acuerdo alternativo, Charlie será trasladado a un centro de cuidados paliativos y extubado poco después", ha dicho el juez que preside el caso, Nicholas Francis.

Pediatras voluntarios se ofrecen a cuidar de Charlie

Para que se de ese acuerdo, el hospital exige un equipo médico especializado. Para ello, este martes los padres hicieron una llamada urgente a los pediatras especializados, cabezas de equipo médico, de todo el país para pedir voluntarios. No tardaron en encontrarlos.

Las enfermeras del propio hospital se han ofrecido a cuidar de Charlie en este centro de cuidados paliativos y el médico que escogieron acudió este miércoles al juzgado para explicar al juez su plan de asistencia.

Dependiendo de la decisión del juez, el niño podría morir este mismo jueves o podría permitir a los padres algún día más para despedirse de él tras esta vorágine judicial.

25 de Julio, 2017, 11:43: ALFRE306Bioética
40 preguntas que dejan en evidencia los dilemas que encierra la maternidad subrogada


Por: Jorge Nicolás Lafferriere | Fuente: www.centrodebioetica.org



En Argentina, a partir de algunos fallos judiciales y de la presentación de tres proyectos de ley en la Cámara de Diputados (exptes. 5759-D-2016, Dip. Rach Quiroga; 5700-D-2016, Dip. Araceli Ferreyra y otros; y 3202-D-2017, Dip. Lipovetsky), se ha abierto un debate en la opinión pública sobre el alquiler de vientres. En anteriores boletines, analizamos el activismo judicial en la materia, los proyectos de ley y reseñamos las razones que nos llevan a concluir que la maternidad subrogada está prohibida en nuestro país.

En esta ocasión, proponemos 40 preguntas que dejan en evidencia los dilemas que encierra la maternidad subrogada y que no reciben respuesta éticamente aceptable. Para ello, es oportuno recordar que la maternidad subrogada (o alquiler de vientres, o gestación por sustitución) se configura por el contrato que realiza uno o unos comitentes que, por intermediación de una clínica de procreación artificial, encargan la concepción in vitro de un niño para que sea gestado por una mujer quien, luego del nacimiento, se compromete a entregarlo a los comitentes y renuncia al vínculo jurídico de maternidad. Los comitentes son inscriptos como los padres del niño. Existen distintas modalidades, según los comitentes aporten o no sus propios gametos, según la gestante cobre o no cobre, según ella aporte sus óvulos o no los aporte, según existe o no un vínculo con los comitentes, o según la gestante sea anónima o no.

A continuación, compartimos las preguntas:

 

1.   ¿El consentimiento dado por la gestante es revocable?

2.   Si la gestante queda embarazada luego de concebidos los embriones pero antes de su transferencia, ¿qué sucede con el contrato?

3.   ¿Qué sucede con los embriones concebidos in vitro y no transferidos si la gestante o los comitentes revocan el consentimiento?

4.   ¿Qué pasa si la gestante luego de dar a luz se arrepiente y quiere ejercer su maternidad?

5.   ¿Qué pasa si los comitentes se arrepienten durante el embarazo y demandan que la gestante aborte y ella no quiere abortar?

6.   ¿Qué pasa si los comitentes se arrepienten luego del parto y no quieren recibir al niño recién nacido?

7.   ¿Qué sucede si los comitentes mueren antes del parto?

8.   ¿Qué sucede si la gestante muere antes de la transferencia de los embriones?

9.   ¿Qué sucede si la gestante fallece durante el embarazo?

10.¿Se puede obligar a una madre a entregar a su hijo si ella se niega?

11.¿Qué podrá hacer la madre gestante en caso que los comitentes se arrepientan?

12.¿Se puede obligar a los comitentes a recibir al hijo si ellos se niegan?

13.Si la gestante percibe una remuneración por su servicio, ¿estamos en presencia de una relación laboral?

14.Si la gestante percibe una remuneración por su servicio, ¿debe contar con cobertura de riesgos de trabajo?

15.¿Puede la gestante trabajar en relación de dependencia durante el embarazo?

16.Si la gestante estuviera trabajando en relación de dependencia, ¿goza la licencia por maternidad?

17.¿Quién goza las licencias por nacimiento?

18.¿Quién percibe la asignación familiar prenatal: la gestante o los comitentes?

19.Si la gestante tuviera que salir del país, ¿debe pedir permiso a los comitentes?

20.¿Qué pasa si la gestante se enferma durante el embarazo y tiene que hacer tratamientos que puedan poner en peligro la vida del niño?

21.¿Qué gastos de vida y salud de la gestante quedan incluidos en el contrato?

22.Si la gestante está casada, ¿debe el marido prestar consentimiento para este contrato?

23.Si la gestante está casada, ¿se le aplican las reglas legales que presumen que el hijo nacido de su cónyuge es su hijo?

24.¿Cómo se determina el precio que cobra la clínica de procreación artificial?

25.¿Quién contrata a la gestante: la clínica o los comitentes?

26.¿Quién pacta con la gestante el precio de sus servicios?

27.¿Cómo se determina el precio-salario que se abona a la gestante?

28.El contrato que obliga a la gestante, ¿consiste en una prestación de servicio?

29.¿Qué características de la gestante (edad, apariencia física, raza, religión, estudios, antecedentes clínicos y psicológicos, laborales, familiares) se toman en cuenta para su elección?

30.¿Las obras sociales y las empresas de medicina prepaga deben abonar el precio-salario de la gestante?

31.En los proyectos que afirman que la gestante no cobra por sus servicios, ¿cómo evitar fraudes o pagos por fuera del marco del acuerdo controlado judicialmente?

32.¿Cómo se determina la “compensación económica” en la gestación donde la gestante no recibe una retribución?

33.¿Cobra la clínica de procreación artificial por los servicios en caso que la gestante no perciba una retribución?

34.En caso que la gestante sea pariente de la comitente que aporta los óvulos (madre, hermana, cuñada), ¿cómo se resuelven los vínculos filiatorios?

35.¿Es la persona por nacer el objeto del contrato que debe ser gestado y entregado al nacer?

36.Durante la gestación, ¿quién ejerce la representación jurídica de la persona por nacer en los términos de los artículos 24 y 101 del Código Civil y Comercial?

37.En caso de intervenciones médicas prenatales que afecten al por nacer, como por ejemplo una amniocentesis, ¿quién otorga el consentimiento por la persona por nacer?

38.Si fallece el marido de la gestante durante el embarazo, ¿el por nacer se considera heredero en los términos del artículo 2279 CCC?

39.Si la gestante se arrepiente antes de la transferencia del embrión,

40.¿Cuántos embriones se transfieren a la gestante y qué pasa si transita un embarazo múltiple?

 

Estas preguntas intentan poner en evidencia los dilemas a los que lleva la legalización de la maternidad subrogada. En esta práctica, no sólo se verifica la expansión de una lógica biotecnológica que somete la transmisión de la vida a una lógica productiva y que tiende a considerar al hijo como un producto, sino que también se generan condiciones para la explotación de mujeres pobres y se manipulan los vínculos más básicos y constitutivos de la personalidad. De allí que reiteremos que tanto el legislador como los jueces y demás gobernantes deben actuar ratificando la prohibición de la maternidad subrogada y poniendo límites al poder biotecnológico para proteger a la persona humana y su dignidad.

 

Artículos anteriores en Bioética